Con ‘canicas’ defraudaron a cancunenses

A través de un juego de azar de "canicas", defraudadores profesionales operaron impunemente en el festival a pesar de haber una denuncia formal y antecedentes en otros estados del fraude

719

CANCÚN. Miles de pesos han sido defraudados en sólo dos días a quintanarroenses y visitantes a través de un fraude resultado de un juego de azar en el que se usan canicas y unos pequeños tableros donde se realizan tiros que suman puntos. El fraudulento juego que ya fue denunciado ante la Fiscalía General del Estado (FGE) se desarrolla en las instalaciones del festival “Volando el Paraíso” en Pok Ta Pok, Zona Hotelera.

LA OPERACIÓN
A los visitantes del festival “Volando el Paraíso” se les acercan personas que fungen como “enganchadores” y les comentan que como cortesía por ser visitante del festival, le regalarán un par de “tiradas” para que prueben suerte, en los tiros de ejemplo, en dos tiros ya tienen premio, pero esos son de “prueba”, por lo que los premios no se entregan.

A partir de la tercera, cada tiro cuesta 50 pesos; el objetivo es cobrar un premio en efectivo o en especie, entre los cuales exhiben pantallas, consolas de videojuegos, cámaras o electrodomésticos; la intención es llegar al número 100 al cual, luego de pagar miles de pesos, al final, no se llega, por lo que el participante está condenado a perder.

Se trata de un tablero con 144 orificios; cada orificio contiene un número del 1 al 6; cada número está disperso, pero los números más altos están en las orillas; los tableros tienen forma como de una charola rectangular, de manera que en los extremos que se levantan en 35 grados, el concursante puede leer una tabla de valores numéricos; de inicio se explica que los números rojos suman, los negros restan; existe un número comodín que es el 29 que sirve para doblar la apuesta.

Al salir el número comodín doblan la apuesta, el premio y nos garantizan que al obtener los números negros que restan puntos ya no afectará más el juego, es decir, no habrá más restas.

El conteo de los números del tablero es demasiado rápido de manera que no se tiene la posibilidad de analizar; los primeros dígitos que la víctima alcanza a sumar mentalmente más o menos corresponden al resultado que maneja el manipulador del tablero, por lo que se confía en los resultados, sin embargo, el encargado designa números que no permiten llegar al resultado esperado.

DENUNCIAS EN TODO EL PAÍS
Se trata de una red de estafadores que trabajan en diversos estados de la República, en algunos casos, las denuncias han logrado resultados como la vinculación a proceso de los presuntos responsables, pero ello no les detiene. Ciudad de México, Querétaro, Morelos, Nuevo León, Jalisco, Tamaulipas, entre otros estados cuentan con este tipo de defraudadores quienes rentan estands en diversas ferias y expos, pero en algunas ciudades, están fijos a las afueras de supermercados o tiendas de conveniencia; la red de defraudadores está conformada por “jaladores”, operarios de los tableros, personas que cuentan con terminales bancarias desde sus propios celulares y desde luego, un grupo de choque que se encarga de quien no pretende pagar.

EL FRAUDE EN EL PARAÍSO
En Pok Ta Pok se puede advertir la presencia de 12 personas dentro del stand y a los costados, se pueden apreciar a por lo menos otros 10 sujetos, además de los enganchadores que se apostan en las cercanías. Para los casos en que la víctima se está quedando sin efectivo, ellos mismos ofrecen sus terminales que funcionan desde una app instalada en sus teléfonos celulares; llega a tal extremo la charada, que se comprometen inclusive a dejar en pausa el juego, con los números que la víctima ha conseguido para esperar a que vaya por más dinero.

LA DENUNCIA QUE SE HIZO EN CANCÚN
Como resultado de uno de los muchos fraudes que hacen este equipo de defraudadores, un usuario molesto quien descubrió el fraude, acudió ante las instalaciones de la Fiscalía General del Estado en la Zona Hotelera a denunciar los hechos, los cuales quedaron registrados en la Carpeta de Investigación FGE/QR/ZH/UAT/05/205/2019.

El afectado hizo en principio una llamada desde Pok Ta Pok al 911 y advirtió que se estaba cometiendo un delito en flagrancia, pero al autoridad argumentó que no habrían podido entrar.

 

Por CARLOS CALZADO C./Grupo Cantón