El flamígero dedo con que apuntas (apunta tres hacia ti mismo)

A los destinos turísticos les mueve profundamente las “alertas” (warnings) que gobiernos extranjeros emiten hacia sus ciudadanos para advertirles sobre “los peligros de visitar determinadas ciudades”

70

Escuche mientras lee: “Mission (A World Record)”. Aun cuando se criticó severamente a la banda Electric Light Orchestra (ELO), de ser extremadamente comercial, las pinceladas de genialidad le garantizan la cita y el análisis.

A los destinos turísticos les mueve profundamente las “alertas” (warnings) que gobiernos extranjeros emiten hacia sus ciudadanos para advertirles sobre “los peligros de visitar determinadas ciudades”, pues resulta ser un instrumento de disuasión que se refleja en el número de visitantes.

Acostumbrados a que, como un tema mediático, el presidente Donald Trump, xenófobo, racista, sexista e intolerante como es, ha elegido desde la elección anterior el tema del odio a los latinoamericanos y en especial a los mexicanos para posicionarse políticamente, ha fomentado el fortalecimiento de grupos de “supremacía blanca”, los cuales, dicho sea de paso, podrían eventualmente voltearse en su contra, ese es un tema delicado.

Lo que no calculó, es que esa crítica y desprecio pudiera generar reacciones que afecten económicamente a su país. Los más recientes hechos de violencia en la Unión Americana en Texas y Ohio; la venta indiscriminada de armas a cualquier loco que pague por ellas y la incansable publicidad antilatina del obsesionado presidente norteamericano, ha desatado la más cruenta violencia civil, un hecho que muy fácilmente pudiera voltearse en contra de las instituciones de ese país y con un número indeterminado de sinsesos armados y enajenados.

De todo esto subyace la obligada reacción. En un comunicado de prensa fechado en Montevideo, Uruguay el 5 de agosto de 2019; una “Alerta a los ciudadanos uruguayos que viajen a Estados Unidos”, en el cual se habla de “la violencia indiscriminada, en su mayor parte por crímenes de odio, entre los cuales el racismo y la discriminación, que costaron la vida a más de 250 personas en los primeros siete meses del año”. El comunicado cita a ciudades que están entre las 20 más peligrosas del mundo: Detroit, Baltimore y Albuquerque.

LA PREGUNTA DE LOS 64 MIL: ¿y el Gobierno de México? ¿A caso la “tolerancia” y respeto a la autodeterminación de los pueblos incluye no alertar a sus ciudadanos a no visitar Estados Unidos?; ¿sabe usted cuántos millones de dólares representa el gasto que realizan paisanos en ese país?

Pensaci amico mio.