El Estado Islámico asume el atentado contra la minoría hazara en Pakistán

Es el primer atentado que una célula de Estado Islámico asume desde que se declaró su derrota el mes pasado

14

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) reivindicó este sábado, a través de la agencia de noticias Amaq, la autoría del atentado que costó ayer la vida a veinte personas, casi la mitad de ellas pertenecientes a la minoría chií hazara, en un mercado de la ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán.

El ataque fue llevado a cabo por un suicida que hizo explotar el artefacto en medio de un grupo de “renegados”, en referencia a los chiíes, según Amaq.

Los extremistas difundieron además en la red social Telegram una fotografía del atacante, identificado como Ozman al Balushy, pertrechado con un chaleco explosivo y un AK47, con la cara cubierta y haciendo el símbolo de la victoria con los dedos.

El atentado ocurrió el viernes  en la zona de Hazarganji de la insegura ciudad de Quetta, cuando numerosas personas se encontraban en el mercado de compras.

Fuentes policiales indicaron entonces a Efe que la explosión estuvo provocada por un artefacto de fabricación casera oculto en un saco de patatas y no por un suicida, como afirma Amaq.

ESTADO ISLÁMICO, AUTOR DE VARIOS ATAQUES EN PAKISTÁN

Los hazaras son una minoría étnica originaria del centro de Asia que suele sufrir los ataques sectarios de grupos integristas de la mayoría musulmana suní.

En 2013, tres matanzas en barrios chiíes y hazaras de las ciudades de Quetta y Karachi (sur del país) causaron más de 250 muertos.

El EI ha reivindicado la autoría de varios ataques en suelo paquistaní, entre ellos el de julio de 2018 contra un mitin electoral, con 153 fallecidos, en uno de los peores atentados de la historia del país.

La violencia terrorista ha disminuido notablemente en Pakistán desde que el Ejército lanzó una operación en las zonas tribales del noroeste en junio de 2014, que más tarde amplió al resto del país.