Competir contra hombres no me pone en desventaja: Margarita Zavala

Me distinguirá de los otros candidatos el hecho que llegué a la boleta sin simulaciones ni traiciones, dice la aspirante presidencial.

12

Competir por la Presidencia de la República contra puros hombres no significa una desventaja, aseveró la virtual candidata sin partido Margarita Zavala.

Rechazó que esa circunstancia sea una desventaja u obstáculo en su intención de ganar las elecciones para la Presidencia de la República el 1 de julio próximo, “primero, porque eso generó que miles y miles de mujeres me firmaran y me acompañaran y (segundo) porque el hecho de que sea mujer también me da una sensibilidad especial en la vida diaria”.

La ex diputada federal del Partido Acción Nacional enfatizó: “yo le puedo decir claramente a las mujeres que las voy a defender, que sé lo que se siente, que sé lo que es abrirse paso; que soy mamá, que soy hija, que soy esposa, que soy maestra, y que además, así me han visto en la vida pública”.

La también esposa del expresidente Felipe Calderón consideró que al apoyar a las mujeres que se están abriendo paso se está impulsando el desarrollo de todo el país.

Destacó que las mujeres son motores económicos y, junto con los hombres, deben hacer la tarea de transmisores de valores y de construir el país.

“Hay que ir por aquellas mujeres que no se han podido abrir paso, pero que todos los días se levantan con querer ser alguien”, abundó.

Al preguntarle si hay alguna implicación que México sea gobernado por una mujer, contestó que una de ellas sería que “cualquier niña pueda soñar en ser maestra, doctora, arquitecta, científica, ingeniera y, si quiere, ser presidenta de la República. La implicación de fondo además de lo que significa para los hombres y las mujeres es que nos va a ir mejor. Nos va mejor con las mujeres”, puntualizó.

“Ni dedazo ni autoimposición me hicieron candidata presidencial, remarca”

La virtual candidata dijo que ser mujer no es lo único que la diferenciará de los otros candidatos a la Presidencia de la República.

“Me distinguirá también que llegamos a la boleta electoral sin dinero público, sin spots, sin estructuras de partido, sin simulaciones y sin traiciones; estaré en la boleta por la voluntad libre y democrática de la gente”.

Luego sostuvo que su candidatura no es producto del dedazo, ni de la autoimposición, ni de la simulación democrática, y afirmó: “Soy tan candidata como cualquier abanderado de otro partido”.

Margarita Zavala adelantó que hará una campaña en la que llevará el mensaje que apele a los valores en los que cree, los cuales citó:

El respeto a la dignidad de la persona humana, porque sé que el origen y destino de toda la actividad política es la persona; la libertad, porque es la base de una sociedad viva; la búsqueda del bien común con sus dos principios: subsidiariedad y solidaridad, porque hoy más que nunca debemos entender que la sociedad organizada es indispensable para mejorar la labor del gobierno; una economía al servicio de la persona, porque no es posible que la riqueza y los recursos de este gran país sigan retenidos en manos de unos cuantos; la ética, la verdad y la justicia, porque la vida pública de México exige integridad, honestidad y un apego irrestricto a la ley.

En ese sentido, destacó que la familia, la fe y la vida también son valores importantes porque se deben recuperar los espacios donde nace la convivencia, el respeto, la integridad personal y el compromiso con nuestra comunidad.

“Los valores son lo más importante, si uno aspira a dirigir este gran país”, afirmó.

Sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo y el aborto aseveró: “estoy a favor de la vida; digo quién soy, que soy católica, que tengo valores cristianos y estoy orgullosa de ello, y en eso lo que he aprendido es el matrimonio entre hombre y mujer, lo he dicho claramente, pero también soy abogada y respeto las instituciones y las decisiones de las instituciones y las leyes y lo que digan los congresos”.

En ese sentido mencionó que le preocupa la discriminación cuando las personas llegan a un hospital y no se les atiende por sus preferencias sexuales; cuando las personas homosexuales no pueden acceder a un préstamo o ayuda o no se les contrata en un trabajo por su preferencia, por su origen étnico, por su apariencia física, y afirmó que dará la batalla en contra de la discriminación.

Anaya tiene que dar explicaciones

Zavala Gómez del Campo comentó que una vez que empiece la campaña va a ir “por todos”: por panistas y no panistas, que lo que la va a distinguir no es una credencial o una filiación, con todo lo que implican, sino quien tenga la causa de la dignidad de la persona humana, que tenga las causas de bien común, así como de la honestidad en la vida pública y  diaria.

Luego, en franca referencia al candidato presidencial del PAN, dijo que quien aspire a dirigir este país debe tener honestidad y congruencia entre lo que se dice con lo que se hace; honestidad en la vida pública, debe ser congruente con lo que se quiere.

En su opinión, para la edad que tiene Ricardo Anaya (39 años), no le alcanza que con lo que ha sido producto de su trabajo “esté metido en millones y millones de pesos. No le alcanza para quien sólo se ha dedicado al servicio público”.

Dijo que eso lo tendrá que explicar, y si sabía que eso era y por eso no lo había manifestado, es una gran irresponsabilidad con el partido que le dio un lugar y con el país: sin embargo, dijo que de las decisiones personales relacionadas con permanecer o no en la contienda, que se encargue él, su congruencia y su honorabilidad.

Quienes deben decidir si permanece o no como candidato deben ser quienes lo apoyan. Subrayó  que llegó a esa posición por la decisión suya y de dos personas más, que fueron los que determinaron la candidatura del PAN.

Recalcó que el pueblo de México tiene derecho a pedir honestidad de la persona que aspira a ser presidente de la República, y más en la vida del servicio público;  tiene todo el derecho a pedir explicaciones y a que le digan la verdad.

Nadie, insistió, le puede creer a alguien que necesita ocho minutos para dar una explicación, con pizarrón y todo.

Yo no juzgo pero de lo que me ha tocado en la vida me parece imposible que de un día para otro dé ese golpe maestro para que algo valga tantas veces más de lo que lo compró, más de cinco, más de seis, y llegue a unas cantidades que a lo mejor para unos son normales, pero para la gran mayoría de nuestro país son muchos millones que no alcanzan con sólo servicio público.

Dijo que si bien puede ocurrir que haya signos de justicia selectiva en torno a ese caso en específico, también está el fondo, que son posibles beneficios por lavado, triangulación de cosas, inmuebles que no se deberían de tener o no explican en razón a lo que ganaba de diputado.

“Me parece serio y no juzgo, pero sí que aclare”.

Margarita Zavala señaló que es posible que se pueda complicar más el escenario político con actos de guerra sucia, con la que, dijo, “no me da miedo, nada más la advierto”.

No es normal que en las campañas haya polarización; es natural que haya contraste, pero es deseable que la palabra honestidad vuelva a las discusiones políticas, que no dé igual ser honesto o no.

Que no dé igual llegar con atropellos que sin ellos; que no dé igual llegar con ciudadanos que sin ciudadanos.Para eso son las campañas: para conocernos y saber de qué pie cojean, indicó.

MARGARITA ESTER ZAVALA GÓMEZ DEL CAMPO

  • Nació el 25 de julio de 1967 en la Ciudad de México.
  • Es licenciada en Derecho por la Escuela Libre de Derecho.

Se ha desempeñado como:

  • Diputada local en la ALDF.
  • Diputada federal.
  • Presidenta del DIF nacional.
  • Es esposa del expresidente Felipe Calderón Hinojosa.

Fuente / El Economista