Web Analytics
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
periodico basta
Somos parte de:
Miercoles 11 Diciembre del 2019
algo de nubes 21°

Lo que bien se dice... bien se entiende

Globalización VS Mundialización

Satanizar conceptos o repetirlos en un sentido coloquial sin profundizar en su verdadero significado, podría conducir a tener una visión muy corta o parcial de las cosas, pero, sobre todo, podría llevar al comicio de errores tanto de concepción como de acción.

La globalización y mundialización son términos que suelen usarse en sentido similar o como sinónimos, sin embargo, tienen sus grandes diferencias tanto etimológicas como de aplicación; la primera tendiente a una interrelación creciente entre países con fines comerciales y de libre mercado y la segunda con un enfoque más aspiracional en términos humanísticos, donde más allá de las fronteras y muros, se privilegie la mejora social.La historia de la humanidad, al menos la que se conoce y la que se ha documentado, indica que el proceso evolutivo es continuo y aunque cada día es más acelerado, menos sorprendente y más predecible, algo así como, lejos de mostrar resistencia, se busca una pronta adaptación al cambio, que flexibilice la incursión en el mismo, también es más confuso y provoca una pérdida de identidad, de arraigo y de preservación.

La globalización que ofrece el siglo XXI, sienta sus bases en el consumismo, el confort, la manipulación y persuasión, que impulse a los consumidores a actuar de determinada manera para atender los intereses de los grandes estrategas, mercadólogos, consorcios y hábiles emprendedores que, al analizar las conductas del consumidor, toman ventaja para lograr sus objetivos, en muchas ocasiones con grandes vacíos en la aplicación de la ética y los valores.

También tiene sus grandes ventajas y entre otras, sobresale el libre comercio de bienes y servicios a nivel internacional, disminución de los costos de producción, mayor competitividad empresarial y de calidad de productos, desarrollo tecnológico que favorece los niveles y rapidez de producción y uno de los más importantes para México, es la gran oferta de empleo en los países en vía de desarrollo, trayendo cambios colaterales en los procesos económicos, políticos, culturales, sociales y tecnológicos, dando lugar a un mundo más interconectado.

La mundialización por su lado se puede concebir como un proceso más lento y más deseable y busca que todos los países mantengan una relación de interdependencia en aspectos como la cultura, los medios de comunicación, la economía, la política e incluso el medio ambiente, elevando el nivel de conciencia de los seres humanos y evitando caer en las redes de la manipulación y consumismo para preservar el entorno en su estado más natural y armonioso. Luego entonces hay preguntas que resolver, ¿Qué es lo que prevalecerá? ¿Qué es lo más conveniente? ¿Estaremos entonces ante la formación de un nuevo mundo?

Más allá del estudiante

Más de 600 egresados como Técnico Superior Universitario, logramos reunir para la entrega de su diploma por terminación de estudios, el pasado 17 y 18 de octubre; jóvenes que hace dos años fueron recibidos con grandes sueños, ilusiones, ambiciones, miedos y muchos sentimientos más, que se combinaban en el inicio de la etapa universitaria.

La vida de un estudiante se encuentra llena de retos, en donde la cantidad de decisiones que deben comenzar a tomar los obliga a aprovechar cada momento y cada instante y en el estudio, la constancia permite que las oportunidades lleguen, y cuando llegan se debe estar preparado.

Lo que vemos cada día, es al estudiante, pero más allá de él o ella, hay mucho más, esta su vida fuera de la universidad, conformada por sus amigos, relaciones sociales, familiares, los retos que debe enfrentar y superar para continuar en el intento diario de salir adelante.

Más allá del estudiante, está la persona y su dignidad, la cual a veces es atropellada por decisiones ajenas que afectan o impactan directa o indirectamente, como podría ser, nuevas leyes y reglas. También se encuentra la familia, que, en la mayoría de los casos, es el apoyo principal para animar a que se continúe adelante en los proyectos de vida, cuando las situaciones suelen ir adversas, los amigos, que en muchos casos son distractores que hacen sustituir el estudio por la fiesta o algunas otras actividades de jóvenes.

También más allá del estudiante, está el profesionista recién egresado, el cual debe empezar una batalla de competencia con los demás compañeros para lograr integrarse a la vida laboral, encontrando también sentido al tiempo invertido para prepararse y que sea de utilidad para sus funciones como profesionista.

El estudiante también se enfrenta a un mundo lleno de lujos y comodidades aspiracionales que hacen de la vida un vacío permanente, en algunos casos y en otros, satisfactores temporales que son sustituidos por algo mayor y mejor, materialmente hablando.

Responsabilidad, con “I”

Responder a los actos que se lleven a cabo, compromisos o acuerdos y a los respectivos resultados, es una forma de manifestar el grado de responsabilidad que una persona física o moral, tiene para con los demás, independientemente del rol que juegue, ya sea ciudadano común, funcionario público, empresario, servidor público, y en caso de personas morales, sea empresa chica, mediana o grande, local, nacional o internacional, pública o privada.

El abstraerse de responder a las consecuencias de las acciones que una persona lleva a cabo, eso es responsabilidad, pero con una I al principio, convirtiéndose en irresponsabilidad.

Esta importante palabra, responsabilidad, es aspiracional en muchos sentidos y desde diferentes ámbitos, incluso en algunas empresas u organizaciones, se convierte en uno de los valores contenidos en la filosofía organizacional, buscando que cada integrante sea consciente de la responsabilidad que tiene dentro del equipo y se actúe en consecuencia.

Hay variantes en el uso de la responsabilidad, como podría ser, social, civil, personal, familiar, administrativa, contractual, moral, penal, colectiva, limitada, etc. y para este caso, se centrará en una en particular, y es la responsabilidad civil.

Responsabilidad civil se entiende como la obligación que incumbe a una persona de reparar el daño causado a otro, ya sea por sus propios actos como por los actos de personas dependientes de él o por cosas bajo su responsabilidad. Este daño suele repararse por medio de una indemnización económica. Está relacionada también con el valor civil.

Tener la valentía para dar la cara ante las consecuencias de los errores cometidos, reconocer omisiones u otros actos que pudieran en determinado momento no ser bien aceptados por la mayoría, eso es valor civil; en muchas ocasiones o en la mayoría de éstas, se adquiere como parte de la educación, cuando se tiene el ejemplo de quienes educan a la persona, desde casa hasta escuela o amigos.

También se hace latente el valor civil, al momento de defender las ideas propias y convicciones en toda circunstancia, con argumentos.

El que corre, es libre

Dar un paso hacia adelante seguido de otro más, impulsarse para avanzar, visualizar la meta que se planteó, caerse y volverse a levantar, escuchar el latido del corazón al iniciar una jornada y sentir como se acelera conforme se va elevando el ritmo y, sobre todo la respiración incesante que expresa, por un lado, la señal más contundente de que aún hay vida y, por otro lado, el agotamiento físico producido por la distancia recorrida; y todo lo anterior reflejado en la gota de sudor que recorre el rostro de arriba hacia abajo, sirviendo en muchas ocasiones de líquido que remoja los labios y en muchas otras más, acompañada de gotas de lluvia que caen como bendición en pleno entrenamiento de distancia.

Así se siente la libertad, al menos para el que corre y va al encuentro de la brisa producida por el aire fresco que en sentido contrario al que se desplaza el corredor, acaricia cada parte del cuerpo, haciendo el entrenamiento más intenso y sin duda alguna, invitando a elevar los pensamientos y emociones al máximo nivel y abstrayendo de una realidad inevitable, en los pensamientos provocados por la vibración que permite pensar y re pensar los sueños, objetivos y metas, construyendo los caminos estratégicos para que se logren uno a uno.

El que corre es libre, pero el que corre con pasión, con sentido, con un objetivo y con la determinación de fortalecer el espíritu guerrero que se requiere como la fuente naciente del ser en su máxima expresión, partiendo justamente desde el espíritu fortalecido para que su intermediaria llamada mente, se mantenga en un estado positivo y sirva de conducto para que el cuerpo obedezca las instrucciones y juntos confirmen la unidad completa que da vida al que siendo libre corre, y al correr es libre.

Son innumerables los beneficios de hacer actividad física y variados también los objetivos de cada individuo y se requiere disciplina para hacer de esta actividad un hábito y un estilo de vida, que, si bien en el intento se descubre la esencia del ser, también en el camino se aprende a ser libre y a correr. Todo empieza con el primer paso y a partir de ahí, nunca sabrás cuando será el último, porque la libertad es la búsqueda permanente y en la carrera entre más avanzas más amplio ves el horizonte. Se libre y corre. Empieza hoy y da el primer paso.

 

 

Vaivén, sin principio ni fin

¿Cuántos años debería tener una institución para considerarse consolidada?, seguramente la respuesta a esta pregunta tendrá muchos asegunes, sin embargo, el interés es relacionar una de 800 años de existencia, como lo es la Universidad de Salamanca, en España, la cual se ha fortalecido en el tiempo y ha mantenido sus principios rectores que le han dado identidad y credibilidad, gracias a sus líderes o rectores, su prestigiado personal docente y sus egresados.

Al tomar como base ocho siglos de existencia de una institución como la antes mencionada, entonces una de 80 años, ¿en qué etapa podría considerarse? Y de la misma forma, tendría muchos asegunes la respuesta, sin embargo, el interés es abordar aquella institución que surgió como escuela de ciudadanos en el año de 1939, su esencia se describía en la siguiente frase: “Una organización de todos aquellos que, sin prejuicios, resentimientos, ni apetitos personales, quieren hacer valer en la vida pública su convicción en una causa clara y definida, coincidente con la naturaleza real de la Nación y conforme con la dignidad de la persona humana”.

La fortaleza desde sus inicios, fueron sus fundadores integrados por grandes pensadores mexicanos, como: Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna, Aquiles Elorduy García, Luis Calderón Vega, Francisco Fernández Cueto, Alejandro Ruiz Villaloz, Rafael Preciado Hernández, Juan Gutiérrez Lascuráin, Manuel Herrera y Lasso, Trinidad García Aguirre, Toribio Esquivel Obregón, Gustavo Molina Font, Jesús Guisa y Acevedo, José Fernández de Cevallos Martínez y Manuel R. Samperio Méndez, entre otros.

Aunque dentro de sus estatutos y reglamentos, las puertas están abiertas para quien desee participar cumpliendo los requisitos básicos de ser mexicano, con un modo honesto de vivir y atender el curso-taller de introducción, seguido de los formatos requisitados, a veces entran y salen como un vaivén sin principio ni fin o más bien con un fin más personal que institucional y con actos que rompen con los principios y fines de la misma organización, debilitando la credibilidad y fortaleza que con el paso de los años se ha logrado.

Hay personas o personajes que tuvieron su tiempo y su protagonismo, que al cobijo de los principios básicos, lograron escalar a la cima y posterior a sus periodos de gloria, como una constante, han dado la espalda a lo que representa la que en sus inicios fuera escuela de ciudadanos y posteriormente gran impulsor de cambios positivos para México, pero su tiempo ya fue, y en un vaivén sin principios ni fines, pretenden regresar sin darse cuenta que lejos de ayudar, perjudican, sin querer comprender que mucho ayuda el que no estorba y que hay mucho camino por recorrer aunque en la distancia podrían seguir luchando como su legítimo derecho, pero no apareciendo en una asamblea nacional queriendo arengar en el micrófono lo que por ser su voz, ya no tiene eco. Falta mucho camino para los ocho siglos.

 

¿Quiénes te acompañan?

El secreto de los grandes éxitos en la vida de las personas, estriba principalmente en, de quien se hacen rodear durante el trayecto y sobre todo como se trabaja con las personas y sus respectivas cualidades, para alcanzar las metas planteadas.

Si se hace un análisis de la vida de las personas que se consideran exitosas o de las organizaciones que tienen esta característica, se podrá encontrar que para el primer caso, depende mucho de quiénes influyeron en esas personas desde los primeros años de vida, en cuyos casos, la mayoría tuvo padres y familiares que le impulsaron a desarrollar habilidades útiles y le educaron con visión de futuro y valores firmes, entre otros aspectos; en el segundo caso, el éxito se atribuye a las personas que conformaron a la empresa u organización, quienes tuvieron justamente las mismas bases y rodeados de personas con las mismas cualidades que los primeros.

Quiénes te acompañan y las cualidades con las que cuentan, es un factor determinante para los resultados que se han de obtener en los proyectos y metas planteadas a alcanzar en un periodo determinado o en los objetivos establecidos en alguna empresa o institución.

Sin duda alguna, habrá momentos en la vida en los cuales se tendrá la oportunidad y libertad de elección y en esos casos, debería ser muy cuidadoso y selectivo el ser humano, para hacerse acompañar de personas que busquen objetivos en común.

El mundo necesita Líderes

Hay muchos problemas que resolver, situaciones que atender, metas y objetivos a alcanzar, proyectos que concretar, sueños que se hagan realidad, promesas que cumplir y, sobre todo, hay millones de personas esperando que todo eso suceda, le dijo Juan a uno de sus socios, el cual le respondió, ¿y qué puedo hacer por ti?

¿Qué pasaría si en lugar de tanta queja, se dieran propuestas y acciones de solución?

A la mayoría de las personas les gusta sentirse comprendidas por otros, les gusta tener la razón o incluso, que les den la razón o luchar por vencer los argumentos de los demás, muchas personas se la pasan quejándose de todo y por todo, de las personas con quien convive, del clima, de la comida, de los que actúan y de los que no, incluso, al escribir estas líneas me identifico con ese segmento porque pareciera que me estoy quejando de las actitudes de los demás, pero en realidad es algo que sucede comúnmente y que a nada nos lleva tener esa actitud quejosa.

En situaciones o ante personas con las características que se enlistan anteriormente, hacen falta líderes, así en corto, en situaciones tan comunes y ordinarias, ahí hace falta alguien que contribuya a cambiar esas formas de pensamiento y no solo contradiciendo lo que piensan o sienten, lo cual es válido, sino con hechos, con propuestas y acciones de solución y, sobre todo, ampliando los horizontes de las personas.

¿Qué pasaría si en lugar de usar el teléfono celular o la tableta o la televisión durante horas, para vivir la vida de otros, mejor le damos sentido a la vida que ya tenemos y nos hacemos responsables de nuestro propio bienestar?

Tener metas y objetivos de vida con una misión y visión bien determinados, dará sentido a la vida de las personas, vivirá más ocupado en asuntos productivos y logrará momentos de felicidad que le motivaran a plantearse mas objetivos y nuevas metas y ahí es donde hace falta lideres también, que contribuyan con el ejemplo a demostrar a otras personas que todo es posible y que tener una nueva oportunidad cada día, es algo muy valioso y gran oportunidad.

¿Qué tal si en lugar de ver los defectos, se valoran las virtudes y cualidades, se eleva la autoestima?

Se necesitan líderes que tengan los pies sobre la tierra y ese sea su punto de partida cada día, que estudie permanentemente y que lo que aprenda lo comparta con los demás, eso es multiplicar el conocimiento y formar a otras personas para construir una mejor sociedad, eso hace un líder y de esos líderes hacen falta en el mundo, que sirvan a los demás.

El mundo necesita líderes y tu deberías ser uno de ellos. ¿Te atreves?

Inseguridad

Hay temas muy controversiales y que últimamente se hacen del dominio público, a los cuales no deberíamos acostumbrarnos, pero que, sin duda, se deben considerar para atenderlos y buscar siempre la mejor solución, como podrían ser, relaciones internacionales y comerciales entre países, inmigración, inseguridad, entre otros más. Sin embargo, todos estos temas, normalmente salen de las manos de la ciudadanía y, en vista de ello, cada uno debería dedicarse a atender lo que si le corresponde.

En la matriz FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), aprendemos que hay factores internos y externos que deben considerarse para resolver las situaciones que se presenten, como son fortalezas y debilidades, las cuales son internas y están en manos del individuo atenderlas.

La inseguridad, vista desde un ámbito personal, en primer lugar, debemos saber que tiene que ver con sentimientos, conductas y pensamientos negativos que originan desconfianza hacia nuestras propias capacidades, sin embargo, puede resultar complejo hacernos conscientes de la gravedad de la inseguridad emocional. según estudios publicados por el International Journal of Epidemiology, el 40% de las personas que padecen inseguridad emocional la han desarrollado durante la adolescencia.

En este sentido, la inseguridad se convierte en una debilidad de la persona y algunas de las manifestaciones más comunes al respecto, son:

Al momento de conocer a alguien nuevo, sea un amigo o los suegros siempre se piensa que, te vio feo y eso significa que no le caíste bien, si se mensajean dos personas, de inmediato se piensa que hablan de ti a escondidas o si publican un meme, lo tomas personal pensando que lo hacen para reírse de ti, también las personas inseguras son celosas y afectan sus propias relaciones con los demás, incluso, podrían caer en acciones despreciables hacia terceras personas por motivos de celos.

Ante la inseguridad, hay que actuar con educación, mucha educación para evitar que se afecten de manera considerable las relaciones con otras personas, también es necesario estar atentos a conductas evidentes que muestren inseguridad emocional y pedir ayuda profesional, porque todo esto es algo que tiene solución y está en nuestras manos resolverlo, lo demás que lo atiendan los encargados de hacerlo y recordemos que ante la INSEGURIDAD debe anteponerse la EDUCACION.

8030 UT Cancún

Se dice fácil, pero se requiere de un gran esfuerzo” era una frase que se usaba hace algunos años en los comerciales de Comisión Federal de Electricidad y siempre me pareció muy congruente, ya que aplica en muchos ámbitos de la vida en las empresas, instituciones y sin duda alguna también en las personas.

8030, para quienes conformamos el equipo de la Universidad Tecnológica de Cancún, tiene un sentido muy profundo, mas allá de los esfuerzos apasionados que cada docente lleva a cabo en su capacitación permanente para dar lo mejor de sí, en cada clase y con cada estudiante, mas allá de las horas de trabajo profesional del personal administrativo y directivo, que significa la consecución de procedimientos o toma de decisiones, para cada estudiante y las familias que les acompañan en todo el proceso formativo, que implica momentos de alegrías y de esfuerzo también, de duda y certeza, de principio y fin.

22 años de creación de la Universidad Tecnológica de Cancún, se dice fácil, pero se requiere de un gran esfuerzo en equipo, un gran equipo conformado por quienes se ven y quienes no, pero que han aportado muchos elementos para que desde la universidad y la comunidad que la integra actualmente y la ha integrado durante 8030 días de existencia, se logre impulsar el desarrollo de Quintana Roo, con una visión renovada e innovadora.

A sus 22 años la UT Cancún ha trascendido como una institución que impulsa el desarrollo de miles de estudiantes que desean lograr una formación profesional en el nivel de Técnico Superior Universitario desde sus inicios y a partir del año 2010 con la continuidad de estudios para Licenciaturas e Ingenierías, impulsa también el desarrollo de Quintana Roo al aportar más de 13 mil egresados a la fecha, todos con perfiles pertinentes al sector productivo y con amplia vinculación empresarial tanto nacional como internacional.

La modalidad Bilingüe, Internacional y Sustentable (BIS), ha venido a cambiar y actualizar el concepto de la educación tradicional, con el fin de aportar valor agregado a la comunidad universitaria y que puedan contar con más competencias que los conviertan en profesionistas altamente competitivos tanto para emplearse como para emprender.

La acreditación del 100% de sus programas educativos por organismos externos, asegura.

Objetividad

El termino más similar a la imparcialidad es la objetividad, la cual, es un término que se relaciona con los significados de verdad, ética, análisis de datos, ecuanimidad, honradez y se define como la cualidad de lo objetivo, de tal forma que es perteneciente o relativo al objeto, con independencia de la propia manera de pensar o de sentir que pueda tener cualquier sujeto que lo observe o considere, la objetividad, por tanto, se refiere a la realidad o al objeto en sí mismo, y se aleja de cualquier susceptibilidad que pueda tener un individuo.

Lo contrario a objetividad es subjetividad y ambos términos son parte del lenguaje habitual y rondan alrededor de la vida diaria de los individuos, la objetividad es una cualidad que puede ser difícil de practicar, ya que las personas formulan un criterio personal de lo que considera verdadero, real o falso a partir de sus experiencias, percepciones, cultura, creencias, ideologías o sentimientos.

Un ejemplo de objetividad puede ser que es de día porque el sol está en su máximo esplendor y subjetividad seria, que es un gran día, debido a que dependerá de cada persona como lo valore o la esté pasando ese día o en ese momento, otro ejemplo de objetividad seria afirmar que la hoja de chaya es color verde y de subjetividad, afirmar que todas las hojas de color verde son hermosas.¿Cuál será entonces la postura que asumen los ciudadanos que aplauden, en su caso, o critican, las acciones y resultados de las autoridades, a un año de las elecciones del pasado primero de julio de 2018? ¿Será objetiva o subjetiva?

Si se comprende que la objetividad está basada en una realidad externa, entiéndase ésta, como una realidad compartida con los demás y la subjetividad con una realidad interna, o sea con pensamientos y emociones que surgen del individuo, entonces se podría concluir que, quienes reciban un beneficio como satisfactor personal, tendrían una opinión diferente a aquellos que no, porque, aunque materialmente hablando, el apoyo es algo que se recibe directamente, también el satisfactor es individual.

Creer para crear

El ocio es la madre de todas las desgracias, decía la abuela y también era parte de su filosofía de vida, que la necesidad es la madre de todas las creaciones y el pensamiento creativo se desarrolla en estas condiciones de carencia, en la búsqueda de satisfactores permanentemente, lo que va acorde a un pensamiento de Confucio que dice: “Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frio”.

El punto es el siguiente, los seres humanos entre mayores satisfactores tienen en su proceso de vida, menos creatividad desarrollan y en muchos de los casos, menos valor dan a las cosas y a las personas, pierden el sentido de la cultura del trabajo y esfuerzo, así como pierden también la sensibilidad de la necesidad ajena, dejando de cuidar lo que tienen creyendo erróneamente que todo se lo merecen.

Caso contrario sucede cuando, desde pequeños, se educa a los niños a valorar todo y a todos, a ser responsables y ganarse las cosas que desean obtener, así como crear su propio bienestar, entiéndase bienestar como los satisfactores a las necesidades básicas y sobre todo la creación de los momentos y espacios para hacer de la vida algo más útil y entretenido, sin depender en su totalidad de los demás para dejar de estar aburrido, por ejemplo.

La suma de, la ocupación productiva del tiempo, el fomento del pensamiento creativo como satisfactor de necesidades e innovaciones y el fomento de una educación, inmersos en la cultura del trabajo y esfuerzo, ayudará a las personas a creer en sí mismas, a intentar resolver las situaciones del día a día y sobre todo a dejar de depender de los demás para satisfacer sus necesidades básicas acorde a la edad en la que se encuentren, fortalecerá la autoestima en los individuos, desarrollaran habilidades que los empoderen para salir adelante y sentirán la satisfacción del logro.

Creer en sí mismos para crear soluciones a los problemas, para innovar y emprender, para crear condiciones de igualdad, para construir una mejor sociedad, creer primero para crear después los instrumentos necesarios que permitan el descubrimiento y fortalecimiento de competencias con un enfoque más humano, más abierto y más sustentable, que herede a las nuevas generaciones, además de avances tecnológicos y científicos.

Amistad VS Complicidad

En la cotidianeidad de la vida, es común encontrarnos con diferentes personas, situaciones, decisiones, oportunidades, dificultades y muchos aspectos más que se deben resolver para el logro de metas y objetivos.

La educación, idiosincrasia y cultura que prevalece en el entorno en el cual se nace y crece, es una influencia muy importante para el desarrollo de las personas, en términos amplios y en muchos de los casos, es determinante para la forma en cómo se enfrenta la vida.

Las personas normalmente requieren de otros para lograr sus objetivos y metas. Nada en la historia de la humanidad, se ha hecho por una sola persona, siempre se hace necesario contar con las habilidades y experiencias de otros para que se materialicen las ideas y los sueños de cada individuo o de un colectivo.

Es justamente en ese momento donde entra el tema de la educación, cultura e idiosincrasia de cada ser humano, para lograr integrarse a los grupos y equipos y sacar adelante cada proyecto, ya que ponerse de acuerdo y lograr la subordinación del interés particular al interés general, es algo que a muchos suele costarles trabajo y salen a flote los valores de cada uno.

Hace algunos años escuché a un amigo decir: “Cuando dos personas o más se ponen de acuerdo para hacer el bien, a eso se le llama, AMISTAD, pero si es para hacer el mal, a eso se le llama complicidad”.

Tal vez, la mayoría podría comprender sin problema alguno, el significado de amistad, siendo este un sentimiento cálido, símbolo de confianza, simpatía, afecto entre personas que no necesariamente son familia, pero respecto a complicidad, a veces se da una aplicación en sentidos opuestos, ya que algunos lo confunden con las alianzas, pues a veces dicen que las parejas deben ser los mejores cómplices o que padres e hijos son buenos cómplices.

Para el derecho, un cómplice es una persona que participa o está asociada en un delito, sin haber sido la autora directa del mismo. Esto quiere decir que el cómplice coopera con la ejecución delictiva con actos previos o simultáneos.

Es lamentable sin lugar a dudas que algunas personas, teniendo claro el concepto de cómplice, relacionado a la comisión de delitos, se pongan de acuerdo y hasta logran hacerse amigos, pero es bueno dejar en claro que entre más actos de bondad y en la vía de lo legal y lo correcto, se llegue a acuerdos y acciones, más amistades se irán forjando en el camino de la vida.

Lo importante será la elección que quien tome después de estas precisiones, que seguramente, entre complicidad y amistad, la inclinación seguirá siendo, hacia lograr más y mejores amistades.

Creer para crear

El ocio es la madre de todas las desgracias, decía la abuela y también era parte de su filosofía de vida, que la necesidad es la madre de todas las creaciones y el pensamiento creativo se desarrolla en estas condiciones de carencia, en la búsqueda de satisfactores permanentemente, lo que va acorde a un pensamiento de Confucio que dice: “Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frio”.

El punto es el siguiente, los seres humanos entre mayores satisfactores tienen en su proceso de vida, menos creatividad desarrollan y en muchos de los casos, menos valor dan a las cosas y a las personas, pierden el sentido de la cultura del trabajo y esfuerzo, así como pierden también la sensibilidad de la necesidad ajena, dejando de cuidar lo que tienen creyendo erróneamente que todo se lo merecen.

Caso contrario sucede cuando, desde pequeños, se educa a los niños a valorar todo y a todos, a ser responsables y ganarse las cosas que desean obtener, así como crear su propio bienestar, entiéndase bienestar como los satisfactores a las necesidades básicas y sobre todo la creación de los momentos y espacios para hacer de la vida algo más útil y entretenido, sin depender en su totalidad de los demás para dejar de estar aburrido, por ejemplo.

La suma de, la ocupación productiva del tiempo, el fomento del pensamiento creativo como satisfactor de necesidades e innovaciones y el fomento de una educación, inmersos en la cultura del trabajo y esfuerzo, ayudará a las personas a creer en sí mismas, a intentar resolver las situaciones del día a día y sobre todo a dejar de depender de los demás para satisfacer sus necesidades básicas acorde a la edad en la que se encuentren, fortalecerá la autoestima en los individuos, desarrollaran habilidades que los empoderen para salir adelante y sentirán la satisfacción del logro.

Creer en sí mismos para crear soluciones a los problemas, para innovar y emprender, para crear condiciones de igualdad, para construir una mejor sociedad, creer primero para crear después.

Sin límites ni fronteras

Se dice que cuando alguien ha llegado al límite, es porque tiene límites, y en estos tiempos, donde cada día hay más apertura en casi todos los sentidos, por ejemplo, en lo comercial, en lo educativo, cultural, deportivo, turístico, entre muchos otros ámbitos, los seres humanos deberían soñar sin límites y sin fronteras.

Pero ¿cómo contribuir a que en la mente de las personas esto sea una realidad y que posteriormente se luche para que se materialice y se convierta en metas y objetivos alcanzables, medibles y, sobre todo, disfrutables?

“…Que los jóvenes quintanarroenses sueñen en grande y que las universidades sean el medio para que esos sueños se conviertan en realidad…” esto lo dijo el gobernador de Quintana Roo en su discurso en el marco del aniversario del estado en 2016, y desde entonces para la Universidad Tecnológica de Cancún ha sido una encomienda latente que, paso a paso, se ha ido consolidando.

Sin límites y sin fronteras, es necesario que se impulse cada día más a los estudiantes a vivir experiencias que les sean constructivas y enriquecedoras, que sueñen en grande y que en las universidades encuentren el medio para hacer de esos sueños una realidad de vida y construir un futuro brillante.

Estudiantes de la universidad tecnológica de Cancún, han tenido ya, grandes oportunidades para obtener becas y hacer estancias en países como Francia, Canadá, Estados Unidos, Argentina, Colombia, España, entre otros.

Cada día habrá más y mejores oportunidades de que los estudiantes logren obtener becas para que sus aspiraciones de convertirse en ciudadanos del mundo con una visión más humana y más abierta, permita que la esperanza de construir una mejor sociedad, sea una realidad, sin límites y sin fronteras.

Agua de Limón

En un curso titulado, “Cerebro total y aprendizaje acelerado”, se llegó a un momento de análisis donde se discutía el proceso “correcto”, para preparar agua de limón, ya que algunos aseguraban que primero se debe verter el limón en el agua y posteriormente se endulza, otros tantos alegaban que eso era incorrecto, ya que primero debe endulzarse el agua y al final se exprimen los limones y sin que se llegara a una conclusión definitiva, el ejercicio me sirvió para observar cómo se invirtieron más de 30 minutos para ese debate, además del apasionamiento de algunos por convencer a otros de tener la razón.

Si habláramos de las matemáticas, en suma y multiplicación, diríamos que el orden de los factores no altera el producto, pero en el caso del agua de limón, la instructora aseguró que, si se altera el sabor, dependiendo que se adiciona primero y que después, y ese análisis me ha sido de mucha utilidad en diferentes ámbitos y al compartirlo hoy, espero sea también de utilidad para ustedes.

Me gusta observar y analizar, esos momentos donde se suele discutir o invertir tiempo en temas que son triviales, como cuando dos personas se esfuerzan por demostrar que un color es más bonito que otro o un auto más elegante que otro o si una comida es picante o si hace mucho frio o calor, o como se debe preparar el agua de limón, etc.

Si los seres humanos nos hiciéramos conscientes del valor del tiempo y como lo invertimos, podríamos ser más productivos, enfocar esfuerzos en asuntos que nos lleven a lograr metas y objetivos de manera más efectiva, mejoraría las relaciones humanas y se fortalecería mucho el trabajo en equipo.

También hay otro tipo de actitudes en las cuales se pierde tiempo y es precisamente cuando al querer obtener resultados diferentes, se actúa igual que antes, sin entender que si actúas igual seguirás obteniendo los mismos resultados.

Si regresamos al ejemplo del agua de limón, es el ejemplo más ilustrativo que podría ofrecer, independientemente del proceso de preparación, es como si alguien quisiera obtener agua sabor mango, y en la preparación verte agua, endulzante y jugo de limón, y al probar el agua se enoja porque quería que fuera sabor mango y podría repetir el proceso miles de veces y el resultado seguirá siendo el mismo.

Con desconocimiento de causa

El nivel más bajo de conocimiento es la opinión. Platón en el libro VI de La República, expone que, al igual que existen dos grados diferentes de realidad, existen también dos grados de conocimiento, que poseen distintos niveles de certeza. El primero que es un conocimiento inteligible, fiable, llamado episteme (ciencia) que tiene como objeto las ideas y el segundo que es un conocimiento sensible, poco fiable, llamado doxa (opinión), que tiene como objeto las cosas del mundo material.

Si en el entorno se considerara esa clasificación, seguramente la mayoría de las decisiones cotidianas, entrarían en la doxa (opinión), debido a que son pocas las personas que, para tomar decisiones, previamente investigan y se aseguran que lo que consideraran como elementos decisivos, están comprobados y validados por la ciencia o el método científico.

Claro que, si estas decisiones son para asuntos muy personales, lo peor que podría pasar, sería que se tengan que pagar las consecuencias y las afectaciones, también tendrían un impacto hacia el individuo y tal vez hacia su círculo más cercano.

Sin embargo, existen decisiones que impactan a muchas más personas, a veces miles o hasta millones de seres humanos, y ahí la responsabilidad cambia.

Un ejemplo que podría ilustrar de mejor manera esta explicación, podría ser, las decisiones que toman los legisladores; al modificar o crear leyes, tienen la gran responsabilidad de asegurarse, más allá de la opinión, el sentimiento o incluso, la línea que pudieran recibir; deberían considerar también las bases científicas, el conocimiento probado y comprobado, la necesidad y sobre todo la visión de lo que se pretende lograr.

Recientemente se debatía la reforma para la nueva ley de educación, tema demás trascendental en la vida de una nación y, sin lugar a dudas, de un impacto directo a quienes integrarán las nuevas generaciones, un tema además de sensible, de suma relevancia para el futuro de los individuos, y quienes han tomado la decisión del contenido de esa reforma, son, en su mayoría, llevados por la doxa más que por la episteme.

Ser llamado maestro

Dicen algunos, que se le ha perdido el respeto, que todo ha cambiado, que ya no es como antes. ¿Será del todo cierto? ¿Cuál es el lugar que ocupa el maestro en la sociedad actual? ¿Qué significado tendrá, para un maestro, ser llamado maestro y dedicarse a la actividad que, por excelencia, trasciende más allá de la propia imaginación?

Permítame compartir con usted, estimado lector, una enseñanza que recibí de la maestra Martha Limón (Marthita), la cual usó para dar inicio a un curso dirigido a docentes… Hay en la historia de la humanidad, un hombre, que aun cuando hacía milagros, no se hacía llamar santo, y aun cuando curaba enfermos, tampoco le llamaban doctor, pero sí permitía que le llamaran maestro… y continuaba con la siguiente afirmación: Por eso, cuando los estudiantes a quienes les enseñen, les llamen maestro, siéntanse orgullosos de recibir el título más elevado que alguien puede merecer.

Ser maestro y lograr que le llamen a uno por ese nombre, es un halago y conlleva consigo una enorme responsabilidad, porque es una actividad y para muchos una profesión en la cual se tiene en las manos a seres humanos, los cuales, después de recibir las enseñanzas de cada profesor con el que coincide en su vida, se convierte en el resultado de lo que cada uno aportó y dejó, muchas ocasiones sin darse cuenta, a diferencia de otras actividades, en las cuales se recibe materia prima y se transforma en productos terminados, materialmente hablando; si cometes un error de producción, se repite el proceso y se corrige. En el caso de un maestro, difícilmente se da esa segunda oportunidad.

Decía Albert Einstein, que “el arte supremo del maestro consiste en despertar el goce de la expresión creativa y del conocimiento”. Y ese despertar es lo que hace la diferencia entre un alumno y otro y entre un maestro y los demás. La imagen del maestro sigue teniendo el respeto y admiración de sus estudiantes y sigue ocupando un privilegiado lugar en la sociedad. Feliz día y que siga siendo un alto honor el ser llamado maestro.

México al estilo… La del Barrio

México, junto con los mexicanos, al voltear a nuestro pasado como país, adoptamos, la mayoría, una actitud más de víctimas, tratando de culpar a otros, como si nos hubiera pasado algo del todo malo y aunque así fuera, dejando de asumir que es algo que ya debería quedar atrás para dedicar todos los esfuerzos a la construcción de una patria ordenada y generosa y una vida mejor y más digna para todos.

Decía don Miguel de Unamuno (1864-1936), filósofo y escritor español: “Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado”. Entendiendo esta propuesta como una forma de ver hacia el futuro, tomando como base lo que se ha vivido y construir lo que se desea para las nuevas generaciones, como un acto de responsabilidad de resolver y atender las situaciones y problemas que aquejan al presente, sin buscar culpables o excusas para justificarse.

Un caso ejemplar podría ser el de doña Francisca Viveros Barradas, mejor conocida como Paquita la del Barrio, quien, como miles de mujeres del México del siglo pasado, padecieron de manera brutal los efectos del machismo en su máxima expresión, las dificultades que había para superarse como mujer y sobresalir haciendo uso de los talentos y luchando por los sueños y trascender.

Ella, Paquita, a diferencia de innumerables mujeres, en lugar de arrinconarse, llorar teniéndose lastima, culpando a quienes le hicieron daño, hizo lo que don Miguel de Unamuno sugiere; fue más madre de su futuro, haciendo de su desgracia de vida, su éxito como cantante, aprovechando su experiencia de vida, para que fueran trozos de sus canciones y así realizarse como ser humano y como mujer. Otro ejemplo similar pero traducido a país, fue el de Japón, el cual de las cenizas resurgió para convertirse en una potencia mundial.

Pues México, al estilo de Paquita la del Barrio, al de Japón o al de muchos otros más, podría resurgir como lo que está llamado a ser, un país brillante, exitoso, potente, respetado y de respeto al prójimo, justo, cívico, democrático, transparente, autocritico, seguro, con oportunidades para todos.

México al estilo, “…La del Barrio”

México junto con los mexicanos, al voltear a nuestro pasado como país, adoptamos, la mayoría, una actitud más de víctimas, tratando de culpar a otros, como si nos hubiera pasado algo del todo malo y aunque así fuera, dejando de asumir que es algo que ya debería quedar atrás para dedicar todos los esfuerzos a la construcción de una patria ordenada y generosa y una vida mejor y más digna para todos.

Decía don Miguel de Unamuno, (1864-1936) Filósofo y escritor español “Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado.” Entendiendo esta propuesta, como una forma de ver hacia el futuro tomando como base lo que se ha vivido y construir lo que se desea para las nuevas generaciones, como un acto de responsabilidad de resolver y atender las situaciones y problemas que aquejan al presente, sin buscar culpables o excusas para justificarse.

Un caso ejemplar podría ser el de doña, Francisca Viveros Barradas, mejor conocida como “Paquita la del barrio”, quien, como miles de mujeres del México del siglo pasado, padeció de manera brutal los efectos del machismo en su máxima expresión, las dificultades que había para superarse como mujer y sobresalir haciendo uso de los talentos y luchando por los sueños y trascender.

Ella, Paquita, a diferencia de innumerables mujeres, en lugar de arrinconarse y llorar, teniéndose lastima, culpando a quienes le hicieron daño, hizo lo que don Miguel de Unamuno sugiere, fue más madre de su futuro, haciendo de su desgracia de vida, su éxito como cantante, aprovechando su experiencia de vida, para que fueran trozos de sus canciones y así realizarse como ser humano y como mujer. Otro ejemplo similar pero traducido a país, es el de Japón, el cual de las cenizas resurgió para convertirse en una potencia mundial.

Pues México, al estilo de Paquita la del Barrio, al de Japón o al de muchos otros más, podría resurgir como lo que está llamado a ser, un país brillante, exitoso, potente, respetado y justo, cívico, democrático, transparente, autocritico, seguro, con oportunidades para todos, un país con una sociedad de valores y ético, con orden y limpieza, integridad, puntualidad, responsabilidad, que fomente en su sociedad el deseo de superación y respeto a las leyes y los reglamentos, así como respeto por el derecho de los demás, su amor al trabajo y esfuerzo constante por la economía y con mexicanos cultos, con seres humanos autónomos.

México al estilo de la del barrio, podría cambiar su realidad como país y lograr que sea a través del esfuerzo, liderazgo con visión, talento y dedicación de cada mexicano, lo que marque nuestro destino en la vida y no lamentándose de, dónde y cómo nos tocó nacer.

Educación Tecnológica en México

Promover de manera efectiva, las bondades y características con las que cuenta el subsistema de Universidades Tecnológicas, es lo que hace falta, dijo el diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, durante su participación como ponente en la reunión nacional de rectores, y continuó externando, deben encargarse de que todo México se entere y de esa manera se revalore la aportación tan relevante que hace el subsistema a través de la alta calidad y competitividad de los egresados que desde hace casi 28 años, aporta a la sociedad y al sector productivo.

Aun cuando podría darse por hecho que, a casi 3 décadas de su implementación en México, serían suficientes para posicionar las características que sobresalen o diferencian a las universidades tecnológicas de otros modelos de educación superior, la sugerencia del diputado en mención dice lo contrario, así que a continuación se presentan algunas de las bondades que tienen las universidades tecnológicas.

Los principios con los que cuenta el diseño del modelo educativo, son: intensidad, polivalencia, flexibilidad y pertinencia o vinculación con el sector productivo.

La Intensidad es una característica que da soporte a la identidad propia del nivel 5B, al que pertenecen estas instituciones de educación superior, en sus inicios, que determina la duración de los estudios a dos años y busca una formación estrechamente vinculada con las demandas de los sectores productivos, a partir de 2010 ya se ofrece también con las mismas características el nivel 5ª.

Con la Polivalencia, las universidades tecnológicas, pretenden otorgar una formación profesional en uno o varios grupos de actividades de los procesos productivos o en actividades generales aplicables a todas las ramas del sector de bienes o servicios, de tal forma que el egresado cuente con la capacidad de adaptarse a diferentes formas de trabajo, así como también, pretende impulsar el desarrollo de competencias que permitan la aplicación en varias áreas del proceso productivo.

Con la flexibilidad se proponen revisar y modificar periódicamente sus programas de estudio, así como la creación de otros nuevos para mantener una oferta actualizada y acorde a las necesidades del sector productivo.

En relación a la Vinculación con el sector productivo, hay varios momentos en los que los alumnos experimentan esta relación entre la universidad y la empresa, como en las visitas de inducción, específicas y principalmente en las estadías empresariales, en las cuales muchos de ellos se quedan a trabajar en la empresa en la que hicieron su estadía, siendo el inicio de su vida laboral.

Acreditación en Calidad Educativa

La universidad es parte de la sociedad y a su vez la sociedad está representada en la universidad a través de cada uno de los estudiantes que la conforman, y uno de los principales compromisos que tiene la institución es: preparar a sus estudiantes con programas de calidad y así ofrecer, a su comunidad, egresados con los más altos estándares de educación superior y contribuir —con ello— al desarrollo de una sociedad más próspera, equitativa y justa.

Cada institución, sea pública o privada, constantemente hace esfuerzos para lograr la mejora continua a través de la capacitación y certificación de sus docentes, supervisión individual, vinculación con las empresas del sector productivo y lograr la existencia de espacios para prácticas, nivel de exigencia de los programas, recursos y equipamiento disponible para los estudiantes y también un impacto positivo hacia la comunidad a través de la extensión universitaria.

Todo lo anterior debe ser evaluado, para conocer su nivel de efectividad y satisfacción del cliente, primero por medio del autodiagnóstico, como un ejercicio de autoevaluación y concientización del personal al interior de la institución, y posteriormente por organismos externos que de manera objetiva corroboren que la calidad del programa educativo cumple con los estándares preestablecidos y se logre la acreditación, y la mejor manera de lograrlo es a través de pares académicos que deberán ser profesionales de reconocido prestigio, sin prejuicios, capaces de emitir juicios de valor en forma objetiva, con el propósito de certificar la validez y confiabilidad de los resultados de su estudio.

El Consejo para la Acreditación de la Educación Superior, A.C. (Copaes), define que la acreditación es el resultado de un proceso de evaluación y seguimiento sistemático y voluntario del cumplimiento de las funciones universitarias de una Institución de Educación Superior (IES), que permite obtener información fidedigna y objetiva sobre la calidad de los Programas Académicos (PA) que desarrolla.

Permite también certificar ante la sociedad la calidad de los recursos humanos formados y de los diferentes procesos que tienen lugar en una institución educativa. En ese sentido, las IES deben ser las primeras instancias responsables y garantes de la calidad de los PA que cobija. Descansa en la búsqueda permanente de la excelencia y representa el esfuerzo colectivo de la comunidad universitaria para rendir cuentas a sí misma y a la sociedad, sobre la pertinencia, relevancia y calidad de su ser y quehacer institucional.

Lograr la acreditación de programas educativos es el resultado de la ardua labor de los integrantes de una institución y la firme convicción de que la calidad educativa contribuye a la formación de mejores profesionistas, en el caso de la Universidad Tecnológica de Cancún, la consideramos como un proceso de mejora continua y la materialización de los esfuerzos por ser la mejor opción para la comunidad.

By the book

Hace unas semanas, un electricista se presentó para revisar una falla en una instalación y dijo que la situación era muy grave porque el que hizo ese trabajo lo había hecho MUY MAL, y esa había sido la misma respuesta de uno antes.

Pero al hacer el análisis de otras personas, parecía que era una constante, porque lo mismo decía el plomero, el odontólogo, el mecánico y muchos más ejemplos que salieron a la luz en esa mesa de tópicos. By the book es una frase que se usa cuando todo se ha hecho según las reglas y pareciera que culpar a los demás o a los que antecedieron en algo, fuera la regla.

O quienes usan ese argumento para denostar a los anteriores, lo hacen por recomendación de algún asesor o by the book. Con lo antes expuesto, viene al caso una anécdota que hace unos 25 años se hizo muy popular en los pasillos de la universidad y se llama, las 3 cartas, consistente en la experiencia de un asesor político que le dio un día a un presidente de un país, tres cartas que él debería abrir sucesivamente si las cosas le iban mal. Así sucedió, con lo que el mandatario se enfrentó a la primera misiva.

El mensaje era escueto, pero rotundo. Decía: «Échale las culpas a tu predecesor». Aquello surtió efecto durante algún tiempo, pero no fue suficiente para resolver los problemas, por lo que el gobernante tuvo que abrir la segunda carta. Esta decía: «Échale la culpa a la crisis general; di que es tan intensa que a pesar de las acertadas medidas que tomas para enfrentarla, las soluciones aún tardarán en llegar». Así lo hizo con fortuna desigual porque el argumento convenció a los convencidos y no satisfizo a los detractores que criticaron su reacción tardía y el desacierto de sus decisiones.

El presidente no tuvo más remedio, entonces, que rasgar la tercera carta: «Vete escribiendo las tres cartas». A veces parece que culpar a otros de lo que sale mal, fuera un camino fácil, tanto en la vida personal como en lo profesional. Sin embargo, dar resultados siempre es la mejor manera de demostrar que se trabaja en beneficio de quienes corresponda, al dar resultados también se eleva el grado de satisfacción tanto del colectivo como de quienes dirigen.

Nomofobia

Si se consulta el teléfono inteligente 34 veces o más al día, es muy probable que sea un caso de nomofobia, eso es lo que indican las estadísticas de las personas que usan smartphone.

Sentir ansiedad o una infundada sensación de incomunicación cuando se ha quedado sin batería en el teléfono celular, se haya olvidado en casa o no tenga señal, se le llama nomofobia.

También cuando el usuario del móvil se encuentra con amigos en alguna reunión y prefiere enviar mensajes a otra persona que está ausente, o el simple hecho de estar en una reunión y dejar el teléfono justo a un costado muy a la mano para ser revisado y también cuando se está en el cine o viendo televisión y con frecuencia se revisa el teléfono con cualquier pretexto.

La nomofobia es el miedo irracional a estar sin teléfono celular o la codependencia a éste, en muchas ocasiones sin darse cuenta o más aun sin aceptarlo, buscando siempre justificantes o alejándose a un lugar privado para poder consultar el teléfono, simulando ir al baño, a la recámara o algún lugar diferente al de los demás, para evitar que se haga la observación o se prohíba el uso del móvil.

La nomofobia es considerada un trastorno, difícilmente aceptado por quien lo padece y según los expertos, el nomofóbico suele ser una persona insegura y de baja autoestima con síntomas muy claros como sensación de ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de estómago o cabeza. Las mujeres son quienes más la padecen como una necesidad comunicativa y afectiva, sin que sea exclusivo porque también hay muchos hombres que padecen este trastorno y normalmente es en los adolescentes.

Como todo trastorno, el primer paso para poder ayudar o ayudarse es reconociendo que existe, al ser consciente y detectar si se tiene alguno de los síntomas antes mencionados y empezar a trabajar en ellos poco a poco, con la finalidad de evitar que se convierta en una adicción y provoque otro tipo de consecuencias, como se ha predicho por otros estudiosos, tales como molestias en las manos o dedos con los cuales se usa más el teléfono, dolores de espalda o cuello. Como dice el dicho: “nada con exceso, todo con medida”.

¿Hacia dónde vamos?

Todos los seres humanos deberían tener un plan que permita contar con un rumbo fijo y canalizar todos los esfuerzos y recursos hacia ese propósito y su realización; incluso, aunque al final del camino pudiera ser erróneo.

Pero mientras tanto, se tiene un enfoque claro hacia dónde ir y en el camino de la construcción hay un gran aprendizaje. Si lo anterior debiera pasar con cada individuo que habita la faz de la tierra, no tendría por qué ser diferente cuando hacemos referencia a una familia, empresa, sociedad y holísticamente hablando, hasta el último holo conocido o por conocer.

Debería tener un plan y probablemente ya existe y solo en las esferas más cercanas al ser humano es donde tendría que hacerse conciencia de ello, es decir, es donde debe trabajarse para actuar en consecuencia. Pero con un enfoque muy específico y claro.

¿Hacia dónde vamos como ciudad o municipio? Y con sensatez, tal vez haya muy pocos o ningún ser humano que pueda responder esta pregunta, porque se desconoce, aunque tal vez exista un plan claro del rumbo que lleva nuestra ciudad y municipio. Decía Henry Ford: “Es preferible tener un plan, aunque sea equivocado, a no contar con él”.

Y coincido, debido a que cuando se tiene un plan y líneas de acción, se pueden canalizar todos los esfuerzos y recursos, en un orden de prioridades y con sentido de bien común; donde todos o casi todos encuentra una lógica a cada acción y decisión, donde cada recurso invertido tiene beneficios para la mayoría, ya sea a corto, mediano o a largo plazo.

La propuesta es que se elabore un plan a largo plazo, a 30 años, segmentado en trienios, para lograr su consolidación; un plan en el que participen todos de manera ordenada y generosa, para su construcción con características de inclusión, sustentabilidad, modernidad, movilidad, urbanidad, conectividad y desarrollo sostenible con base en derechos humanos.Si se logra este plan, lo más probable es que se logre su realización y si se logra realizar, lo más probable es que el beneficio sea para todos.

Disposición vs Preparación

Estudien, porque es la única herencia que se les podrá dejar o al menos la mejor, se escuchaba decir a muchos padres dirigiéndose a los hijos, en el entendido de que el estudio hace referencia a la preparación que se requiere en la vida para salir adelante con los proyectos de vida, de una manera más competitiva de frente al futuro.

Si se entendiera a la preparación como el saber, estudiar, ser apto para alguna función o actividad y a la disposición con el querer, tener las ganas o el hambre de triunfo, la actitud positiva para ir tras los sueños y alcanzarlos. Entonces cabe el dicho aquel que dice “Querer es Poder” o que es mejor la actitud que la aptitud. Sin ser extremistas, al final del camino, podría ser que son un complemento perfecto que al encontrarse se convierten en una bomba potente que permitirá detonar todo el potenc

ial de una persona y ponerlo a su disposición para el logro de metas y con un poco de visión humanista, al servicio de los demás.

Sin embargo, el punto es, que contribuye más en el éxito de las personas, la disposición o la preparación y en ese sentido, no hay lugar a duda que la primera es más útil que la segunda, porque con disposición o actitud positiva, una persona es capaz de aprender lo que sea necesario para salir adelante, no así, alguien que sabe mucho, entiéndase que tiene la preparación, pero tiene una actitud negativa que lo impide usar esos conocimientos en su propio beneficio y no se diga, en beneficio de los demás.

Aun cuando en ambos sentidos, el ser humano es capaz de cambiar y convertirse en lo que aspira ser, será más difícil el cambio de actitud que el tránsito de la ignorancia al saber y por si ya lo olvidaron, recuerden: Querer es Poder y la suma de la Actitud y Aptitud da como resultado, Altitud, una persona de altura.

Con las universidades, NO

Universidad, según el diccionario, se define como una institución académica de enseñanza superior e investigación que otorga títulos académicos en diferentes disciplinas, se puede ubicar en uno o varios lugares llamados campus; destinada a la enseñanza superior (aquella que proporciona conocimientos especializados de cada rama del saber), que está constituida por varias facultades y que concede los grados académicos correspondientes.

Desde un concepto personal, concibo que una universidad es un campo de energía positiva, con uno de los fines más nobles: la formación de seres humanos con el deseo de ser cada día mejor y en todos los aspectos; en el día a día, cada integrante ofrece lo mejor de sí.

En el sentido más amplio, una universidad es parte de la sociedad y en la universidad está representada la sociedad a la que pertenece. También es importante tomar en cuenta que es querida y respetada por la ciudadanía; las universidades mantienen aún una imagen positiva. Por lo tanto es necesario cuidarlas desde todos los frentes.

A mediados de la semana pasada, se leía en varios medios de comunicación que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) bloqueó cuentas bancarias de una universidad pública estatal, por presunto lavado de dinero. También el año pasado se dio a conocer que varias universidades participaron en el esquema de empresas fantasma y presuntos desvíos, conocido como “La Estafa Maestra”.

Y, sin profundizar mucho en lo que ya se sabe, el llamado sería muy serio y contundente, con las universidades NO. No se vale aprovecharse de la primera oportunidad que llegue y que le lleguen al precio a quienes, de manera temporal, se encuentran al frente de una institución de educación superior.

Cada acción va entrelazada con otras acciones que afectan de manera sistémica a muchas personas, y cuando alguien acepta la responsabilidad de dirigir una institución como lo es una universidad, acepta también todas las tareas y responsabilidades que lleva implícitas, llámese calidad educativa, vinculación empresarial, investigación e innovación.

Todo ello con transparencia y rendición de cuentas, con altos estándares de calidad, ética y valores.

El ejemplo es más contundente para enseñar, que las palabras mismas y con esos hechos, ¿cuál es ejemplo que se le da a los estudiantes, principalmente? Por eso, con las universidades, NO. Por favor.

 

 

El que siembra, cosecha

Jamás he negado mi procedencia y tampoco me avergüenzo de donde vengo, sino al contrario. Siempre ha sido motivo de orgullo compartir con familiares y amigos, que mi educación fue basada en la cultura del trabajo y el esfuerzo, en la combinación de estudio y trabajo a la vez y sobre todo la cercanía entre padres e hijos en todo momento.

“¡El que siembra, cosecha!”, me dijo mi padre una tarde, mientras bajo el sol incesante abríamos las entrañas de la tierra para depositar tres granos de maíz en cada poceta hecha con el punzón; el sudor corría por la frente debajo del sombrero y avanzamos al mismo ritmo con rapidez para terminar la jornada. “Y si siembras maíz, cosecharás maíz”, continuaba mi padre instruyéndome, a la edad de nueve años; “y si siembras mangos, naranjas o caña de azúcar, eso cosecharás y así es también en la vida, hijo.

Si respetas, te respetarán, si trabajas recibirás el fruto de tu trabajo; pero si actúas mal, también puedes recibir el mal. Recuerda siempre, que lo que siembras, cosechas”. Lecciones de vida en el formato más natural y sencillo de comprender, en la práctica constante y con el ejemplo al día.

Ahora que el tiempo ha pasado, sigue muy vigente esa enseñanza y la agradezco cada día, cada instante y observo el entorno y veo reflejado en todo momento y en todo acto ese resultado, tanto para bien como para mal y sólo es cuestión de tiempo para corroborar que son sabias las enseñanzas de los padres.

Los resultados son inevitables y todo aquello que se hace un día, trae sus efectos con el tiempo. El que trabaja recibe el pago por su trabajo, el que estudia obtiene sus resultados en la misma medida; quien emprende también logra sus frutos con el tiempo, quien habla con la verdad o quien miente, también obtienen sus resultados o consecuencias, quien usa a otros para lograr sus fines también obtendrá resultados en el mismo sentido.

El que siembra, cosecha lo que sembró y sería recomendable que se ponga mucha atención de lo que se está sembrando ahora porque, inevitablemente, la cosecha llegará en su momento y cuando es algo positivo o para bien, seguro habrá alegría y satisfacción.

Disrupción Educativa

Más que con las ideologías, la mayoría de los enfoques con los que se relaciona la disrupción sobre los cambios que se avecinan, es con la tecnología, incluso en un exceso. Desde mi humilde opinión, se ha llegado a creer que, con la introducción de cierta tecnología, podría cambiarse o mejorarse un modelo social. ¿Será esto posible y además efectivo?

En el ámbito educativo, hablar de comportamientos disruptivos se refieren a conductas de los estudiantes que llegan a dificultar el alcance de los objetivos de una clase; tales como exceso de ruido provocado por el movimiento de sillas o mesa bancos repetidamente, murmullos o incluso participaciones constantes de una sola persona o a destiempo, esto, por un lado.

Pero por otro lado está el enfoque de la pedagogía disruptiva o disrupción educativa, el cual debería provocar un cambio brusco del modelo educativo que actualmente prevalece en la mayoría de los sistemas. Este último es el tema que nos ocupa en esta colaboración.

Existen los conocidos hitos tecnológicos disruptivos, que han transformado, en su paso, las formas de hacer y pensar de la humanidad, desde internet, la máquina de vapor, la rueda, hasta el fuego mismo. Sin embargo, y aun con todas estas nuevas introducciones de los avances tecnológicos, no se ha logrado aún la consolidación como tal de un cambio brusco, importante o permanente en el sistema educativo, que vaya a la par con los otros ámbitos en los cuales sí se ha dado la disrupción como tal.

¿Qué es lo que sí podría considerarse disrupción educativa en el siglo actual? Pues bien, esta pregunta tal vez la deberían responder los grandes estudiosos del comportamiento y evolución del ser humano, pues es el ser humano el centro de todo cambio y es el mismo, el que ha tenido comportamientos modificados a partir de las nuevas tecnologías, mismas que se ha pretendido que sean herramientas para mejorar en materia educativa, pero que aún no han sido suficientes para servir de contrapeso a los tantos distractores que sí ha provocado.

Es probable que el proceso de cambio de los estilos de vida de la humanidad, acompañada de tantos avances tecnológicos enfocados a facilitar y hacer más cómoda la forma de vida, desde el transporte, alimentación, entretenimiento e incluso la educación, sean tales que con el tiempo provoquen de manera no tan brusca, pero sí determinante, la disrupción educativa que se espera.

Tal vez, lo disruptivo en la educación podría ser la formación de seres humanos autónomos y maduros y contar con profesores tan preparados como para que este enfoque pudiera hacerse una realidad, y como consecuencia dejar de requerir espacios, cursos y horarios restrictivos para atender más las necesidades y disponibilidad de cada persona.

Disrupción

Hace un cuarto de siglo se empezó a usar el término “disruptivo” con un enfoque de emprendedurismo. Fue acuñado por Clayton M. Christensen, catedrático de Harvard Business School, y presentado en 1995 con su artículo Disruptive Technologies: Catching the Wave, escrito en conjunto con el también profesor Joseph Bower, pero luego ha sido usado, en exceso, en el ámbito económico, político, educativo y tecnológico.

Pareciera que la palabra disrupción se ha convertido en moda, la moda del siglo XXI, al igual que ha sucedido con otras palabras que se ponen de moda, como sinergia, huachicol, corrupción, vallenato, bioenergía, sustentable, entre otras. Se trata de términos fuerza o conceptos clave que parecen encerrar la solución a los problemas propios de cada contexto o, que al menos, suministran nuevos elementos con los que armar el pensamiento.

El uso del concepto es muy amplio, y tanto se aplica al funcionamiento orgánico o psicológico como a las ideas, los productos o los modelos sociales. Se emplea cuando se quiere señalar un cambio brusco o significativo.

Probablemente el significado que se le da a la disrupción sea como adjetivo o sustantivo o se está en la búsqueda del significado real, o tal vez no lo tenga y sólo se use como sentido figurado para nombrar a aquello que produce una ruptura brusca, ya que, por lo general, el término se usa en un sentido simbólico, en referencia a algo que genera un cambio muy importante o determinante.

Si así fuera, ante tantos cambios que se están viviendo en el mundo de manera brusca, como el cambio climático que ha traído como consecuencia el sargazo, o el deshielo de los glaciares, estaríamos hablando de una disrupción ecológica provocada por el ser humano o disrupción mundial que seguramente traerá como consecuencia nuevas especies y formas de vida; ¿será acaso la disrupción humana?

¿Qué hacer?

Una pregunta es un enunciado interrogativo que se emite con la intención de conocer algo u obtener alguna información, para satisfacer la necesidad de recibir respuestas en un sentido amplio, exploratorio, de investigación o por simple curiosidad.

Desde que nacemos, no dejamos de asombrarnos y plantearnos cuestiones sobre todo lo que nos rodea, parece ser un estado mental que aumenta nuestra atención hacia nueva información y también mejora nuestra memoria.

Los por qué, para qué, quién, cuándo, cómo, dónde, qué, entre otras combinaciones, son usadas por los seres humanos desde muy temprana edad como una manifestación de curiosidad para encontrar respuestas a inquietudes o dudas que surgen con el paso del tiempo.

Sin darse cuenta, una persona pregunta a otra algo respecto a lo que ya sabe, pero quiere evadir la responsabilidad de toma de decisiones, o bien la aprobación de su decisión previamente tomada.

¿Qué hacer? Con una situación u otra, con los problemas que llegan o en los cuales una persona se involucra, con situaciones indeseadas o bien con aquellas deseadas y cumplidas.