Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Domingo 19 Agosto del 2018
algo de nubes 21°

Paradigmas

Morena tocaría el cielo

Cuando en julio del 2014 el Instituto Nacional Electoral registró al Movimiento Regeneración Nacional como un partido político, pocos se imaginaron que dicho partido se convertiría en un par de años (2016 ) en la principal fuerza de izquierda en nuestro país y en cuatro años (2018) podría convertirse en el partido más importante de la República Mexicana, no solo por el hecho de poder ganar la presidencia, sino por contar posiblemente con la mayoría en el Congreso de la Unión.

 

El crecimiento vertiginoso de Morena, cuyo líder podría convertirse en el próximo mandatario de México en la figura de Andrés Manuel López Obrador, ha hundido simultáneamente al Partido de la Revolución Democrática, el otrora partido que generó en su nacimiento las expectativas de generar un rumbo distinto en el país, lejos quedaron aquellos tiempos cuando en mayo de 1989 se fundaba el llamado partido del “sol azteca” aquel que comandaba Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien un año antes había perdido por escaso margen la presidencia con Carlos Salinas de Gortari, una página en la historia de nuestro país que se recuerda mucho por aquella famosa “caída” del sistema, el presunto fraude para arrebatarle el triunfo al hijo del ex presidente Lázaro Cárdenas, abanderado por el partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, partido que por cierto en 1997 desapareció.

 

Aunque al mismo AMLO no le agrade el término “carro completo”, lo cierto es que así sería el nuevo mapa político del país, con la mayoría de morenistas en el Senado, en la Cámara de Diputados y por supuesto con el mando desde Los Pinos, bueno, seguramente ya no sería desde la todavía residencia oficial de Los Pinos, sino desde algún lugar muy cercano al palacio nacional, en el centro histórico de la Ciudad de México, ya que AMLO ya lo ha externado que de ganar el próximo 1 de julio, no viviría en Los Pinos, sino que rentaría una casa o departamento cercano a palacio nacional.

 

Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver, las encuestas por mucho que tengan varios puntos porcentuales de margen de error, es muy complicado que se equivoquen todas, sin duda es válido que los contrincantes de AMLO y de los que están contra los candidatos de Morena afirmen que la verdadera encuesta es el próximo 1 de julio, tienen toda la razón, pero también es una realidad lo que se observa en cada rincón del país, donde la mayoría está ávida de un cambio y ese cambio lo están decidiendo en este 2018 con AMLO.

 

En la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum lleva una ventaja muy considerable sobre la perredista Alejandra Barrales, que los expertos ya ponen a Sheinbaum al frente de la Jefatura de Gobierno, al PRD la ciudadanía le cobrará factura este 1 de julio por su acuerdo con Enrique Peña Nieto, el llamado “Pacto por México” cuando el pacto debió ser con el pueblo.

En Quintana Roo, rumbo al Senado, Marybel Villegas Canché y José Luis Pech Várguez, mantiene rezagado a la dupla de la coalición PRD-PAN-MC, Julián Ricalde y Mayuli Martínez, que decir de los priistas Raymundo King de la Rosa y Susana Hurtado Vallejo, que perdieron toda la credibilidad por el simple hecho de ser tricolores.

 

En nuestro municipio, Mara Lezama no tiene competencia, sigue arrasando en las preferencias, a pesar de no tener prácticamente alguien que le haga sombra, la candidata de Morena, continúa su campaña de manera intensa, buscando el acercamiento directo con la gente, mucha de ella que le escuchaba y le resolvió problemas desde los micrófonos de la radio y la televisión, ahora tendrá la oportunidad de hacerlo desde la silla grande de la avenida Tulum número 5 en caso de ganar el próximo 1 de julio, lo que es potencialmente probable; claro problemas más complejos y torales que requiere el polo turístico más importante del país; sin embargo, la gente confía en la honestidad, talento, y gestión que impondrá Mara Lezama en su potencial administración benitojuarense.

 

Morena no solo ha crecido y se ha convertido en el partido por excelencia de izquierda, sino que está a un tris de convertirse en el partido más importante de México, mientras el PRD se diluye, el sol azteca se pierde en el horizonte, tanto que por ejemplo aquí en el municipio de Benito Juárez, (Cancún) a dos semanas de la jornada electoral no tiene candidato.

El Coloso de Santa Úrsula y de AMLO

El anuncio que hiciera Andrés Manuel López Obrador, de utilizar el estadio Azteca, propiedad de la empresa Televisa, como alternativa para el cierre de su campaña ante la negativa del gobierno de la Ciudad de México de brindarle la oportunidad de hacerlo en el Zócalo, ha levantado una serie de especulaciones que más allá de ser verdad o mentira todo lo que se rumora, lo cierto es que sí causó en este reportero una sorpresa.
Si bien es cierto que no es la primera ocasión en que el llamado “Coloso de Santa Úrsula” es utilizado para un cierre de campaña presidencial, tratándose de AMLO, sí es una decisión inesperada para la mayoría de sus simpatizantes y también de aquellos que no coinciden con los ideales del tabasqueño; sobre todo porque a los largo de su trayectoria política su relación con la empresa de telecomunicaciones no ha sido buena, principalmente cuando ha buscado la Presidencia de la República, aunque en éste, su tercer intento, se percibe una relación más relajada , cordial.
En la elección presidencial del 2006, el panista Felipe Calderón hizo su cierre de campaña en el Coloso de Tlalpan, seis años después el priista Enrique Peña Nieto, hizo lo propio, nadie dijo nada, no se levantaron olas; sin embargo, la confirmación de que AMLO cerrará campaña en el estadio Azteca, llama mucho la atención, tanto que hasta se habla de un pacto entre EPN y AMLO.
La confirmación del arrendamiento del estadio Azteca para el evento de AMLO en donde por cierto estarán amenizando el mismo, grupos musicales y solistas de la talla de Zoé, Caifanes, Belinda , entre otros, fue por el director general Corporativo de Comunicación de Grupo Televisa, Rubén Acosta Montoya.
López Obrador, quien en anteriores campañas rumbo a Los Pinos se expresaba de la mayoría de los periodistas, conductores o comunicadores de Televisa como los voceros de la mafia del poder, hoy la situación es distinta, incluso durante su participación hace algunas semanas en el programa “Tercer Grado”, los periodistas que entrevistaban a AMLO no fueron tan quisquillosos, provocadores o sermoneadores como en otros tiempos ante el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, es más, el pasado mes de mayo, Televisa despidió al periodista Ricardo Alemán por lanzar un tweet (Twitter) violento contra López Obrador.
Más allá de pensar y especular de un pacto entre EPN o Televisa con AMLO, lo cierto es que Andrés Manuel va viento en popa hacia Los Pinos, todo indica que por fin logrará su anhelado sueño de ser mandatario nacional, en este tenor y observando su inminente triunfo el próximo 1 de julio, sin duda el comportamiento de varios personajes de la vida política, empresarial y hasta de los medios de comunicación hacia la figura del llamado “Peje” se ha modificado a tal grado de permitirle utilizar el emblemático estadio Azteca, inmueble deportivo y ahora también político que representa el poder de la empresa Televisa y ¿por qué no? del país.

Muy cerca México del cambio ¿verdadero?

A menos de un mes de que millones de mexicanos emitamos el sufragio en las urnas para elegir al que será el próximo presidente de la República Mexicana, todas las encuestas ubican al candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, como el líder de las mismas; sin embargo, eso no lo es todo, esta semana que concluyó, el periódico Reforma publica su última encuesta en donde según ésta, amplía AMLO su ventaja sobre sus contendientes que al parecer nunca lo fueron y lo serán en lo que resta de la campaña,  que son Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez.
Dicen un popular refrán que “del plato a la boca, se cae la sopa” y la historia nos ha dado muchos ejemplos de ello, el mismo Andrés Manuel López Obrador lo ha vivido en carne propia en las dos últimas elecciones.
Las cifras del periódico Reforma fueron:
 Andrés Manuel López Obrador 52%
Ricardo Anaya 26%
José Antonio Meade 19%
Jaime Rodríguez 03%
México está muy cerca de tener por primera vez un gobierno de izquierda, de ganar AMLO que todo apunta para que así sea, solo resta esperar que sea un hombre de palabra, que no decepcione a los millones de mexicanos que están dispuestos en formar parte de este cambio “verdadero”, aún recuerdo cuando triunfó Vicente Fox en el año 2000 y cientos o miles de mexicanos que se reunieron en el emblemático “Ángel de la Independencia” de la Ciudad de México, gritaban en una sola voz “no nos falles, no nos falles” y pues el resto ya lo conocemos, le faltaron muchas cosas a Fox para romper esa cadena de 70 años que tenía en ese entonces el PRI, hoy 18 años después la figura de AMLO es una nueva esperanza para millones de mexicanos que seguramente le gritarán lo mismo o algo muy similar la noche del próximo 1 de julio, claro, si no sucede algo inesperado como la caída del sistema que ocurrió en las elecciones de 1988 cuando competían Carlos Salinas de Gortari y Cuauhtémoc Cárdenas, en fin, ahora la tecnología es totalmente distinta, los actores son otros, la población también ha cambiado , la pregunta es entonces ¿habrá cambio verdadero el próximo 1 de julio?

El inalcanzable AMLO

Desfilaron durante los últimos días en Quintana Roo, los tres candidatos con mayores probabilidades de triunfar el próximo 1 de julio, aunque a decir verdad y según la mayoría de las encuestas, el asunto es solo de dos, entre Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortés.

La visita de José Antonio Meade fue como el preludio de una inminente derrota, donde lucían incluso lugares vacíos en donde se presentó, mientras que por otra parte Ricardo Anaya, a pesar de que agendó su evento en Playa del Carmen, ciudad enclavada en el municipio de Solidaridad y que es gobernada por la coalición a la que pertenece, conformada por el Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, no tuvo el arrastre de AMLO que hizo lo propio también en Playa del Carmen apenas el pasado viernes.

Sin autobuses o taxis acarreando gente de otras comunidades, sin tortas de queso de puerco o de radiografía de jamón para degustar o bebidas refrescantes, sin nada de esas herramientas electorales que acostumbra a utilizar desde la década de los 80 el PRI, y que también con el pasar de los años aprendió el PAN, si nada de ello, Andrés Manuel López Obrador reunió a más de 10 mil personas en el deportivo Colosio del citado destino.

AMLO volvió a demostrar y ratificar por qué es el puntero en las encuestas, a pesar de los últimos señalamientos en su contra, el llamado “Peje” ha sido muy puntual en buscar que sus seguidores y simpatizantes no se dejen llevar por comentarios que ofrecen sus detractores y que se repite tantas veces que termina pareciendo verdad.

El mencionado enfrentamiento contra el sector empresarial, nuevamente lo desmintió, una cosa es que no esté de acuerdo en que algunos de los principales empresarios del país se hayan visto beneficiados históricamente por el gobierno federal que está en turno, y otra que generalice a los empresarios de este país, a los cuales dijo que se les respetará, no habrá expropiaciones como también han querido engañar a la población y mucho menos convertir a México como Venezuela.

Aquí el asunto, considera este reportero, que el peligro no es volvernos como Venezuela, el peligro es seguir como México.

El único pecado de AMLO es no haber puesto atención en el reparto de candidaturas, por lo menos en Quintana Roo, y es que aunque todos merecen mi respeto, resultó indignante para muchos militantes del Movimiento Regeneración Nacional ver en ese templete el pasado viernes a candidatos que para muchos no han hecho nada por el partido que se estrenará en una contienda presidencial y con la gran posibilidad de triunfar en la figura de su líder, el tabasqueño López Obrador; al contrario, verlos ahí,  a un costado de López Obrador, provocan en automático recordar el nefasto PRI de los últimos años en Quintana Roo.

Medirán músculo en Q. Roo presidenciables

Esta semana, Quintana Roo será escenario de la visita de cuatro de los cinco candidatos que buscan la Presidencia de México, aunque a decir verdad estando a menos de 65 días de la jornada electoral y con dos debates a cuestas, hay una realidad irrefutable, esta contienda es solo de dos , Andrés Manuel López Obrador por la Coalición “Juntos Haremos Historia”, conformada por los partidos Morena-PES-PT y por otra parte Ricardo Anaya Cortés, abanderando la Coalición “Por México al Frente”, integrada por las fuerzas políticas PAN-PRD-MC.

Más allá de quienes van arriba o abajo en las encuestas, todos tendrán la oportunidad de mostrar su músculo aquí en Quintana Roo, entidad que apenas logró deshacerse de 40 años bajo el yugo priista, que a pesar de ello en las últimas elecciones presidenciables sus candidatos, llámese Roberto Madrazo Pintado en 2006 y Enrique Peña Nieto en 2012, no pudieron triunfar en estas tierras, en donde AMLO triunfó de forma contundente, incluso por arriba de Felipe Calderón en 2006 a la postre presidente de nuestro país.

Este sábado tuvo su oportunidad Ricardo Anaya, quien se presentó en Playa del Carmen, perteneciente al municipio de Solidaridad, en donde gobierna precisamente la coalición que lo abandera en este momento, Anaya Cortés busca alcanzar a AMLO, pero especialistas en las encuestas aseguran que solo una hecatombe provocaría que el tabasqueño perdiera la elección ante la ventaja tan holgada que registra hoy, hoy, hoy, como diría Vicente Fox; sin embargo, Ricardo Anaya logró mostrar músculo por lo menos en Playa del Carmen.

El lunes 30 de abril, José Antonio Meade Kuribreña tendrá su oportunidad de conquistar al electorado de Cozumel, municipio que ostenta en este momento la coalición PAN-PRD-MC con la polémica Perla Tun, catalogada como la peor presidenta en la historia de la llamada isla de las golondrinas. Los isleños cuentan los días para que termine su administración, mientras esto sucede, el hijo del actual secretario de Energía y ex mandatario de Quintana Roo, Pedro Joaquín Coldwell, tiene el escenario puesto para poder asumir la presidencia municipal y lograr el retorno del PRI a Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis no solo tiene el apellido, sino el talento, liderazgo y compromiso para obtener el triunfo, ante ello José Antonio Meade buscará ganar adeptos y hacer más digna su potencial derrota en la recta final por la presidencia del país.

Jaime Rodríguez, mejor conocido como “El Bronco”, también tocará suelo quintanarroense, incluso la “Bronca” su esposa Adalina Dávalos, ya estuvo de avanzada en Cancún e isla de las golondrinas, donde se reunió en este último lugar con mujeres teniendo de sede el hotel Cozumel & Resort, propiedad de la familia Toledo.

El próximo viernes 4 de mayo hará lo propio Andrés Manuel López Obrador, en Playa del Carmen, gobernado actualmente por PAN-PRD, pero que tiene en esta elección a una candidata fuerte, pensante y con arrastre como abanderada de Morena en la figura de Laura Beristain, sin duda un choque de trenes se espera en esta contienda en Solidaridad entre Laura Beristain Navarrete y Cristina Torres Gómez; lo cierto es que AMLO vendrá a ratificar su poder de convocatoria en Quintana Roo.

Destellos históricos en debates

Dicen que no hay tiempo que no se llegue ni plazo que no se cumpla y este domingo 22 de abril será el primero de los tres debates que sostendrán los candidatos a la presidencia de nuestro país.

El debate de este domingo será en Ciudad de México, el segundo se realizará en Tijuana, el próximo 20 de mayo, y por último el tercer debate tendrá como sede la ciudad de Mérida el próximo 12 de junio, es decir, 18 días antes de la elección.

Los debates a lo largo de la historia no han marcado el rumbo de la victoria o derrota de algún candidato; sin embargo, se recuerdan momentos hasta chuscos o frases contundentes entre los que se han parado ahí para debatir, aunque algunos solo lo aprovechan para atacar, difamar y dejan de hacer lo que más desea escuchar la ciudadanía, que son las propuestas y cómo lo harán para cumplirlas.

Escribiendo sobre este tema me vienen a la mente algunos chispazos de algunos debates, seguramente usted también los recordará como aquel del año de 1994, en donde Diego Fernández de Cevallos dijo lo siguiente:

“Yo estoy aquí porque miles de hombres y mujeres libres de Acción Nacional, votaron con libertad para esta candidatura y usted (refiriéndose al candidato del PRI, Ernesto Zedillo Ponce De León) con el debido respeto quiero decirle que está usted aquí como consecuencia de dos tragedias, por una parte la muerte de Colosio y por otra la designación presidencial”.

Posteriormente en el año 2000, recuerdo en particular aquel debate en donde el candidato del PRI, Francisco Labastida Ochoa, se quejó de lo que durante la campaña le venía diciendo el candidato del PAN, Vicente Fox, Labastida dijo así:

“En las últimas semanas me ha llamado chaparro, me ha llamado mariquita, me ha dicho la vestida, me ha dicho mandilón, ha hecho señas obscenas”.

El debate de 2012, lo que más se recuerda y llamó la atención fue la mirada que le echó el candidato del Panal, Gabriel Quadri, a la edecán del entonces IFE, actualmente INE, la Playboy, Julia Orayen, quien la encumbró en la fama y hasta logró ser contratada para formar parte de algunos programas de televisión, teniendo en el corto plazo un fracaso en dicho ámbito.

Habrá que esperar lo que nos traerá este primer debate del 2018, lo cierto es que el arribo “al cuarto para las doce” del independiente Jaime Rodríguez, mejor conocido como “El Bronco” obedece a órdenes desde Los Pinos para quitarle votos al hasta hoy puntero en todas las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, así como enclavar sus señalamientos contra AMLO, “El Bronco” le dará por lo menos sabor a la campaña, la cual periodísticamente está más plana que nunca.