La “K invertida”, la pieza que falló y metió en aprietos a la Conagua

La pieza que se buscaba fuera colocada en el Sistema Cutzamala no embonó debidamente, lo que obligó a las autoridades a tomar otra alternativa y alargó el corte de agua en la CDMX y parte del Edomex.

69

CIUDAD DE MÉXICO .- El mantenimiento al Sistema Cutzamala no solo se extendió durante aproximadamente 150 horas, sino que no tuvo los resultados esperados, pues las autoridades no pudieron instalar la nueva pieza que esperaban colocar.

Se trata de una “K invertida”, cuya instalación inicialmente se había logrado el 3 de noviembre, tres días después de iniciado el corte de agua en el Valle de México, según los avances que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) estuvo dando a conocer a través de su cuenta de Twitter.

Pero el domingo 4, la Conagua informó que a las pocas horas de haberse reiniciado el bombeo en el Sistema Cutzamala, este tuvo que ser suspendido, pues la pieza tuvo un desplazamiento en su montaje, causando que la capital del país y parte del Estado de México vivieran el corte de agua más largo en su historia —el último fue en 2013, de 93 horas—, según lo reconocieron las propias autoridades.

¿Qué se planeaba en el Cutzamala?

El plan era añadir una segunda tubería de interconexión entre la antigua Línea de Alta Presión y la que recién se construyó para canalizar el agua hacia la capital.

Estas dos líneas trabajan de manera independiente, por lo que al conectarlas el suministro se mantendría al mismo nivel aunque se tuviera que hacer trabajos de mantenimiento en una de ellas.

 

¿Cuándo se planeó y cuánto costó?

Los estudios para introducir la nueva tubería iniciaron desde 2013. Para los trabajos se invirtieron 500 millones de pesos, según informó la Conagua previo al corte.

“Se programa con mucho tiempo de anticipación. Para que tengan una idea: los tubos están listos desde hace aproximadamente un año”, precisó este lunes en conferencia de prensa el director del organismo federal, Roberto Ramírez.

¿Qué es la “K invertida”?

Es una pieza de 180 toneladas y tres metros de diámetro que fue diseñada por ingenieros mexicanos. El palo largo de la “K” formaba parte de una de las dos líneas de alta presión, mientras los cortos se unían a la segunda. Era una especie de lazo que iba a permitir que los motores de bombeo asignados a cada línea pudieran impulsar el agua a través de cualquiera de las dos tuberías.

¿Qué pasó con la pieza?

Por “cinco o seis centímetros”, la pieza no embonó, y al reiniciarse el bombeo, el agua que recorrió el enlace entre las dos líneas la arrastró, de acuerdo con lo explicado por la Conagua.

¿Cómo fue remplazada y qué pasará con la pieza?

Los ingenieros desmontaron la “K invertida” y la sustituyeron por una tubería lineal y dos válvulas de 40 toneladas.

En entrevista con Noticieros Televisa, José Luis Alcudia, vocero de la Conagua, aseguró que esta pieza no era el objetivo principal de los trabajos en el Cutzamala, pero que sí se busca instalarla de nuevo sin que esto represente un costo extra.

 

(ADNPolítico)