López, el del Zócalo… Sin gafete

A ellos les habló. Como acostumbra, pausado, lento, platicado. Con ellos se comunicó. Les informó. Les prometió una vez más.

45

Llenó el Zócalo. Como lo hizo otras veces a través de los años. Lo llenó con su gente. Con ese México que tanto se negaron a ver sus antecesores, con los desarrapados, con los marginados, con los educados en el cambio, con los esperanzados, con los que votaron por él. Con un México que fue postergado intencionalmente.

A ellos les habló. Como acostumbra, pausado, lento, platicado. Con ellos se comunicó. Les informó. Les prometió una vez más.

Es con ellos que López se entiende a las mil maravillas. Con ellos, no con otros millones de mexicanos que se vieron rebasados por el cambio, por la expresión reiterada de cien compromisos que parecía no tener fin, por la presencia de Nicolás Maduro, por el bastón de mando entregado entre incienso humeante.

La ceremonia en el Zócalo de la Ciudad de México marcó la inmensa distancia entre sectores sociales a los que va a gobernar. Y reiteró que primero estarán los que fueron a escucharlo, los mismos que cruzaron las boletas a su favor, los que recorrieron esa mañana Los Pinos como si hubiesen ganado un trofeo. “Primero los pobres” volvió a decirles, a todos, a los que estuvieron en la cita y a los demás, López Obrador.

Y esta ceremonia agravó los sentimientos de duda, de resquemor, de miedo de otros millones de mexicanos.

¿Estamos hablando de los “conservadores” como ahora se refiere el primer mandatario a quienes no forman parte de su proyecto de Nación?

Lo cierto es que la ceremonia ¿política? en el Zócalo incidió todavía más en una confrontación que tendría que comenzar a ceder por el bien de la República.

Quienes votaron, votamos, por López Obrador hacen bien en celebrar. Es un triunfo de la voluntad de cambio, del hartazgo ante la corrupción, del dolor frente a la invisibilidad permanente que otorgaron otros gobiernos a la realidad. La pregunta es qué deben, que pueden, que harán quienes están aterrados por la llegada al poder de López Obrador.

¿Qué sienten, qué piensan, qué planean quienes esperaron, aunque la evidencia fuese en contrario, que el día primero de diciembre verían a un López Obrador diferente?

El país vuelve a ser, ahora en sentido invertido, el de las realidades irreconciliables. ¿Qué sigue? ¿Quién sabe qué sigue?

Surgen muchas interrogantes. Que no corresponden a los temores de millones, ni a la avasalladora alegría de otros millones de mexicanos. Interrogantes que tienen relación con lo inmediato, pero también con el largo plazo. Qué miedo la ratificación de la derogación del mandato presidencial en menos de tres años, porque podría darse, porque también implica una inmensa seguridad que tal vez no permita ver que no todo es como se dice.

Por lo pronto, para documentar el primer día del futuro, López Obrador dijo en el Zócalo que, sin el apoyo de su gente, de esos que estaban ahí, los “conservadores” lo avasallarían… ¿Fue sinónimo de destrucción? ¿Quiénes son, quiénes pueden llegar a ser identificados como “conservadores”?