Detectan qué cambios cerebrales sufren los niños que pasan más horas pegados al móvil o a la tableta

El estudio ha involucrado a casi 12.000 niños de entre 9 y 10 años de edad en Estados Unidos.

19

El temor de muchos padres a los efectos nocivos del ocio virtual excesivo en la salud de sus hijos se ha visto parcialmente confirmado por los resultados preliminares de un nuevo estudio, según el cual las consecuencias de una sobreexposición a los dispositivos digitales podrían ser peores de lo que se pensaba.

En particular, los niños que pasan más de dos horas al día frente a dispositivos digitales muestran peores resultados en pruebas de inteligencia y de habilidad lingüística, según un informe preliminar del estudio a cargo de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

Dado que un adolescente pasa de media hasta seis horas al día frente a un ‘smartphone’ o una tableta, los resultados son motivo de preocupación.

El estudio sobre el Desarrollo Cognitivo del Cerebro en Adolescentes, cuyos primeros resultados oficiales se publicarán a primeros de 2019, ha involucrado a 11.874 niños de entre 9 y 10 años de edad, incluidos 2.100 gemelos y trillizos. A todos ellos se les someterá a seguimiento hasta que sean adultos en 21 centros de investigación a lo largo de EE.UU.

Si bien los investigadores explican que el alcance de todos los resultados preliminares aún no se puede valorar completamente hasta que no se obtengan más datos, en los niños que pasan siete o más horas al día frente a una pantalla se ha detectado un adelgazamiento prematuro de la corteza cerebral, en comparación con sus coetáneos poco expuestos al ocio digital.

La corteza es la capa más externa del cerebro, que participa en la recepción sensorial y es responsable de las funciones de orden superior que nos hacen humanos.

A siempre vista, este adelgazamiento prematuro parece ser otro motivo de preocupación. Sin embargo, los investigadores advierten que no se deben sacar conclusiones precipitadas a partir de este hallazgo, ya que la correlación todavía no implica causalidad y el cambio podría deberse a un motivo diferente.

“No sabemos si es algo malo”, comenta Gaya Dowling, directora del estudio, que recuerda que el adelgazamiento de la corteza suele estar asociado con un cerebro más maduro que el de los niños estudiados, por lo que se desconoce su efecto en el cerebro de los niños.

“Parece que nos encontramos en medio de un experimento natural no controlado sobre la próxima generación de niños”, dijo en una entrevista concedida a CBS News.

Mientras tanto, la Academia Pediátrica Americana recomienda que los niños de menos de 24 meses eviten ver medios digitales, excepto las videoconferencias.

 

Cortesía: RT