Web Analytics
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
periodico basta
Somos parte de:
Viernes 25 Septiembre del 2020
nubes rotas 21°

Lo que bien se dice... bien se entiende

Inmunidad

POR: JULIÁN AGUILAR

La vida siempre nos da sorpresas, aunque no siempre nos sorprendemos; la vida nos da abundancia, aunque no siempre la valoramos; la vida nos da experiencias, aunque no siempre aprendemos; la vida nos da regalos, aunque no siempre los aceptamos; la vida nos da amigos, aunque no siempre los disfrutamos; la vida nos da oportunidades, aunque no siempre las tomamos y así hasta que llega lo inesperado y entonces queremos todo aquello que la vida nos daba o nos dio, aunque pudiera ser demasiado tarde.

Esperar es tener la esperanza de lograr o de que se realice algo que se desea. Creer o saber que sucederá una cosa, por lo tanto, lo esperado es aquello que se desea que ocurra o se planeó para que suceda en un momento determinado o lugar en tanto que lo inesperado seria aquello que ni se planeó lugar o acontecimiento, pero sucede.

A veces lo inesperado puede ser algo que beneficia o puede perjudicar, algo positivo o algo negativo, para lo cual no se hizo esfuerzo alguno y tampoco se trabajó en su realización y es entonces cuando se hacen expresiones de buena o mala suerte, se puede atribuir a un ser superior o en su caso atribuírselo al destino, pero lo inesperado es precisamente un acontecimiento que te saca del estado normal de las cosas y de los planes.

Hay tantos eventos inesperados que en muchas ocasiones nos ayudan a valorar y reflexionar sobre aquello que jamás nos imaginamos, pues en la mayoría de las ocasiones nuestros planes dan por hecho que mañana estaremos bien, tendremos trabajo, comida, comodidades, a los seres cercanos, estamos seguros que saldrá el sol y que estaremos disponibles para ir a la playa, que seremos y estaremos donde pensamos que estaríamos y de repente, algo cambia de manera inesperada.

Inesperado fue ese accidente en el que trajo como víctima a un familiar, ese virus que afectó y contagio a millones de personas, la noticia de una enfermedad que tienes y desconocías, un embarazo sin buscarlo, la visita de un familiar que no avisó, la sonrisa de alguien desconocido, la lluvia durante un día soleado y tú en plena calle, una llamada para un nuevo empleo, un amigo reportándose, encontrarte dinero tirado en la calle, el amor a primera vista y tantas cosas inesperadas que cambian y transforman vidas y momentos.

Ante lo inesperado hay que expresar las emociones, evitar reaccionar abruptamente, en la medida de lo posible que la generación de pensamientos posteriores a lo inesperado, sean positivos, aprender de cada experiencia y momento, ser resiliente y sobre todo disfrutar al máximo porque seguramente jamás se repetirá ni la buena experiencia ni la oportunidad. Inesperado puede ser ver un título que sugiera algo de Inmunidad y se hable de lo inesperado.

¿Te gusta la Nueva Normalidad?

POR: JULIÁN AGUILAR ESTRADA
TWITTER: @JulianAguilarE

Hace una semana leí una publicación en una red social, donde un amigo solicitaba una oración debido al mal estado de salud de un familiar y en respuesta recibió varios mensajes de apoyo y manifestaciones solidarias, más tarde leí otras tantas publicaciones similares donde se expresaban sentimientos y situaciones relacionados con familiares y amigos padeciendo los efectos del COVID-19, unos más compartiendo su experiencia de haber vencido al virus y su proceso de recuperación y otros más con la notica de haber salido positivos al mismo; cada publicación con sus respectivos comentarios y manifestaciones de amigos y seguidores.

Pareciera ya normal leer en redes sociales el tema de los contagiados, recuperados y fallecidos por COVID-19 a nivel local, nacional o internacional, antes era de gente desconocida, luego de amigos de amigos y ahora de familiares cercanos; pareciera normal y cada día menos sensibles a estas experiencias pero más cerca de cada uno de nosotros, tanto que en el centro de trabajo, hace tres días al saludar a un compañero y preguntarle cómo se encontraba, me dio como respuesta que un ser muy querido estaba hospitalizada por el coronavirus.

Parece normal que el tema entre familiares y amigos, sea justamente el de la salud delicada de alguien cercano, en tanto los investigadores luchan por encontrar una vacuna, los países se debaten quien será primero, algunos presidentes niegan la afectación y dicen que van de salida, otros invitan a los ciudadanos a cuidarse, y así estamos envueltos en la nueva normalidad.

¿Te gusta la nueva normalidad?

Es curioso como cada día se hace más normal algo que nos lleva a aceptar que así debe ser y que a eso debemos acogernos para sobrevivir.

¿Te gusta la nueva normalidad y te adaptarás a ella? o lucharás para que sea una normalidad diferente, mejor, más acorde con los planes y objetivos de una vida mejor y más digna para todos; ¿será esto posible? ¿Habrá de otra?

Aun me cuesta trabajo aceptar que es normal leer publicaciones como las que leí esta semana, de que la mamá, abuela, papá, hermano y parientes, pasaron a ser parte de la estadística de los más de 52 mil muertos por causa del COVID-19, no me gusta y no me quiero acostumbrar y menos seguir viviendo ese tipo de experiencias que traen vacío y dolor, sobre todo si es un dolor evitable.

Por eso, no me gusta la nueva normalidad aún cuando te invito a que sigas quedándote en casa si te es posible y si tienes que salir, usa cubre bocas, mantén la sana distancia, cuídate y cuida a tus seres queridos, haz deporte, come lo más sanamente que este a tu alcance, vive la vida, alimenta tu espíritu, prepárate, se mejor cada día, mantén una actitud positiva y sé el creador de la Mejor Normalidad a la que aspiras llegar.

Mejor Normalidad vs Nueva Normalidad

POR: JULIÁN AGUILAR ESTRADA
TWITTER: @JulianAguilarE

Aunque hablar de normalidad tiene una muy fuerte carga de subjetividad, lo normal se entiende como aquello que es aceptado y practicado por la mayoría de las personas de una sociedad; Normalidad es la cualidad o condición de normal, que se ajusta a las normas o que se halla en su estado natural; En un sentido general, la normalidad hace referencia a aquel o aquello que se ajusta a valores medios.

Últimamente pareciera estar de moda la frase “Nueva Normalidad” refiriéndose a la innovación que se tiene que hacer en términos generales y sobre todo preventivos en la forma de vida, derivados de la pandemia provocada por el COVID-19 y que nos encuadra a todas y todos en un concepto de normas y reglas, incluso con un sentido de obligatoriedad, y por lo tanto impositivos para retomar o continuar con la vida misma.

Al analizar lo anterior y aún coincidiendo con quienes han pretendido exponer las ventajas de estas nuevas normas, me gustaría proponer un concepto que rebasa a los anteriores en términos de enfoque y además con mayores ventajas para todos.

La propuesta a la que me refiero es, que nos preparemos para una “MEJOR Normalidad” en el entendido de que todo este tiempo que ha durado la pandemia, más allá del miedo, los momentos dolorosos que a muchos ha traído, las pérdidas y consecuencias en casi todos los sentidos, por mencionar algunos; económicos, sociales, políticos y laborales, también es importante encontrar algunos beneficios o ventajas que se pueden recatar.

#MejorNormalidad se refiere a que deberíamos ver normal el cuidado del medio ambiente y sus variados beneficios que trae, tal y como lo ha mostrado la madre naturaleza, en este tiempo, mejor normalidad también puede ser los procesos de análisis y crecimiento de cada persona, al valorar más todo, la salud, la familia, los ahorros, el trabajo, la libertad, los amigos, el turismo, la recreación, las relaciones humanas, etc.

Si todo esto lo capitalizamos, seguramente seremos mejores seres humanos y viviremos en una MEJOR NORMALIDAD, que nos ofrezca una segunda oportunidad de vivir mejor.

Tras las Rejas

POR: JULIÁN AGUILAR ESTRADA
TWITTER: @JulianAguilarE

“Lugar donde brilla el sol de la Libertad y corren los aires de la Esperanza” así pudo describirse el lugar de las blancas arenas y mar azul turquesa, durante sus primeras décadas después de la creación de Cancún; el paraíso tocado por la mano de Dios y después por la mano del ser humano.

Multiculturalidad, su principal identidad; modernidad en su diseño arquitectónico, su característica de ciudad; turismo nacional e internacional, su fortaleza y las puertas abiertas a las oportunidades, su mayor atractivo equiparable a un magneto con mucha fuerza y cobijo también.

¿Qué le ha pasado a nuestra ciudad? ¿En qué la hemos convertido?, al ser un lugar equiparable con el paraíso, ahora para muchos se ha convertido en un infierno, al ser el lugar de las libertades, para muchos se ha convertido en la ciudad de las rejas y así vivir con un poco de más seguridad, la cual se ha ido perdiendo últimamente en nuestro querido Cancún.

Al transitar por algunas calles y zonas variadas de la ciudad, ya no es poco común ver que además de la reja que hay en la mayoría de las viviendas, también hay muchos fraccionamientos que cuentan con filtro se seguridad al ingresar y después en cada privada hay otra caseta de seguridad más, lo cual al ser zonas habitacionales nuevas, se ofrece como un beneficio que eleva el precio de las viviendas, además; pero lo más extraño de análisis es que en las zonas antiguas de Cancún o primeras zonas habitacionales como Sm 15, 50 o 501 por ejemplificar algunas, ya se puede ver la instalación de rejas y más rejas y más y más y más.

Pero más allá de señalar o mencionar lo negativo, que no es el fin, lo más importante es analizar como pasamos de las condiciones de tranquilidad y libertad a intranquilidad y enrejados; vivir tras las rejas ha de ser sinónimo de prisión, de estrés y de inseguridad, lo que a todos perjudica emocional, física y psicológicamente, provocando medidas como las que se han mencionado y que el mensaje que se envía hacia el exterior tampoco es algo que ayude en mucho para la fortaleza del destino turístico más importante de Latinoamérica y además, nuestra casa.

Cancún puede convertirse en el destino turístico que está llamado a ser, así, imponente, atractivo, seguro, sustentable, moderno, limpio, dinámico en su economía y prometedor para las nuevas generaciones, solo que es necesario contar con un plan que genere las condiciones propias de una ciudad con esas características, un plan maestro que se ejecute a corto, mediano y largo plazo y lograr vivir en libertad y no tras las rejas.

Experiencia o Transformación

POR: JULIÁN AGUILAR ESTRADA
TWITTER: @JulianAguilarE

En los últimos años y con todos los cambios y avances en comunicación y tecnología, hablar de comunicación efectiva es parte del pasado, ahora lo que se necesita o se busca lograr es conexión con otras personas o con las otras personas.

Si aplicamos este proceso evolutivo a otras áreas, encontraremos que de satisfacer una necesidad fisiológica y restaurar a los viajeros, se crearon los restaurantes, posteriormente la gran variedad de los mismos y sus diferentes niveles; con el tiempo se llegó a la tan conocida Fast Food para después, en la profunda reflexión, concluir que era necesario regresar a la Slow Food; luego se puso de moda lo de las experiencias y todas las personas o al menos la mayoría, hablaban de hacerlo más vivencial y en nuestros días se está impulsando el concepto de pasar de la experiencia, a la transformación.

Los procesos anteriores aplican en temas de turismo, hospedaje, industria restaurantera, educación, entre muchos otros más enfoques, en este último de la educación se ha buscado lograr que los avances tecnológicos sean más aliados que enemigos de las nuevas generaciones y sean una herramienta más que un distractor u obstáculo y se pasó, en los últimos años, del inductismo al constructivismo y de este a las competencias, entendiéndose éste como un modelo de aprendizaje que prioriza las competencias que adquieren los alumnos por sobre el tiempo que pasan en clase, dicho de otra manera, más práctica que teoría.

El modelo de la educación basada en competencias, ha trascendido y logrado que más de 20 generaciones se beneficien de estos nuevos enfoques en la educación y su respectivo proceso de enseñanza aprendizaje.

Pasar de un enfoque de educación experiencial a uno transformacional, es el reto para la educación del futuro, el cual consiste no solamente en vivir experiencias que permitan lograr un cúmulo de conocimientos técnicos y tecnológicos que formen a profesionistas de alto nivel competitivo, sino que esos conocimientos y experiencias lograr un proceso transformador, primero en el individuo y posteriormente en los círculos de convivencia y de impacto directo de los profesionistas, con la finalidad de mejorar cada día la convivencia y la sociedad que conformamos y para lograrlo vamos en el camino correcto de una educación de calidad con más práctica que teoría a una educación que logre transformar al individuo en seres con desarrollo humano sustentable y con enfoque transformador de los entornos con los que convive.

Después del COVID-19, ya nada será igual

POR: JULIÁN AGUILAR ESTRADA
TWITTER: @JulianAguilarE

Aunque la mayoría de los seres humanos sabemos, no así somos conscientes, de que el cambio es una constante y que a todo y a todos aplica permanentemente; hay cambios que ni se desean, ni mucho menos se buscan, cambios a los cuales muchas veces se presenta un alto grado de resistencia y muchos jamás acceden a la adaptación del mismo.

Es importante recordar que la población en México en su mayoría es joven, según la CIA World Facebook y hasta el 31 de diciembre de 2019, el 43.96% de los mexicanos es menor a los 25 años y este segmento de la población es la que presenta menos resistencia a los cambios y está más adaptada a temas tecnológicos o a uso de tecnologías, lo que facilita la información inmediata y el arraigo es menor, saben más, cuestionan más y exigen más también.

El 40.91% está en el rango de edad entre los 25 y 54 años de edad y a este segmento corresponde la vivencia de grandes cambios y muy bruscos también y han sabido adaptarse con un grado de dificultad medio, aferrándose a las experiencias del siglo pasado y luchando por actualizarse a las del presente; el resto de la población representada en el 15.13% es mayor a los 55 años de edad y con una esperanza de vida de más de 75 años, resistencia al cambio alto haciendo referencia constantemente de lo que era antes y con mucha experiencia muy pocas veces considerada.

A la llegada del COVID-19 Coronavirus, el mundo entero se paralizó sin discriminar edad, raza, condición económica política y social, credo religioso, género o nivel educativo; el impacto ha sido brutal y las reacciones de la misma magnitud, la realidad es que todo cambió y muchos se han dado cuenta de que existen fuerzas mayores que pueden mantener el control del mundo entero y la exposición o vulnerabilidad a la que se está expuesto.

Muchas voces se escuchan a diario exclamando que ya quieren regresar a la normalidad, sin ser conscientes que lo normal es relativo, que después de esta pandemia ya nada ni nadie será igual, que la sobrevivencia a esta etapa será un logro en sí mismo y que la humanidad aprenderá a vivir de una nueva manera, que la naturaleza recuperará fuerza y que los sistemas de vida se recuperaran paulatinamente para migrar a los nuevos estilos de vida.

Esta pausa en el tiempo y en el espacio, puede ser aprovechada para explorar al interior, para re descubrir capacidades y talentos, para crear y creer, pero sobre todo para disfrutar de lo que tanto se había dejado de lado, disfrutar y disfrutarte, porque después del COVID-19 ya nada será igual, es necesario diseñar el nuevo estilo de vida para ser más actores y menos espectadores y ayudar a encontrar soluciones más que lamentarse por lo que no tiene remedio; como dijo don Miguel de Unamuno, “Seamos más padres de nuestro futuro, que hijos de nuestro pasado”.

Vivamos el COVID-19 sin dejar de vivir

POR: JULIÁN AGUILAR
TWITTER: @JulianAguilarE

Yo soñaba con la vida y la vida era aquello que me daban, el muñeco que bebía, que lloraba y el payaso que al tumbarlo se reía, eso era la vida, eso era la vida…

Así inicia una canción de Emmanuel, que allá por los 80´s era el éxito del momento y que el mensaje que pretendía dejar era precisamente el de vivir el presente y con lo que tienes, porque el tiempo pasa y a veces se deja de disfrutar lo que se está viviendo en el momento aspirando a tener lo que se pretende en el futuro.

En consideración a lo anterior, es necesario reflexionar lo que pasaba normalmente con la vida tan agitada que se tenía, las personas decían que no tenían tiempo entre el ajetreo del trabajo, los hijos, la familia, el tráfico, la escuela, los negocios; el día de descanso era insuficiente para reponer energías y así, semana tras semana, la aspiración mayor era tener más días en casa para disfrutar de todo aquello que no se podía disfrutar por falta de tiempo.

La afectación de la pandemia nos alcanza, se nos instruye ir a casa y permanecer ahí, ¡Sorpresa! El sueño hecho realidad, pero claro, llega acompañada del drama acerca de las consecuencias que se vivían en otros países, el temor invade a la mayoría de las personas, se empiezan a presentar casos lamentables a conocidos, familiares y amigos y con el paso de los días también se terminan los ahorros, se escasea la comida, el trabajo, las oportunidades y además se convive las 24 horas encerrados con niños y adultos, al grado que se vuelve intolerante la situación.

En esta etapa de padecimiento, llegan también noticias del incremento de infectados, decesos e historias de terror, escuela desde casa, compras desde casa, reuniones en línea, deporte en casa, el amor se convierte en horror, la convivencia en impaciencia y la ilusión en frustración; y es donde surgen los deseos de salir, de retomar actividades fuera de casa, de regresar a la empresa, a la fiesta, al convivio, a la naturaleza, pero está prohibido.

Así, como se expone, ya pasaron 68 días de tu vida, de nuestra vida y eso era la vida; lamentablemente entre todo este estrés, también hay quien entró y salió del hospital, hay quien entró con vida y jamás se volvió a reunir con su familia y otros más que aún están luchando por la vida, por su vida y eso es parte también del diario vivir, cada uno le dará el enfoque que quiera pero es parte de la vida y de todas maneras hay que transitar con esta situación quedando dos opciones, o lo sufres o lo disfrutas pero hay que continuar…

Yo soñaba con la vida y en mis manos sin saberlo la tenía y en mi casa, en mis cuentos y en la escuela y en los lazos de aquel ángel con dos trenzas, eso era la vida, eso era la vida; pero yo no lo sabía, pero yo no lo sabía y se fue mi juventud, sin saber que era la vida…

Así continúa Emmanuel; hay que evitar repetir esta dramática historia y les invito a Vivir el COVID-19 sin dejar de vivir.

Liderazgo en tiempos del COVID-19

Líderes fuertes, transparentes y empáticos son los que demandan las diferentes sociedades, ante la pandemia ocasionada por el Covid-19, el cual todo parece indicar que llegó para quedarse y ante ese escenario los líderes que se requieren para enfrentar tan inesperada situación deberán ser permanentes también. arente y con empatía.

Consecuencias como la crisis en sus diferentes ámbitos, tales como de salud, económico, político y social han dado un vuelco total en la vida de las personas de todo nivel y estrato social, sin respetar raza, género, edad, ni ningún otro tipo de clasificación existente; lo cual exige una visión muy clara de los líderes.

La mayoría de la gente tiene miedo de perder lo que tiene o lo que aspiraba a tener, incluso la oportunidad de seguir luchando por alcanzar sus objetivos y metas, por hacer realidad sus sueños. Los gobiernos requieren de  “Liderazgo asertivo”, que tenga claridad y  demuestre que tiene el control de la situación con hechos y resultados. 

También un “Liderazgo emotivo” que cuente con las habilidades y sensibilidad de ofrecer un mensaje empático y sienta el dolor ajeno de aquellos que están teniendo pérdidas de seres queridos.

Un “Liderazgo innovador y futurista” que ofrezca un mensaje inspirador, esperanzador, que contribuya a los nuevos acuerdos sociales que permitirán mitigar en la medida de lo posible las consecuencias que todos estaremos pagando pero que juntos saldremos adelante. Esta es la oportunidad y este es el momento para lograrlo, porque después del COVID-19 podría ser demasiado tarde.

La Universidad está cerrada, la escuela ABIERTA

Cómo olvidar aquel 9 de diciembre de 2012 poco más de la mitad de la jornada, eran como las 7:30 am y antes de llegar al puesto de hidratación los atletas extendían su mano, se mojaban los labios con el sudor que escurría por la cara, y con voz apresurada gritaban, ¡agua! ¡agua! Y la respuesta de los jóvenes animosos era, aquí ya se terminó, pero en el siguiente; y lo mismo dijeron en los otros módulos; claro que todo el plan mental cambió y los sentimientos de molestia, frustración y desánimo se hicieron presentes, algunas personas en la acera, portaban banderas o agitaban las gorras y aplaudían gritando ¡Vamos! ¡Ánimo! ¡Ya falta poco! Pero hidratación ya no había.

En el escenario anterior hay dos decisiones que se pueden tomar, o desistes debido a las circunstancias y  las culpas o continúas a pesar de la adversidad y cruzas la meta; pareciera obvia la respuesta pero no lo es tanto y mucho menos fácil y es ahí donde la respuesta reside en tu interior, en lo fortalecida que sea tu voluntad y la claridad con la que se haya planeado el logro del objetivo, es ahí donde la fortaleza interior y la fuerza de voluntad son más fuertes que todo lo que acontece afuera.

En el caso de la Universidad ha pasado algo similar y en todo el sector educativo, todo estaba planeado con tiempos y movimientos, incluso hasta las vacaciones y como en el maratón dijeron ya no hay agua, al igual aquí se nos dijo, ya no hay universidad, se cierra y en la misma disyuntiva que los atletas, nos encontramos en la comunidad universitaria; o desistes, o continúas con lo que hay y fue entonces cuando la fuerza de voluntad y la fortaleza de la institución, que incluye a cada uno de sus integrantes, se hizo presente y aunque, está cerrada la universidad, la escuela sigue abierta.

¿Y qué representa esto? La fortaleza de los integrantes de la institución, de la Universidad Tecnológica de Cancún, de toda la comunidad universitaria, se hizo presente, y todas y todos, docentes, estudiantes, personal directivo, administrativo y operativo, pusimos a prueba la creatividad y a disposición los avances tecnológicos y al igual que en el maratón había personas en la acera echando porras aunque no hubiera hidratación, aquí en la universidad también tenemos a muchas personas, autoridades, padres de familia, desde donde están, animando y motivando, desde el estudiante hasta los docentes y personal de apoyo, para que todas y todos podamos cruzar la META.

Felicidades y muchas gracias a todas las personas que integran a esta gran institución y a todas las demás instituciones que, en esta situación tan imprevista, hemos encontrado oportunidades para sacar adelante cada uno de los proyectos que representan nuestros valiosos estudiantes y a ellos en particular, felicidades y gracias porque aun con la universidad cerrada, junto con sus docentes y demás integrantes de la institución, han logrado que la escuela siga ABIERTA.

El día en que el mundo cambió, ¿y tú?

Si bien es cierto que el cambio es una constante, a lo largo de la historia de la humanidad hay acontecimientos que marcan al mundo con cambios trascendentes, por ejemplo, el descubrimiento del fuego, las guerras mundiales, virus como H1N1 y ahora el Covid-19. 

Hay acontecimientos que impactan a algunos países, continentes y al mundo entero y justamente nos encontramos ante ese último escenario; de repente pareciera que el tiempo se detuvo, empezando con un caso y ahora con miles y seguramente continuara en millones; el mundo cambió.

Todo iba tan aprisa, el tiempo apremia para ir y venir, para gobernar y demostrar poder y de repente, ¡Alto!, todo se detuvo o nos vimos obligados a que se detenga, la vida cambió, el mundo cambió.

¿Y tú, cuándo cambiaste? o más bien, ¿ya cambiaste?, esta pregunta no tendría sentido si revisamos las primeras palabras que dicen que el cambio es una constante, pero el enfoque es claro, una vez que el mundo cambió, ya eres parte del cambio, ya eres consciente del papel que juegas o quieres jugar en este proceso de cambio mundial, ¿cambiaste para bien o para mal?

¿Eres parte de la solución o del problema?, experimentar miedo, curiosidad, incertidumbre, fortaleza, y muchos sentimientos más, pueden ser normales, pero debe llegar el momento donde se debe tomar una decisión.

Cada persona tiene diferentes formas de reaccionar y los cambios son al ritmo individual, pero es importante ser consciente y hacer conciencia de la realidad y la situación. Por eso es importante ser conscientes del día en que el mundo cambió y más aun de ese día trascendental para cada uno porque es el día en que uno puede cambiar y ser parte de la solución, a través de asumir la responsabilidad del propio bienestar y el de los demás.

Experiencia o Transformación

En materia de comunicación hace ya varias décadas se hablaba de comunicación efectiva, con la cual se pretendía asegurar que lo mismo que dice el emisor sea lo mismo que comprende la parte receptora y como todo evoluciona, en los últimos años y con todos los cambios y avances en comunicación y tecnología, hablar de comunicación efectiva es parte del pasado, ahora lo que se necesita o se busca lograr es conexión con otras personas o con las otras personas.

Si aplicamos este proceso evolutivo a otras áreas, encontraremos que de satisfacer una necesidad fisiológica y restaurar a los viajeros, se crearon los restaurantes, posteriormente la gran variedad de los mismos y sus diferentes niveles; con el tiempo se llegó a la tan conocida Fast Food para después, en la profunda reflexión, concluir que era necesario regresar a la Slow Food; luego se puso de moda lo de las experiencias y todas las personas o al menos la mayoría, hablaban de hacerlo más vivencial y en nuestros días se está impulsando el concepto de pasar de la experiencia, a la transformación.

Los procesos anteriores aplican en temas de turismo, hospedaje, industria restaurantera, educación, entre muchos otros más enfoques, en este último de la educación se ha buscado lograr que los avances tecnológicos sean más aliados que enemigos de las nuevas generaciones y sean una herramienta más que un distractor u obstáculo y se pasó, en los últimos años, del inductismo al constructivismo y de este a las competencias, entendiéndose éste como un modelo de aprendizaje que prioriza las competencias que adquieren los alumnos por sobre el tiempo que pasan en clase, dicho de otra manera, más práctica que teoría.

Sin embargo y a pesar de que aún existen modelos mixtos o algunos en proceso de emigrar de un modelo tradicional a otro más actualizado, el modelo de la educación basada en competencias, ha trascendido y logrado que más de 20 generaciones se beneficien de estos nuevos enfoques en la educación y su respectivo proceso de enseñanza aprendizaje.

Pasar de un enfoque de educación experiencial a uno transformacional, es el reto para la educación del futuro, el cual consiste no solamente en vivir experiencias que permitan lograr un cumulo de conocimientos técnicos y tecnológicos que formen a profesionistas de alto nivel competitivo, sino que esos conocimientos y experiencias lograr un proceso transformador, primero en el individuo y posteriormente en los círculos de convivencia y de impacto directo de los profesionistas, con la finalidad de mejorar cada día la convivencia y la sociedad que conformamos y para lograrlo vamos en el camino correcto de una educación de calidad con más práctica que teoría a una educación que logre transformar al individuo en seres con desarrollo humano sustentable y con enfoque transformador de los entornos con los que convive.

Educación Experiencial

“Nadie escarmienta en cabeza ajena” es una expresión coloquial de la sabiduría popular que se repite un sinnúmero de veces a lo largo de la educación de los seres humanos, sobre todo en la cultura mexicana y aun cuando tiene un enfoque con tendencia al error, no deja de hacer énfasis en que hay que equivocarse de manera personal para asimilar el aprendizaje.

Los procesos evolutivos de aprendizaje y de educación han pasado por muchas etapas, en la cuales se han hecho aportaciones importantes, con el fin de lograr la mayor efectividad en el proceso y alcanzar el máximo nivel de acumulación del conocimiento en cada persona para el uso en su propio bienestar y el de quienes le rodean; en la búsqueda de formar mejores ciudadanos y lograr el bien común.

John Dewey considerado como padre de la educación experiencial, aseguraba que la “necesidad de comprobar el pensamiento por medio de la acción, si se quiere que éste se convierta en conocimiento” y sostenía que, el pensamiento constituye para todos, un instrumento destinado a resolver los problemas de la experiencia y el conocimiento, es la acumulación de sabiduría que genera la resolución de esos problemas. Las efectividades de los modelos educativos basados en la experiencia han trascendido a tal grado que se han incrementado con diferentes formas de abordarlos, como la practica sobre la teoría, competencias, entre otros; y aun cuando no todo es para todos, se tiene un impacto más positivo si se vive la experiencia y se privilegia la practica sobre la teoría, dicho de otra manera, una educación experiencial.

Alguien dijo una vez que las personas se dividen en tres grandes grupos: uno que asimila sus errores, otro que además de los suyos lo hace con los de los demás y aquel grupo que no hace ni una cosa ni la otra.Vive la experiencia y atrévete a explorar nuevos caminos, si te equivocas puedes aprender, si aprendes puedes avanzar y si avanzas lograras lo que te propongas en la vida.

 

Focus

“Cuando una persona sabe para dónde va, el mundo entero se aparta para darle paso”, Bertrand Russell.

Respecto a lo que Russell dijo, es importante observar como tiene aplicación en todo momento y con todas las situaciones y personas, puesto que cuando una persona tiene claridad en sus objetivos y metas, nada ni nadie logrará distraerle para apartarlo de su camino, sino al contrario, la determinación y enfoque, lograrán que muchos se aparten y le permitan avanzar más rápido o incluso sumarse para acompañarle.

Estimadas y estimados lectores, para la mayoría es conocido, que vivimos en una época donde las distracciones están a la orden del día, una época donde las grandes compañías invierten millonarias cantidades en sus ingenieros creativos para encontrar cada día mas, las alternativas de enganchar a sus seguidores o clientes y mantenerlos el mayor tiempo posible, entretenidos y en muchas ocasiones abstraídos del entorno.

Empresas como Netflix o Facebook, por mencionar algunas de las más conocidas, aunque hay muchas otras, además de buscar incrementar adeptos, su principal objetivo es retener por más tiempo a los que ya tienen, quienes integran a estas compañías, si están muy bien enfocados en conocer perfectamente a sus clientes potenciales y darles el mayor número de opciones para hacerlos adictos a sus programaciones e innovaciones.

Programaciones ininterrumpidas por horas y horas, con la finalidad de evitar que piensen o se distraigan, son algunas de las formas evidentes de comprobar que su mayor objetivo es mantener la atención de los espectadores y la forma de expresarlo es cuando se escuchan las manifestaciones entre amigos de haber dedicado todo el día de descanso o incluso el fin de semana, viendo series; lo cual cada día es más común y casi casi algo muy deseable.

Hay un segmento de la población con una claridad perfectamente definida respecto a sus metas y planes de cada día, semana, mes, año y vida y el enfoque en estos planes es el mayor blindaje para mantener todas las energías dirigidas hacia el logro de esos objetivos y uno a uno se lograrán más temprano que tarde, la única desventaja es que estará desactualizado respecto a la última temporada de la serie del momento, porque esta Focus. Que nada ni nadie te distraiga, ni mucho menos perturbe tu tranquilidad; estar enfocado es la mejor manera de aprovechar al máximo cada minuto y cada oportunidad y al final del día sentir la satisfacción del deber cumplido, sabiendo que muchos estaban tan distraídos que te dieron paso para que avanzaras más rápido: Focus.

 

Un México ambidiestro

Una persona ambidiestra o ambidextra tiene la capacidad de usar aparentemente con la misma habilidad la mano izquierda o la derecha; y hablar de derecha o izquierda es muy común en varios contextos, como en la política o en la forma de gobernar.

Ser de derecha o izquierda, se trata de una diferencia de enfoque a la hora de gobernar. Según la ideología de izquierdas, para que un país funcione hay que fortalecer el conjunto de la sociedad y los servicios básicos (salud, educación, pensiones).

La derecha sitúa al individuo en el centro de sus políticas, está más centrada en el individuo y la iniciativa privada (Que cada ciudadano sea independiente y dignifique su forma de vida, se fortalece la cultura del emprendurismo y la iniciativa privada). Los gobiernos de derechas favorecen la economía de las empresas para que sean éstas las que generen la riqueza en un país.

El radicalismo o extremismo podría llegar a ser muy dañino al momento de aplicar políticas publicas iguales en realidades o momentos diferentes, ya que el cambio es constante y las sociedades están conformadas por diferentes y variadas formas de pensamiento, así como también los entornos van demandando cada día diferentes atenciones y satisfactores para lograr la convivencia sana y sociedad fortalecida.

México es un país que, a lo largo de su historia, su profunda es interesante historia, ha experimentado diferentes formas de gobierno con sus respectivos resultados o consecuencias y ha tenido que adaptar y adaptarse a los cambios que demanda el mundo entero y la misma sociedad y más allá de la ideología de izquierda o derecha, lo que el país requiere, tal vez, es ser ambidiestro, según la circunstancia y la situación o necesidad que se tenga que resolver y atender.

Lo anterior en la búsqueda siempre de un México que, en lugar de escasez y pobreza produzca abundancia, en lugar de odio, amor, de ofensa, perdón, en lugar de tristezas genere alegría, de guerra, paz, cambiar la enfermedad por salud, mayor educación en lugar de ignorancia, en lugar de fomentar la división se pugne por la unidad, ya que los héroes que dieron patria, los revolucionarios y los contemporáneos, se han declarado a favor de valores y condiciones que permitan una patria ordenada y generosa y una vida mejor y más digna para todos.

 

Vaivén, sin principio ni fin.

¿Cuántos años debería tener una institución para considerarse consolidada?, seguramente la respuesta a esta pregunta tendrá muchos asegunes, sin embargo, el interés es relacionar una de 800 años de existencia, como lo es la Universidad de Salamanca, en España, la cual se ha fortalecido en el tiempo y ha mantenido sus principios rectores que le han dado identidad y credibilidad, gracias a sus líderes o rectores, su prestigiado personal docente y sus egresados.

Al tomar como base 8 siglos de existencia de una institución como la antes mencionada, entonces una de 80 años, ¿en qué etapa podría considerarse? Y de la misma forma, tendría muchos asegunes la respuesta, sin embargo, el interés es abordar aquella institución que surgió como escuela de ciudadanos en el año de 1939, su esencia se describía en la siguiente frase: “Una organización de todos aquellos que, sin prejuicios, resentimientos, ni apetitos personales, quieren hacer valer en la vida pública su convicción en una causa clara y definida, coincidente con la naturaleza real de la Nación y conforme con la dignidad de la persona humana”.

La fortaleza desde sus inicios, fueron sus fundadores integrados por grandes pensadores mexicanos, como: Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna, Aquiles Elorduy García, Luis Calderón Vega, Francisco Fernández Cueto, Alejandro Ruiz Villaloz, Rafael Preciado Hernández, Juan Gutiérrez Lascuráin, Manuel Herrera y Lasso, Trinidad García Aguirre, Toribio Esquivel Obregón, Gustavo Molina Font, Jesús Guisa y Acevedo, José Fernández de Cevallos Martínez y Manuel R. Samperio Méndez, entre otros.

Aunque dentro de sus estatutos y reglamentos, las puertas están abiertas para quien desee participar cumpliendo los requisitos básicos de ser mexicano, con un modo honesto de vivir y atender el curso-taller de introducción, seguido de los formatos requisitados, a veces entran y salen como un vaivén sin principio ni fin o más bien con un fin más personal que institucional y con actos que rompen con los principios y fines de la misma organización, debilitando la credibilidad y fortaleza que con el paso de los años se ha logrado.

Hay personas o personajes que tuvieron su tiempo y su protagonismo, que al cobijo de los principios básicos, lograron escalar a la cima y posterior a sus periodos de gloria, como una constante, han dado la espalda a lo que representa la que en sus inicios fuera escuela de ciudadanos y posteriormente gran impulsor de cambios positivos para México, pero su tiempo ya fue, y en un vaivén sin principios ni fines, pretenden regresar sin darse cuenta que lejos de ayudar, perjudican, sin querer comprender que mucho ayuda el que no estorba y que hay mucho camino por recorrer aun, que en la distancia podrían seguir luchando como su legítimo derecho, pero no apareciendo en una asamblea nacional queriendo arengar en el micrófono lo que por ser su voz, ya no tiene eco. Falta mucho camino para los 80 siglos.

 

 

Retos para la Educación del siglo XXI

En el marco de la celebración del octavo centenario de la universidad de Salamanca España, se llevó a cabo el cuarto encuentro de rectores Universia 2018, con el lema: Universidad, Sociedad y Futuro, el cual ha permitido a los líderes de más de seiscientas universidades de 26 países, reflexionar juntos sobre los profundos cambios de paradigmas que condicionarán sus futuros roles en la sociedad y la economía del conocimiento, el papel que deberán cubrir las instituciones en la transformación para mejorar a la sociedad a la que pertenecen y cuáles son los retos para la educación del siglo XXI.

En una ciudad de privilegiada ubicación, gente educada y con altos valores de convivencia, además de instituciones por demás consolidadas en el tiempo y más aún en las aportaciones que cruzan las fronteras para compartir conocimiento, se logró congregar a más de 700 asistentes líderes de universidades y empresarios que le apuestan a la educación, convocados por los directivos de Universia Santander, para debatir y analizar cuáles son los retos a los que se enfrenta la educación y quienes la conforman, obteniendo como resultado que las responsabilidades de la Universidad con la sociedad y el futuro son las siguientes:

1) Aceleración de la Innovación, 2) Cambios demográficos, 3) Contribución de la Investigación científica en la mejora de la calidad de vida, 4) Preparación de jóvenes y adultos para un mercado laboral más complejo y apena predecible.

Cada uno de estos aspectos tan estratégicos, ocuparon la concentración dedicada y tiempo de los asistentes agrupados en mesas de trabajo y foros en los cuales se vertieron las diferentes investigaciones, opiniones y análisis que han permitido definir diferentes ejes y líneas de trabajo como tarea diaria y en adecuación a las condiciones y características de cada Universidad y su entorno, pero que dejan como precedente, puntos de vista generales que permiten tomarlas como líneas de acción consensuadas para enfrentar los retos del siglo en materia educativa.

Por así requerirlo, hago el compromiso de que en los cuatro siguientes espacios que semana a semana se me concede generosamente en este medio, pondré a su disposición el desarrollo de cada uno de los aspectos estratégicos antes mencionados y expondré los detalles que los integran, para compartir la visión de futuro para la educación y el papel de las universidades.

De Norte a Sur

“La Navidad ya pasó , y mi pensamiento se dirige especialmente a las familias, que se reúnen en estos días de fiesta. Que la Santa Navidad sea para todos una ocasión de fraternidad, de crecimiento en la fe, de gestos de solidaridad hacia los necesitados.” Estas palabras se leyeron en la cuenta de twitter @Pontifex_es el pasado 22 de diciembre a las 8 am.

Entre las miles de respuestas y comentarios, había uno que preguntaba, si para quienes pasan esas fecha en soledad, no tienen familia o lejos de su familia, ¿habría también algún mensaje?

Al reflexionar en el fondo de este cuestionamiento, analicé y confirmé, que cada persona, cada ser humano, tiene sus etapas y experiencias dentro de éstas, sus convicciones, creencias, costumbres y sobre todo, sus propias necesidades y en la mayoría de las ocasiones, con la mejor de la intenciones, se emiten mensajes de buenos deseos, sistematizados en muchas ocasiones y repetidos en muchas otras, como el de “Feliz  Navidad y Próspero Año Nuevo”.

Mi abuela decía que cada cabeza es un mundo, y en ese entendido, cada persona tiene perspectivas diferentes, dependiendo de los momentos que esté pasando, de ánimo, de estabilidad emocional o inestabilidad, de logros o intentos fallidos, de recibir o de dar, de alegría o reflexión, etc. Y aunque será difícil que con un mensaje, sea de quien sea, se pueda quedar bien o satisfacer a todos quienes lo lean, entre más incluyente sea, mucho mejor. De norte a sur y de este a oeste, hasta el último rincón de nuestro estado, de México y del mundo, donde habite uno o muchos seres humanos, mi mayor deseo para cada personas en estas fechas decembrinas y en particular para este nuevo año 2020, más allá de la expresión de “Feliz y Próspero Año Nuevo” mi plegaria va en el sentido de que desde lo más profundo del corazón, se logre encontrar La Paz y tranquilidad el mayor tiempo de la existencia. De norte a sur y de este a oeste, desde el corazón de cada ser humano, que surja la bondad que aún en los días grises y de tormento, otorguen la claridad de pensamiento y acción para que “La Paz Prevalezca en la Tierra; Fraternal abrazo para este 2020.

 

Adaptación

“Cada año se incorpora una nueva generación de egresados al mundo laboral con nuevas capacidades” “Una de nuestras principales fortalezas han sido la capacidad de adaptación con la que gozamos ”Los resultados inevitables y este año que está en sus últimos días, ha dado sus resultados y todos estos jugosos frutos en la Universidad Tecnológica de Cancún, no se hubieran podido alcanzar sin la ardua labor y estudio de nuestros estudiantes y docentes.

Los enormes esfuerzos que han realizado ambos, han tenido como resultado la formación de excelentes profesionistas.

La cantidad de horas invertidas que han implicado, días, noches e incluso sacrificar fines de semana, los cuales han llevado el compromiso al más alto nivel.

Sin la dedicación empeñada por estas dos partes, la universidad no tendría hoy tanto de qué presumir.

Estamos muy orgullosos con los resultados que tiene y seguirá generando nuestra universidad.

Cada año se incorpora una nueva generación de egresados al mundo laboral con nuevas capacidades, conocimientos y sobre todo responsabilidad social con el entorno y medio ambiente que están dispuestos a dar todo por su estado y país.

Todo este nos lleva a preguntarnos: ¿Qué sigue?, ¿Cuáles son nuestros siguientes retos? y como institución ¿Qué acciones estamos dispuestos a hacer en el futuro? Todas estas interrogantes se responden a través de una simple respuesta: “Adaptación”.

Sabemos que cada día el mundo se vuelve más dinámico; Estamos en una etapa donde la tecnología y la ciencia, avanzan a pasos agigantados, donde nuestras vidas se saturan de información y exigen cada vez más, atender un sin fin de tareas en el menor tiempo posible, de forma muy similar, es como avanza el mundo empresarial y hotelero, el ambiente económico, los gustos e intereses de los clientes y las atracciones de otras ciudades van cambiando constantemente, a diferencia de hace 20 años, estos cambios son más bruscos y rápidos.

Como universidad sabemos que debemos de incorporarnos a esta dinámica. Es por eso que una de nuestras principales fortalezas han sido la capacidad de adaptación con la que gozamos.

Con el uso de las tecnologías de información computacionales como herramientas para el aprendizaje y ejercicio de la profesión.

No sólo formamos profesionistas bilingües, sino poliglotas capaces de insertarse en el mundo globalizado.

De igual forma, se ofrece constante capacitación a los docentes para mayor profesionalismo que un día tan arduamente se esforzaron en obtener.

Adaptarnos al cambio es la fortaleza.

#OrgulloUT

La Universidad Tecnológica de Cancún desde su creación en 1997 ha tenido una meta fija, contar con instalaciones de calidad, profesores con experiencia tanto laboral como formativa, y un plan de estudios que, al momento de implementarse, otorgue oportunidades a sus estudiantes para tener un futuro que contribuya a formar una mejor sociedad quintanarroense.

El camino que ha seguido la Universidad ha tenido sus baches y curvas pronunciadas que nos han obligado a tomar precauciones y hacer reajustes, a fin de no dejar de avanzar ni perder el rumbo.

Es ahí cuando algo más fuerte e inmaterial trascendió, el orgullo de ser parte de esta comunidad, de que todos en sintonía, sabíamos del privilegio que tenemos y de que cuando las oportunidades se presentaran, estaríamos ahí, preparados.Con el tiempo no solo se fortaleció el orgullo de ser UT, sino que se fue formando una identidad, algo que nos identificara como parte de esta comunidad estudiantil en sus distintos ámbitos, teniendo desempeños académicos relevantes, triunfos deportivos e impactos sociales, logrando que se confíe en esta institución y en quienes formamos parte de ella.

Hoy no somos ajenos, en 22 años de existencia logramos marcar tendencia, ser referentes en el estado de calidad y una de las principales opciones para quienes son el presente y futuro de Cancún, Quintana Roo, México y el mundo.A pasos agigantados pero firmes, hemos demostrado que ya nos encontramos al nivel de las universidades de mayor prestigio en Quintana Roo, y esto se ha logrado gracias a nuestros estudiantes, gracias a nuestros docentes, gracias a todos los colaboradores de esta gran institución.

El #OrgulloUT va más allá de un hashtag para redes sociales, tiene que ver con la entrega en cada actividad, en cada evento, tiene que ver con portar el logotipo pero vivirlo también, con recomendar a conocidos y cercanos las bondades del modelo educativos, de los logros en equipo, de los resultados obtenidos en cada generación, pero sobre todo, tiene que ver con un gran amor y pasión por la educación, depositando en ella la esperanza de contribuir al logro de la construcción de una mejor sociedad a través de cada estudiante que se forma en nuestras aulas, eso y más es el #OrgulloUT y vamos por más #AccionesQueTrascienden

 

Educación experimental

“Nadie escarmienta en cabeza ajena” es una expresión coloquial de la sabiduría popular que se repite un sinnúmero de veces a lo largo de la educación de los seres humanos, sobre todo en la cultura mexicana y aun cuando tiene un enfoque con tendencia al error, no deja de hacer énfasis en que hay que equivocarse de manera personal para asimilar el aprendizaje.

Los procesos evolutivos de aprendizaje y de educación han pasado por muchas etapas, en la cuales se han hecho aportaciones importantes, con el fin de lograr la mayor efectividad en el proceso y alcanzar el máximo nivel de acumulación del conocimiento en cada persona para el uso en su propio bienestar y el de quienes le rodean; en la búsqueda de formar mejores ciudadanos y lograr el bien común.

John Dewey considerado como padre de la educación experiencial, aseguraba que la “necesidad de comprobar el pensamiento por medio de la acción, si se quiere que éste se convierta en conocimiento” y sostenía que, el pensamiento constituye para todos, un instrumento destinado a resolver los problemas de la experiencia y el conocimiento, es la acumulación de sabiduría que genera la resolución de esos problemas.

Las efectividades de los modelos educativos basados en la experiencia han trascendido a tal grado que se han incrementado con diferentes formas de abordarlos, como la practica sobre la teoría, competencias, entre otros; y aun cuando no todo es para todos, se tiene un impacto más positivo si se vive la experiencia y se privilegia la practica sobre la teoría, dicho de otra manera, una educación experiencial.

Alguien dijo una vez que las personas se dividen en tres grandes grupos: uno que asimila sus errores, otro que además de los suyos lo hace con los de los demás y aquel grupo que no hace ni una cosa ni la otra.

Vive la experiencia y atrévete a explorar nuevos caminos, si te equivocas puedes aprender, si aprendes puedes avanzar y si avanzas lograras lo que te propongas en la vida.

Víctimas del Medio Ambiente

En Paz, es el título de un poema del autor mexicano, Amado Nervo, el cual en su segunda y tercera estrofa dicen … porque veo al final de mi rudo camino que yo fui el arquitecto de mi propio destino; que, si extraje las mieles o la hiel de las cosas, fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas: cuando planté rosales, coseché siempre rosas…

En alusión a un momento de reflexión y análisis de lo que corresponde a la correlación de las acciones de la persona y los resultados obtenidos y además asumir con entereza la responsabilidad de lo que se es y se hace, durante la vida.

Sin embargo, existen diversos tipos de personas con la misma variedad de actitudes, entre las cuales, se puede encontrar, aquellos que en todo momento o en la mayoría de los casos y situaciones, buscan un responsable de su desgracia o fracaso; por ejemplo, la mayoría culpa a los papás de casi todos sus problemas, o en etapa escolar, la culpa la tiene la maestra porque no enseña nada, enseña mal o tiene sus preferidos, también puede ser culpa del país donde se vive o el clima que prevalece, entre muchos otros pretextos, muy creativos y hasta increíbles.

A esas personas, que culpan a los demás y al entorno, se les puede llamar víctimas, o sea que se victimizan ante la injusticia de todo aquello o de todos aquellos que señalan como responsables, y si se casaron fue gracias a que les obligaron o a la circunstancia u ocasión, y si estudiaron algo que no les satisface, fue también porque alguien pudo presionar o influir para que eso sucediera.

Victimas del medio ambiente abundan y pareciera que cada día es más común acomodarse ante esas excusas falsas o pretextos, que se hacen hasta un estilo de vida.

Como se puede analizar, está el camino que nos marcan estas personas que se victimizan y se deben más a las circunstancias que a los planes y metas que se proponen y luchar por ellas; y esta la otra vía, la que incluye en su poema, Nervo, la de ser los arquitectos del propio destino y visualizar que los resultados que se obtienen son gracias a las acciones que se llevan a cabo y a las decisiones que se toman.

 

Re-evolución Mexicana

Ningún crecimiento es constante, lo que es constante es el cambio, porque aun sin darse cuenta, todo cambia y evoluciona, como parte de lo natural, de lo que a veces, es palpable y medible, y otras veces no lo es, pero eso no significa que deje de suceder.

México como país esta impregnado de una historia en constante cambio y la evolución que ha tenido es gracias a la adaptación a esos cambios que a veces surgen desde el interior y algunas otras del exterior, lo que ha puesto de manifiesto que algunos de esos cambios han sido provocados por los mismos mexicanos en circunstancias variadas y otros por factores externos a los cuales hay que enfrentar.

Este año 2019 se celebra el 109 aniversario de la Revolución Mexicana; conflicto armado que se inició en México el 20 de noviembre de 1910. Los antecedentes del conflicto se remontan a la situación de México bajo la dictadura conocida como el porfiriato.

Se entiende como revolución al cambio violento y radical en las instituciones políticas de una sociedad o cambio brusco en el ámbito social, económico o moral de una sociedad y en México, debido al creciente descontento de algunos sectores de la sociedad, con el porfiriato, se dio inicio al movimiento revolucionario.

Aun cuando el objetivo es hablar de la evolución que se logra después de estos actos violentos llamados revoluciones, es innegable que los costos que se pagan son muy altos, en términos de vidas humanas y crisis económica, política y social; tampoco se pretende profundizar en la historia de la revolución mexicana.

Las crisis en una sociedad, aun cuando son momentos difíciles, han sido el antecedente de un avance hacia la paz, tranquilidad, mejora en sus instituciones y gobiernos, según la generación que las lidere e integre, aunque pareciera que es un efecto cíclico, donde el cambio sigue siendo la constante, pero lo que lo hace diferente es, si se logra más rápido, aunque violentamente o se logra lentamente y empieza dentro de uno mismo, y no debe de ser necesariamente un alzamiento violento de gente furiosa. La verdadera EVOLUCIÓN es un cambio de conciencia y de consciencia.

Si se sigue hablando de revolución como alzamiento violento, solo se lograría perpetuar a los mismos tiranos de siempre, pero disfrazados, a veces de corderos y otras veces de libertadores.

Lo mejor será enfocarnos en evolucionar, en re evolucionar, empezando por uno mismo, elevando el nivel de conciencia y logrando ser lo que desea ser, lo que se está llamado a ser y así México re evolucionará desde cada mexicano para convertirse también en el país que está llamado a ser, un país libre.

 

Amistad, Lealtad o Capacidad

Gobernar puede ser desastroso si no se sabe gobernar y para cuidar los resultados de una gestión hay varias vías probadas y comprobadas y hay varias sugerencias de estudiosos que ofrecen alternativas para alcanzar los objetivos planteados, pero sobre todo para lograr sacar adelante a un pueblo que depositó la confianza a través del voto.

Para llegar al poder se pasa por una serie de pruebas y filtros que van depurando las alternativas, porque muchos son los que suspiran, unos cuantos los que aspiran y menos los que compiten para que se elija a uno y en este proceso se va acompañado de familiares, amigos, aliados, convencidos y otros más que se suman en el camino de pendiendo las estrategias y los valores de cada contendiente; podemos encontrar la demagogia, manipulación, persuasión, convicción o la única opción sino que la menos peor como dirían algunos.

Una vez en el poder es donde se encuentran los momentos de verdad, donde se ve, de que esta hecho el proyecto y el sujeto y el equipo que le acompañó y el equipo que le acompañará para gobernar; y es justo ahí donde se debe tener claridad, si se integrará un equipo con amigos, con leales o con capaces; lo ideal sería que en una persona se encontraran esas tres características, pero difícilmente sucede, aunque puede haber sus excepciones.

Dice un dicho que “El poder corrompe” y ante esa afirmación, probablemente ni el amigo ni el leal superarían la prueba, quedaría la duda acerca del capaz, del que con sus habilidades y conocimientos pueda aportar técnica y profesionalmente lo que se requiera para lograr indicadores positivos y alcance de metas.

La teoría dista de la practica en algunas ocasiones y al que preside se le llamaría a privilegiar el bien mayor en un ánimo de hacer efectivo su mandato, de gobernar con los mejores más que con los amigos, de conformar un equipo que cuente con las habilidades, capacidades y conocimientos que le permitan resolver con un enfoque institucional y de servicio, eso marcaria la gran diferencia

Globalización VS Mundialización

Satanizar conceptos o repetirlos en un sentido coloquial sin profundizar en su verdadero significado, podría conducir a tener una visión muy corta o parcial de las cosas, pero, sobre todo, podría llevar al comicio de errores tanto de concepción como de acción.

La globalización y mundialización son términos que suelen usarse en sentido similar o como sinónimos, sin embargo, tienen sus grandes diferencias tanto etimológicas como de aplicación; la primera tendiente a una interrelación creciente entre países con fines comerciales y de libre mercado y la segunda con un enfoque más aspiracional en términos humanísticos, donde más allá de las fronteras y muros, se privilegie la mejora social.La historia de la humanidad, al menos la que se conoce y la que se ha documentado, indica que el proceso evolutivo es continuo y aunque cada día es más acelerado, menos sorprendente y más predecible, algo así como, lejos de mostrar resistencia, se busca una pronta adaptación al cambio, que flexibilice la incursión en el mismo, también es más confuso y provoca una pérdida de identidad, de arraigo y de preservación.

La globalización que ofrece el siglo XXI, sienta sus bases en el consumismo, el confort, la manipulación y persuasión, que impulse a los consumidores a actuar de determinada manera para atender los intereses de los grandes estrategas, mercadólogos, consorcios y hábiles emprendedores que, al analizar las conductas del consumidor, toman ventaja para lograr sus objetivos, en muchas ocasiones con grandes vacíos en la aplicación de la ética y los valores.

También tiene sus grandes ventajas y entre otras, sobresale el libre comercio de bienes y servicios a nivel internacional, disminución de los costos de producción, mayor competitividad empresarial y de calidad de productos, desarrollo tecnológico que favorece los niveles y rapidez de producción y uno de los más importantes para México, es la gran oferta de empleo en los países en vía de desarrollo, trayendo cambios colaterales en los procesos económicos, políticos, culturales, sociales y tecnológicos, dando lugar a un mundo más interconectado.

La mundialización por su lado se puede concebir como un proceso más lento y más deseable y busca que todos los países mantengan una relación de interdependencia en aspectos como la cultura, los medios de comunicación, la economía, la política e incluso el medio ambiente, elevando el nivel de conciencia de los seres humanos y evitando caer en las redes de la manipulación y consumismo para preservar el entorno en su estado más natural y armonioso. Luego entonces hay preguntas que resolver, ¿Qué es lo que prevalecerá? ¿Qué es lo más conveniente? ¿Estaremos entonces ante la formación de un nuevo mundo?

Más allá del estudiante

Más de 600 egresados como Técnico Superior Universitario, logramos reunir para la entrega de su diploma por terminación de estudios, el pasado 17 y 18 de octubre; jóvenes que hace dos años fueron recibidos con grandes sueños, ilusiones, ambiciones, miedos y muchos sentimientos más, que se combinaban en el inicio de la etapa universitaria.

La vida de un estudiante se encuentra llena de retos, en donde la cantidad de decisiones que deben comenzar a tomar los obliga a aprovechar cada momento y cada instante y en el estudio, la constancia permite que las oportunidades lleguen, y cuando llegan se debe estar preparado.

Lo que vemos cada día, es al estudiante, pero más allá de él o ella, hay mucho más, esta su vida fuera de la universidad, conformada por sus amigos, relaciones sociales, familiares, los retos que debe enfrentar y superar para continuar en el intento diario de salir adelante.

Más allá del estudiante, está la persona y su dignidad, la cual a veces es atropellada por decisiones ajenas que afectan o impactan directa o indirectamente, como podría ser, nuevas leyes y reglas. También se encuentra la familia, que, en la mayoría de los casos, es el apoyo principal para animar a que se continúe adelante en los proyectos de vida, cuando las situaciones suelen ir adversas, los amigos, que en muchos casos son distractores que hacen sustituir el estudio por la fiesta o algunas otras actividades de jóvenes.

También más allá del estudiante, está el profesionista recién egresado, el cual debe empezar una batalla de competencia con los demás compañeros para lograr integrarse a la vida laboral, encontrando también sentido al tiempo invertido para prepararse y que sea de utilidad para sus funciones como profesionista.

El estudiante también se enfrenta a un mundo lleno de lujos y comodidades aspiracionales que hacen de la vida un vacío permanente, en algunos casos y en otros, satisfactores temporales que son sustituidos por algo mayor y mejor, materialmente hablando.

Responsabilidad, con “I”

Responder a los actos que se lleven a cabo, compromisos o acuerdos y a los respectivos resultados, es una forma de manifestar el grado de responsabilidad que una persona física o moral, tiene para con los demás, independientemente del rol que juegue, ya sea ciudadano común, funcionario público, empresario, servidor público, y en caso de personas morales, sea empresa chica, mediana o grande, local, nacional o internacional, pública o privada.

El abstraerse de responder a las consecuencias de las acciones que una persona lleva a cabo, eso es responsabilidad, pero con una I al principio, convirtiéndose en irresponsabilidad.

Esta importante palabra, responsabilidad, es aspiracional en muchos sentidos y desde diferentes ámbitos, incluso en algunas empresas u organizaciones, se convierte en uno de los valores contenidos en la filosofía organizacional, buscando que cada integrante sea consciente de la responsabilidad que tiene dentro del equipo y se actúe en consecuencia.

Hay variantes en el uso de la responsabilidad, como podría ser, social, civil, personal, familiar, administrativa, contractual, moral, penal, colectiva, limitada, etc. y para este caso, se centrará en una en particular, y es la responsabilidad civil.

Responsabilidad civil se entiende como la obligación que incumbe a una persona de reparar el daño causado a otro, ya sea por sus propios actos como por los actos de personas dependientes de él o por cosas bajo su responsabilidad. Este daño suele repararse por medio de una indemnización económica. Está relacionada también con el valor civil.

Tener la valentía para dar la cara ante las consecuencias de los errores cometidos, reconocer omisiones u otros actos que pudieran en determinado momento no ser bien aceptados por la mayoría, eso es valor civil; en muchas ocasiones o en la mayoría de éstas, se adquiere como parte de la educación, cuando se tiene el ejemplo de quienes educan a la persona, desde casa hasta escuela o amigos.

También se hace latente el valor civil, al momento de defender las ideas propias y convicciones en toda circunstancia, con argumentos.

El que corre, es libre

Dar un paso hacia adelante seguido de otro más, impulsarse para avanzar, visualizar la meta que se planteó, caerse y volverse a levantar, escuchar el latido del corazón al iniciar una jornada y sentir como se acelera conforme se va elevando el ritmo y, sobre todo la respiración incesante que expresa, por un lado, la señal más contundente de que aún hay vida y, por otro lado, el agotamiento físico producido por la distancia recorrida; y todo lo anterior reflejado en la gota de sudor que recorre el rostro de arriba hacia abajo, sirviendo en muchas ocasiones de líquido que remoja los labios y en muchas otras más, acompañada de gotas de lluvia que caen como bendición en pleno entrenamiento de distancia.

Así se siente la libertad, al menos para el que corre y va al encuentro de la brisa producida por el aire fresco que en sentido contrario al que se desplaza el corredor, acaricia cada parte del cuerpo, haciendo el entrenamiento más intenso y sin duda alguna, invitando a elevar los pensamientos y emociones al máximo nivel y abstrayendo de una realidad inevitable, en los pensamientos provocados por la vibración que permite pensar y re pensar los sueños, objetivos y metas, construyendo los caminos estratégicos para que se logren uno a uno.

El que corre es libre, pero el que corre con pasión, con sentido, con un objetivo y con la determinación de fortalecer el espíritu guerrero que se requiere como la fuente naciente del ser en su máxima expresión, partiendo justamente desde el espíritu fortalecido para que su intermediaria llamada mente, se mantenga en un estado positivo y sirva de conducto para que el cuerpo obedezca las instrucciones y juntos confirmen la unidad completa que da vida al que siendo libre corre, y al correr es libre.

Son innumerables los beneficios de hacer actividad física y variados también los objetivos de cada individuo y se requiere disciplina para hacer de esta actividad un hábito y un estilo de vida, que, si bien en el intento se descubre la esencia del ser, también en el camino se aprende a ser libre y a correr. Todo empieza con el primer paso y a partir de ahí, nunca sabrás cuando será el último, porque la libertad es la búsqueda permanente y en la carrera entre más avanzas más amplio ves el horizonte. Se libre y corre. Empieza hoy y da el primer paso.

 

 

Vaivén, sin principio ni fin

¿Cuántos años debería tener una institución para considerarse consolidada?, seguramente la respuesta a esta pregunta tendrá muchos asegunes, sin embargo, el interés es relacionar una de 800 años de existencia, como lo es la Universidad de Salamanca, en España, la cual se ha fortalecido en el tiempo y ha mantenido sus principios rectores que le han dado identidad y credibilidad, gracias a sus líderes o rectores, su prestigiado personal docente y sus egresados.

Al tomar como base ocho siglos de existencia de una institución como la antes mencionada, entonces una de 80 años, ¿en qué etapa podría considerarse? Y de la misma forma, tendría muchos asegunes la respuesta, sin embargo, el interés es abordar aquella institución que surgió como escuela de ciudadanos en el año de 1939, su esencia se describía en la siguiente frase: “Una organización de todos aquellos que, sin prejuicios, resentimientos, ni apetitos personales, quieren hacer valer en la vida pública su convicción en una causa clara y definida, coincidente con la naturaleza real de la Nación y conforme con la dignidad de la persona humana”.

La fortaleza desde sus inicios, fueron sus fundadores integrados por grandes pensadores mexicanos, como: Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna, Aquiles Elorduy García, Luis Calderón Vega, Francisco Fernández Cueto, Alejandro Ruiz Villaloz, Rafael Preciado Hernández, Juan Gutiérrez Lascuráin, Manuel Herrera y Lasso, Trinidad García Aguirre, Toribio Esquivel Obregón, Gustavo Molina Font, Jesús Guisa y Acevedo, José Fernández de Cevallos Martínez y Manuel R. Samperio Méndez, entre otros.

Aunque dentro de sus estatutos y reglamentos, las puertas están abiertas para quien desee participar cumpliendo los requisitos básicos de ser mexicano, con un modo honesto de vivir y atender el curso-taller de introducción, seguido de los formatos requisitados, a veces entran y salen como un vaivén sin principio ni fin o más bien con un fin más personal que institucional y con actos que rompen con los principios y fines de la misma organización, debilitando la credibilidad y fortaleza que con el paso de los años se ha logrado.

Hay personas o personajes que tuvieron su tiempo y su protagonismo, que al cobijo de los principios básicos, lograron escalar a la cima y posterior a sus periodos de gloria, como una constante, han dado la espalda a lo que representa la que en sus inicios fuera escuela de ciudadanos y posteriormente gran impulsor de cambios positivos para México, pero su tiempo ya fue, y en un vaivén sin principios ni fines, pretenden regresar sin darse cuenta que lejos de ayudar, perjudican, sin querer comprender que mucho ayuda el que no estorba y que hay mucho camino por recorrer aunque en la distancia podrían seguir luchando como su legítimo derecho, pero no apareciendo en una asamblea nacional queriendo arengar en el micrófono lo que por ser su voz, ya no tiene eco. Falta mucho camino para los ocho siglos.

 

¿Quiénes te acompañan?

El secreto de los grandes éxitos en la vida de las personas, estriba principalmente en, de quien se hacen rodear durante el trayecto y sobre todo como se trabaja con las personas y sus respectivas cualidades, para alcanzar las metas planteadas.

Si se hace un análisis de la vida de las personas que se consideran exitosas o de las organizaciones que tienen esta característica, se podrá encontrar que para el primer caso, depende mucho de quiénes influyeron en esas personas desde los primeros años de vida, en cuyos casos, la mayoría tuvo padres y familiares que le impulsaron a desarrollar habilidades útiles y le educaron con visión de futuro y valores firmes, entre otros aspectos; en el segundo caso, el éxito se atribuye a las personas que conformaron a la empresa u organización, quienes tuvieron justamente las mismas bases y rodeados de personas con las mismas cualidades que los primeros.

Quiénes te acompañan y las cualidades con las que cuentan, es un factor determinante para los resultados que se han de obtener en los proyectos y metas planteadas a alcanzar en un periodo determinado o en los objetivos establecidos en alguna empresa o institución.

Sin duda alguna, habrá momentos en la vida en los cuales se tendrá la oportunidad y libertad de elección y en esos casos, debería ser muy cuidadoso y selectivo el ser humano, para hacerse acompañar de personas que busquen objetivos en común.

El mundo necesita Líderes

Hay muchos problemas que resolver, situaciones que atender, metas y objetivos a alcanzar, proyectos que concretar, sueños que se hagan realidad, promesas que cumplir y, sobre todo, hay millones de personas esperando que todo eso suceda, le dijo Juan a uno de sus socios, el cual le respondió, ¿y qué puedo hacer por ti?

¿Qué pasaría si en lugar de tanta queja, se dieran propuestas y acciones de solución?

A la mayoría de las personas les gusta sentirse comprendidas por otros, les gusta tener la razón o incluso, que les den la razón o luchar por vencer los argumentos de los demás, muchas personas se la pasan quejándose de todo y por todo, de las personas con quien convive, del clima, de la comida, de los que actúan y de los que no, incluso, al escribir estas líneas me identifico con ese segmento porque pareciera que me estoy quejando de las actitudes de los demás, pero en realidad es algo que sucede comúnmente y que a nada nos lleva tener esa actitud quejosa.

En situaciones o ante personas con las características que se enlistan anteriormente, hacen falta líderes, así en corto, en situaciones tan comunes y ordinarias, ahí hace falta alguien que contribuya a cambiar esas formas de pensamiento y no solo contradiciendo lo que piensan o sienten, lo cual es válido, sino con hechos, con propuestas y acciones de solución y, sobre todo, ampliando los horizontes de las personas.

¿Qué pasaría si en lugar de usar el teléfono celular o la tableta o la televisión durante horas, para vivir la vida de otros, mejor le damos sentido a la vida que ya tenemos y nos hacemos responsables de nuestro propio bienestar?

Tener metas y objetivos de vida con una misión y visión bien determinados, dará sentido a la vida de las personas, vivirá más ocupado en asuntos productivos y logrará momentos de felicidad que le motivaran a plantearse mas objetivos y nuevas metas y ahí es donde hace falta lideres también, que contribuyan con el ejemplo a demostrar a otras personas que todo es posible y que tener una nueva oportunidad cada día, es algo muy valioso y gran oportunidad.

¿Qué tal si en lugar de ver los defectos, se valoran las virtudes y cualidades, se eleva la autoestima?

Se necesitan líderes que tengan los pies sobre la tierra y ese sea su punto de partida cada día, que estudie permanentemente y que lo que aprenda lo comparta con los demás, eso es multiplicar el conocimiento y formar a otras personas para construir una mejor sociedad, eso hace un líder y de esos líderes hacen falta en el mundo, que sirvan a los demás.

El mundo necesita líderes y tu deberías ser uno de ellos. ¿Te atreves?