Landon, de 8 años y con desnutrición, murió en Saltillo cuando su padre lo obligó a comerse su excremento

1293

Saltillo.- Landon Yahir, de ocho años de edad, murió el pasado jueves en Saltillo luego de que su padre y su madrastra lo hicieron comerse su propio excremento y tras años de maltrato y descuidos.

El menor murió broncoaspirado con su propia saliva, luego de que su padre, Jacinto Álvarez, lo obligó a comerse su excremento. Su medio hermano, de sólo cuatro años de edad, contó lo que le habían hecho al menor.

El maltrato y descuido a Landon comenzaron hace cinco años, cuando Jacinto Álvarez y Ángeles Yosuri Villalobos Pérez, madre biológica de Landon, se separaron, situación que dejó al menor de entonces tres años, desamparado, pues ninguno de los dos le prestaba la atención necesaria, obligándolo a vagar por calles de la colonia Santa Cristina, donde era conocido como “El Chavo del 8”.

El menor vivía con sus abuelos maternos en Saltillo, pero hace casi un año su padre se lo llevó, tras arrebatarlo por la fuerza, a Monterrey.

El pasado jueves, Landon se encontraba de visita en casa de sus abuelos paternos en Saltillo con Jacinto y su madrastra, Olga Leticia. Ahí, primero su padre lo obligó a comerse su excremento y luego le dieron leche y caldo de pollo, para hacerle pasar el mal sabor de boca.

Landon comenzó a vomitar hasta que se broncoaspiró, y perdió la vida casi de inmediato. Su cuerpo no resistió el malestar, pues sus familiares indicaron que pesaba entre 9 y 11 kilos.

Tratando de ocultar lo ocurrido, su padre y su madrastra decidieron llevarlo a la estación de bomberos de la colonia Morelos, donde los paramédicos confirmaron el deceso, por lo que dieron aviso a la Fiscalía General del Estado, donde confirmaron el maltrato al que era sometido el pequeño.

A pesar de que se detuvo a los padres biológicos y a Olga Leticia para deslindar responsabilidades, más tarde quedaron en libertad sin explicación alguna, pese a que se contaba con el testimonio de Santiago, y los resultados de la necropsia, que incluso revelaron que en el estómago del menor aún se encontraban restos de excremento.

Familiares de Landon Yahir denunciaron que el menor sufría maltrato por parte de su padre y su madrastra, por lo que exigieron que se les arreste, pues los consideran autores materiales de su muerte.

Parientes, paternos y maternos del niño dicen que hay testimonios de que Jacinto Álvarez y Olga Leticia Moreno, madrastra, obligaron al niño a ingerir su propio excremento.

Refieren que Santiago, de 4 años, medio hermano de Landon, dijo en la Procuraduría para los Niños, las Niñas y la Familia que tras ingerir las heces, el niño tuvo mucho vómito.

“Pedimos que se haga justicia, que las autoridades los detengan, no es posible, solo falta que les entreguen a los otros niños, ya sería por de más”, dijo Consuelo, hermana de Jacinto.

Otros familiares maternos del niño aseguran que la autopsia revela que efectivamente ingirió excremento y que a consecuencia de que sus padres le dieron leche y caldo, se broncoaspiró y falleció.

Sufría maltrato

Landon Yahir era obligado por sus padres a realizar sus necesidades fisiológicas en bolsas de plástico, y a comerse su propio excremento.

El maltrato y descuido comenzó cinco años atrás, cuando Jacinto Álvarez y Ángeles Yosuri Villalobos Pérez, madre biológica de Landon, se separaron, situación que dejó al menor de entonces tres años, desamparado, pues ninguno de los dos le prestaba la atención necesaria, obligándolo a vagar por calles de la colonia Santa Cristina, donde era conocido como “El Chavo del 8”.

Los años transcurrieron, Landon creció y era querido por los vecinos del sector, dado que pasaba mucho tiempo con ellos. Estudiaba en la escuela Cristóbal Colón, ubicada en la colonia de un costado, ahí uno de sus tíos quien pertenecía a la sociedad de padres de familia, se hacía cargo de él, hecho que molestaba a Jacinto, quien prohibió a su hermano alimentar al niño.

Se roba a su hijo

Hace casi un año, en el mes de noviembre, Jacinto acudió a la colonia Misión Cerritos, donde vivía Landon con sus abuelos maternos y se llevó al menor por la fuerza.

“Me lo arrebató de las manos, no preguntó nada, lo agarró y se lo llevó, dijo que se lo llevaría a Monterrey, y que le valía lo que pensáramos. Yo le dije que se metería en problemas, pero no entendió”, dijo Francisco Villalobos, abuelo materno del menor.

En ese entonces, Jacinto ya tenía cuatro hijos más con su actual pareja Olga Leticia, y fue ahí donde se agravó el maltrato y los descuidos hacia Landon. El niño no era considerado parte de la familia y vivía aislado en su cuarto, donde dormía, comía de vez en cuando e incluso hacia sus necesidades fisiológicas dentro de una bolsa de plástico que le proveían día con día.

Pese a que sus hermanos, tíos de Landon, pedían a Jacinto que regresara al niño a Saltillo, éste se negaba: “Nosotros siempre le dijimos que lo trajera, no sabíamos en las condiciones que estaba”, aseguró Consuelo Jiménez, tía del fallecido.

Fuente/sinembargo