Está ISSSTE en bancarrota

Opera con casi todos los servicios subrogados a particulares, en especial tomografía y resonancia magnética.

583

CANCÚN, QROO.- El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) está en crisis con los recursos de servicios subrogados, sobre todo en tomografía y resonancia magnética, con un recorte presupuestal del 70%, dijo Joaquín Calderón Martínez, director de Issste Cancún.

“Tenemos limitantes en ese sentido y en algunos estudios especiales. En el caso de tomografía y resonancia magnética se tienen que enviar los pacientes a Mérida, porque no contamos con el servicio de manera local y a expensas de lo que nos pueda dar, son alrededor de cuatro tomografías por semana y una por semana”, indicó.

O sea el Issste canaliza al mes alrededor de 16 tomografías mensuales y cuatro resonancias magnéticas; por la cifra, la consecuencia es que haya un rezago de alrededor de 10 personas en espera. Algunos lo hacen por sus propios recursos en clínicas privadas y —posteriormente— les reembolsan el dinero al paciente, ya que lo ingresan en este rubro que tiene un tiempo de devolución de dos a tres meses, siempre y cuando esté justificado y el médico del Issste lo haya prescrito, y en Mérida dan la negativa y recurren entonces a esta opción, señaló.

Los pacientes se subrogan sólo a Mérida y al Hospital General de Cancún cuando hay el servicio. El presupuesto que tuvieron en 2016 para la realización de tomografías fue de un millón 800 mil pesos; en 2017 bajó a 400 mil pesos, una reducción muy abrupta.

El director de la clínica comentó que para cubrir tomografías y resonancias en el año, se requiere alrededor de un millón 600 pesos.

Argumentó que el presupuesto del Issste para su operatividad y servicios no son suficientes; sólo a nivel nacional son 323 millones de pesos, de los cuales el 75% se fue a jubilados y el 25% para pagos de personal, por lo que para distribuir al país y gestionar es casi nada.

Este año aún esperan el presupuesto. En 2018, de los 15 millones que necesitaban para operar, sólo le autorizaron 10 millones, de los que ocho millones se ocuparon para hemodiálisis, por lo que no hay posibilidad de operar otras necesidades.

 

Por Licety Díaz/Grupo Cantón