Discurso ambulante

Se dice que como la lengua no tiene hueso, es muy difícil de controlar, y la única forma que hay de lograrlo es precisamente desde la educación en valores

17

La firmeza y convicción que refleja una persona al hablar primero y actuar según sus palabras, después, habla mucho de sí misma, de su profesionalismo, del respeto a los demás, pero, sobre todo, transmite confianza, su misma vida se aligera y con toda tranquilidad podrá ver directo a los ojos de quienes le rodean.

Se dice que como la lengua no tiene hueso, es muy difícil de controlar, y la única forma que hay de lograrlo es precisamente desde la educación en valores, que privilegie y honre el valor de la palabra empeñada, con los demás y consigo mismo, de lograr hablar solo cuando es justo y necesario, con las palabras precisas y sin intención de endulzar el oído a quienes se dirige.

Sin embargo, existen personas, cada día más, que así como dicen una cosa, dicen otra, esas personas que tienen la costumbre o podría llamarse, hasta facilidad de adaptar su discurso según a quien vaya dirigido, aquellos que buscan justificar casi siempre la incongruencia de acción mediante los discursos, esos que hace unos años incluían un mensaje y posteriormente usan otro con sentido diferente y mueven su discurso hacia otro sentido, un discurso ambulante que va de un lado a otro sin mayor preocupación.

Es penoso o incluso podría ser hasta nauseabundo cada momento donde se contrasta lo dicho en el pasado con lo actual y en la verborrea utilizada, alguien busca escapar a sus propias palabras o hechos, culpando o señalando personas o acontecimientos que utiliza para tratar de justificar ese discurso ambulante que se tambalea permanentemente pero que, al ser ya una técnica o estrategia, rayan en lo cínico y hasta falta de respeto hacia quienes en algún momento llegan a creer.

Es tan agradable y da tanta confianza el tratar con aquellas personas o personajes que son consistentes en sus ideas, convicciones, discursos y estilos de vida, que logran transmitir seguridad al entrar en contacto o llevar a cabo acuerdos o negocios que se sabe cumplirán en lo comprometido.

Al ver hacia el futuro, es posible vislumbrar que, de no corregir el camino, podría premiarse a quienes abusan del discurso ambulante, premiarse con otorgan altas responsabilidades, liberaciones de compromisos o hasta hacer daño a otras personas.
La palabra empeñada debe ser para un hombre, el compromiso sublime que le da permiso de dormir y descansar hasta que haya cumplido su promesa.