Web Analytics
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Martes 11 Diciembre del 2018
nubes rotas 21°

Nuestro mundo

Las Coreas: superando los vestigios de la Guerra Fría.

Uno de los mayores constrastes entre países vecinos y caso de estudio recurrente en la disciplina de lo internacional, ocurre entre las dos Coreas desde el fin de la década de 1950: antes un país unificado, hoy, al sur, una nación a la vanguardia tecnológica y económica mundial, al norte, un país grandemente desconocido para el occidente, con un régimen totalitario cuyo liderazgo es hereditario e indiscutible. Ambas naciones en una guerra latente, con una frontera militarizada y el componente de la amenaza nuclear a occidente a raíz de un programa de armas de alto alcance.

El manejo en el contexto internacional de la amenaza nuclear de Corea del Norte e Irán ha tenido aristas interesantes en la última década a través de las recurrentes sanciones de la Organización de las Naciones Unidas y la influencia de los presidentes estadounidenses; sin embargo a partir de 2017, con la llegada al poder de Donald Trump la tensión aumentó acompañada de una serie de declaraciones y amenazas abiertas de guerra entre ambos líderes. El inicio de un conflicto armando parecía inminente, hasta que un golpe de viento hizo cambiar el panorama: el líder Norcoreano, Kim Jong Un anunciaba el cese de ejercicios nucleares y se establecía un diálogo con el presidente Trump, quien sería invitado a Corea del Norte.

En este contexto, la distención aparente con el occidente se ha reflejado con el vecino del sur: abril de 2018 promete pasar a la historia por las reuniones sostenidas entre el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in. Dicho encuentro es muy alentador si abona a la firma de un tratado de paz entre estas dos naciones, lo que podría finalmente significar el fin oficial a la guerra en la península coreana.

Cultivando el futuro desde la ciudad

Durante décadas el cine del siglo XX nos trajo un género que utilizaba el futurismo como vía para abordar el porvenir de la humanidad. Éste nos mostraba una visión más bien obscura del destino de las ciudades: espacios de hacinamiento, crimen, problemas de convivencia, robots y autos voladores. Por fortuna en la vida real el urbanismo comienza a tomar un nuevo camino que marcará el futuro de las nuevas y viejas ciudades. El crecimiento urbano comienza a tomar conciencia de que es necesario ser más sustentables. Ello abarca el control climático, el uso más eficiente de espacios y recientemente, la alimentación sustentable a través de la agricultura urbana.

En la actualidad, más del 60% de la población mundial habita en ciudades y las proyecciones determinan que esta tendencia irá en aumento. Los últimos años nos han mostrado un gradual decrecimiento poblacional de las áreas rurales y el cambio de actividades productivas de sus habitantes, quienes han ido dejando de lado la agricultura tradicional y mudándose a las ciudades. En este escenario es importante cuestionarnos el modelo actual de aprovisionamiento de alimentos a los centros urbanos: es necesario desplazar mercancías cientos, o miles de kilómetros por carretera para alimentar a la población urbana y existe un porcentaje alto de desperdicio y merma de estos alimentos.

La idea de la agricultura urbana como medio de complementar la dieta y agregar espacios verdes a las viviendas surge como una alternativa y toma auge en ciudades europeas y de Norteamérica a finales del siglo pasado y en las décadas que corren del XXI; sin embargo, se trata de una idea que no es enteramente nueva, dado que las comunidades indígenas antiguas y actuales han desarrollado métodos de agricultura de traspatio centenarios, ampliamente probados y ecológicos. El punto de innovación en esta tendencia es el uso de la ciencia y la tecnología para hacerlos eficientes y económicos.

De manera tradicional la arquitectura urbana de las grandes ciudades desperdicia grandes superficies planas en cada edificio: las azoteas de cada construcción se utilizan para servicios hidráulicos, eléctricos y poco más. Es ahí donde los huertos urbanos modernos comienzan a crecer y donde la ciencia ha desarrollado métodos de cultivos como la hidroponía: que prescinde de la tierra para cultivar y utiliza agua cargada de nutrientes en contacto directo con las raíces sumergidas. Con estas técnicas se ha logrado desarrollar la agricultura vertical sin sustrato, en la que por tuberías interconectadas de PVC circula agua nutritiva las 24 horas con ayuda de bombas eléctricas alimentadas con energía solar. Utilizando estas ideas, el profesor Dickson Despommier de la Universidad de Columbia [1] ha logrado desarrollar también fachadas verdes para edificios, que combinan el vidrio común de las ventanas con espacios para plantas comestibles.

Se planeta que los beneficios de la agricultura urbana vayan más allá de mitigar el hambre en las ciudades sino que se prevé que más y más huertos y parques de azotea logren bajar las temperaturas de las ciudades y a reducir los costos actuales generados por la electricidad de aires acondicionados, reducir el polvo y contaminación a la par que mejoran el aspecto de las ciudades.

El futuro de la humanidad depende de las prácticas y nuevas ideas que se desarrollan a través de la ciencia. El problema alimentario y de crecimiento poblacional es una realidad y es vital tomar decisiones consientes para tener un mejor futuro. La idea de la agricultura urbana es un acercamiento positivo al problema y una oportunidad de tener alimentos de alta calidad, sustentables y libres de agroquímicos al alcance de la mano.

Estableciendo negociaciones de alta rentabilidad

La palabra negociación tiene que ver la permanente conciliación para la convivencia y la cohabitación social. Negociamos con nuestras familias, clientes, incluso con nosotros mismos. Hay negociaciones personales, corporativas, políticas, entre las naciones, de tal manera que la vida de la sociedad se de línea con la estela de humo blanco que van dejando las negociaciones entre los seres humanos. Como todo arte, la negociación tiene método y se perfecciona en su complejidad multidimensional que incluye condiciones económicas, culturales, de relaciones de poder, legitimidad, psicológicas, circunstancias de tiempo, escenario, exposición pública, historicidad, fortalezas y debilidades de cada parte, entre otras.
 Las Universidades de Harvard, Oxford y Northwestern han diseñado en sus claustros investigaciones, métodos y programas que profundizan sobre este ancestral espacio de convergencia y terreno común para resolver disputas y armonización de intereses. Habiendo estudiado estos, comparto con ustedes las ideas centrales en los que coinciden y que sin duda son de gran utilidad para mejorar resultados en el ejercicio de la gerencia, el liderazgo dentro del ámbito de sus relaciones.
Lo que brinda mayor capacidad de negociación en el escenario internacional a un país es su cohesión política y su estabilidad interior, la fortaleza de su economía, endeudamiento, democracia, instituciones, fuerzas armadas, la legitimidad de sus gobernantes, sus recursos naturales, su nivel de desarrollo humano así como las libertades de ciudadanía, por mencionar algunos en un primer plano; en otra dimensión podemos encontrar su pertenencia a zonas estratégicas para el comercio, pertenencia a foros multilaterales, nivel de relación con las potencias mundiales. En las empresas las negociaciones están fundamentadas a la construcción de alianzas estratégicas para fortalecer la rentabilidad y las ganancias, pero es importante que nuestra mirada hacia este proceso pueda ser más agudo ya que no todo se trata de dinero sino de construcciones de relaciones de largo plazo que pueden generar mejores dividendos en su duración que en lo transitorio de un proceso de negociación.
La importancia de construir una estrategia para negociar es vital porque se acude a un encuentro de inteligencias y juego serio de poder, por ello la información juega un papel determinante en la preparación de ésta. En este sentido hay que definir las mejores alternativas o escenarios a obtener durante ese proceso como las metas, el peor y mejor escenario, delinear aspectos en los que se puede ceder y fijación de las prioridades.
Siempre será importante reunir el mayor número de datos sobre la contraparte, ser consciente de su circunstancia y tratar de hacer empatía con ella para que en los aspectos de tensión pueda haber consideraciones en el trato respetuoso. La preparación siempre puede ser un trabajo individual pero es más inteligente analizar en equipo las diferentes perspectivas que tiene un caso sin perder de vista el tiempo disponible tanto para preparar como para desarrollar la negociación.
Durante el proceso de una negociación es de capital relevancia tener una propuesta de oferta inicial, pero ¡atención! no necesariamente ponerla sobre la mesa primero ya que es la primera señal que se arroja; por eso la preparación es determinante. De acuerdo con la Profesora Jean Brett de Northwestern University (2011), uno de los problemas en todo el mundo sobre las negociaciones es que a las personas no les gusta compartir información porque  piensan que los hace vulnerables. Destaca el papel de saber identificar y leer entre líneas la información que se proporciona ya que esta varía de acuerdo a la cultura.
“En las culturas occidentales se invierte la mitad de la negociación en reunir información de las partes para ir construyendo los primeros acuerdos… En las culturas asiáticas tienen un diferente paradigma. La gente es muy desconfiada en compartir su información de manera directa y negocian poniendo una serie de ofertas en la mesa e infieren lo que es más o menos importante por la manera en que se van modificando”. Adicionalmente hay que tener en mente, cuando se trabaja en negociaciones de equipo, tener bien claro el rol de cada actor en la negociación: líder, estratega, financiero, secretario de acuerdos.
Hay momentos clave durante las negociaciones donde hay posibilidades de acuerdo pero también en los que se puede caer todo lo logrado; por eso es importante tener identificado cada dimensión del objetivo y establecer acuerdos particulares o temáticos para que un detalle no irrumpa en toda la tarea. Paradójicamente en sentido positivo, una vez logrados los acuerdos no hay que olvidar que a veces se olvida algo que puede mejorar el resultado final, por lo que sí existe colocando algún ingrediente más que convenga a las partes, puede encestar en el último segundo.
La evaluación final de una negociación siempre nos permitirá retroalimentarnos de nuestras fortalezas y debilidades del proceso ya que siempre hay trampas en las que podemos caer frecuentemente por inexperiencia lo que trae como consecuencia dejar ganancias o logros potenciales en la mesa; fijar propuestas por debajo de lo deseado o requerido; irnos de la mesa por razones emocionales o de personalidad; cerrar acuerdos que nos generen condiciones peores a las que nos llevaron a ese diálogo. Históricamente la mejor guerra es aquella que no se genera, y el ingrediente que hace posible la paz y genera los equilibrios que la permitan es precisamente la negociación, antes, durante y después de cualquier conflicto de intereses. En la resolución de dilemas de este tipo siempre será fundamental actuar con ética y negociar con parámetros de legitimidad que permitan transparencia para que las propuestas y acuerdos sobre la mesa sean respetables y respetados por todos.

De mares, lagunas, ríos y selvas: piratas, comercio y extracción forestal en Belice y el sur de Quintana Roo

PRIMERA PARTE
Nuestra cercana desembocadura del río Hondo es hoy símbolo fronterizo, línea de identidad que nos une culturalmente y separa en geografía con el pueblo de Belice; sin embargo, nuestra historia común continúa fluyendo como el agua a la bahía de Chetumal. Somos pueblos hermanados por las circunstancias históricas que representan la presencia cultural maya y mestiza así como la influencia en varias épocas de al menos dos grandes potencias imperialistas en expansión: la Corona Española y el Imperio Británico.
Cuando hablamos hoy sobre Quintana Roo y la zona costera de Belice pensamos en primera instancia en zonas turísticas con desarrollo, conectividad y servicios que hacen atractiva la región a visitantes de todo el mundo, sin embargo no siempre fue así: los mapas antiguos reflejan una zona grandemente inconexa por tierra con los centros de gobierno de la Nueva España-México y la administración imperial inglesa. La escasez de vías terrestres propició se privilegiara el acceso al mar como medio de acceso, comunicación y comercio a una zona rica en recursos naturales y muy poca población, lo que a su vez trajo a nuestras aguas a naves y tripulantes que hacían del comercio ilegal y el saqueo su forma de vida a nivel intercontinental. Así los piratas, principalmente británicos, franceses y holandeses tomaron las aguas del mar Caribe y en el sur de la región a la bahía de Chetumal y la laguna de Bacalar como zona de influencia y asedio de barcos y poblaciones controladas por la Corona Española en el sur de la Nueva España, en muchas ocasiones con la complicidad y patrocino de los gobiernos colonialistas a través de las patentes de corso.

La Cuarta Revolución Industrial

Históricamente la humanidad ha presenciado tres procesos industriales de transformación; la primera marcó el paso de la producción manual a la mecanizada, entre 1760 y 1830; la segunda alrededor de 1850, que trajo consigo la electricidad y permitió la manufactura en masa. La tercera tuvo su lugar a mediados del siglo XX, con la llegada de la electrónica, la tecnología de la información y las telecomunicaciones (Parasso, Valeria 2016). Luego entonces, el cuarto proceso histórico transformador, al que los economistas le han atribuido el nombre de “Cuarta Revolución Industrial”, también llamada “Revolución 4.0”, está en puerta.

Esta revolución conjunta medios digitales, físicos y biológicos; basada en sistemas ciberfísicos que combinan infraestructura física con software, sensores, nanotecnología, y tecnología digital de comunicaciones. En ella, el internet aparece con un papel protagónico, cambiando el mundo del empleo por completo y afectando de manera global a las industrias que no estén preparadas para ello. Tiene el potencial de elevar los niveles de ingreso globales y mejorar la calidad de vida de las personas, quienes están siendo beneficiadas con la llegada del mundo digital, situación que en la cotidianidad se está experimentando, es decir, con la posibilidad de hacer pagos, escuchar música o pedir un taxi desde un teléfono celular. No obstante, se espera un apuntalamiento en las áreas de inteligencia artificial, la impresión 3D, la robótica y la biotecnología.

Esta transformación está modificando la forma en la que las personas se relacionan, y la manera en la que funcionan las economías, se trata probablemente del cambio más disruptivo y profundo de la historia, un cambio que ocurre a ritmo acelerado. Para Klaus Schwab, director ejecutivo del World Economic Forum, “La cuarta revolución industrial, no se define por un conjunto de tecnologías emergentes en sí mismas, sino por la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la infraestructura de la revolución digital”. Una de sus principales características, es que no cambia lo que hacemos, si no lo que somos. (Parasso, Valeria 2016)

La Cuarta Revolución Industrial ofrece enormes oportunidades para introducir cambios positivos, sin embargo, el proceso de transformación sólo beneficiará a quienes sean capaces de innovar y adaptarse. A su vez, es importante destacar que esta evolución podría acabar con cinco millones de puestos de trabajo en los 15 países más industrializados del mundo.

¿Qué es Fintech?

Los avances tecnológicos del siglo XXI han revolucionado la forma en que nos comunicamos, aprendemos, nos relacionamos y también la manera en la que se hacen los negocios. De ahí la importancia de que en muchos sectores y empresas tradicionales se tomen medidas urgentes para adaptarse a los nuevos requerimientos que impone la era digital, lo que les permitirá seguir siendo competitivos a nivel internacional en el futuro cercano. Este es también el caso del sector de las finanzas, en donde se presenta de forma cada vez más frecuente el Fintech.

Pero ¿Qué significa este término?, se trata de un anglicismo que surge de la unión de las palabras Finance y Technology, es decir Finanzas y Tecnología; y de acuerdo con la CONDUSEF (2018) se utiliza para “denominar a las empresas que ofrecen productos y servicios financieros, haciendo uso de tecnologías de la información y comunicación, como páginas de internet, redes sociales y aplicaciones para celulares. De esta manera prometen que sus servicios sean menos costosos y más eficientes que los que ofrecen la banca tradicional. Actualmente operan alrededor de 158 Fintech en el país”.

Este esquema digital ha roto muchas barreras al eliminar a los intermediarios, proporcionar nuevas oportunidades para el emprendimiento, democratizar el acceso a los servicios financieros, con lo que se presentan grandes beneficios que facilitan la vida al cliente y se mejora la experiencia del usuario. Sin embargo, también ha creado nuevos desafíos como el tratamiento de la privacidad, regulación y cumplimiento de la ley en el nuevo escenario virtual. Ejemplos de innovaciones del FinTech son las criptomonedas y el blockchain, nuevos sistemas digitales de asesoramiento y comercialización, inteligencia artificial y aprendizaje automático, préstamos peer-to-peer, equity crowdfunding y sistemas de pago móvil (Philippon, 2016).

Como se puede observar la actividad económica se está volviendo cada vez más digital. Sin embargo, con frecuencia se subestima la importancia del cambio a la estructura digital, es importante visualizar que no son únicamente los procesos de valor agregado de los bancos y los modelos comerciales los que están siendo afectados por la digitalización. Son las estructuras, procesos medulares y modelos comerciales, por lo que se requiere trazar estrategias integrales que tengan como objetivo hacer un cambio de paradigma, que se vuelve un tema central en la planeación estratégica, y requiere del involucramiento de todos los que toman las decisiones dentro de las empresas (Dapp y Slomka, 2014).

En suma, se prevé un cambio disruptivo en la forma en que ha operado la banca y los servicios financieros hasta ahora, migrar al uso de las tecnologías digitales requiere compromiso de los bancos, además de una minuciosa planeación para no desperdiciar recursos humanos y financieros en el proceso, pero sobre todo estar listos para implementarlo en el corto plazo.

Reaccionar fuera de tiempo puede ser catastrófico como en cualquier industria, muestra de ello son los desafortunados casos de Blockbuster o Kodak, que no pudieron responder a los cambios con rapidez en sus respectivas áreas, lo que los llevo a su extinción. La rapidez con la que los cambios suceden en las innovaciones guiadas por la tecnología, hacen que hoy más que nunca cobre importancia la frase de “renovarse o morir”.

El liderazgo transformacional para afrontar el cambio y detonar la creatividad

El liderazgo es el proceso de influir, guiar y dirigir a un grupo de personas que de forma voluntaria, siguen al líder en la consecución de objetivos y en la búsqueda del éxito. Bajo esta perspectiva, el liderazgo deriva de la relación entre personas, es decir depende de las asociaciones que crea el líder con sus colaboradores.

Este concepto de liderazgo relacional a su vez se subdivide en tres estilos distintos de formas de liderar: transaccional, transcendental y transformacional. En el presente escrito nos enfocaremos en el liderazgo transformacional, ya que es aquel que mayores beneficios reporta a las organizaciones que buscan fomentar la creatividad y la innovación entre sus colaboradores, como parte de una estrategia para mejorar o mantener su competitividad.

James MacGregor Burns, autor pionero en el tema menciona que este estilo de liderazgo es observable, cuando los líderes y seguidores trabajan juntos para avanzar a un nivel superior de moral y motivación. Por lo que requiere que los individuos posean una fuerte personalidad y visión, que les permitirá liderar el cambio dentro de una organización al cambiar las percepciones, expectativas y motivaciones de sus integrantes.

Posteriormente, Bernard Bass añade a la definición el hecho de que esta puede medirse tomando como referencia el impacto que el líder tiene sobre los seguidores, una vez que se han ganado la confianza, respeto y admiración de los mismos. Argumento con el que Bass plantea la “Teoría del Liderazgo Transformacional”, en la que se determinan cuatro componentes clave:

1) Influencia idealizada: el líder transformacional se convierte en un modelo para sus seguidores, por la confianza y respeto que tienen depositados en él.

2) Estimulación intelectual: el líder transformacional desafía el status quo dentro de una organización, además de fomentar la creatividad entre sus colaboradores invitándoles a que aporten sus ideas y las mejoras que crean convenientes.

3) Inspiración y motivación: los líderes transformacionales gracias a su visión clara, logran transmitir su motivación y pasión, lo que conforma equipos de trabajo proactivos y comprometidos con la organización.

4) Consideración individualizada: destaca la importancia de mantener líneas de comunicación abiertas con los colaboradores, para asegurar que se compartan nuevas ideas, para que surjan nuevos productos o innovaciones, con lo cual se mantiene al equipo motivado.

Implementar el liderazgo transformacional presenta ventajas como incentivar el desarrollo de habilidades sociales, aumento de la autoestima de los colaboradores, incrementa la productividad, disminuye la rotación de personal, hay mayores y mejores iniciativas, propicia el aprendizaje corporativo, la creatividad e innovación, entre otras.

Progreso social y políticas públicas

Independientemente de la imperiosa necesidad de reducir la corrupción, el garantizar educación y servicios médicos de calidad, las políticas públicas son mecanismos para que los gobiernos articulen el mejor funcionamiento de la sociedad.

Para medir la efectividad de estas políticas existen diferentes indicadores o índices de organismos internacionales que generan estadísticas sobre diversos temas como la gobernabilidad, las oportunidades de igualdad, la seguridad, la transparencia, la fortaleza de las instituciones encargadas de impartir justicia, entre muchos otros.

Dichos índices y estudios pueden ser encontrados en instancias como el Banco Mundial, la ONU, y organizaciones especializadas. Todos los indicadores convergen en la importancia del progreso social, la confianza en las instituciones y la efectividad de la administración de justicia como ejes catalizadores del buen funcionamiento de las sociedades.

¿Cuáles son los elementos que nos hacen comprender que una sociedad y su gobierno van por el buen camino?

De manera inicial, la cobertura de las necesidades humanas básicas lo que incluye el brindar acceso nutricional, cobertura médica y acceso a la comunicación de los ciudadanos con pleno ejercicio de su libertad. En este tipo de cobertura, el país más avanzado es Dinamarca y sus vecinos escandinavos de acuerdo al índice de progreso social 2017. Por otra parte se encuentran indicadores como la estabilidad política (básicos para el análisis de riesgos de inversiones), la garantía de una sociedad por el respeto a los derechos fundamentales y la inexistencia de violencia o terrorismo.

Otro factor importante es el sistema social de inclusión a los adultos mayores. En este rubro Australia, Nueva Zelanda y Canadá son países líderes. Es importante resaltar que Nueva Zelanda fue el primer país que otorgó a las mujeres el derecho a votar.

Conforme las sociedades van adquiriendo nuevas complejidades se adicionan nuevos índices de valor de análisis como los asociados a valores éticos y morales de mayor debate como el aborto, los derechos LBGTQ de la diversidad sexual y los países deben garantizar los mecanismos institucionales y sociales que permitan la discusión libre de estos temas y que sus políticas públicas sean transparentes y muy objetivas en estas materias. Canadá es un país líder en estos escenarios debido a su gran diversidad humana e interculturalidad.

La estabilidad política, la aplicación correcta de las leyes, acceso al conocimiento, agua y sanidad, nutrición y servicios médicos y seguridad social, oportunidades económicas y efectividad de su sistema tributario, la importancia que brinda el ciudadano a los valores y bienes públicos, son sin duda la base para medir el progreso social. En Asia el más destacado es Japón de acuerdo al Banco Mundial.

Hay un indicador que siempre será importante incluir y que tiene que ver con la construcción de futuro: las ciudades inteligentes, sustentables, el cuidado al medio ambiente, y la construcción de nuestra nueva civilización. En este indicador, todos los seres humanos podemos aportar algo, ya que es una tarea que trasciende las políticas públicas y a los gobiernos.

¿Qué es el índice Dow Jones?

En 1896 dos periodistas estadounidenses: Charles Dow y Edward Jones fundaron Dow Jones & Company. Dow Jones genera una diversidad de índices bursátiles siendo los cuatro principales el índice de promedio industrial (comportamiento de precios de las 30 compañías industriales más importantes), el de utilidades (títulos de valores de las compañías más importantes de energía), el de transporte y distribución y el promedio compuesto (compañías de grandes capitales que incluyen las tres anteriores).

Dow Jones genera cerca de 130 mil diferentes índices por tipos de inversión, sectores, divisas, por regiones y es un referente obligado en los análisis de la economía del mundo.
En 2012 la compañía Standar & Poors, que inició operaciones en 1957, y Dow Jones Indexes se unieron para formar la al mayor proveedor de índices financieros y de mercados. La misión de S&P Dow Jones, como establece en su sitio oficial es ser la “más importante fuente de recursos de información basada en la innovación, transparencia, eficiencia de gasto y soluciones efectivas para la comunidad global de inversiones.

Los índices S&P Dow Jones son líderes en cambio e innovación. El objetivo es anticipar y responder a las oportunidades de inversión global”. Esta gran alianza provee actualmente a la comunidad mundial de inversionistas de alrededor de 1 millón de índices e inteligencia para la formulación de estrategias de inversión y mercados alrededor del planeta así como información a los gobiernos, corporativos e individuos para la toma de decisiones económicas.

Esta “megaalianza” ha incrementado su dimensión a través de nuevas asociaciones como la que realizaron en 2013 con BSE Ltd. (Bombay Stock Exchange) para formar el índice de privado de Asia; en 2014 S&P Dow Jones de asocia con la Bolsa de valores de Lima; también lanza con Valuación Operativa y Referencia de Mercado, S.A. de C.V. (Valmer) el índice de bonos del Gobierno de México; también ese mismo año junto a Taiwan Stock Exchange (TWSE) lanza el índice de altos dividendos y baja volatilidad de Taiwán; con la Alianza Pacífico lanza el índice de la región como plataforma de integración entre Chile, Colombia, Perú y México. En 2015 se asocia con la Bolsa de Valores de México para la generación de índices lo que incluye el Índice de Precios y Cotizaciones. Estas alianzas incluyen Brasil, Nueva Zelanda, Japón, China, entre muchas otras alianzas con el sector público y privado.

La semana pasada fue definida como de vértigo por muchos medios de comunicación internacionales que referían como fuente la volatilidad de los índices Dow Jones que hacían evocar momentos muy complejos como los vividos en el 2008 con la crisis inmobiliaria en Estados Unidos al registrarse cierres de pérdida en las principales plazas. Según El País de España esta volatilidad se “comió el 40% de lo ganado en la era Trump”.
Las tomas de decisiones en nuestro mundo global, en negocios, inversiones y en políticas públicas siempre deben estar tomadas de acuerdo a estrategias donde sin duda, las fuentes de información acreditadas brindan inteligencia y razonamiento. Esta es la importancia de los índices como S&P Dow Jones.

La creación de valor para el futuro

El incremento de la complejidad del futuro será un permanente reto para las organizaciones para anticipar y adaptarse de manera rápida. Según el Dr. James Canton “el futuro y sus cambios llegan más rápido que en el pasado, principalmente por el crecimiento exponencial de la tecnología y de la globalización del conocimiento, del comercio, de las ideas y la aparición de nuevos mercados para nuevos productos”. Este mundo crea oportunidades y riesgos por lo que es importante saber analizar el futuro con mayor estrategia, sobre todo al encontrarnos en escenarios de cambios permanentes.

Observamos la transparencia que genera vivir en un mundo conectado, la contradicción entre una formación de ciudadanos globales y las tendencias nacionalistas de las potencias como Estados Unidos, Reino Unido, Suiza. Por otra parte, atestiguamos un consumismo post demográfico, una nueva versión de la sustentabilidad, cambio en las actitudes sociales, migración, transculturalidad, equidad, sustitución generacional que trae innovaciones disruptivas y nuevos enfoques sobre el tiempo y la movilidad.

La innovación en las empresas no se detiene lo que hace que el mundo se mueva más rápido, como ocurre en el mundo de los negocios y así debe ocurrir en la educación. Ello también impacta nuestros retos personales de cara a los próximos años. La importancia de la innovación y la educación permanente implica que las personas deben aprender nuevas cosas que los vuelvan competentes y creativos para cada nuevo escenario que se dibuja con esta evolución diaria que lleva a un futuro cada vez más digital.

La preparación para el futuro significa de acuerdo a un estudio de CPA.com: “la capacidad de estar conscientes, predictivos y adaptativos de los retos emergentes, innovaciones tecnológicas, tendencias y cambios en los negocios, población, el ambiente social y natural”. Esto implica para las organizaciones y las personas estar listas para enfrentar el futuro de una manera ágil y sustentable en donde el que sobrevive no es solamente el que mejor se adapta sino el más inteligente.

Las tendencias del 2018 que se desarrollarán en el mundo de los negocios y los consumidores de acuerdo a trendwatching.com y al instituto para estudios del futuro son: Comercio automatizado, Desarrollo asistido, manufactura en 3d, dinero digital, máquinas inteligentes e inteligencia artificial, internet de las cosas y distribución digital. La innovación y la reinvención permanente determinará nuestras ventajas competitivas. De la misma manera nuestra capacidad de adaptación a los nuevos constantes entornos. Cambio disruptivo e innovación creativa son dos características del cambio constante en este nuestro mundo.

La creación de valor para el futuro

El incremento de la complejidad del futuro será un permanente reto para las organizaciones para anticipar y adaptarse de manera rápida. Según el Dr. James Canton “el futuro y sus cambios llegan más rápido que en el pasado, principalmente por el crecimiento exponencial de la tecnología y de la globalización del conocimiento, del comercio, de las ideas y la aparición de nuevos mercados para nuevos productos”. Este mundo crea oportunidades y riesgos por lo que es importante saber analizar el futuro con mayor estrategia, sobre todo al encontrarnos en escenarios de cambios permanentes.

Observamos la transparencia que genera vivir en un mundo conectado, la contradicción entre una formación de ciudadanos globales y las tendencias nacionalistas de las potencias como Estados Unidos, Reino Unido, Suiza. Por otra parte, atestiguamos un consumismo post demográfico, una nueva versión de la sustentabilidad, cambio en las actitudes sociales, migración, transculturalidad, equidad, sustitución generacional que trae innovaciones disruptivas y nuevos enfoques sobre el tiempo y la movilidad.

La innovación en las empresas no se detiene lo que hace que el mundo se mueva más rápido, como ocurre en el mundo de los negocios y así debe ocurrir en la educación. Ello también impacta nuestros retos personales de cara a los próximos años. La importancia de la innovación y la educación permanente implica que las personas deben aprender nuevas cosas que los vuelvan competentes y creativos para cada nuevo escenario que se dibuja con esta evolución diaria que lleva a un futuro cada vez más digital.

La preparación para el futuro significa de acuerdo a un estudio de CPA.com: “la capacidad de estar conscientes, predictivos y adaptativos de los retos emergentes, innovaciones tecnológicas, tendencias y cambios en los negocios, población, el ambiente social y natural”. Esto implica para las organizaciones y las personas estar listas para enfrentar el futuro de una manera ágil y sustentable en donde el que sobrevive no es solamente el que mejor se adapta sino el más inteligente.

Las tendencias del 2018 que se desarrollarán en el mundo de los negocios y los consumidores de acuerdo a trendwatching.com y al instituto para estudios del futuro son: Comercio automatizado, Desarrollo asistido, Manufactura en 3D, Dinero digital, máquinas inteligentes e inteligencia artificial, internet de las cosas y distribución digital. La innovación y la reinvención permanente determinará nuestras ventajas competitivas. De la misma manera nuestra capacidad de adaptación a los nuevos constantes entornos. Cambio disruptivo e innovación creativa son dos características del cambio constante en este nuestro mundo.

Angel Rivero Palomo
Twitter: @ariveropalomo

Idiomas son la llave para abrir las puertas de la globalización

El lenguaje es la parte más importante de nuestro ser; a través de nuestra lengua aprendemos y comprendemos el mundo, interactuamos con nuestros pares y nos comunicamos; es nuestro enlace con la realidad, los objetos, las ideas y las personas.

El aprendizaje de lenguas extranjeras ha crecido enormemente a nivel mundial. Encausar el aprendizaje de idiomas hoy en día es una necesidad.

En el mundo global se requiere de personas cada vez más competitivas para desarrollarse en tanto en su entorno laboral y social a través del multilingüismo.

El dominio de idiomas no solamente tener mejores posibilidades de inserción laboral, sino que abre las puertas para realizar estudios o laborar en el extranjero y conocer otras culturas.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de la Competitividad citado por FORBES sólo el 5% de los mexicanos domina el inglés lo que dificulta la obtención de empleos de buen nivel en empresas internacionales asentadas en el país.

Considerando que el inglés es el idioma más importante en la era de la globalización, el 70% los ejecutivos del mundo según The Economist afirma que el nivel de inglés es requisito indispensable para crecer.

Por lo anterior el aprendizaje de lenguas debe constituirse en elemento central de la tarea educativa, porque en un mundo de interdependencia creciente dominar otros idiomas nos abre posibilidades, nos hace más inteligentes e interconectados, eliminando barreras comunicativas y de pensamiento.

Quienes hoy se forman para competir en el mercado laboral deben tener claro que las posibilidades reales de inserción laboral están determinadas, no solo por los conocimientos, destrezas, habilidades y competencias adquiridas en su formación profesional, sino también por el manejo de habilidades de interacción social y el manejo de diversos idiomas.

Hoy aprender por lo menos una lengua adicional a la nativa se ha convertido en una fuente de oportunidades y queremos que esas oportunidades estén al alcance de los estudiantes universitarios y de la sociedad.

Romper las barreras lingüísticas se está convirtiendo en uno de los asuntos más críticos de nuestro tiempo y debemos prepararnos para ello.

Los líderes de hoy requieren involucrarse a nivel lingüístico y cultural con actores políticos de distintas sociedades para establecer lazos de cooperación en un mundo en el que el flujo de personas y capitales es continuo y no conoce fronteras.

Alemania construye su futuro y el de Europa

Alemania es el país europeo más industrializado y de mayor población en Europa (de acuerdo al Banco Mundial tiene 82 millones de habitantes).

Sus avances tecnológicos, ser la principal economía de la región y su gran historia cultural le han dado una gran reputación, que con el paso de las generaciones y tiempo empieza a opacar el recuerdo del holocausto y las dos guerras mundiales.

Este gran país cuya principal religión es la Cristiana, es un coloso económico en el viejo continente y uno de los principales promotores de la Unión Europea en lo económico y en lo político junto a Francia después de la anunciada salida de Reino Unido (Brexit).

Angela Merkel (Hamburgo, 1945) es la primera mujer en ser Primer Ministro de esta gran nación. Proveniente del sector demócrata cristiano, ha gobernado Alemania desde el año 2005 a través de una coalición con la corriente liberal demócrata y la democracia social de centro izquierda.

Sin embargo, consecuencia de que en las elecciones del 2017, la populista y anti-inmigrante Alianza por Alemania (AfD) ocupó el tercer lugar con 94 escaños, al sacar capital político del enojo social, luego del arribo y, de la decisión de Merkel, de brindar asilo a más de un millón de migrantes del Medio Oriente, Asia, y África a lo que se sumó la llegada refugiados de Siria en otoño de 2015; la gobernante se encuentra ante el gran reto de forjar una nueva coalición que la sostenga en el liderazgo de su país.

Para ello se encuentra en pláticas con sus aliados y con la oposición para forjar un nuevo gobierno de coalición.

Ello tiene sobre Alemania las miradas de toda Europa y de todo el mundo ya que, en muchos sentidos, no sólo está en la mesa la reestructuración interna del país, sino del futuro europeo.

Lo que sucede en Alemania incide en la vida europea dado el tamaño de su economía y su influencia, tanto que el presidente de Francia Emmanuel Macron constantemente refiere la necesidad de tener siempre el respaldo alemán para sacar adelante a la UE, sobre todo después del Brexit. Angela Merkel ha sido una defensora apasionada del europeísmo y la fuerza de la Unión.

Mientras que Europa espera noticias de la nueva fórmula de gobernabilidad en Alemania, este 2018 es un año muy intenso en la región porque habrá elecciones en Italia, Hungría y Suecia; a la par se desarrollan los puntos finos de la salida de Reino Unido, mismos que van a llevar un complejo proceso de implementación económica y logística. Nuestro mundo se construye a través de un tejido civilizatorio más complejo cada día.

Una vida digital saludable

vida-digital-tecnologia

La tecnología evoluciona de manera permanente a partir de las investigaciones y el desarrollo constante de nuevos elementos que diferencien sus productos,  las plataformas de interacción humana y cibernética, visualización, diseño, conectividad, capacidad e inteligencia de procesamiento de información.

Desde la época de la aparición de la imprenta hasta el momento moderno en que a cada minuto se desarrollan nuevas aplicaciones móviles, páginas de internet o creación de perfiles en redes sociales; la tecnología ha modificado la manera en que las personas nos interrelacionamos con el mundo y con lu consecuente estela de transformación social e individual.

La British Broadcasting Corporation (BBC) realizó una serie especial sobre las redes sociales y el bienestar de las personas;  importante compendio informativo que se basa en las investigaciones de varios centros y universidades de varias regiones del mundo sobre la manera en que las redes sociales ha impactado nuestra forma de vida; y la importancia de su uso inteligente para tener una existencia saludable en esta era de la información excesiva que ha modificado esquemas sociales partiendo del cambio en los propios individuos.

De manera inicial esta serie aborda la interesante estadística en que 3 mil millones de personas, cerca del 40% del total de la población mundial utiliza redes sociales en línea con un tiempo invertido aproximado de dos horas diarias en estas plataformas compartiendo, publicando, otorgando “likes” y navegando en ellas.

El estudio de la BBC parte de la realidad en que las redes sociales y el internet forman parte de nuestras vidas lo que nos obliga a reflexionar sobre la manera en que las utilizamos, la forma en que inciden en nuestra salud emocional, mental o en el uso de nuestro tiempo; todo ello sin dejar de considerar su gran utilidad como herramienta del conocimiento, los negocios y la comunicación.

La serie destaca entre algunos de los hallazgos lo siguiente: la gente utiliza las redes sociales con un gran rango de objetivos que van desde la atención al cliente hasta la política; generan más estrés del que pueden liberar los usuarios (Pew Research Center) porque influyen en su ánimo y generan depresión y ansiedad (Universidad Babes-Bolyai de Rumania); las redes sociales son el espacio donde se registra el estado anímico de las personas por lo que se recomienda analiza con mucha inteligencia ese reflejo social para no ver espejismos.

Las redes sociales han sido espacios donde se genera el ciber bullying, afecta los hábitos de sueño en la noche y el ritmo de la productividad durante el día (Universidades de Harvard y Vermont).

La evolución digital, particularmente el uso de las redes sociales ha generado adicciones en las personas que muchas veces requieren ser tratadas cuando los casos son extremos, de la misma manera ha modificado las relaciones sociales y familiares, por lo que existe una importante tendencia al análisis sobre un uso inteligente y responsable.

Dentro de nuestras reflexiones para este 2018, sin duda, éste tema debe ser uno de los que estén en nuestra consideración.

La división de clases sociales en el Reino Unido

la-division-clases-sociales

Recientemente BBC Lab UK y seis prestigiadas universidades europeas, llevaron a cabo la Encuesta de Clase Británica Great. La razón de esa investigación, radica en el hecho de que desde hace muchos años la clásica división de clases en tres grupos (alta, media y baja), es insuficiente para los análisis que se han hecho sobre la estructura social de las naciones desarrolladas y los países denominados emergentes, por lo que consideraron urgente y necesario identificar la clasificación actual de las clases sociales que retrate la nueva estructura social del Reino Unido del siglo XXI.

También te puede interesar: De la corrupción en México y el complicado escenario para comunicar en redes sociales

Las siete clasificaciones sociales surgidas son:

Elite. Grupo más privilegiado del país y alejado de los demás por su riqueza, representa el 6% de la población.

Producto del desarrollo económico que ha tenido el Reino Unido a partir de la Segunda Guerra Mundial y; que además, forma parte de los resabios del feudalismo británico.

Clase Media Establecida. De niveles económicos, sociales y culturales altos, que ha crecido a la par del grupo de la Elite, representa el 25% de la población del Reino Unido.

Está compuesto por familias que han venido creciendo a partir de la Segunda Guerra Mundial, caracterizado por empresarios, políticos, funcionarios públicos, investigadores, artistas, actores, actrices, corredores y desarrolladores de bienes raíces, entre otros, que han invertido en empresas, en conocimientos, en cultura y en desarrollo personal.

 

Clase Media Técnica. Este es un grupo social nuevo que tiene el mismo nivel de ingreso económico que el de la Clase Media Establecida. Surge a principios de los años 80 con el desarrollo de las ciencias de la información y comunicación.

Con un alto nivel de ingreso, están enfrascados en el desarrollo económico a partir de las ciencias de la comunicación, debido a su bajo capital cultural, tiene muy poca participación social.

Este segmento y el que sigue forman el 40% de la población.

 

Nuevos Trabajadores Acaudalados. Tiene niveles de ingreso medio y son de algún modo el producto de la clase social media tecnológica.

También se encuentran dentro de ellos los pequeños empresarios que han invertido su conocimiento, en otorgamiento de asesorías y que son consultores en diferentes campos.

Incluye nuevos profesionistas, egresados de universidades públicas y privadas que están medianamente interesados en la cultura.

 

Clase Trabajadora Tradicional. Este grupo social está compuesto por personas mayores con un promedio de edad de 66 años cuyo nivel de ingreso depende, fundamentalmente, de la acumulación que han logrado a lo largo de los años y que representa el 14% de la población en estudio.

Sus ingresos regulares están por debajo del grupo social anterior, pero por sus propiedades inmobiliarias, sus pertenencias mobiliarias, sus inversiones en instrumentos financieros de renta fija, sus seguros de vida y de bienes, entre otras razones, su nivel de ingreso es considerado como medio.

Debido a la esperanza de vida que sube año con año en el Reino Unido, es un grupo social que irá creciendo y prosperando constantemente y que representa una sólida posición de la sociedad inglesa de este siglo.

 

Trabajadores Emergentes. Fundamentalmente joven, con un promedio de edad de 34 años y una alta proporción de minorías étnicas que se localizan en zonas urbanas.

Cuentan con algunos estudios, dentro de ellos algunos profesionales, pero que en general han cursado hasta la preparatoria o menos.

Su capital económico es bajo; pero tiene un capital cultural emergente y un capital social alto.

En su mayoría son personas acostumbradas a la lectura y tienen una actividad social muy dinámica.

 

Proletariado Precario. La menos favorecida en los tres conceptos de capital económico, social y cultural.

Tienen los ingresos más bajos de la población.

Compuesto por personas de diferentes edades que tienen niveles bajos de preparación escolar, que no han tenido la oportunidad de lograr un desarrollo personal a través de la capacitación o la formación de personal para las empresas.

Se asientan en las provincias del país, y solo uno de cada 30 personas tiene un título universitario.

Representen el 15% de la población.

 

Esta nueva clasificación de la sociedad británica, supera la clásica definición de tres clases sociales: alta, media y baja.

Tampoco coincidiría con la clasificación que dio Carlos Marx cuando dividió a las sociedades en burguesía y proletariado.

Ambas clasificaciones han quedado para la historia.

Los resultados de esta importante investigación, nos invitan a reflexionar sobre la nueva estructura social que tiene el mundo, y que bajo este enfoque económico-humanista nos daría como resultado la identificación precisa de nuevas clases sociales que retraten mejor el tejido social actual de cada país.

Zimbawe: la lucha por un porvenir en nuestro mundo

La historia de Zimbawe se configura a través de la lucha por su independencia de Reino Unido, el poder y la tenencia de la tierra. Este país ubicado en la zona sur del continente africano, colindante con Zambia en el norte, Mozambique al este, Botswana al oeste y Sudáfrica al sur; antes tuvo el nombre de Rodhesia y actualmente ha desmantelado al régimen que los gobernó por casi cuatro décadas bajo la figura de Robert Mugawe, anteriormente héroe de la guerrilla que obtuvo la independencia del país.

También te puede interesar: El tiempo: nuestro mayor recurso en la era de la conectividad

Sin embargo, en las vísperas del año 2000, Zimbawe sufrió de hiperinflación y llevó a cabo la implementación de reformas a la tenencia de la tierra que desmanteló el sistema productivo y de propiedades que operaban en manos de las minorías blancas (quienes eran conocidos por su forma cruel de gobernar antes de la independencia), sin una estrategia sustentable económica y de productividad decayó dramáticamente la generación de bienes. Este escenario fue una de las causas más severas de empobrecimiento, desempleo, inestabilidad política y consecuente represión y una diáspora migratoria hacia Sudáfrica en busca de mejores oportunidades.

La República de Zimbawe tiene en la Ciudad de Harare su capital, posee una población nacional de 13 millones de habitantes, su idioma principal es el inglés y los lenguajes nativos Shona y Sindebele. Las religiones principales son el cristianismo y las creencias indígenas. La expectativa de vida es de 53 años para las mujeres y 54 años para los hombres. Su economía que es vista como una de las más frágiles del mundo.

Después de un golpe de estado militar, Zimbawe está reconfigurando sus instituciones bajo una nueva figura como es el presidente interino Emmerson Mnangagwa (75), quien por cerca de 50 años fue protegido y hombre de confianza del presidente saliente. Mnangagwa ha ascendido al poder este mes de noviembre de 2017, teniendo la obligación de llamar a elecciones en agosto de 2018. El nuevo presidente es conocido por su vinculación a atrocidades cometidas que ayudaron a mantener en el poder a su antiguo mentor Mugawe y que le han dado el apodo del “cocodrilo”. Recibió entrenamiento militar en China y Egipto.

Zimbawe tiene retos que han puesto la mirada del mundo en su porvenir. Dentro de los principales señalados por analistas de la BBC, se encuentran la obtención de la estabilidad política y su reactivación económica en la que la inyección de capitales y flujo de efectivo con una nueva moneda; la reducción de la corrupción; la obtención de préstamos internacionales y la creación de empleos para reducir el dramático 90% de desocupación.