Abril vivió en silencio una tragedia

Durante los 25 años de casada, Abril vivió situaciones muy complicadas de violencia, celos, intimidaciones, y amenazas.

48

Ciudad de México.- “Mi hermana advirtió al juez que su vida corría peligro”, hoy está MUERTA, lamentó Javier Pérez Sagaón, hermano de Abril, la mujer que denunció a su esposo en enero por intento de homicidio… Javier lamentó la actuación del juez que dejó libre al presunto asesino de su hermana, su exesposo, Juan Carlos García, ex CEO de Amazon México; y exigió justicia.

En entrevista con Pascal Beltrán del Río, para Imagen Radio, aseguró que “el juez, con todos los argumentos que tenía, no debió haber liberado a esta persona. Su delito estaba bien probado, pero el juez tuvo un criterio, que la mayoría de las personas jamás hubiéramos cambiado, porque mi hermana CORRÍA PELIGRO”.

Agregó que está documentado que Abril Pérez “le dijo al juez que TEMÍA POR SU VIDA, que tenía miedo”.

A principios de este año, la mujer denunció a su exesposo por intento de homicidio, luego de que éste la golpeó con un bate de beisbol mientras dormía. García fue detenido en septiembre pasado, acusado de intento de homicidio, como dictaminó el Juez de Control del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Federico Mosco González, quien después reclasificó la tentativa de homicidio por “violencia doméstica”.

Juan Carlos García salió libre el 8 de noviembre pasado, y el lunes 25, Abril fue asesinada a balazos, mientras circulaba en su auto por Circuito Interior Río Churubusco, rumbo al Aeropuerto de la Ciudad de México, para tomar un vuelo a Monterrey, lugar a donde cambió su residencia. Iba acompañada de sus dos hijos menores y su abogado.

Javier Pérez Sagaón narró los episodios de violencia de los que fue víctima su hermana, ejercidos por su exesposo y lamentó que, como miles de mujeres, Abril mantuvo “escondidos” estos actos violentos, hasta perder la vida.

“Mi hermana tuvo durante sus 25 años de casada, situaciones muy complicadas en el tema de violencia, celos, intimidaciones, amenazas, acompañadas de agresiones físicas y verbales. Conforme pasó el tiempo, llegó esta terrible situación del día 4 de enero, cuando fue herida con un bate”.

“Hubo también un caso de estrangulamiento, hace 10 años. Finalmente, mi hermana lo perdonaba, por no perder a la familia ni el contexto familiar, pero sí fue un sacrificio muy grande que hizo, durante mucho tiempo, en estos 25 años, pero la gota que derramó el vaso fue el 4 de enero, cuando recibió varios batazos en la cabeza y el cuerpo”, dijo.

Cuando estaba tirada en el piso “afortunadamente mi sobrino logró tumbar a su papá y que mi hermana pudiera huir”.

Lamentó que, como su hermana, “muchas mujeres lo callan, viven en silencio una tremenda tragedia, sobrevivir día a día y aparentar a veces cosas que no son”. Es tiempo, agregó, de “DEJAR DE CALLAR”.