Lagunas sin saneamiento

El secretario de Ecología, Alfredo Arellano, admite que no existe un proyecto para inyectarle aeración a Nichupté y Bojórquez.

25

CANCÚN, QROO.-  Este año concluirá sin que las lagunas Nichupté y Bojórquez tengan un sistema de saneamiento que tanto requieren, de acuerdo a los ambientalistas.

El secretario de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) de Quintana Roo, Alfredo Arellano Guillermo, admite que no solo no hay un presupuesto definido sino que no existe un proyecto en firme para inyectarle aeración y evitar que tengan malos olores, luego que desde hace más de seis años se dejó de atender esta problemática.

De acuerdo a un estudio realizado entre el 2004 y el 2009, se determinó que la laguna Bojórquez es el cuerpo de agua más contaminado en Cancún; además se detectó la presencia de heces, basura flotando en dichos cuerpos de agua, en cuyos márgenes se han talado manglares; también se ubicó el desarrollo no controlado de marinas y el intenso tráfico de yates, lanchas o motos acuáticas, entre otras problemáticas.

A partir de este diagnóstico, sumado a otros estudios científicos que han planteado diversas iniciativas de saneamiento, se propusieron varias soluciones para lograr su saneamiento, entre ellos el monitoreo de factores químicos y físicos del sistema lagunar Nichupté, el dragado y relleno de la laguna Bojórquez por la afectación que han tenido derivado de la contaminación de isletas.

Así como la oxigenación eólica como apoyo de una embarcación especial en el sistema de bombeo, oxigenación del agua mediante químicos y un proyecto que fomenten el intercambio entre el agua lagunar y el mar.

Sin embargo, de los que se aplicaron, ninguno de ellos dio resultados positivos.
En su momento, el director de Conagua en el estado, José Luis Blanco Pajón, dio a conocer que a partir de los resultados de un estudio elaborado del 2010 a 2011, por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA, se decidió por la construcción de un canal subterráneo que conectaría al cuerpo de agua con el mar cuyo costo sería de 240 millones de peso.

Se buscaba propiciar el intercambio de agua lagunar con el agua de mar y así lograr la oxigenación de la Bojórquez, que presentaba un alto grado de estancamiento de agua, ya que para construir las zonas residenciales en la zona hotelera se rellenaron y obstruyeron las bocas de agua por donde existía el intercambio hídrico natural, lo que propició a su vez el aumento de nutrientes y materia orgánica en descomposición.

Recientemente, la misma secretaría estatal de Turismo, Marisol Vanegas Pérez, dio a conocer que el gobierno del estado ha buscado obtener los recursos del orden de seis millones de pesos para el saneamiento de la laguna Nichupté, y que continúa trabajando en la elaboración de proyectos y de una metodología implementada por la Universidad Autónoma de México, con recursos provenientes de la iniciativa privada, para el recambio de agua.

Al respecto, el titular de SEMA, Alfredo Arellano, dio a conocer que analizan un proyecto de bombeo para el saneamiento de la Laguna Nichupté, con el intercambio de agua proveniente del mar, con un costo de 20 millones de pesos.

 

Por Saraí Reyes/Grupo Cantón