Hermetismo tras la balacera en Tulum; 1 muerto y 4 heridos

Manuel Alejandro “N”, uno de los presuntos atacantes, fue dejado libre por el MP el pasado dos de marzo

606

Tulum.- Luego de la balacera del lunes pasadas de las 23:00 horas en el bar “Pacito Tun Tun”, localizado en la calle Centauro Sur con avenida Tulum y calle Andrómeda, donde murió una persona y cuatro resultaron heridas, como parte de un ataque a tiros entre grupos rivales del narcomenudeo, la Fiscalía General de Quintana Roo ya investiga los hechos.

Si bien trascendió que ya se tienen líneas de investigación, se mantiene el hermetismo acerca de la balacera ocurrida la noche del lunes en calle turística de Tulum, donde además del agresor muerto, resultaron lesionados 4 personas.

Entre ellos Manuel Alejandro “N”, quien fue dejado inexplicablemente en libertad por el Ministerio Público en términos de ley, toda vez que fue detenido al estar involucrado en un hecho delictivo por homicidio ocurrido el pasado 2 de marzo, también en la ciudad de Tulum.

En punto de las 23:04 del lunes pasado, de acuerdo a testigos y comensales, una persona ingresó al bar “Pasito Tun Tun”, y abrió fuego contra seis clientes que estaban en una mesa, mismos que repelieron el ataque con disparos.

La balacera terminó con el agresor muerto y cuatro lesionados que fueron trasladados a un hospital de Playa del Carmen bajo custodia policíaca. Uno presentó un impacto de arma de fuego en el tobillo, otro un balazo en la pierna derecha y uno más con herida de bala en el glúteo izquierdo y lesión en la cabeza, de nombre Manuel Alejandro “N”. El cuarto herido es empleado del bar, con un rozón en el pie derecho. Se trasladó a la clínica de Tulum, con sus propios medios.

Daño al destino
El agresor muerto quedó tendido en la carpeta asfáltica de la calle Centauro Sur, justo enfrente del bar donde ocurrió el primer intercambio de balas, pues a decir de testigos intentó escapar, pero fue alcanzado por los sujetos a quienes agredió y le dieron muerte; mientras los comensales de los bares se escondían bajo las mesas, otros corrían y muchos se fueron hacia la parte de atrás de los negocios.

Los hechos ocurridos dañan al destino al ser en el corazón de la ciudad, dijeron los ciudadanos, por lo que exigen a las autoridades brinden protección a la ciudad y la ciudadanía.

 

Por Jorge Aké/Grupo Cantón