Ataque químico en Siria deja más de 80 muertos; Trump culpa a Putin e Irán

Más de 80 personas murieron asfixiadas, entre ellas un número aún indeterminado de niños, en la localidad de Duma, Siria en lo que distintas fuentes locales e internacionales identifican como otro ataque con armas químicas del gobierno contra población civil.

101

Unas mil personas resultaron afectadas por el ataque químico en Duma, último bastión rebelde en la región de Guta Oriental, en las afueras de Damasco.

Las muertes con gases venenosos ocurrieron en esa localidad bajo control rebelde cerca de la capital, Damasco, informaron organizaciones activistas sirias de oposición y personal de rescate.

La Defensa Civil Siria, conocida como los Cascos Blancos, denunció en Twitter que un helicóptero del Ejército sirio lanzó la víspera un barril que contenía gas sarín y gas cloro sobre Duma, donde decenas de familias fallecieron asfixiadas en sus refugios.

El gobierno rechazó las acusaciones en medio de una creciente oleada de reclamos internacionales por la matanza perpetrada el sábado al anochecer.

El ataque químico, de paso, envió a cientos de personas con ardor en los ojos y dificultades respiratorias a las clínicas locales.

Familias enteras murieron asfixiadas en sus refugios, denunció la Asociación Médica Sirio-Americana (Sams), que añadió que la cifra de víctimas aumenta constantemente. En su cuenta de Twitter, la organización publicó fotos de las víctimas, algunas con espuma alrededor de la boca.

Entre los muertos en el bombardeo contra la ciudad de Duma hay “un gran número de niños”, aseguró un portavoz de la Unión de Organizaciones de Cuidados y Socorro Médicos (UOSSM).

Por su parte, Rusia aseguró que las denuncias de que las fuerzas sirias lanzaron anoche el ataque químico sobre Duma son un nuevo intento de justificar una intervención militar en Siria.

El comunicado señala que los pacientes registraron un olor similar al cloro. Algunos de ellos tenían un tono de piel azulado, señal de falta de oxígeno.

El Observatorio Sirio Por los Derechos Humanos indicó que al menos 80 personas murieron el sábado en Douma entre la matanza con gas y bombardeos convencionales.

“Hasta el momento, nadie ha podido averiguar el tipo de toxina que se utilizó”, manifestó la entidad en un comunicado por video desde Douma.

El hecho provocó una ola de protestas internacionales, entre ellas la del presidente estadunidense Donald Trump que tachó de “animal” al presidente Bashar Al Asad por este “ataque insensato”.

“Presidente Putin, Rusia e Irán son responsables por apoyar al Animal Asad. Alto precio a pagar”, afirmó Trump en un par de tuits.

Por iniciativa de Francia, nueve países solicitaron una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU el lunes. La solicitud fue firmada por Costa de Marfil, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Kuwait, Perú, Polonia y Suecia, precisaron las fuentes (Con información de AFP).

Fuente / Proceso