Halloween 2018: El verdadero origen de la noche de los muertos

Halloween, es la noche más terrorífica por excelencia, y aunque muchos creen que se origina en Estados Unidos, lo cierto es que es su origen no es para nada americano

45

Halloween, es la noche más terrorífica por excelencia, y aunque muchos creen que se origina en Estados Unidos, lo cierto es que es su origen no es para nada americano, sino que proviene en realidad de Europa.

Resulta curioso conoce el verdadero origen de la noche de los muertos ya que en Estados Unidos es una celebración importante a la altura de otras como el Día de Acción de Gracias aunque en realidad, Halloween proviene de los celtas.

Durante siglos las poblaciones celtas, se basaron principalmente en la agricultura para la supervivencia. Para ellos, el año nuevo comenzaba el 1 de noviembre, así que  en la noche del 31 de octubre se celebraba el llamado Samhain , o el final del verano, en el que los mortales agradecían a los espíritus por los cultivos de verano.

De esa época surgió el uso de salir delante de las puertas de las casas con dulces, para congraciarse con las almas de los muertos, o para colgar linternas hechas de calabazas, para guiar el camino.

Por supuesto, en la actualidad proliferan las máscaras, la ropa y los disfraces modernos que tienen poco que ver con la tradición de Halloween, pero eso no importa.

Otra costumbre es poner la mesa para la cena de Halloween agregando un lugar más, para rendir homenaje a los muertos.

Halloween: Samhain

La tradición de Halloween se remonta a Samhain (sow-en), o la celebración del nuevo año en los antiguos celtas .

Samhain, que traducido significa “el final del verano”, se daba en el período de finales de octubre, cuando el clima se volvía más frío por lo que la llegada de Samhain establecía así el cambio de estación.

Samhain también era el término para definir la última cosecha del año, un evento que se celebraba simultáneamente en muchas culturas diferentes.

Según la tradición celta, los momentos de transición entre dos estados (como el cambio de estación de hecho) tenían poderes mágicos particulares. El Samhain era entonces el momento de transición más grande e importante del año ya que provocaba el cambio de estación y el desplazamiento de la población.

Los celtas creían, por lo tanto, que este poderoso momento mágico podría abrir una especie de conexión con el mundo de los muertos, aquellos que habían experimentado la última transición, la que existía entre la vida y la muerte.

Se creía, de hecho, que durante el Samhain el mundo de los vivos estaba en estrecho contacto con el de los muertos, y que los espíritus de los muertos viajaban nuevamente a la tierra.

Muchas de las actividades realizadas durante el Samhain se referían a esta creencia y hoy se han convertido en una verdadera tradición de Halloween.

Los celtas no escribieron sus tradiciones, sino que las transmitieron oralmente, de modo que las leyendas y creencias se enriquecieron con nuevos detalles de generación en generación.

Halloween: Jack O’Lantern

La calabaza tallada que representa el icono fundamental de la fiesta de Halloween ahora se conoce en todo el mundo. Pocos, sin embargo, saben exactamente a qué se refiere. Para encontrar una explicación, debemos volver a una vieja leyenda de la tradición irlandesa, la que habla de una bestia llamada Jack .

Él, un viejo pícaro borracho y furtivo, que trabajaba como herrero, luchaba por llegar a casa la noche de “Todos los santos” ( All Hallows Eve ), tras haber bebido cerveza durante horas, de modo que en mitad del camino sufrió un ataque de cirrosis que amenazaba con acabar con su vida.

La suerte quiso que el diablo, decidiera reclamar su alma antes de que perdiera el conocimiento. Jack, dada su mala situación, decidió entregar su alma al diablo, convenciéndole de concederle un último deseo de tomar un último trago.

El diablo, que evidentemente estaba de buen humor ese día, decidió ayudar al borracho, pero tan pronto como le entregó una última moneda para comprar su bebida, fue atrapado por el inteligente Jack, quien rápidamente se guardó la moneda en la cartera en compañía de un crucifijo de plata.

Al no poder transformarse en su forma real debido al efecto perjudicial del símbolo cristiano, el diablo aceptó la nueva propuesta hecha por Jack: posponer el control de su alma por un año.

Resultó que el Diablo regresó de donde vino y Jack decidió que en ese año haría todo lo posible para mejorar su comportamiento. Pero sus buenas intenciones pronto se desvanecieron en el aire y el herrero comenzó de nuevo con una vida disoluta: así, al año siguiente, la noche de Todos los Santos, se encontró con que tenía que enfrentarse al Diablo.

Pero la noche en la que se encontraron de nuevo, Jack pidió otro favor al Diablo antes de entregarle su alma: coger una manzana de un árbol para él.

Una vez, tuvo al Diablo encima del árbol, Jack, esculpió una cruz en el tronco del árbol, de modo que el Diablo no podía bajar, quedándose colgado de la rama como un tonto.

En un intento por compadecer a Jack, el diablo le prometió dejarlo solo durante diez años. Pero Jack dijo: “Si te ayudo a bajar debes prometerme que nunca más reclamaras mi alma“.

Incapaz de hacer lo contrario, el diablo aceptó, pero por culpa de su hígado,Jack acabó muriendo al cabo de un año y como no había sido un buen hombre no ascendió al cielo sino que  Jack se presentó a las puertas del infierno. El diablo, que todavía recordaba la humillación infligida por el borracho, le impidió el paso.

Jack solo tuvo como opción volver a casa a través de un camino oscuro, por lo que el diablo solo quiso ayudarle con una llama del fuego ardiente del horno eterno. Jack tomó la llama y la colocó en el interior de un nabo que tenía en el bolsillo, y que talló para que emitiera luz .

Desde entonces, en la noche de Halloween, si agudizas la vista, verá una llama que vaga en la oscuridad buscando el camino a casa.
Ese es Jack O’Lantern , literalmente Jack of the Lantern .

Y la calabaza, ¿de dónde viene?

La calabaza viene del hecho de que los inmigrantes irlandeses, huyeron de sus tierras debido a la hambruna de mediados del siglo XIX, y una vez que llegaron al territorio estadounidense, no encontraron nabos lo suficientemente grande como para ser tallados. Lo que encontraron fue una cantidad considerable de calabazas, que parecían un sustituto digno para el nabo.

Se usó la calabaza porque se pensó que, durante la noche de Todos los Santos, se podría mantener alejados de las casas a los espíritus de los muertos que, como Jack, intentaron regresar a su hogar.

Halloween: Truco o trato

Durante la Edad Media, una práctica popular de Todos los Santos fue la preparación de la “torta alma” ( pastel de alma ), una torta simple hecha de pan con una decoración de pasas de uvas.

En la tradición llamada “souling”, los niños iban de puerta en puerta pidiendo un pedazo de pastel, como en el truco o trato moderno . Por cada rebanada de pastel obtenida, cada niño tenía que decir una oración por el alma de un familiar fallecido, o por un familiar de quién les había dado el pastel en cuestión.

Las oraciones de los niños debían servir a las almas de los muertos para encontrar la salida del purgatorio y llegar así al paraíso.

Hay evidencias de actividades similares al truco o trato en las tradiciones celtas. Algunos historiadores dicen que los celtas se disfrazaban de maneras espantosas y desfilaron por las calles para ahuyentar a los espíritus errantes de su ciudad.

Además, los niños celtas iban de casa en casa para recoger leña, para formar una gran hoguera en el centro de la ciudad, como símbolo de comunión y conexión entre todos los habitantes.

Muchas de las tradiciones celtas de Samhain, tenían que ver con la celebración de sus propias deidades. Se vestían como los dioses celtas durante las celebraciones, e iban de casa en casa para pedir comida para ofrecer a las deidades.

Hoy en día, y gracias a que la tradición celta fue exportada por los inmigrantes irlandeses que viajaron a Estados Unidos, Halloween se ha acabado convirtiendo en toda una tradición en este país, que además ha sido exportada de vuelta a Europa, y al resto del mundo.