Dice Pech que su salida fue por las redes sociales…

Si para el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, las redes sociales son “una bendición”, para el ex fiscal Miguel Ángel Pech han sido la peor maldición.

86

Si para el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, las redes sociales son “una bendición”, para el ex fiscal Miguel Ángel Pech han sido la peor maldición. Y, piensa, responsables de su fracaso.

Asume, así lo declaró, que su salida fue por “el desgaste” que se originó en redes sociales que, “aunado a la presión social” generan “detonantes muy importantes en cuestión de percepción”.

O sea, si entendemos bien, que no fueron errores u omisiones los que terminaron con su tiempo en la Fiscalía, sino una mala percepción social que es “responsabilidad” de las críticas que recibió en redes sociales.

Y conste que no se refiere a los medios de comunicación convencionales que, habría que puntualizar, no fueron generosos con su gestión.

La salida de Pech era “bola cantada”. Para algunos se tardó mucho tiempo en tomar la decisión. Sin embargo, así lo indican sus declaraciones, el único que no veía la realidad era él. Afirma Pech que estableció una gran cercanía con la ciudadanía… ¿Entonces, habrá que preguntarnos, quiénes “detonaron” su mala imagen en redes sociales y provocaron esa “percepción” equivocada?

Tal vez Pech quiere referirse a los periodistas que incursionan en redes sociales, a los portales que ahí tienen muchos más seguidores que lectores los diarios. No lo sé. Parecería que, también en esta materia, Pech tiene muchas confusiones.
Puede ser que se pregunte si debió haber cambiado esto. Que pudo hacerlo. Pero para cambiar se necesita dejar a un lado la soberbia.

Asegura Pech que trabajó 19 horas diarias, que entregó su alma a la Fiscalía, que se agotó haciendo su trabajo y durmiendo 4 o 5 horas diarias. ¿Sirvió de algo? Su salida quiere decir que no. Que el tema no es, no puede ser, el horario de trabajo. Que la gente quiere resultados.

Olvida el ex fiscal que ahora podrá descansar, que las redes sociales son una expresión del pensar, del sentir de los ciudadanos. ¿La expresión pública es un detonante? Qué bueno que así lo sea.

Lo cierto es que seguimos teniendo centenas de crímenes violentos, de ejecuciones, que no han sido resueltas. Lo infinitamente cierto es que en todas sus manifestaciones públicas, entrevistas, conferencias de prensa, declaraciones banqueteras, Miguel Ángel Pech demostró un gran desprecio por su obligación, que eso es, de informar de forma correcta.

Tal vez ahora, que tiene tiempo para meditar, pueda repasar dónde estuvieron los errores de comunicación que, junto con la realidad que no pudo resolver, fueron ese “detonante” para que renunciase…

En Twitter: @isabelarvide

Blog: CambioQRR.com