Rubí un año después; ¿Qué ha pasado con ella?

Hace un año Rubí Ibarra se convirtió en una de las jovencitas más famosas de las redes sociales tras la invitación a su fiesta de quince años que se hizo viral en todo el mundo.

148

El 26 de diciembre de 2016 Rubí Ibarra se enfrentó a su primer día de fama: en La Joya, pueblito del estado de San Luis Potosí recibía más de 30 mil personas con un solo propósito, ser parte de la fiesta de XV años más famosa del mundo.

Desde entonces, Rubí ha vivido un caudal de emociones. De la noche a la mañana una joven poco sociable se enfrentaba a cientos de personas que querían abrazarla, tomarse una foto, tener un recuerdo con ella, que tan solo quería tener una fiesta de XV años y que casi le provocó una fobia de masas.

Durante su fiesta, poco más de cien medios de comunicación buscaban tener la mejor imagen y ella sólo quería comulgar y encomendarse a Dios para dar gracias.

A un año de aquel evento Univision Entretenimiento volvió a Villa Guadalupe para encontrarse con la niña que maduró a golpes de fama.

Rubí nos recibe en su casa, luce peinada, bien maquillada y porta unos lentes de sol. Don Crescencio, su padre, ofrece algo de beber mientras doña Ana Elda, su mamá, pregunta por las incomodidades del viaje de 7 horas desde la capital mexicana. Rubí se relaja, se quita las gafas en la sala y se dispone a responder.

Se le pregunta sobre los cambios en su vida y ella explica con fluidez y elocuencia que demuestran que le ha ganado la batalla a la timidez que evidenciaba hace un año, aquella que no le permitía ni siquiera saludar a las personas que no conocía.

Pero no todo ha sido felicidad para Rubí, quien, sin querer se convirtió en una de las personas más atacadas y criticadas de México:

“Me han dicho de todo, se burlan de que nací en un rancho y lo menos que me dicen es que soy una naca que se ha criado entre vacas”

Para la cultura mexicana “naco” es un término despectivo qu suele usarse para menospreciar a personas que no han tenido acceso a una educación formal escolarizada. A la exquinceañera, el término no le va. Rubi se ríe de esos ataques y aparentar que no le duelen aunque sus ojos contienen lágrimas que no salen de sus ojos.

Ana Elda asegura que al principio toda la familia resentía los insultos pero hoy sueltan bendiciones y su hija, la famosa Rubí se enorgullece de haber nacido en un rancho y toma fuerza de las raíces huastecas que han precedido a su familia.

Como hay un tema de moda en el entorno de los espectáculos de México (y el mundo), se le pregunta si ha tenido que enfrentar algún tipo de acoso y don Crescencio es contundente: ” Yo no quiero exponer a mi hija a esas cosas y a esos favores para hacerse famosa, mi esposa está con ella todo el tiempo para evitar cualquier cosa”.

Rubí también ha tenido que comenzar la escuela en línea lo cual es una suerte porque en San Luis Potosí el 70% no logra termine el bachillerato y sólo el 22% en 2016 logró graduarse, que es lo que quiere conseguir esta jovencita, además de cantar para poder recorrer el mundo.

Pero hay otra batalla que ha tenido que enfrentar y a la que se busca acostumbrar, con la que los famosos lidian todo el tiempo: los rumores. Uno que se esparció sobre ella este año aseguraba que la adolescente se había operado el busto. Aquí, la que ataja los rumores es su mamá, Ana Elda: “Parece que hay una palabra que no conocen y esa es: genética”. Rubí sostiene la versión y rechaza cualquier posibilidad de haberse sometido a una cirugía plástica

La cantante hasta ha tenido que explicar en su entorno su gusto por la música urbana y es que don Crescencio temía explicar a su familia que ella quería cantar ese género. Ahora, mientras promociona “Mi vida eres tú”, el pueblo parece estar en paz con su estrella, pues se trata de una canción de música popular que, incluso, puede oírse a lo lejos en la única tienda de La Joya.

Rubí a un año de su muy publicitada y masiva experiencia, se ha superado a si misma, ha podido lidiar con lo peor de ese monstruo de mil cabezas que es la fama y espera que el próximo año ya nadie recuerde su fiesta de cumpleaños para que su carrera pueda levantarse sola sin ese lastre.