Desorden en Frontera Sur

Denuncian empresarios que cualquiera puede cruzar para traficar mercancías, personas, drogas o armas, sin que nadie lo impida; exigen seguridad

161

CHETUMAL, Quintana Roo.- La frontera sur con Belice ha sido una frontera muy olvidada, marginada, donde se carece de vigilancia, seguridad pública, y las autoridades migratorias y aduaneras, además del Ejército, no tienen un control de lo que se intercambia entre ambos países.

La frontera que une a la ciudad Chetumal, capital del estado de Quintana Roo de México, se encuentra a 10 kilómetros de la frontera con Corozal, a unos 13 kilómetros del lado de Belice. Debido a la migración que se da diariamente existen varios puntos ciegos en los que la Ribera del Río Hondo se transforma en un espacio en el que las personas que van y vienen de un país a otro, lo hacen sin que ningún tipo de seguridad ni control.

Empresarios de la Zona Libre de Belice reconocen que no hay control alguno por parte de las autoridades para el manejo de mercancías ni para el cruce de personas que entran y salen. “Pues el Instituto Nacional de Migración que debería estar al pendiente, simplemente no existe; la policía, tampoco. Sabemos que vienen personas, que pasan; lo que no sabemos es si lo hacen por su propia voluntad”, mencionó Rosario Chávez Moreno, una empresaria de la Zona Libre.

Por el paso del pueblo Subteniente López, los agentes de Migración y Aduanas reconocen a los traficantes según información de uno de los reportes militares.
El director de la Cámara de Comercio de la Zona Libre, Daniel Alberto Torres Mora, dijo que varios camiones pasan y entran a México por lo menos 10 veces con la misma factura.

Los agentes de aduanas conocen de estos arreglos y sí los tienen ubicados porque se establecen por varios puntos de la Ribera. Los comerciantes y empresarios han pedido mayor vigilancia y seguridad que no se ha tenido desde hace varios años. (SAMUEL CAAMAL/Grupo Cantón)