Huracán, el ‘Corazón del Cielo’ visto con los ojos de la ignorancia

Huracán (Hurakan), es una palabra cuya etimología proviene del Maya Quiché, significa Corazón del Cielo y está relacionado al más grande los dioses: la tormenta.

62

Huracán (Hurakan), es una palabra cuya etimología proviene del Maya Quiché, una de las muchas lenguas del maya que se habla en regiones de Guatemala. Significa Corazón del Cielo y está relacionado al más grande los dioses: la tormenta. La interacción de los elementos naturales dan origen al más grande y poderoso de los “fenómenos naturales”, el gigante que convoca al trueno, al rayo, a la lluvia, a los vientos; un soplo purificante que arrasa con todo a su paso para que, con la muerte de lo viejo, renazca la vida. Interacción de temperaturas diversas en el aire y en el agua, la energía más poderosa desatada en un solo evento.

Los mayas, en su infinita sabiduría, respetuosos del entorno, integrados a la comunidad biológica, veneraron a cada ciclón, cada tormenta, pero respetaron también a los manglares, al agua a todos los seres vivos con los que convivieron y lo siguen haciendo; claro, ahora con una fuerte carga enajenante de la cultura occidental, pero aún tratando de sobrevivir.

Hoy, el hombre antropocéntrico, egoísta, el que se siente dios, el mismo que considera que “los recursos naturales están allí para prestar un servicio a la humanidad…” Ese ser que se aleja cada vez más de la lógica de su hábitat, ha logrado lo impensable, desde un planteamiento lógico, uno que entienda que la humanidad representa apenas unos cuantos segundos en la vida del planeta Tierra; transformar el hábitat para lograr su propia extinción.

Así tenemos por ejemplo que, el presidente norteamericano, Donald Trump, el tipo más aberrante e ignorante que haya encabezado la administración pública del país más poderoso y en decandencia, se ha atrevido a considerar la posibilidad de “desviar” la trayectoria de los huracanes con el uso de bombas atómicas.

Los huracanes que se han gestado en los últimos años, desde luego que han sido cada vez más poderosos; desde la perspectiva humana, desproporcionados. Por ejemplo, el más reciente, Dorian, llegó a rebasar el límite de la escala “Safir Simpson” que sólo llega hasta el 5.

Vientos sostenido de 300 kilómetros por hora y un desplazamiento mortalmente lento, se dirige hacia las costas de Estados Unidos. Cada vez más al norte, cada vez más poderosos; los huracanes nos deberían hacer reflexionar sobre lo frágiles e ignorantes que somos.

Este es apenas el primero más peligroso de la actual temporada de huracanes; habrá que esperar, apenas iniciamos y ya hay dos en ciernes; los “dados a los que no juega Dios”, desde la perspectiva del científico y humanista Albert Einstein, es una mezcla de circunstancias que hoy suman factores como el Calentamiento Global, la contaminación y miles de factores adicionales que representan la mayor de las posibilidades de hacer desaparecer a la raza humana de la faz de la Tierra.

No se preocupe usted gentil lector porque el planeta vaya a sucumbir; sobrevivió a los dinosaurios y deshacerse de quien le estorba o daña, es tan simple como que a un cuerpo sano, atacado por virus o bacterias, sencillamente aumente la temperatura hasta aniquilarlos.

Preocupaos por los ignorantes y antropocéntricos humanos; los que llegamos a creer que somos el centro de “La Creación”, los “Hijos Favoritos de Dios”; tan sólo piense: en un planeta que tiene 4 mil 600 millones de años, ¿qué tanto le puede representar un ser tan frívolo, ignorante y egoísta que apenas cumple unos 100 mil años?

O cambiamos, o nos vamos.

LA NECEDAD DE VIOLAR LA LEY

En otros temas, continúa la lucha intestina por no permitir que la plataforma electrónica de servicio de conductores UBER, aún pasando por alto el hecho de que un juez federal ha determinado proteger el derecho de los socios-conductores a trabajar. Es decir, a pesar de que cuentan con un amparo; pero los excesos de la autoridad local, ha determinado que, no obstante nada, no permitirán que esos socios-conductores hagan su trabajo.

El asunto es que se acumulan las violaciones a las garantías individuales, ahora llamados “derechos humanos”, debido a que, la actividad que realizan, contraviene a la actitud monopólica de quienes detentan las concesiones que otorga el estado para realizar el servicio de taxi.

Pero además, se sigue favoreciendo la impunidad de la delincuencia organizada que hoy por hoy mantiene el poder y control de los propios sindicatos taxistas del estado.

Muy caro le va a salir a la autoridad estatal y a las municipales haber apostado por estos pseudo-dirigentes que siguen trabajando a las órdenes de sujetoides tan detestables como Roberto Borge Angulo, Félix González Canto o el propio Joaquín Hendricks Díaz, personas que se empoderaron en el predominio de la corrupción y el absolutismo en el ejercicio del poder, el cual no soltarán hasta en tanto no se haga justicia a los quintanarroenses a quienes la autoridad debe desagraviar, pues tan sólo con la impagable deuda pública que dejaron nos han perjudicado, a algunos por lo que nos resta de vida y a otras generaciones a quienes también se esclavizará.

Lo que no debemos perder de vista, es que con estas impagables deudas, mientras los ciudadanos nos quedamos con compromisos que no adquirimos, estos tipejos se han hecho multimillonarios.

Reflexione, lo invito.

Ciao.