Web Analytics
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
periodico basta
Somos parte de:
Martes 18 Junio del 2019
nubes dispersas 21°

Lo que bien se dice... bien se entiende

Educación Tecnológica en México

Promover de manera efectiva, las bondades y características con las que cuenta el subsistema de Universidades Tecnológicas, es lo que hace falta, dijo el diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, durante su participación como ponente en la reunión nacional de rectores, y continuó externando, deben encargarse de que todo México se entere y de esa manera se revalore la aportación tan relevante que hace el subsistema a través de la alta calidad y competitividad de los egresados que desde hace casi 28 años, aporta a la sociedad y al sector productivo.

Aun cuando podría darse por hecho que, a casi 3 décadas de su implementación en México, serían suficientes para posicionar las características que sobresalen o diferencian a las universidades tecnológicas de otros modelos de educación superior, la sugerencia del diputado en mención dice lo contrario, así que a continuación se presentan algunas de las bondades que tienen las universidades tecnológicas.

Los principios con los que cuenta el diseño del modelo educativo, son: intensidad, polivalencia, flexibilidad y pertinencia o vinculación con el sector productivo.

La Intensidad es una característica que da soporte a la identidad propia del nivel 5B, al que pertenecen estas instituciones de educación superior, en sus inicios, que determina la duración de los estudios a dos años y busca una formación estrechamente vinculada con las demandas de los sectores productivos, a partir de 2010 ya se ofrece también con las mismas características el nivel 5ª.

Con la Polivalencia, las universidades tecnológicas, pretenden otorgar una formación profesional en uno o varios grupos de actividades de los procesos productivos o en actividades generales aplicables a todas las ramas del sector de bienes o servicios, de tal forma que el egresado cuente con la capacidad de adaptarse a diferentes formas de trabajo, así como también, pretende impulsar el desarrollo de competencias que permitan la aplicación en varias áreas del proceso productivo.

Con la flexibilidad se proponen revisar y modificar periódicamente sus programas de estudio, así como la creación de otros nuevos para mantener una oferta actualizada y acorde a las necesidades del sector productivo.

En relación a la Vinculación con el sector productivo, hay varios momentos en los que los alumnos experimentan esta relación entre la universidad y la empresa, como en las visitas de inducción, específicas y principalmente en las estadías empresariales, en las cuales muchos de ellos se quedan a trabajar en la empresa en la que hicieron su estadía, siendo el inicio de su vida laboral.

Acreditación en Calidad Educativa

La universidad es parte de la sociedad y a su vez la sociedad está representada en la universidad a través de cada uno de los estudiantes que la conforman, y uno de los principales compromisos que tiene la institución es: preparar a sus estudiantes con programas de calidad y así ofrecer, a su comunidad, egresados con los más altos estándares de educación superior y contribuir —con ello— al desarrollo de una sociedad más próspera, equitativa y justa.

Cada institución, sea pública o privada, constantemente hace esfuerzos para lograr la mejora continua a través de la capacitación y certificación de sus docentes, supervisión individual, vinculación con las empresas del sector productivo y lograr la existencia de espacios para prácticas, nivel de exigencia de los programas, recursos y equipamiento disponible para los estudiantes y también un impacto positivo hacia la comunidad a través de la extensión universitaria.

Todo lo anterior debe ser evaluado, para conocer su nivel de efectividad y satisfacción del cliente, primero por medio del autodiagnóstico, como un ejercicio de autoevaluación y concientización del personal al interior de la institución, y posteriormente por organismos externos que de manera objetiva corroboren que la calidad del programa educativo cumple con los estándares preestablecidos y se logre la acreditación, y la mejor manera de lograrlo es a través de pares académicos que deberán ser profesionales de reconocido prestigio, sin prejuicios, capaces de emitir juicios de valor en forma objetiva, con el propósito de certificar la validez y confiabilidad de los resultados de su estudio.

El Consejo para la Acreditación de la Educación Superior, A.C. (Copaes), define que la acreditación es el resultado de un proceso de evaluación y seguimiento sistemático y voluntario del cumplimiento de las funciones universitarias de una Institución de Educación Superior (IES), que permite obtener información fidedigna y objetiva sobre la calidad de los Programas Académicos (PA) que desarrolla.

Permite también certificar ante la sociedad la calidad de los recursos humanos formados y de los diferentes procesos que tienen lugar en una institución educativa. En ese sentido, las IES deben ser las primeras instancias responsables y garantes de la calidad de los PA que cobija. Descansa en la búsqueda permanente de la excelencia y representa el esfuerzo colectivo de la comunidad universitaria para rendir cuentas a sí misma y a la sociedad, sobre la pertinencia, relevancia y calidad de su ser y quehacer institucional.

Lograr la acreditación de programas educativos es el resultado de la ardua labor de los integrantes de una institución y la firme convicción de que la calidad educativa contribuye a la formación de mejores profesionistas, en el caso de la Universidad Tecnológica de Cancún, la consideramos como un proceso de mejora continua y la materialización de los esfuerzos por ser la mejor opción para la comunidad.

By the book

Hace unas semanas, un electricista se presentó para revisar una falla en una instalación y dijo que la situación era muy grave porque el que hizo ese trabajo lo había hecho MUY MAL, y esa había sido la misma respuesta de uno antes.

Pero al hacer el análisis de otras personas, parecía que era una constante, porque lo mismo decía el plomero, el odontólogo, el mecánico y muchos más ejemplos que salieron a la luz en esa mesa de tópicos. By the book es una frase que se usa cuando todo se ha hecho según las reglas y pareciera que culpar a los demás o a los que antecedieron en algo, fuera la regla.

O quienes usan ese argumento para denostar a los anteriores, lo hacen por recomendación de algún asesor o by the book. Con lo antes expuesto, viene al caso una anécdota que hace unos 25 años se hizo muy popular en los pasillos de la universidad y se llama, las 3 cartas, consistente en la experiencia de un asesor político que le dio un día a un presidente de un país, tres cartas que él debería abrir sucesivamente si las cosas le iban mal. Así sucedió, con lo que el mandatario se enfrentó a la primera misiva.

El mensaje era escueto, pero rotundo. Decía: «Échale las culpas a tu predecesor». Aquello surtió efecto durante algún tiempo, pero no fue suficiente para resolver los problemas, por lo que el gobernante tuvo que abrir la segunda carta. Esta decía: «Échale la culpa a la crisis general; di que es tan intensa que a pesar de las acertadas medidas que tomas para enfrentarla, las soluciones aún tardarán en llegar». Así lo hizo con fortuna desigual porque el argumento convenció a los convencidos y no satisfizo a los detractores que criticaron su reacción tardía y el desacierto de sus decisiones.

El presidente no tuvo más remedio, entonces, que rasgar la tercera carta: «Vete escribiendo las tres cartas». A veces parece que culpar a otros de lo que sale mal, fuera un camino fácil, tanto en la vida personal como en lo profesional. Sin embargo, dar resultados siempre es la mejor manera de demostrar que se trabaja en beneficio de quienes corresponda, al dar resultados también se eleva el grado de satisfacción tanto del colectivo como de quienes dirigen.

Nomofobia

Si se consulta el teléfono inteligente 34 veces o más al día, es muy probable que sea un caso de nomofobia, eso es lo que indican las estadísticas de las personas que usan smartphone.

Sentir ansiedad o una infundada sensación de incomunicación cuando se ha quedado sin batería en el teléfono celular, se haya olvidado en casa o no tenga señal, se le llama nomofobia.

También cuando el usuario del móvil se encuentra con amigos en alguna reunión y prefiere enviar mensajes a otra persona que está ausente, o el simple hecho de estar en una reunión y dejar el teléfono justo a un costado muy a la mano para ser revisado y también cuando se está en el cine o viendo televisión y con frecuencia se revisa el teléfono con cualquier pretexto.

La nomofobia es el miedo irracional a estar sin teléfono celular o la codependencia a éste, en muchas ocasiones sin darse cuenta o más aun sin aceptarlo, buscando siempre justificantes o alejándose a un lugar privado para poder consultar el teléfono, simulando ir al baño, a la recámara o algún lugar diferente al de los demás, para evitar que se haga la observación o se prohíba el uso del móvil.

La nomofobia es considerada un trastorno, difícilmente aceptado por quien lo padece y según los expertos, el nomofóbico suele ser una persona insegura y de baja autoestima con síntomas muy claros como sensación de ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de estómago o cabeza. Las mujeres son quienes más la padecen como una necesidad comunicativa y afectiva, sin que sea exclusivo porque también hay muchos hombres que padecen este trastorno y normalmente es en los adolescentes.

Como todo trastorno, el primer paso para poder ayudar o ayudarse es reconociendo que existe, al ser consciente y detectar si se tiene alguno de los síntomas antes mencionados y empezar a trabajar en ellos poco a poco, con la finalidad de evitar que se convierta en una adicción y provoque otro tipo de consecuencias, como se ha predicho por otros estudiosos, tales como molestias en las manos o dedos con los cuales se usa más el teléfono, dolores de espalda o cuello. Como dice el dicho: “nada con exceso, todo con medida”.

¿Hacia dónde vamos?

Todos los seres humanos deberían tener un plan que permita contar con un rumbo fijo y canalizar todos los esfuerzos y recursos hacia ese propósito y su realización; incluso, aunque al final del camino pudiera ser erróneo.

Pero mientras tanto, se tiene un enfoque claro hacia dónde ir y en el camino de la construcción hay un gran aprendizaje. Si lo anterior debiera pasar con cada individuo que habita la faz de la tierra, no tendría por qué ser diferente cuando hacemos referencia a una familia, empresa, sociedad y holísticamente hablando, hasta el último holo conocido o por conocer.

Debería tener un plan y probablemente ya existe y solo en las esferas más cercanas al ser humano es donde tendría que hacerse conciencia de ello, es decir, es donde debe trabajarse para actuar en consecuencia. Pero con un enfoque muy específico y claro.

¿Hacia dónde vamos como ciudad o municipio? Y con sensatez, tal vez haya muy pocos o ningún ser humano que pueda responder esta pregunta, porque se desconoce, aunque tal vez exista un plan claro del rumbo que lleva nuestra ciudad y municipio. Decía Henry Ford: “Es preferible tener un plan, aunque sea equivocado, a no contar con él”.

Y coincido, debido a que cuando se tiene un plan y líneas de acción, se pueden canalizar todos los esfuerzos y recursos, en un orden de prioridades y con sentido de bien común; donde todos o casi todos encuentra una lógica a cada acción y decisión, donde cada recurso invertido tiene beneficios para la mayoría, ya sea a corto, mediano o a largo plazo.

La propuesta es que se elabore un plan a largo plazo, a 30 años, segmentado en trienios, para lograr su consolidación; un plan en el que participen todos de manera ordenada y generosa, para su construcción con características de inclusión, sustentabilidad, modernidad, movilidad, urbanidad, conectividad y desarrollo sostenible con base en derechos humanos.Si se logra este plan, lo más probable es que se logre su realización y si se logra realizar, lo más probable es que el beneficio sea para todos.

Disposición vs Preparación

Estudien, porque es la única herencia que se les podrá dejar o al menos la mejor, se escuchaba decir a muchos padres dirigiéndose a los hijos, en el entendido de que el estudio hace referencia a la preparación que se requiere en la vida para salir adelante con los proyectos de vida, de una manera más competitiva de frente al futuro.

Si se entendiera a la preparación como el saber, estudiar, ser apto para alguna función o actividad y a la disposición con el querer, tener las ganas o el hambre de triunfo, la actitud positiva para ir tras los sueños y alcanzarlos. Entonces cabe el dicho aquel que dice “Querer es Poder” o que es mejor la actitud que la aptitud. Sin ser extremistas, al final del camino, podría ser que son un complemento perfecto que al encontrarse se convierten en una bomba potente que permitirá detonar todo el potenc

ial de una persona y ponerlo a su disposición para el logro de metas y con un poco de visión humanista, al servicio de los demás.

Sin embargo, el punto es, que contribuye más en el éxito de las personas, la disposición o la preparación y en ese sentido, no hay lugar a duda que la primera es más útil que la segunda, porque con disposición o actitud positiva, una persona es capaz de aprender lo que sea necesario para salir adelante, no así, alguien que sabe mucho, entiéndase que tiene la preparación, pero tiene una actitud negativa que lo impide usar esos conocimientos en su propio beneficio y no se diga, en beneficio de los demás.

Aun cuando en ambos sentidos, el ser humano es capaz de cambiar y convertirse en lo que aspira ser, será más difícil el cambio de actitud que el tránsito de la ignorancia al saber y por si ya lo olvidaron, recuerden: Querer es Poder y la suma de la Actitud y Aptitud da como resultado, Altitud, una persona de altura.

Con las universidades, NO

Universidad, según el diccionario, se define como una institución académica de enseñanza superior e investigación que otorga títulos académicos en diferentes disciplinas, se puede ubicar en uno o varios lugares llamados campus; destinada a la enseñanza superior (aquella que proporciona conocimientos especializados de cada rama del saber), que está constituida por varias facultades y que concede los grados académicos correspondientes.

Desde un concepto personal, concibo que una universidad es un campo de energía positiva, con uno de los fines más nobles: la formación de seres humanos con el deseo de ser cada día mejor y en todos los aspectos; en el día a día, cada integrante ofrece lo mejor de sí.

En el sentido más amplio, una universidad es parte de la sociedad y en la universidad está representada la sociedad a la que pertenece. También es importante tomar en cuenta que es querida y respetada por la ciudadanía; las universidades mantienen aún una imagen positiva. Por lo tanto es necesario cuidarlas desde todos los frentes.

A mediados de la semana pasada, se leía en varios medios de comunicación que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) bloqueó cuentas bancarias de una universidad pública estatal, por presunto lavado de dinero. También el año pasado se dio a conocer que varias universidades participaron en el esquema de empresas fantasma y presuntos desvíos, conocido como “La Estafa Maestra”.

Y, sin profundizar mucho en lo que ya se sabe, el llamado sería muy serio y contundente, con las universidades NO. No se vale aprovecharse de la primera oportunidad que llegue y que le lleguen al precio a quienes, de manera temporal, se encuentran al frente de una institución de educación superior.

Cada acción va entrelazada con otras acciones que afectan de manera sistémica a muchas personas, y cuando alguien acepta la responsabilidad de dirigir una institución como lo es una universidad, acepta también todas las tareas y responsabilidades que lleva implícitas, llámese calidad educativa, vinculación empresarial, investigación e innovación.

Todo ello con transparencia y rendición de cuentas, con altos estándares de calidad, ética y valores.

El ejemplo es más contundente para enseñar, que las palabras mismas y con esos hechos, ¿cuál es ejemplo que se le da a los estudiantes, principalmente? Por eso, con las universidades, NO. Por favor.

 

 

El que siembra, cosecha

Jamás he negado mi procedencia y tampoco me avergüenzo de donde vengo, sino al contrario. Siempre ha sido motivo de orgullo compartir con familiares y amigos, que mi educación fue basada en la cultura del trabajo y el esfuerzo, en la combinación de estudio y trabajo a la vez y sobre todo la cercanía entre padres e hijos en todo momento.

“¡El que siembra, cosecha!”, me dijo mi padre una tarde, mientras bajo el sol incesante abríamos las entrañas de la tierra para depositar tres granos de maíz en cada poceta hecha con el punzón; el sudor corría por la frente debajo del sombrero y avanzamos al mismo ritmo con rapidez para terminar la jornada. “Y si siembras maíz, cosecharás maíz”, continuaba mi padre instruyéndome, a la edad de nueve años; “y si siembras mangos, naranjas o caña de azúcar, eso cosecharás y así es también en la vida, hijo.

Si respetas, te respetarán, si trabajas recibirás el fruto de tu trabajo; pero si actúas mal, también puedes recibir el mal. Recuerda siempre, que lo que siembras, cosechas”. Lecciones de vida en el formato más natural y sencillo de comprender, en la práctica constante y con el ejemplo al día.

Ahora que el tiempo ha pasado, sigue muy vigente esa enseñanza y la agradezco cada día, cada instante y observo el entorno y veo reflejado en todo momento y en todo acto ese resultado, tanto para bien como para mal y sólo es cuestión de tiempo para corroborar que son sabias las enseñanzas de los padres.

Los resultados son inevitables y todo aquello que se hace un día, trae sus efectos con el tiempo. El que trabaja recibe el pago por su trabajo, el que estudia obtiene sus resultados en la misma medida; quien emprende también logra sus frutos con el tiempo, quien habla con la verdad o quien miente, también obtienen sus resultados o consecuencias, quien usa a otros para lograr sus fines también obtendrá resultados en el mismo sentido.

El que siembra, cosecha lo que sembró y sería recomendable que se ponga mucha atención de lo que se está sembrando ahora porque, inevitablemente, la cosecha llegará en su momento y cuando es algo positivo o para bien, seguro habrá alegría y satisfacción.

Disrupción Educativa

Más que con las ideologías, la mayoría de los enfoques con los que se relaciona la disrupción sobre los cambios que se avecinan, es con la tecnología, incluso en un exceso. Desde mi humilde opinión, se ha llegado a creer que, con la introducción de cierta tecnología, podría cambiarse o mejorarse un modelo social. ¿Será esto posible y además efectivo?

En el ámbito educativo, hablar de comportamientos disruptivos se refieren a conductas de los estudiantes que llegan a dificultar el alcance de los objetivos de una clase; tales como exceso de ruido provocado por el movimiento de sillas o mesa bancos repetidamente, murmullos o incluso participaciones constantes de una sola persona o a destiempo, esto, por un lado.

Pero por otro lado está el enfoque de la pedagogía disruptiva o disrupción educativa, el cual debería provocar un cambio brusco del modelo educativo que actualmente prevalece en la mayoría de los sistemas. Este último es el tema que nos ocupa en esta colaboración.

Existen los conocidos hitos tecnológicos disruptivos, que han transformado, en su paso, las formas de hacer y pensar de la humanidad, desde internet, la máquina de vapor, la rueda, hasta el fuego mismo. Sin embargo, y aun con todas estas nuevas introducciones de los avances tecnológicos, no se ha logrado aún la consolidación como tal de un cambio brusco, importante o permanente en el sistema educativo, que vaya a la par con los otros ámbitos en los cuales sí se ha dado la disrupción como tal.

¿Qué es lo que sí podría considerarse disrupción educativa en el siglo actual? Pues bien, esta pregunta tal vez la deberían responder los grandes estudiosos del comportamiento y evolución del ser humano, pues es el ser humano el centro de todo cambio y es el mismo, el que ha tenido comportamientos modificados a partir de las nuevas tecnologías, mismas que se ha pretendido que sean herramientas para mejorar en materia educativa, pero que aún no han sido suficientes para servir de contrapeso a los tantos distractores que sí ha provocado.

Es probable que el proceso de cambio de los estilos de vida de la humanidad, acompañada de tantos avances tecnológicos enfocados a facilitar y hacer más cómoda la forma de vida, desde el transporte, alimentación, entretenimiento e incluso la educación, sean tales que con el tiempo provoquen de manera no tan brusca, pero sí determinante, la disrupción educativa que se espera.

Tal vez, lo disruptivo en la educación podría ser la formación de seres humanos autónomos y maduros y contar con profesores tan preparados como para que este enfoque pudiera hacerse una realidad, y como consecuencia dejar de requerir espacios, cursos y horarios restrictivos para atender más las necesidades y disponibilidad de cada persona.

Disrupción

Hace un cuarto de siglo se empezó a usar el término “disruptivo” con un enfoque de emprendedurismo. Fue acuñado por Clayton M. Christensen, catedrático de Harvard Business School, y presentado en 1995 con su artículo Disruptive Technologies: Catching the Wave, escrito en conjunto con el también profesor Joseph Bower, pero luego ha sido usado, en exceso, en el ámbito económico, político, educativo y tecnológico.

Pareciera que la palabra disrupción se ha convertido en moda, la moda del siglo XXI, al igual que ha sucedido con otras palabras que se ponen de moda, como sinergia, huachicol, corrupción, vallenato, bioenergía, sustentable, entre otras. Se trata de términos fuerza o conceptos clave que parecen encerrar la solución a los problemas propios de cada contexto o, que al menos, suministran nuevos elementos con los que armar el pensamiento.

El uso del concepto es muy amplio, y tanto se aplica al funcionamiento orgánico o psicológico como a las ideas, los productos o los modelos sociales. Se emplea cuando se quiere señalar un cambio brusco o significativo.

Probablemente el significado que se le da a la disrupción sea como adjetivo o sustantivo o se está en la búsqueda del significado real, o tal vez no lo tenga y sólo se use como sentido figurado para nombrar a aquello que produce una ruptura brusca, ya que, por lo general, el término se usa en un sentido simbólico, en referencia a algo que genera un cambio muy importante o determinante.

Si así fuera, ante tantos cambios que se están viviendo en el mundo de manera brusca, como el cambio climático que ha traído como consecuencia el sargazo, o el deshielo de los glaciares, estaríamos hablando de una disrupción ecológica provocada por el ser humano o disrupción mundial que seguramente traerá como consecuencia nuevas especies y formas de vida; ¿será acaso la disrupción humana?

¿Qué hacer?

Una pregunta es un enunciado interrogativo que se emite con la intención de conocer algo u obtener alguna información, para satisfacer la necesidad de recibir respuestas en un sentido amplio, exploratorio, de investigación o por simple curiosidad.

Desde que nacemos, no dejamos de asombrarnos y plantearnos cuestiones sobre todo lo que nos rodea, parece ser un estado mental que aumenta nuestra atención hacia nueva información y también mejora nuestra memoria.

Los por qué, para qué, quién, cuándo, cómo, dónde, qué, entre otras combinaciones, son usadas por los seres humanos desde muy temprana edad como una manifestación de curiosidad para encontrar respuestas a inquietudes o dudas que surgen con el paso del tiempo.

Sin darse cuenta, una persona pregunta a otra algo respecto a lo que ya sabe, pero quiere evadir la responsabilidad de toma de decisiones, o bien la aprobación de su decisión previamente tomada.

¿Qué hacer? Con una situación u otra, con los problemas que llegan o en los cuales una persona se involucra, con situaciones indeseadas o bien con aquellas deseadas y cumplidas.

Gestión para el cambio Parte 3

Una vez que se diseñó un plan para la gestión del cambio, así como una estrategia de comunicación efectiva y el desarrollo de una visión amplia del proyecto, se requiere poner manos a la obra, poner en acción el plan estratégico de gestión para el cambio. Y esa etapa es la que realmente requiere del máximo profesionalismo y completa atención.

Contar con una visión es muy útil, ya que permite conocer cuál es el resultado ideal, lo cual ayuda a priorizar elementos específicos del plan. Cuando se trata con un grupo más grande o una organización, es necesario reunir un equipo de gestión del cambio como ayuda para diseñar una transición sin problemas.

Siempre cabe la posibilidad de una resistencia ante el cambio. Al evaluar las reacciones negativas y prepararse para éstas, es posible que se esté mejor capacitado para resolverlas de forma rápida y positiva.

Hay que considerar estrategias para tratar la resistencia al cambio, tales como predecir motivos de resistencia, incluir en el plan pasos para tratar la resistencia y dar a los interesados oportunidades para participar en aspectos del proceso.

Si una persona demuestra una fuerte oposición al cambio, háblale en privado; permite que haga preguntas y exprese sus preocupaciones antes de ofrecer una respuesta. La misma estrategia funciona cuando un grupo de personas se opone al cambio; se les podría invitar a realizar una reunión en un lugar privado y dedicar bastante tiempo para formulación de preguntas y deliberación antes de ofrecer una respuesta.

Hay que dar importancia a la comunicación directa con las personas y grupos que muestran resistencia; después de que se haya concedido tiempo para realizar preguntas y expresar inquietudes, revisar los motivos del cambio. Si toda la información que se brinda no logra ayudar a que una persona o grupo avance en el proceso de cambio, tal vez sea necesario negociar; cuando se necesite negociar es fundamental tener claridad en el tema de gestión del cambio, tener presente por qué se necesita el cambio y cómo puede afectar a otras personas, así como una visión clara de los beneficios del cambio.

Dar a las personas participación en el cambio que los afecta es un paso importante para crear una relación positiva en torno a la idea del cambio. Cuanto mayor sea la participación de los interesados en el cambio, más exitosa será su implementación.

Gestión del cambio (2)

El cambio es una constante y saber gestionarlo de manera exitosa requiere de un plan que permita la transición ordenada y con resultados que beneficien a todos o la mayoría, sin ocasionar problemas o con el menor número de problemas.

Esta es la continuación de cómo gestionar el cambio en una organización o país, según corresponda, así como los beneficios que trae consigo una atinada gestión del cambio.

Entre otros, se ha comprobado que al gestionar el cambio efectivamente, se crea un impulso en todos los colaboradores de una organización o ciudadanía de un país.

Cuando les brindas a los interesados información coherente en cuanto al cambio, es más probable que éstos se comporten de forma tal que apoyen tus objetivos. Una buena planificación establece un precedente para cambios futuros al demostrar un compromiso con un proceso positivo que beneficie a todos los implicados.

La gestión del cambio comienza con un plan, empezando por identificar qué resultado se desea como consecuencia de todos los cambios próximos. Dentro de este plan de la gestión del cambio hay que analizar las circunstancias internas y externas, plantear o conocer objetivos, considerar las siguientes alternativas o escenarios, reunir y analizar datos y considerar parámetros de impacto.

Otro factor fundamental es la comunicación, la cual es una parte fundamental de la gestión del cambio. Se debe asegurar un orden y claridad para divulgar información precisa con regularidad. Crear y aplicar un plan de comunicación puede ser la mejor forma de proceder. Cuando se haya decidido qué se va a comunicar, cuándo y a quién, es momento de compartir la información. Cuando sea posible, se debe comunicar el cambio personalmente, este método permite tener más tacto y ser más sensible que si se comunica el cambio por teléfono, correo electrónico o de manera masiva y de preferencia sin intermediarios.

Cada comunicación debe tener suficiente información, pero no demasiada porque resultaría abrumadora. Con cada comunicación, se debe incluir un conjunto de acciones claras y específicas para que realicen las partes interesadas. Un resumen de acciones bien organizado puede hacer que la transición sea más fácil para quienes se vean afectados.

Es trascendental crear una visión convincente del cambio para compartir con los principales interesados; ellos están dedicados al proyecto, tanto para su realización como para su éxito y merecen saber qué proceder se pretende adoptar. Una visión es un concepto más amplio, en el que se trabaja sin una fecha límite.

Gestionar el cambio

El cambio siempre presenta desafíos, la gestión del cambio es un enfoque para ayudar a los interesados con la transición, en una organización o en un país. Un plan bien pensado para manejar el cambio, da a las personas afectadas la posibilidad de comprender qué sucede en su entorno mediante comunicación directa y liderazgo sólido.

Sin duda existe una gran diferencia entre decir y hacer, entre ser seguidor y ser líder, entre ser oposición y ser gobierno, entre ser espectador y ser actor, sin embargo, la vida puede dar muchas vueltas y quien un día fue empleado podría llegar a ser jefe o quien de ciudadano pase a ocupar cargos como servidor público o de elección popular.

Afortunadamente existen innumerables alternativas para capacitarse y saber cómo enfrentar el cambio de manera exitosa y más allá, como ser gestor del cambio de manera planeada profesionalmente y a continuación compartiré en dos o tres secciones, lo que, de manera muy oportuna y coincidente, estoy abordando en estos momentos en una de las organizaciones líderes del mundo y que sabe gestionar cambios además de oportunos, exitosos también, y es Toastmasters Internacional.

En el manual titulado Líder dinámico, conformado por 5 niveles y estos a su vez por varios proyectos o unidades, en el nivel 4 se aborda este interesante y oportuno tema de la “gestión del cambio”, el cual tiene como finalidad practicar para desarrollar un plan de gestión del cambio de manera exitosa.

Todo líder debería adoptar una visión organizativa del cambio, ya que es fundamental para el éxito de los proyectos que afectan a varias personas. Cuando el cambio está planificado y bien gestionado, se ahorra tiempo, dinero y se gana la confianza de todas las partes interesadas.

Uno de los mayores beneficios de la gestión del cambio es que permite que todas las personas afectadas comprendan cabalmente por qué se realizan los cambios. Un plan bien diseñado puede brindar a todas las partes interesadas la posibilidad de participar en el proceso.

La gestión del cambio ayuda a identificar la resistencia en una etapa temprana del proceso. La resistencia puede aparecer como falta de comprensión, falta de aceptación o incapacidad de ver cómo se puede mantener el cambio. Abordar estos temas tan pronto como surgen puede facilitar las transiciones dentro de un cambio organizativo mayor.

En sus marcas, listos… arrancamos

El llamado de alerta para entrar en posición de competencia es precisamente, “en sus marcas”. Momento en el cual todos deben estar listos para poner en práctica la preparación que se tuvo para ese momento de competir y dar lo mejor de sí.

La mente, cuerpo y espíritu se unifican, se enfocan hacia un mismo objetivo, el corazón empieza a latir más fuerte de la emoción y todos los sentidos están concentrados para la siguiente etapa.

Listos, es la segunda llamada y justo cuando la vista está dirigida al frente, a la meta, todo el cuerpo en posición de competencia y con toda la adrenalina al máximo, la respiración se acelera y los poros empiezan a transpirar.

Incluso, los espectadores también se ponen en posición de alerta y los demás competidores generan un campo de energía que se convierte en vapor caliente que traspasa los espacios del área de la justa.

Unos segundos de silencio que se hacen eternos, es lo que separa la tercera llamada y que a la primera distracción podría convertirse en desventaja.

¡Arrancamos!, es el momento de darlo todo y con todo, donde ya no hay marcha atrás y lo único con lo que se cuenta es con los pensamientos de grandeza que permiten avanzar a pasos agigantados con toda pasión y máxima velocidad… ese es el estado en el que se encuentra el equipo de la Universidad Tecnológica de Cancún, donde cada líder de área tiene rumbo definido, firmeza en sus planes y líneas de acción para lograr cada eje estratégico y convertirlo en un indicador positivo.

Arrancamos el año 2019, al cual le damos la bienvenida con los brazos abiertos, lo estábamos esperando con todas las ganas de hacernos aliados y aprovechar cada momento y cada segundo, cada oportunidad y cada reto y hacer nuestro trabajo con las mejores habilidades que cada integrante del equipo tiene.

Estamos listos y en acción permanente para continuar sumando al proyecto de resultados y generar más y mejores oportunidades que nuestro gobernador lidera; y desde la educación, con la Universidad Tecnológica de Cancún contribuimos para hacer de la misma una política pública que beneficie a las actuales y nuevas generaciones.

Arrancamos y con toda pasión, feliz y productivo año 2019.

Desgracia dos

Desgracia de dos, palabra compuesta que tiene significados variados, tales como, que tiene o causa desgracias, que es desafortunado o desdichado o bien, se aplica al acto o enunciado que es desafortunado o inoportuno, también se usa como el plural de desgraciado, al dirigirse a un grupo de personas que se calcifican con un actuar reprobable en perjuicio de otros.

El 24 de diciembre del año inmediato anterior 2018, aconteció un hecho que ha sido motivo de un sin número de opiniones encontradas, también motivo de expresiones de solidaridad y odio a la vez, gratitud y reclamos; sin embargo, el acto fue sin duda alguna desafortunado, uno que seguramente nadie desearía para sí mismo y tampoco para seres queridos o cercanos, mucho menos se podría pensar que alguien podría provocar semejante accidente, claro que la suspicacia existe desde diferentes opinólogos y más aún desde los comentaristas en redes sociales.

En hechos concretos y objetivos, con datos oficiales, cinco personas perdieron la vida al caer el helicóptero en el que se trasladaban desde el estado de Puebla hacia la Ciudad de México, el desplome sucedió pasados 10 minutos del despegue y por último, centenas de familiares y amigos tuvieron una navidad inesperada y lamentable.

Desgraciados, tal vez aplique para quienes iban en la nave, porque fue un hecho desafortunado, desgraciados los familiares y amigos que sufren las consecuencias de tal acontecimiento, o bien en el otro sentido; desgraciados quienes se alegraron de las consecuencias del accidente, si ese fuera el caso y cediendo sin conceder; desgraciados aquellos que, en caso de que, hubiera la remota posibilidad de que fuera un atentado.

Ante la desgracia cabe la solidaridad y el apoyo para con quienes padecen las consecuencias, por lo tanto ante un inicio de un nuevo año, ser solidarios ante el dolor ajeno, podría contribuir a calmar las aguas revueltas ante tantos comentarios y especulaciones, evitando sumarnos a tales supuestos y en su lugar, buscar la empatía y desde esa visión valorar las nuevas oportunidades que el año 2019 puede traer para recomponer y reconstruir la tan dolida sociedad de la cual somos parte.

Hay que buscar la gracia para este Año Nuevo en lugar de la desgracia. Seamos agraciados en lugar de desgraciados.

¿Qué hacer en vacaciones?

Descanso, ocio y turismo, son los conceptos asociados a vacaciones y, en sí, este término tiene como definición que es el plural de vacación, un término que procede del latín vacatio y que hace referencia al descanso de una actividad habitual. Se trata del periodo en el cual las personas que estudian o trabajan suspenden temporalmente sus obligaciones.

Curiosamente, después de un periodo vacacional, muchas personas aseguran que regresan más cansados a sus actividades cotidianas, lo que podría ayudarnos a considerar ciertos hábitos que podrían afectar en lugar de ayudar a tener un receso relajante y reparador.

Algunos estudiosos del tema le llaman el síndrome postvacacional, el cual no será tema en esta ocasión, aunque sí está relacionado con el momento de fin de año que a muchos dará la oportunidad de contar con algunos días o incluso semanas de vacaciones de fin de año y es aquí donde está la importancia de continuar leyendo, debido a que se darán algunas sugerencias que podrían ayudar a evitar incurrir en los efectos negativos después de los días de descanso.

Si el plan es salir de la ciudad, entiéndase viajar, la primera recomendación sería que el plan de regreso sea con algunos días previos a reincorporarse a las actividades habituales, ya que esta medida podría evitar el tráfico intenso que genera el regreso de vacaciones, evitaría también exceso de estrés previo a día de retomar actividades, así como darse la oportunidad de reponerse del viaje y realmente relajarse y descansar.

Otra consideración podría ser: evitar los excesos en comida, desvelos o incluso bebidas, debido a que los cambios en hábitos alimenticios —de manera abrupta— provocan desorden en el organismo y como consecuencia agotamiento más allá de lo acostumbrado; para ello se sugiere tener en consideración que las fiestas decembrinas son propicias para estos excesos y se podría hacer un plan de régimen alimenticio tomando en consideración los inevitables.

La actividad física y el descanso deben estar incluidos en el programa vacacional para mantenerse energizados y generar momentos de convivencia con otros elementos de la familia que en tiempo ordinario suele dificultarse por las actividades de cada uno, así como realizar actividades fuera de casa que fortalezcan la convivencia y conocer lugares nuevos, como lectura y juegos de mesa así como exponerse al sol en horarios prudentes y evitar los excesos en gastos que puedan generar desgaste en varios aspectos.
Atender, entre otras, estas sugerencias, podría hacer la gran diferencia entre unas vacaciones agotadoras y otras reparadoras y disfrutables. ¡Felices vacaciones!

Cancún del futuro

“La ciudad que queremos y juntos construimos” es una obra extraordinaria, un libro para el fortalecimiento de la identidad y la vida ciudadana en Cancún. En la descripción misma del libro relata que es una iniciativa conjunta entre organizaciones de la sociedad civil, centros educativos, gobierno e iniciativa privada para avanzar en el fortalecimiento de la identidad y de la vida ciudadana de los cancunenses…

Es oportuno hacer un llamado respetuoso y muy contundente a quienes tienen en sus manos el futuro de nuestra ciudad, de nuestra casa, de Cancún, para romper con los círculos viciosos y tan dañinos que lo único que han provocado ha sido engrosar la retahíla de situaciones que, al no ser atendidos con orden, se han convertido en grandes problemas sociales, urbanísticos, económicos y en muchos otros ámbitos más que han impactado la forma de vivir.

El Cancún del futuro, el que queremos, requiere de una planeación a largo plazo y segmentada en trienios, con la finalidad de que a cada periodo de gobierno le corresponda contribuir en la construcción o reconstrucción de la ciudad a la que aspiramos, actuando de manera ordenada y generosa para garantizar una vida mejor y más digna para todos. La tarea es a largo plazo, pero el reto es empezar hoy.

El Cancún que queremos debe ser organizado con una visión futurista al igual que muchas otras ciudades latinoamericanas, las cuales son fundamentales para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Nuestra ciudad lo tiene todo, recursos naturales, los cuales hay que preservar para disfrutar por mucho tiempo y para muchas generaciones más; población trabajadora y emprendedora a la cual hay que proveer de educación y fuentes de trabajo que les permita elevar el nivel de conciencia y juntos construir nuestro Cancún y preservarlo.

Las autoridades actuales que justo dan inicio con su periodo de gobierno y se encuentran en el proceso de elaboración del Plan Municipal de Desarrollo, podrían innovar y trabajar en un plan de ciudad del futuro a un plazo de 30 años dividido en 10 trienios organizados alrededor de la sustentabilidad y la productividad, con el fin de cerrar la brecha de infraestructura existente y generar un entorno urbano amigable con el medio ambiente, no sólo en sectores de movilidad, seguridad, educación, eficiencia energética, manejo responsable del agua y de residuos, sino también en su funcionalidad con el fin último de construir juntos un mejor lugar para vivir. Ese es el Cancún del futuro y podemos lograrlo.

Discurso ambulante

La firmeza y convicción que refleja una persona al hablar primero y actuar según sus palabras, después, habla mucho de sí misma, de su profesionalismo, del respeto a los demás, pero, sobre todo, transmite confianza, su misma vida se aligera y con toda tranquilidad podrá ver directo a los ojos de quienes le rodean.

Se dice que como la lengua no tiene hueso, es muy difícil de controlar, y la única forma que hay de lograrlo es precisamente desde la educación en valores, que privilegie y honre el valor de la palabra empeñada, con los demás y consigo mismo, de lograr hablar solo cuando es justo y necesario, con las palabras precisas y sin intención de endulzar el oído a quienes se dirige.

Sin embargo, existen personas, cada día más, que así como dicen una cosa, dicen otra, esas personas que tienen la costumbre o podría llamarse, hasta facilidad de adaptar su discurso según a quien vaya dirigido, aquellos que buscan justificar casi siempre la incongruencia de acción mediante los discursos, esos que hace unos años incluían un mensaje y posteriormente usan otro con sentido diferente y mueven su discurso hacia otro sentido, un discurso ambulante que va de un lado a otro sin mayor preocupación.

Es penoso o incluso podría ser hasta nauseabundo cada momento donde se contrasta lo dicho en el pasado con lo actual y en la verborrea utilizada, alguien busca escapar a sus propias palabras o hechos, culpando o señalando personas o acontecimientos que utiliza para tratar de justificar ese discurso ambulante que se tambalea permanentemente pero que, al ser ya una técnica o estrategia, rayan en lo cínico y hasta falta de respeto hacia quienes en algún momento llegan a creer.

Es tan agradable y da tanta confianza el tratar con aquellas personas o personajes que son consistentes en sus ideas, convicciones, discursos y estilos de vida, que logran transmitir seguridad al entrar en contacto o llevar a cabo acuerdos o negocios que se sabe cumplirán en lo comprometido.

Al ver hacia el futuro, es posible vislumbrar que, de no corregir el camino, podría premiarse a quienes abusan del discurso ambulante, premiarse con otorgan altas responsabilidades, liberaciones de compromisos o hasta hacer daño a otras personas.
La palabra empeñada debe ser para un hombre, el compromiso sublime que le da permiso de dormir y descansar hasta que haya cumplido su promesa.

Expectativas

Expectar significa fincar una expectativa y ésta es la esperanza o posibilidad de conseguir una cosa, por lo tanto, estar a la expectativa podría entenderse como la no acción, ni tomar alguna determinación hasta ver lo que sucede, esperar a que pase algo antes de hacer que pase otro algo.

Las personas se crean expectativas desde diferentes ámbitos, partiendo de sus paradigmas, filias y fobias, aspiraciones, metas y planes, actividad y muchos otros factores influyen para ello, dichas expectativas crean limites o abren horizontes, contribuyen a tu desarrollo o lo limitan.

Crearse expectativas basadas en otros o en factores externos podría ser demasiado iluso, incluso pondría en alto riesgo los proyectos de vida.

El enfoque en lo que se desea alcanzar es una ventaja que evita las distracciones y canaliza toda la energía a un objetivo, con la claridad de que a veces lo que sucede abona a la consecución de nuestras metas, aunque no lo veamos así en el momento y la mejor manera que hay de sacarle provecho a ese momento es, disfrutando al máximo cada caída y lo más pronto posible levantarse con la frente en alto.

Es importante comprender que el ámbito de acción es limitado, pero si nos hacemos cargo de lo que sí está en nuestras manos resolver, elevaremos la expectativa hacia nuestras posibilidades sin depender del exterior porque hay muchos aspectos que escapan de nuestras manos.

Decía Manuel J. Clouthier, el Maquio, “Que no haya ilusos para evitar desilusionados” y ante los cambios constantes en la vida, lo mejor es ser responsables de nuestro propio bienestar y de esa manera, pase lo que pase a partir de hoy, las expectativas serán solo un instrumento que nos ayude a conocer la diferencia entre lo que depende de uno y lo que no.

Calidad o cantidad

Educación de calidad, es una aspiración y promesa de muchos líderes de países que se encuentran en la búsqueda de mejora para las personas que otorgaron su voto de confianza y los eligieron como sus gobernantes, así como finanzas sanas, servicios públicos de calidad, oportunidades de desarrollo y empleos dignamente remunerados, seguridad y muchas otras necesidades que tienen y que, en la búsqueda de satisfacerlas, le apuestan a quien muestra mayor convicción para lograrlo.

Muchos son los pensadores e investigadores que se han manifestado a favor de la EDUCACIÓN, como una palanca impulsora de todas las demás competencias de desarrollo y facilitadoras de herramientas que el ser humano debe tener para lograr igualdad de oportunidades y reales posibilidades de alcanzar sus metas y sueños de autorrealización, Nelson Mandela, por ejemplo, aseguraba que “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”

Sin embargo, a falta de un análisis serio, sustentado con investigaciones que otorguen instrumentos de toma de decisiones fuertes y sólidas, al momento de tomar el control y enfrentar la realidad, se encuentran en la disyuntiva entre CALIDAD o CANTIDAD en materia educativa, entre aprendizaje real o estadística favorable y existen resultados en ambas vías, entre quienes deciden apostarle a la CALIDAD y quienes prefieren irse por la cantidad.

Ser líder de un gobierno en un país que aspira a la mejora continua, que se encuentra en vías de desarrollo y que pretende ofrecer reales oportunidades de elevar el nivel de vida de sus habitantes, debe ser una tarea ardua y de entrega total, seguramente requiere de largas jornadas de trabajo y dedicación al análisis y toma de decisiones, pero sin duda alguna, subordinar la calidad a la cantidad en materia educativa, jamás ha dado resultados favorables en lo que la historia nos deja aprender; Hoy ante una promesa de cambio para México, la expectativa es para mejorar, elevar los niveles que se tienen, que permita continuar con un crecimiento a quienes han logrado despegar hacia ese rumbo y abrir un abanico de oportunidades para los que siguen luchando para encontrar los caminos que les lleven al pleno desarrollo propio.

El que lee, es libre

“Si la lectura te cansa, la ignorancia no la soportarás”, se leía detrás de una vitrina en una tienda de artículos para médicos, entre ellos, libros también.

Y era agradable leer esa afirmación una y otra vez con la finalidad de comprender más allá del conjunto de palabras que la conforman; jamás me cansó leerla y aún la sigo recordando como parte de una filosofía de vida.

La lectura podría ser uno de los actos más grandes e importantes de la vida.
Gracias a la lectura, podemos informarnos, aprender y adquirir conocimiento, mejorar personal y profesionalmente; entretenernos, como de los entretenimientos más accesibles por no decir baratos, y lo mejor de todo es que ninguna de las cosas citadas anteriormente es excluyente entre sí.

En México se celebra el día Nacional del Libro cada 12 de noviembre, instituido por decreto presidencial en 1979, en el marco del nacimiento de la poeta mexicana Sor Juana Inés de la Cruz (1651), defensora del derecho a leer, figura entregada a los libros y el fervor por el saber.

El que lee, es libre. Esa libertad de pensamiento y acción es de la que goza quien o quienes ven en un libro la gran oportunidad de crecimiento y progreso, de educación y transmisión de cultura a través del tiempo; de creatividad e imaginación sin límites que permite explorar los lugares y sentimientos inexplorados, acompañados de la sabiduría y entretenimiento que cada libro tiene implícito.

Fomentar la lectura es fomentar mejor educación, mentes hábiles y creativas, ciudadanos con mayor capacidad de análisis. Es un instrumento primordial del crecimiento y progreso de las poblaciones, pues a través de ella se educa a los ciudadanos, se crean hábitos de reflexión, esfuerzo, concentración; se recrea, entretiene y se fomentan valores.

Todo buen hábito empieza por la repetición de una acción; entonces se hace la invitación a fomentar el acto de la lectura para convertirla en un hábito y al empezar por uno mismo, se estará dando ejemplo hacia las nuevas generaciones.
El que lee, es libre. Libérate y lee más.

Mensajes ocultos

La ética, estrategia y mercadotecnia política deberían ser complemento para la formación integral de quienes aspiran a profesionalizarse en el ámbito político o desean ser líderes con poder o en el poder, en lugar de sustituir uno por el otro, ya que, en términos ideales, alguien que quiere asumir una responsabilidad de gobernar seguramente será más robusta su toma de decisiones, en la medida en que dependa menos de otros para decidir, entre muchas otras materias de dominio.

El desprestigio de la política y quienes la ejercen, va de la mano con las malas prácticas que se llevan a cabo con el fin de lograr fines diferentes a los que se dicen, ya sea para beneficiar a terceros o a sí mismos, pero no a quienes se debería servir, lo que obliga a alejarse de la ética, a diseñar estrategias para tal objetivo y usar dobles mensajes para quedar bien o tratar de quedar bien con todos, lo cual es el primer paso del fracaso.

Hablar es un arte, comunicarse efectivamente es una vocación, la más difícil pero la más bella también, y hablar puede ser desastroso si no se sabe hablar, al igual que casi todas las demás habilidades del ser humano o competencias que alguien debería tener para el correcto ejercicio de su función, sea cual sea.

Hablar con la persona indicada, en el momento indicado, de la forma correcta es un arte y se le llama comunicación efectiva, definiéndose esta como la habilidad de lograr que los mismo que se dice es lo mismo que el receptor comprende, siendo esta la manera más eficaz de lograr objetivos y metas en común y hace innecesario repetir, invertir tiempo extra en explicaciones, así como el incremento de la productividad.

Sin embargo, existe la malicia o en su caso la falta de habilidad para lograr ser claros, para hablar claro y algunos se forman en la mala práctica de dejar mensajes subliminales, dobles mensajes o mensajes ocultos, lo que significa que se usan recursos adicionales para que se diga una cosa, pero en realidad se pretende que se comprenda otra.

La perversidad podría ser una de las causas por las cuales alguien de manera deliberada, pretenda mandar mensajes ocultos en lugar de comunicación efectiva, sin embargo, hay profesionales en la materia que lo sugieren en temas que probablemente se consideren difíciles de abordar o quieran evitar pagar la factura, por supuesto que al hacer uso de estas estrategias políticas con el apoyo de la mercadotecnia política, que fuera de toda proporción la ética política que es de lo que más se adolece.

Que se hable claro y fuerte, para que se escuche y se comprenda con fuerza lo mismo que se pretende decir, solo así se podría transformar un sistema que ya demostró que requiere ser transformado.

Nunca me lo imaginé

Todo parece indicar que la tan aclamada frase de Walt Disney: “Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr”, empieza a tener su parte opuesta con las nuevas generaciones o tal vez complementaria, ya que cada día se comprueba que cuando sucede algo inesperado a veces en positivo y en otras ocasiones en negativo, la exclamación más frecuente es: “Nunca me lo imaginé”.

El estudiante de TIC`s, de la Universidad Tecnológica de Cancún, Luis, es uno de los cinco integrantes del equipo que participó el pasado 27 y 28 de octubre en el Hackasur 2018, en la ciudad de Mérida, obteniendo el honroso segundo lugar.

Al relatar su experiencia, en compañía de los demás estudiantes que ganaron, externó la siguiente expresión: “Nunca lo imaginé, porque había proyectos muy buenos, casi todos eran dignos de ganar; pero cuando escuchamos el nombre del proyecto, entonces sentí que valió la pena todo el esfuerzo y trabajo en equipo.

Todos coincidieron que era muy alto el nivel de todos los proyectos, que había mucho talento en cada uno de los cientos de participantes y que cualquiera sería digno de ganar. Dentro del análisis, llegaron a la conclusión que el punto definitorio para que lograran este gran reconocimiento con el segundo lugar, fue la presentación del proyecto. Le llamaron “La venta del proyecto”, al argumentar muy claramente cada función y composición del mismo.

Con esta experiencia, se pueden rescatar varios elementos por demás interesantes.

Primero, que aunque no te lo imagines, si te aplicas y te esfuerzas para dar lo mejor de ti, siempre existe la posibilidad de lograr lo inesperado en sentido positivo. Segundo, que si trabajas en equipo lograrás la suma de talentos de todos los integrantes y como resultado se puede obtener una gran satisfacción como lo es un segundo lugar.

Tercero, el ver la grandeza de los demás te ayuda a intercambiar ideas y estrategias sin reserva. Cuarto, que además de la ciencia y la tecnología, el ser humano debe dominar otras habilidades como la de hablar bien en público, porque esta última habilidad puede hacer una gran diferencia.

Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr; pero si trabajas con toda pasión y logras la integración de un equipo en el cual todos sus miembros suman sus fortalezas, entonces el resultado inimaginable puede sorprenderte y demostrar que por muy agotado que te encuentres, siempre habrá motivos suficientes para seguir adelante y llegar a ser lo que estás llamado a ser: grande y exitoso como lo ha demostrado el equipo de Cancún.
¡Felicidades!!!

Tiempos de cambio

En la década de los setentas todavía se daban los cambios organizacionales y tecnológicos de manera controlada, esto significa que primeramente se manejaba en los altos mandos, después se programaba una campaña de difusión y capacitación y hasta el final se enteraban quiénes en realidad operarían las nuevas tecnologías. Además de que el proceso era controlado, también era lento y se presentaba mayor resistencia al cambio, así como una serie de prejuicios que provocaban baja productividad.

En las décadas posteriores se acortó la distancia entre los avances tecnológicos. El siglo pasado comenzó con carretas de caballos y terminó con el hombre en el espacio, con códigos de barras estandarizados, computadoras personales, primer corazón artificial permanente, internet, redes sociales, videojuegos, teléfonos inteligentes. Aunado a todos estos avances tecnológicos, también las nuevas generaciones tienen una revolucionada forma de pensamiento y de vida.

Actualmente el cambio se manifiesta a cada segundo, los individuos tienen la información al alcance de un clic, se conoce un descubrimiento antes de que sea totalmente consolidado, el teléfono de última generación se vende antes de que sea terminado y pasa de moda antes de que llegue a todo el mundo.
En materia tecnológica y científica, hay un acelerado avance y cada día se busca la innovación y el desplazamiento de la competencia es el reto a vencer; o si es posible, eliminarla sería lo ideal al precio que sea. Cambio climático, cambio generacional, cambio y más cambio, y aunque la constante es el cambio por naturaleza, la misma naturaleza nos alerta de que la humanidad se encuentra en tiempos de cambio y cada vez los periodos del mismo son más cortos; incluso, las formas de pensamiento generacional se acortan en los procesos de cambio respecto a paradigmas y posicionamientos mentales hacia la convivencia y sociedad.

Los sistemas de gobierno a nivel mundial cambian periódicamente y la satisfacción en los gobernados cada día es menor, provocando así una saturación de presiones para la toma de decisiones; que al igual que pasa con el medio ambiente, dicha saturación hace que colapse y provoque desastres que atentan en contra de la misma humanidad y su hábitat llamado planeta Tierra.

Tiempos de cambio, es la disyuntiva en la que se encuentra la humanidad y mientras se encuentra a sí misma, será necesario dejar claro a las nuevas generaciones que, junto con todos los demás avances científicos, tecnológicos y naturales, se enfrentarán a estos apasionantes tiempos de cambio.

Tridimensionalidad

Si de por sí, la palabra tridimensionalidad es ya extensa en su composición, más complicada podría ser en su explicación; pero con mucho detalle y buena técnica podría llegarse a una buena comprensión del amplio significado y variada aplicación de la misma.

Objeto de tres dimensiones, es decir que cada uno de sus puntos puede ser localizado especificando tres números dentro de cierto rango, como anchura, altura y profundidad, lo que le da una forma tridimensional; y en otros aspectos se dice que hay que cuidar la forma, como dijo Jesús Reyes Heroles: “En política, la forma es fondo”.

Vivir en el momento de la humanidad donde casi todo está enfocado en 3D, desde una dirección del avance tecnológico haciendo más real o vivida la experiencia y considerando los tres aspectos de altura, anchura y fondo, podría ser oportuno enfatizar en el enfoque de que la tercera dimensión es muy densa y opera dentro de un grupo de reglas y estructuras específicas que contienen muchas variantes de pensamiento y emoción también.

Si se proyecta este enfoque de tridimensión en la persona, sobre todo en aquel tipo de persona que lucha y busca tener el poder sobre otras personas o decidir en nombre de otros, se esperaría que, en el concepto de fondo o profundidad, sea alguien con conocimientos suficientes para cumplir con la encomienda que busca y en algún momento se le asigne; experiencia que le de soporte para la toma de decisiones, sensibilidad para actuar con sentido humano y vocación de servicio, sin perder de vista la razón por la que está donde está y para lo que está.

La altura seguramente tendría que ver con la gran visión de estadista y líder que procurará en todo momento velar por los intereses de los demás, poniendo el máximo de sus habilidades al servicio de la dignidad de la persona humana, subordinando el interés particular sobre el colectivo. La anchura estaría relacionada con la capacidad de tomar decisiones en proporción de las situaciones o problemas a resolver.

JULIÁN AGUILAR
Rector de la Universidad Tecnológica de Cancún

Lo fácil, cuando se pone difícil

Los buenos amigos están a tu lado cuando todo va bien; mientras los verdaderos amigos están a tu lado a pesar de que todo vaya mal.

A 44 años de la creación de Quintana Roo como estado libre y soberano, se sigue escribiendo la historia de un pueblo libre y justo bajo el sol, de una sociedad pujante que camina hacia el progreso en el paraíso tocado por la mano de Dios.

Y sin duda alguna, juntos avanzamos a pasos agigantados en materia turística y en la generación de empleos, al igual que en trasparencia y rendición de cuentas, como parte de una política pública de un gobierno de avanzada y de una sociedad cada vez más exigente y participativa.

Es común encontrar en el diario andar y en los procesos cíclicos, personas que van y vienen; aquellos que, en la búsqueda de satisfacer necesidades y egos personales, pisotean y destruyen la confianza y esperanza que otros han depositado en los aspirantes a gobernar parcial o totalmente al estado más turístico de México. Aquellos que, con tal de construir sus beneficios, destruyen los sueños y derechos de los demás.

Hay quienes muy rápido se les termina la fuerza y el deseo de servir y continuar en la construcción de un estado o ciudad que está en proceso de hacerse así misma; que, al primer viento huracanado huyen; que se les acaba la lealtad cuando se termina el sexenio o trienio. Por lo que es fácil el camino del abandono, alejamiento o cambio de color de partido cuando se pone difícil el escenario y simplemente se dan la media vuelta y se van.

Es importante comprender que una sociedad es fuerte cuando quienes la conforman son fuertes también. Un estado es pujante y lleno de esperanza cuando quienes lo conforman y gobiernan ven en cada acción y decisión la posibilidad de construir para el futuro, y no para el siguiente proyecto político, llámese la siguiente elección.

“Insisto permanentemente sobre la necesidad de trabajar juntos, de hacer equipo y de dialogar” … dijo el gobernador Carlos Joaquín, en su mensaje pronunciado en la sesión solemne en el recinto del congreso local, durante los festejos por los 44 años de Quintana Roo como estado libre y soberano.

Son apenas 44 años y hay aún mucho por hacer, por eso es importante tener en mente que como buenos amigos de Quintana Roo, hay que estar en las buenas, en las malas y en las peores; porque saltar de uno a otro lado por un logro temporal, te puede marcar de manera permanente y quedará grabado con letras doradas en la historia de la eternidad.

Se dice que la vida es como un libro, algunos amigos están en una página, otros en todo un capítulo, pero los verdaderos amigos forman parte de toda la historia. Sigamos siendo verdaderos amigos de Quintana Roo y sigamos construyendo un estado fuerte y pujante que camine hacia el progreso; que sea una página escrita de historia y modernidad porque sin duda alguna, juntos avanzamos.

Electrocutados

Como una descarga eléctrica, han de sentir las personas que, al tomar sus recibos de la Comisión Federal de Electricidad, se dan cuenta que los incrementos en sus totales a pagar son brutalmente elevados. Y esos incrementos van desde un 70% hasta más del 100%, sin distinguir casas habitación, comercios pequeños, medianos, grandes, hoteles, instituciones educativas o de cualquier otro sector.

Al igual que el servicio de agua potable, la energía eléctrica es un satisfactor para necesidades básicas que cada día, una y otra vez, se han visto encarecidas y normalmente quienes protestaban por los costos de estos satisfactores, era la clase baja, por ser la que más carece de recursos económicos para cubrir los pagos correspondientes.

Sin embargo, a partir del mes de agosto del presente año, ha sido evidente el impacto en todos los sectores de la población así como la manifestación expresa de inconformidad al respecto.

Si a lo anterior se le suma la mala calidad del servicio por parte de la empresa suministradora de energía eléctrica, por las constantes variaciones de corriente, con el riesgo de dañarse equipos y dejar de prestar los servicios que corresponde según el establecimiento de que se trate, las quejas son aún mayores.

Las explicaciones o justificaciones por parte de la CFE o Profeco, van desde altos costos por la generación y menos subsidio, hasta nuevas fórmulas; por cierto, bastante complicadas de comprender, a través de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que supuestamente permitiría calcular mejor el costo de la electricidad de acuerdo a las condiciones de generación y distribución por zonas.

Lo cierto es que mientras son peras o manzanas, los recibos de luz deben pagarse tal y como llegan, sin la posibilidad de aclaraciones, ya que, de no ser así, se corta el suministro del servicio. Queda la vía de los amparos, que no dejan de ser temas muy técnicos y jurídicos, con expertos en la materia para que sean viables, y además del costo, implica tiempo. La otra podría ser la queja colectiva ante Profeco, que podría dar elementos a la procuraduría para actuar dentro de su ámbito de competencia.

Si electrocutar significa matar por medio de una corriente o descarga eléctrica, y muchas personas han manifestado que casi les da un infarto al ver el recibo de la luz por los excesivos montos, entonces, en un sentido figurado, se estaría en riesgo de que varios pudieran atribuir a la CFE que, por su insensibilidad y abuso en las tarifas, quedarían electrocutados

Mente, Cuerpo y Espíritu

La triada más aclamada es la que se conforma por mente, cuerpo y espíritu, aun cuando la referencia es a la armonización entre las tres partes. Probablemente el orden en que sean vistas o atendidas si pudiera tener resultados diferentes; dicho de otra manera, el orden de los factores si alteraría el resultado.

El punto de partida para analizar el tema, tal vez sea la aceptación y consenso de que el ser humano está integrado por cuerpo, mente y espíritu; y partiendo de ahí, conocer a qué se refiere esta mágica combinación para crear al ser humano.

Es común encontrar personas con diferentes actitudes y reacciones ante la vida y las diferentes situaciones que se presentan, algunos más estresados que otros en circunstancias equivalentes; algunos con aspectos más saludables que otros aun siendo contemporáneos. La prosperidad pudiera ser otro de los factores que podrían diferenciar a unos de otros teniendo oportunidades similares o incluso con desventajas, etc.

Hacer deporte, comer sanamente, descansar suficiente cada día, podrían ser aspectos en los cuales un gran porcentaje de personas invierte tiempo, dinero y esfuerzo para obtener un aspecto físico agradable, que le ayude a elevar la autoestima; sin embargo, puede ser muy desgastante y además muy temporal, cuando se descuida la mente y el espíritu.

Caso contrario, hay quienes dedican gran parte de su vida y tiempo a estudiar, a cultivarse y lograr grados elevados de conocimiento, así como un gran reconocimiento en el ámbito profesional con credenciales que los posicionan muy por encima del promedio; sin embargo, son infelices.

La mente es la fuente de los pensamientos, contemplaciones, cálculos, ideas y sueños más complejos. La mente genera las emociones más universales y superiores, tales como el amor interminable por todo lo que hay.

La parte interna del ser es conocida como espíritu, es la esencia del ser mismo, es la parte del ser que la vida moderna enseña a ignorar, el espíritu está entrelazado e inseparable con la mente y la mente a su vez con el cuerpo.

La mayoría de las ocasiones, las personas sufren o les falta paz precisamente porque se atiende parcialmente esta composición y en desorden. Prem Rawat, promotor de la PAZ, dice que la paz existe y está dentro del ser mismo.

Si las personas fortalecieran su espíritu mediante aspectos muy básicos como respirar correctamente, encontrar la fe en sí mismo, bailar, cantar, desahogarse, acudir a la zona segura, etc., dará como resultado una mente fortalecida, con pensamientos y actitudes positivas y de altura, todo esto se reflejará en un cuerpo sano, fuerte y feliz.

Lo bueno cuesta

Era sorprendente y además admirable el esfuerzo que hacía un grupo de jóvenes adolescentes, para poder estudiar la preparatoria, allá por los años 80. Ya que de lunes a viernes, bajo los abrasantes rayos que el sol de las dos de la tarde, tenían que subir una cuesta muy sinuosa y empinada, que comunicaba a los habitantes de un pequeño poblado, con la cabecera municipal, en la cual había el único tele bachillerato de la zona.

Esfuerzo para regresar el mismo recorrido a las ocho de la noche, con las vicisitudes que la misma oscuridad conlleva, o tal vez con el acompañamiento de la luz de la luna y las estrellas y la satisfacción de avanzar.

Lo bueno cuesta, eso dicen y solo aquellos que están dispuestos a pagar el precio lo consiguen. Esa era la mentalidad o tal vez sigue siendo, para quienes, al forjarse en la cultura del trabajo y del esfuerzo, logran ver un mar de posibilidades hasta en lo que pareciera imposible.

Si todo lo que vale la pena fuera fácil, cualquiera lo haría, es una forma de pensamiento para persuadir a todo aquel que pudiera desanimarse al encontrar obstáculos en el camino hacia el logro de sus objetivos; hacia la realización de sus más grandes sueños o hacia el cumplimiento de alguna meta.

Sin embargo, son varios los que desisten a la primera de cambio, sin darse cuenta que, al superar algunos inconvenientes, se logra también fortalecer el espíritu y sobre todo descubrir cualidades y talentos.

“Lo que no cuesta, no se valora”, “lo que fácil llega, fácil se va”, son frases o dichos que complementan la filosofía de vida y que afirman que a través del esfuerzo se puede encontrar la mayor satisfacción cuando se consigue lo que se desea; como ese grupo de jóvenes que tuvieron que subir esa cuesta 480 veces y la misma cantidad de ocasiones al bajarla, con todo y las inclemencias del tiempo y que seguramente eso les permitía valorar con mayor intensidad la conclusión de sus estudios de educación media superior y hoy son hombres de bien.

Queda claro que detrás de cada persona hay una historia que contar y cada uno tiene que luchar con sus situaciones, siendo tan variadas como mismo número de personas hay en el mundo; sin embargo, la coincidencia está en que lo bueno cuesta y hasta para estudiar y terminar una meta hay que subir la cuesta, y cada paso que se da es un avance hacia el logro de los objetivos.

Sin duda alguna, cada experiencia representa un trozo de la vida misma y en el trayecto del punto de partida y hasta llegar a la meta, se forma también el carácter; se hacen amigos, se conoce a fondo el mismo ser humano y se amaciza la amistad con aquellos que coinciden en espacio, tiempo y lugar.

Esforzarse por alcanzar lo que parece imposible, es descubrir en el camino que, lo imposible se convierte en realidad cuando se disfruta la realidad misma, aunque cueste.