En 2020 comenzará a operar planta de termovalorización

9

Ciudad de México.– La firma de origen francés, Veolia México, avanza en la construcción de la primera planta en América Latina de termovalorización o transformación de basura en electricidad mediante un proceso térmico, misma que con una inversión de 11,500 millones de pesos  comenzará a operar en el 2020 en la Ciudad de México.

Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México, detalló a El Economista que con el tratamiento de 4,500 toneladas diarias de basura inorgánica no reciclable (30% de los residuos sólidos que se producen en la capital diariamente) se generarán 965,000 megawatts por hora al año, mismos que se inyectarán a la red nacional para que mediante un contrato bilateral de suministro con el gobierno de la entidad, se descontarán del consumo de las 12 estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro, que consume aproximadamente esta cantidad de energía y dejará de pagar una factura de alrededor de 2,000 millones de pesos anuales por consumo.

La planta, ubicada en el Bordo Poniente de la Ciudad de México donde se encontraba uno de los mayores basureros de la capital y que cerró en el 2011, contará con cuatro hornos tipo parrilla que funcionarán de manera ininterrumpida en la incineración de estos residuos, mismos que llegarán a un pozo sellado de recepción mediante el servicio de recolección que realizará la filial de Veolia, Proactiva Medio Ambiente, encargada de operar el sistema comercial de agua en la capital y realiza la recolección y disposición final en rellenos sanitarios en 20 municipios del país.

A su vez, la planta contará con turbinas termogeneradoras de energía, además de que se habilitará la interconexión a la red nacional y los transformadores de voltaje necesarios para inyectar de manera ininterrumpida la energía eléctrica que se genere durante el proceso.

“La termovalorización no es propiamente un sistema de quema de basura, es todo un proceso en el que además se neutralizan los gases que pudieran desprenderse (…) Es una alternativa en la cual se benefician todos porque el sistema de recolección de basura en la ciudad se está volviendo insostenible, los pagos a rellenos sanitarios privados son una problemática cada vez más grande y la energía que consume el Metro es incesante”, explicó.

El impacto que tendrá la planta equivale a plantar 28 millones de árboles porque cada tonelada de residuos sólidos urbanos procesada evita una tonelada de dióxido de carbono equivalente.

El contrato de prestación de servicios tiene una duración de 33 años y durante la construcción de la obra se generarán alrededor de 3,000 empleos y en la operación se crearán 100 posiciones técnicas especializadas, detalló el directivo.

Tecnología para lavado

Federico Casares agregó que prácticamente la mitad de la inversión se destinará al tratamiento de gases que se emiten en los procesos térmicos.

Para evitar la liberación de sustancias tóxicas, una de las fases del tratamiento de los residuos en la planta consiste en el lavado y filtración de los gases producidos, ya que de esta manera se impide que dioxinas y furanos (tóxicos que por falta de oxígeno y presencia de cloro producen fuertes daños en el medio ambiente) se emitan al ambiente.

Cada una de las chimeneas de la planta cuenta con un sistema que permite monitorear de manera permanente el nivel de emisiones, mismo que cumplirá con estándares nacionales e internacionales de calidad medioambiental, tales como las Directivas Europeas de emisiones: 2000/76 (Waste Incineration Directive), así como el cumplimiento de la IED 2010/765(Industrial Emission Directive).

Antes de iniciarse el proceso de combustión de los residuos, el horno caldera debe encontrarse a una temperatura superior a 850 grados centígrados, con fuerte presencia de oxígeno con objeto que se destruyan estos compuestos tóxicos, mientras que se asegurará, asimismo, la eliminación de metales pesados mediante inyección de carbón activo.

A nivel global, existen 1,880 plantas de termovalorización, principalmente en Europa, Estados Unidos, China y Japón.

Grupo Veolia opera 63 plantas en el mundo, de las cuales 10 se ubican en Reino Unido, 42 en Francia, seis en Taiwán, tres en China, una en España y una más en Portugal.

Fuente/ EL ECONOMISTA