Encabeza Carlos Joaquín conmemorativos del 45 aniversario de Quintana Roo

El gobernador hizo un llamado a los quintanarroenses para defender el deseo que impulsó a los pioneros de asegurar que la libertad sea una constante en la vida de todos

9

CHETUMAL.- “En estos 45 años de vida independiente, es necesario comprender que, para seguir el rumbo trazado, no podemos refugiarnos en un pasado que ya fue y que muchas veces nos llenó de frustraciones”, expresó el gobernador, Carlos Joaquín, en la celebración del 45 Aniversario de la Creación del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo.

Carlos Joaquín, dirigió un mensaje a los quintanarroenses en la sesión solemne conmemorativa del Congreso del Estado, donde afirmó que “es imprescindible entender que es necesario actuar en el presente, pero con la mirada puesta en el futuro y sólo así, entendámoslo bien, podremos encontrar la forma de solucionar problemas que no se pueden resolver de la noche a la mañana”.

Inicialmente, Carlos Joaquín encabezó la ceremonia de izamiento de bandera en la explanada frente al Palacio de Gobierno.

Durante la sesión solemne del Congreso, Carlos Joaquín, hizo un llamado a los quintanarroenses para defender ese deseo que impulsó a los pioneros para que la libertad sea una constante en la vida de todos y en la que hay que trabajar permanentemente para defenderla.

Carlos Joaquín expresó que, en Quintana Roo, se han sobrellevado muchos desafíos, algunos superados con creces, como el crecimiento, y con liderazgo turístico y de infraestructura en la zona norte, pero la solución de otros está aún rezagada.

“Nos hemos propuesto generar las condiciones para cerrar las desigualdades y todo tipo de exclusión, principalmente en la zona maya y en el sur rural del estado”, añadió.

En el mensaje, Carlos Joaquín, destacó que en los últimos tres años se han recuperado dos condiciones impostergables para consolidar el camino hacia la madurez institucional: la libertad de pensar, de no callar, de expresarse libremente sin temer al yugo autoritario o del exilio por no pensar igual, y devolverle la potestad a una ciudadanía que quería transformarse en una sociedad abierta, lo que significa encontrarse con el propósito de vivir una vida plena en democracia.