Google deja de lado un posible contrato de 10.000 millones de dólares con el Pentágono porque iría “contra sus principios”

La empresa da un paso a un lado en la puja por hacerse con una suculenta operación.

20

CIUDAD DE MÉXICO.-  Si Facebook ha tenido un año de los más intenso en relación al uso de sus tecnologías y cómo afecta eso a las personas, Google puede decir lo mismo.

Con muchos ojos observando un posible retorno a China con una plataforma censurada y tras haber vivido las protestas de miles de sus empleados hace unos meses por su participación en un proyecto con el Departamento de Defensa de Estados Unidos, ahora la compañía de Mountain View, en una muestra de responsabilidad, dejará de pujar por un contrato con el organismo norteamericano que habría supuesto unos beneficios potenciales de 10.000 millones de dólares.

Así lo ha anunciado la tecnológica en una decisión que llega horas después de conocerse el encubrimiento de una brecha de seguridad masiva en Google+ y el cierre definitivo de la plataforma. El contrato en cuestión forma parte del programa JEDI (Joint Enterprise Defense Infrastructure) del Pentágono, por el cual se encuentran luchando varias de las principales compañías del sector.

La tarea en cuestión consistiría en proporcionar soluciones en la nube para una ingente cantidad de datos del Departamento de Defensa, lo cual pone de manifiesto la relevancia de la operación. Según Bloomberg, el contrato final podría mantenerse durante la próxima década.

En contra de los principios de la empresa

Google ha decidido retirarse de la disputa por el contrato, pese a ser una de las principales candidatas, por preocupaciones acerca de los principios de inteligencia artificial por los que se rigen en la empresa. Estos fueron manifestados parcialmente hace unos meses, cuando tuvo lugar al abandono del Proyecto Maven tras la mencionada oposición de sus trabajadores a continuar colaborando con el Pentágono.

“Si bien estamos trabajando para respaldar al gobierno de los EE. UU. con nuestra nube en varias áreas, no estamos pujando por el contrato JEDI porque, en primer lugar, no podemos estar seguros de que se alinease con nuestros Principios de IA y, en segundo lugar, determinamos que existían partes del contrato que estaban fuera del alcance de nuestras certificaciones gubernamentales actuales.

De esta forma, el camino queda libre para Amazon, que se posiciona como la principal alternativa a los servicios de Google. Otras empresas como Oracle, IBM y Microsoft se encuentran trabajando de forma conjunta para ofrecer también su propia propuesta, pero todo apunta a que el Pentágono busca un único contrato con una sola empresa, teniendo la de Jeff Bezos todas las papeletas para hacerse con la lucrativa operación.

Cortesía: HiperTextual