Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Viernes 22 Junio del 2018
nubes dispersas 21°

Lo que bien se dice... bien se entiende

¡Gracias!

“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad y un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad” esta es una de las citas más usadas en motivación personal cuyo autor es Winston Churchill (1874-1965), político británico, escritor y periodista. Primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial. Premio Nobel de Literatura.

Después de horas y horas de reflexión y análisis, debate entre amigos y con grupos de diversas corrientes de pensamiento, después de escuchar a niños, jóvenes y adultos respecto a lo que piensan y sienten de la situación que como sociedad y en particular como país estamos viviendo, además de todo lo que noticieros, analistas y expertos tanto locales, nacionales e internacionales, concluí qué hay sentimientos de miedo y enojo, claro que la mayoría señala al gobierno en turno.

También me di a la tarea de poner especial atención a las y los candidatos que se encuentran en plena campaña, así como sondear el sentir y la percepción de todos aquellos con quien tengo la posibilidad de interactuar, revisar redes sociales, encuestas, mesas de análisis y debate, que además de ayudarme para estar informado, me ha permitido acumular los sentimientos y opiniones de variados perfiles ciudadanos.

Es innegable que la sociedad tiene razón, todo el desprestigio y mala fama de la mayoría de los políticos, de la mayoría de los gobernantes, de suspirantes a políticos y a gobernantes, está más que justificada y la única manera que podría haber de entender las prácticas nefastas y desproporcionadas, es debido a la falta de vocación de servicio y sin duda alguna también se debe a la impunidad que prevalece, considerado por Forbes México, como país de leyes, pero en el que no impera la ley.

Gracias a todas esas desproporciones y excesos al gobernar, gracias al abuso del poder, influencias, falta de sensibilización y apoyo a los más necesitados, gracias a la repetición de esas malas prácticas… GRACIAS a quienes con su mal actuar han logrado que millones de ciudadanos más quieran hoy participar, de manera responsable. Muchas Gracias.

 

Verdad o mentira

Realmente que es lo que prefiere la gente, ¿la verdad o la mentira?, si hiciéramos un sondeo, cuál sería la respuesta, o usted ¿qué respondería?

Una investigación llevada a cabo por la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Quebec en Montreal, Canadá, arrojó resultados interesantes respecto a los motivos por los cuales las personas mienten o dicen la verdad ante una situación concreta.

En términos generales, una gran mayoría respondería que prefiere la verdad, incluso hay refranes como: “es preferible la verdad, aunque duela” o “una mentira piadosa” y son justificaciones que se aplican según convenga; sin embargo, si hacemos un análisis de conciencia, habrá factores que influyen pero la realidad es que la mentira acompaña al ser humano durante casi toda su vida y a una gran parte de la gente prefiere que le mientan o miente, por ejemplo: Santa Claus, Reyes Magos, intercambio de dientes por dinero, con el ratón, etc. ¿Pero cuáles son los motivos por los cuales las personas son sinceras o no?
El coautor de la investigación, Raúl López, Investigador de la UAM, declara lo siguiente: “… A la gente lo único que le motiva es su propio beneficio material. Es decir, que somos egoístas en ese sentido; siempre diremos la verdad si nos conviene materialmente y mentiremos si no es así”… Ni la tendencia religiosa, ni el género, ni la preferencia política se relacionaban con ser honesto. Según los expertos, que han introducido también estas variables en el estudio, donde sí existe una correlación clara es entre el comportamiento, la honestidad y el tipo de estudios. “Hemos observado que la gente materialista miente más”, afirma López.

Mentir puede ser desastroso si no se sabe mentir, porque hasta para eso podría haber expertos; sin embrago, esta sociedad no permite al ser humano ser él mismo, vivir su vida, sus gustos, sus razones, hay demasiados prejuicios y reglas morales que motivan a las personas a vivir en una constante mentira. Decir la verdad es estar dispuesto a pagar el precio del desprecio de muchos, de salir del molde, ser tratados con indiferencia y en la soledad, ser sometido a juicio de otros tantos. La gente honesta cree que los demás son honestos. Mientras que los que son deshonestos creen que los demás también van a mentir.

Estudiar o no estudiar

La toma de decisiones es una constante en nuestra vida casi siempre y la responsabilidad de, qué decidir se acentúa conforme se va creciendo, pues en los primeros años de vida, normalmente son los adultos cercanos los que toman decisiones por el menor, desde que comer, vestir, nombre, lugar de nacimiento, entre otros.

La declaración de los derechos humanos en su Artículo 1 dice que, “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”, pero claro está que depende de muchos factores y circunstancias del entorno para que el ser humano se comporte de una u otra forma.

El tema central va encaminado a la toma de decisiones y su relevancia, en México, por ejemplo, las personas se consideran mayores de edad a partir de los 18 años, edad en la cual se supone, ya se es adulto y con un nivel de conciencia suficiente para asumir resultados de los actos.

¿Pero qué decide una persona en su vida, que realmente sea trascendente?, según Richard Florida, hay tres grandes decisiones en la vida de las personas que condicionan su felicidad: dónde vivir, qué hacer (o a qué dedicarte) y con quién compartir tu vida”, hoy me quiero referir a la segunda en el orden.

Qué hacer o a qué dedicarte durante tu vida, es una de las decisiones más trascendentales y lleva implícitas otra serie de decisiones, la mayoría de padres de familia desean que sus hijos se realicen, sean felices, que les vaya bien y que sean exitosos y la etapa donde los jóvenes terminan la preparatoria o similar, es una de las cuales les conlleva a decidir si continúan estudiando o no, donde estudiar, en que universidad, que carrera o profesión, y entre tantos cambios físicos y emocionales, se busca también tomar las mejores decisiones.

Justo nos encontramos en la etapa final del semestre que cierra el ciclo escolar, lo exámenes de admisión en las universidades, en muchas ocasiones la promoción de campus, equipos e instalaciones, carreras nuevas, modelos educativos y el hecho de decidir que se continuara estudiando lleva también a la toma de decisiones cada vez más finas y muchas veces, difíciles.

Si bien es cierto, estudiar una carrera universitaria no te garantiza nada absolutamente, también es verdad que, si te facilita la vida y te da ventajas competitivas y valores agregados. Por otro lado, es importante recordar que la universidad no hace al profesionista porque mucho dependerá del aprovechamiento de los recursos para contar con una educación de calidad. Estudiar puede ser desastroso sino se sabe estudiar y la pasión que le pongas a lo que haces, marcara en definitiva una gran diferencia en el resultado.

La juventud al frente, en México

Hablar de juventud es sinónimo de energía, visión de futuro, alegría, optimismo, prosperidad, deseos de salir adelante y apuesta al progreso, educación, cultura, deporte. Juventud también significa deseos de aprender, curiosidad, creatividad, pasión, entusiasmo, exposición a cometer errores por adolecer de experiencia, pero energía para volverlo a intentar hasta conseguirlo.

México es un país en el contexto mundial, relativamente joven, con una población de poco más de 123 millones de habitantes donde más de la mitad (65.2 millones) tiene menos de 29 años, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI 2017) por sexo, el porcentaje de mujeres mexicanas (51.2%) es ligeramente mayor al de hombres.

Quintana Roo es también unos de los estados más jóvenes y Cancún una ciudad que está en las vísperas de cumplir 48 años de su fundación oficial, una ciudad joven y muy próspera, con récord en crecimiento y también en arribo de turistas nacionales e internacionales. Recientemente se acaba de anunciar que México ocupa la sexta posición a nivel mundial en recepción de visitantes con casi 40 millones, pasando en sólo un año del octavo lugar a esta posición teniendo por encima a Gran Bretaña, China, España, EEUU y Francia que ocupa el primer lugar.

Quintana Roo creció 7.5% de turistas en el último año y se impone como estado joven aportando en materia turística un gran porcentaje de divisas, también cuenta con una juventud pujante que camina hacia el progreso y que se prepara cada día para contar con las herramientas necesarias acorde a la demanda de la dinámica mundial.

Recientemente los estudiantes de turismo de la Universidad Tecnológica de Cancún dieron muestra de la gran capacidad que tiene la Juventud universitaria y acorde a la encomienda del gobernador Carlos Joaquín, de impulsar a los jóvenes para que hagan de sus sueños una realidad, se llevó a cabo el X Congreso de Turismo con el título “Creatividad sin Límites” organizado por estudiantes respaldados por sus profesores y el equipo de la universidad.

La juventud en México está al frente de cada proyecto exitoso, Cancún a sus 48 años está al frente en materia turística y Quintana Roo es un estado joven que está al frente en materia de crecimiento turístico y empleo, sigamos por este cambio que nos llevará a lograr una sociedad fortalecida y sólida y así lograr una vida mejor y más digna para todos.

Lo que Dios ha unido, que no lo separe nadie

Una expresión muy repetida y con el mejor de los sentidos, deseos y hasta consigna, es la que se les dice a dos personas que contraen matrimonio por la vía religiosa, “Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre”, y viene a colación porque la semana pasada sucedió algo que nadie había logrado en nuestro país, unir, al menos en el sentimiento y expresiones, tanto al presidente de México como a los candidatos a ocupar esa posición a partir de diciembre de este mismo año.

En sentido figurado, pero al final de cuentas sucedió, que, con la amenaza del presidente del país vecino, palabras más, palabras menos “He estado hablando con el general y secretario de la defensa, Jim Mattis, haremos cosas militarmente hasta que podamos tener un muro y la seguridad adecuada, vamos a proteger nuestra frontera con los militares. Es un gran paso, nunca lo hemos hecho antes…” y de manera inmediata se dieron las expresiones, más allá de protagonismo, pareció en realidad un tema de patriotismo y de nación.

Un país unido jamás será vencido, pero no un nido de víboras, unido de UNIÓN y las reacciones y comentarios no se dejaron esperar, las interpretaciones en todos los sentidos; sin embargo, lo que vale la pena rescatar es que cuando se amenaza a México y por consecuencia a los mexicanos, hay reacciones, y aquí es donde aplica la frase, un poco adaptada, “Lo que Dios ha unido que no lo separe nadie” y no porque el presidente que amenaza sea un Dios, aunque a veces así actúa o tal vez se la cree, sino porque nadie antes había logrado tal hazaña.

La reflexión sería que, no hay que esperar a que alguien externo o extraño nos lastime con sus amenazas para unirnos y reacciones en consecuencia, hay que sembrar paz y unión todos los días como ciudadanos, como mexicanos, como parte de una sociedad que en esencia somos parte de un todo extraordinario y especial que se llama México y que hacemos honor al contenido de nuestro himno nacional donde dice: “…más si osare un extraño enemigo, profanar con su planta tu suelo, piensa oh patria querida que el cielo, un soldado en cada hijo te dio…”

Quejas y Sugerencias  

Protesta o propuesta, quejarse o sugerir, ser parte del problema o de la solución, optimismo o pesimismo, siempre hay más de una opción, siempre tenemos alternativas y adoptamos una, la que nos acomoda más a nuestros valores o ideales y en muchos casos tiene que ver con la forma en que vemos la vida y en cómo la vivimos, defendiendo como la única verdad, por eso actuamos o dejamos de actuar de una u otra manera.
Quejas y sugerencias, es un instrumento de medición, así como una oportunidad que se ofrece a los clientes o usuarios de una institución o empresa, para desahogar de manera libre el nivel de satisfacción respecto al producto o servicio que se recibe, y lo que se busca es mejorar de manera progresiva las deficiencias declaradas en cada queja o sugerencia, aunque en algunas ocasiones también se incluyen felicitaciones y hasta consultas.
Es impresionante observar los resultados de estos buzones de quejas y sugerencias, ya que reflejan en gran medida la cultura y comportamiento de la población o comunidad en la cual se ponen a disposición. Por ejemplo, la UEX (Universidad Extremadura) en Badajoz España, refleja en sus resultados de año 2015, los Sifuentes datos: 52% de usuarios se quejaron, 19% sugirieron, 5% felicitaron y 24% consultaron. Lo que nos indica que más de la mitad son quejas expresas que por supuesto llevan implícita una insatisfacción, de las cuales el 49% fueron atendidas satisfactoriamente.
Con base en los estudios de customerFocus es sólo uno de cada 26 personas insatisfechas presenta una queja, los demás se van inconformes y cometan con 15 o más personas su mala experiencia, y que el 85% de clientes insatisfechos era evitable si se atendieran las manifestaciones de los clientes de manera efectiva.
Con los datos anteriores podemos deducir que la queja es más factible que la sugerencia o la felicitación y que al recibirlas, es importante atenderlas para generar en los clientes o consumidores mayor confianza y de esta manera mantener el proceso de mejora continua activo y efectivo.
También es necesario hacer un análisis de las conductas que se adoptan en el entorno que nos desenvolvemos y ser generadores de cambios positivos para también manifestar los grados de satisfacción con felicitaciones o en su caso sugerencias para mejorar porque la mejora continua es un instrumento de satisfacción del cliente. Quéjese menos y sugiera más.

 Teoría y práctica

El binomio perfecto que permite trascender en el tiempo llega a ser tan perfecto que se ha puesto en duda su real existencia o aplicabilidad en términos generales, porque ni todos lo conocen ni es para todos, ya que ha sido recurrente, al menos en la experiencia de al menos un 80% de egresados de Instituciones de Educación Superior, que al solicitar una oportunidad de empleo acorde a su perfil profesional, les piden tener experiencia y en un sistema tradicional, la experiencia de adquiere después de terminar los estudios universitarios, convirtiéndose en un círculo vicioso que termina en la mayoría de las ocasiones, en frustración o decepción.

En atención a esta recurrente situación, a principios de la última década del siglo pasado, se creó un modelo educativo que ofreciera más teoría que práctica, primero para preparar a los egresados en un ambiente del hacer y Segundo para romper con el paradigma de que la teoría era muy diferente a la práctica al momento de aplicar o querer generar cambios acordes a lo aprendido en las aulas.

La teoría y la práctica deben ser perfectamente compatibles, el binomio ideal que ofrezca a los estudiantes, mientras lo son, la seguridad y tranquilidad de que serán herramientas que le permitan ser útil, productivo al momento de ejercer la profesión para la que fue preparado y para lo que se le acredita en el título y cédula profesional que se le expida, y al empleador le dé la tranquilidad de que al contratar a un egresado, encontrará la solución requerida a las necesidades del puesto y acorde al perfil que se ofrece en los documentos que lo respaldan.

La educación ha tenido modificaciones que buscan encontrar el punto exacto donde tanto tiempo, dinero y esfuerzo, que se destina por parte de las instituciones educativas por un lado y de parte de los estudiantes, familias y sector productivo, por el otro, permitan lograr el máximo de satisfacción en ambas partes y de cómo resultado un mayor grado de satisfacción y productividad.

La teoría y la práctica en una proporción de 70/30 ha pasado al modelo de competencias y certificaciones que acreditan al estudiante en áreas específicas del conocimiento y del hacer y lo que sigue es la implementación del modelo dual que trae consigo un involucramiento total del sector productivo para formar desde la práctica en la empresa a los futuros profesionistas y eso les dote de la mejor preparación en la empresa, respaldada por las instituciones educativas, buscando hacer más corta la brecha de engranaje entre el empleador y el profesionista y para todas las partes involucradas, la eficientización de recursos invertidos para construir una mejor sociedad.

La teoría y la práctica tendrán su impacto y utilidad, en la medida que el ejecutor desarrolle también las habilidades de liderazgo y total compromiso de aprovechar al máximo las herramientas y esfuerzos por parte de gobierno, instituciones educativas y sector productivo, para que el saber y el hacer encuentren la combinación requerida en la ejecución profesional.

Se acerca la semana de la Pasión…

La mejor manera de comprobar que alguien tiene pasión por lo que hace, sin mayor ciencia, es observando si al caminar arrastra los pies, a menos que sea por una causa mayor como alguna discapacidad, en todos los demás casos hay una probabilidad muy alta de que esta prueba sea real. Aquel que arrastra los pies al caminar, necesita una chispa de pasión para encontrar sentido a la vida.

Al leer el título: “Se acerca la semana de la Pasión”, tal vez a algunos les lleve a pensar en la pasión de cristo que se vive durante la Semana Mayor o Semana Santa, que, por cierto, será la próxima, o para otros pudiera transportarlos hasta el 1ro de julio, sobre todo a aquellos que sienten pasión por los procesos electorales, la política y afinidad por uno u otro perfil presidenciable, o la pasión por el futbol, que también ya está muy cerca el mundial, a solos unas cuantas semanas más.

Veamos que es la pasión, es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo. Si esta definición de Wikipedia fuera la más acertada, entonces cada persona que siente pasión por alguien o por un tema, idea u objeto, estaría llena de emociones intensas que le permitirían vivir con mayor profundidad y entusiasmo.

Quien tiene encendida la llama de la pasión en su interior, llámese corazón, mente, espíritu, en las venas, en lo más profundo de su ser, tiene también un motivo por el cual seguir adelante, una motivación que le impulsa a continuar en el intento, un para qué, ante tantos acontecimientos que de repente tienen poco sentido que sucedan.

Se acerca la semana de la pasión, es una oportunidad de acelerar y alcanzarla, de correr a pesar de estar cansado y cruzar el umbral que permita ver la luz al final del túnel, la estrella en la inmensa oscuridad de la noche, la solución en el mar de problemas, actuar con pasión es haber visto la luz de la esperanza y recibir impulso para luchar por tus sueños y en muchas ocasiones es el único ingrediente que hace falta para darle sazón a la vida.

En nuestros días existe desgane, falta de energía y persistencia, hay desangelo y agotamiento constante, son pocos los momentos o elementos que encienden la chispa de la pasión, esa pasión que, al estar presente en la adversidad, te levanta e impulsa a seguir avanzando, a seguir construyendo y a seguir luchando por un mundo más humano y más abierto donde nuestra mano amiga se pueda extender más allá de los océanos, de las montañas y de los lagos, para dignificar a la humanidad y pasar de la intención a la acción, porque lo que se hace con pasión, trasciende, lo que no, claudica. Levantemos los pies y caminemos con PASIÓN.

Sin saber y sin sabor

Sin saber que ahí estaba, la dejaba pasar, buscándola por todas partes me llegaba a desesperar, le llamaba mala suerte cuando me llegaba a enfadar y después de comprender que todo tiene su tiempo, entonces fue cuando llegó la oportunidad.

La buena suerte existe y llega cuando se encuentran la preparación y la oportunidad, si llega una sin la otra pareciera que todo se complica, sin saber que la preparación debe ser constante porque uno nunca deja de aprender y cuando menos te lo imaginas, es entonces cuando aparece el momento que estabas esperando.

Actuar sin saber puede conducirte a cometer muchos errores, pero ¿saber qué? Saber todo aquello que te ayude a elevar el nivel de conciencia, saber que cada esfuerzo tiene su recompensa, que cada amanecer trae consigo su propio atardecer, que los resultados son inevitables y que las acciones de hoy determinaran el futuro, que nada es gratis en esta vida y que cuando deseas algo desde lo más profundo de tu ser, los astros se alinean para que se haga realidad, aun cuando no siempre es cuando uno quiere, llegará el momento y hay que estar preparados para aprovecharlo.

Quien desconoce que todo lo que vale la pena, cuesta, todo aquello que es valioso tiene un precio y solo quien está dispuesto a pagar el precio, logrará conseguirlo, eso es lo que le da sabor al logro, es lo que hace que valores los frutos de tu esfuerzo y es lo que permitirá que seas más fuerte y también más feliz.

La vida se dignifica cuando un alma vacía es tocada por un sueño y le da fortaleza para ponerse a trabajar en lo que soñó hasta que lo convierte en realidad, hay quienes luchan por causas sociales como Gandhi, Martin Luther King, Madre Teresa de Calcuta, Nelson Mandela, otros luchan por emprender negocios exitosos como Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg, algunos más luchan por la paz como Prem Rawat, entre otros.

¿Tú por qué luchas y que es lo que te motiva a levantarte por la mañana con energía y deseos de lograr algo que le dé sentido a cada acción que lleves a cabo?, si caminas por la vida culpando a los demás de lo que sucede en tu entorno, esperando a que llegue a la puerta de tu casa la oportunidad y si acaso llegara te encuentra dormido, entonces vivirás sin saber y sin sabor.

Co-responsabilidad social

Una casa limpia habla bien de quien la habita, al igual que una ciudad ordenada y una imagen urbana con un marco visual que conjugue elementos naturales y los construidos por el hombre a través de las diferentes esferas de gobiernos, grupos empresariales y los mismos habitantes, en armonía con los usos y costumbres de la ciudadanía y la vocación sectorial productivamente hablando.

Actuar con responsabilidad social privilegia el bien mayor, el bien común, en otras palabras, se subordina el interés particular por el interés social o colectivo, se pone muy por encima el bien estar de la ciudadanía, se piensa en los ciudadanos antes que en la ciudad y en ésta antes que en la empresa o ente gubernamental y aun así estos últimos son primero que los propios empresarios o titulares de las dependencias o representantes populares.

 

Antes de continuar, es importante aclarar que es la responsabilidad social empresarial (RSE), y ésta se define como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido. Según la Secretaria de Economía.

Pero ¿quién debe tener claridad en esta concepción de responsabilidad social?, pues las empresas y quienes las dirigen, y ¿Quién más? ¿Acaso hay corresponsables?, pues claro que sí, puesto que las empresas están reguladas por las normas, leyes, reglamentos y todo el marco legal que las rige, el responsable de aplicar la legislación se convierte en co-responsable.

Lamentablemente en muchas ciudades, incluida la nuestra, hay evidencias de la falta de corresponsabilidad social, en otras palabras, podría caber hasta el nombre de irresponsabilidad social, invirtiendo la pirámide de prioridades al buscar el beneficio personal por sobre todo lo demás y esto repercute en la mala imagen urbana, en temas de inseguridad, falta de planificación estratégica, acciones aisladas, escases de presupuesto para mantenimiento de proyectos, falta de coordinación, evaluación y seguimiento.

Ejemplos claros para ilustrar lo antes expuesto, entre otros, exceso de espectaculares en avenidas principales o carreteras que provocan una alta contaminación visual y distracciones que podrían terminar en accidentes fatales, cantidad de teléfonos públicos en desuso, paraderos desechables que cuestan un dineral y son tan frágiles que en un corto plazo están en condiciones de riesgo, fuentes en accesos a fraccionamientos que una vez pasado el periodo de venta, sirven solo como criadero de moscos, destrucción de calles inmediatamente después de haberse pavimentado, edificios abandonados grafiteados, etc.

Si queremos una mejor ciudad y sociedad, es necesario asumir la corresponsabilidad social como una forma de vida ordenada y generosa.

Volver a las bases

Apunta a la luna, incluso si fallas, llegarás a las estrellas. Escribió Les Brown compositor estadounidense del siglo pasado, siglo que inició con carretas de caballos y culminó con el hombre en el espacio, que pasó por guerras mundiales y diversas revoluciones tanto armadas como industriales, evolución en diversos aspectos, sus últimas décadas, de las más trascendentes en materia de tecnología, medicina y creatividad aplicada al bienestar de las personas, estética, comodidad, entretenimiento, salud.
Todo es posible de crear si es que lo puedes imaginar, los límites están solamente en la mente y ese tipo de filosofía ha llevado a lograr avances impensables un siglo antes, nos encontramos en la era de la re-evolución, donde todo está conectado y con la mima facilidad podría desconectarse, donde todo es nuevo y con la misma facilidad se puede desechar, todo es brillante y con la misma facilidad podría ser gris como una nube que cubre el sol.

Hace unas cuantas semanas en la oficina de trabajo recibí a un gran compañero con el cual mantuve una conversación increíble, productiva, amena, útil y muy divertida por casi una hora y ya para despedirse me comentó que había decidido acudir a la oficina debido a que no había electricidad y eso le impedía trabajar en la computadora y entonces trabajamos personalmente, se fortaleció la amistad y relación laboral y valoré al ser humano al volver a las bases.

Otro momento que deseo compartir en esta colaboración es la gran experiencia que en familia vivimos al menos una vez al año al dedicar un fin de semana para acampar y nos encanta visitar Punta Allen, lugar paradisiaco por sus encantos naturales y facilidad de estar en contacto con la naturaleza y debido a que el suministro de energía eléctrica es limitado, la mayor parte del tiempo la dedicamos a convivir y jugar variadas ocurrencias que nos instan a correr sobre la arena a la orilla del mar para ser el equipo vencedor, llevamos juegos de mesa y pasamos horas muy divertidos, descansamos y nos valoramos por lo que somos realmente, volvemos a las bases.

Volver a las bases tiene sentido, significa ver hacia atrás, con humildad ver hacia abajo y retomar con gran pasión lo que somos y de dónde venimos, como persona lograr dar valor a lo verdaderamente valioso, tus raíces y seres que fueron formadores de lo que hoy eres, como humanidad volver a las bases y ver hacia atrás ayuda para valorar el proceso evolutivo y cuidar lo que vale realmente la pena, retomar el amor a la patria, a las raíces y a valorar lo que muchos han logrado para estar donde hoy estamos. Se siente bien volver a las bases para tomar fuerza y una vez más apuntar a la luna, al sol y las estrellas como inspiración para seguir luchando por lo que queremos sin olvidar quienes somos.

Más allá de las letras

Leer puede ser desastroso si no se sabe leer, apreciable lector, leer va más allá de las letras, leer es un acto de interacción entre el escritor que usa como medio el texto para llegar al lector, consiste en un trabajo activo, en el que quien lee, construye el significado del contenido a partir de su intención de lectura y de todo lo que sabe del mundo; es decir, de todos los conocimientos que lleva hacia el texto antes de empezar a leer, y de los que pone en el texto mientras lee.

Más allá de las letras, hay que aprender a leer la esencia y el contenido, la intención y el objetivo, lo visible y lo invisible, lo que se pretende que sienta quien lee y lo que realmente siente, en otras palabras, no nada más de lo que está escrito, sino también de lo que dejó de escribirse, pero si está implícito.

Algunas personas dicen que hay que leer entre líneas, otros sugieren que se debe dar una lectura más amplia ya que puede haber interpretaciones en diferentes sentidos, hay quienes usan los recursos como la ironía o doble sentido y es importante saber leerlos para disfrutarlos o protegernos de éstos.

Más allá de las letras también puede significar aprender a darle significado a lo que acontece en el entorno y saber hacer una interpretación que construya, que aporte o que permita tomar decisiones acertadas, más allá de las letras es comprender no nada más el texto sino también el contexto, por ejemplo, de la historia misma, del pasado o de la ficción, la creatividad y la imaginación de quien escribe o del que interpreta.

El ser humano antes de descubrir o inventar la escritura tenía sus propios recursos para comprender cada acontecimiento, para dejar huella y para trascender, sabia cuando insistir hasta conseguir lo que deseaba o requería y también cuando desistir porque sabía cuándo buscar protección de la lluvia, del huracán, de la marea y esto le hacía más fuerte y sabio, menos vulnerable ante la manipulación como actualmente encontramos.

Es importante dejar salir la esencia misma, el instinto y la imaginación, la entrega y sobre todo la capacidad de encontrar en los pequeños detalles o grandes acontecimientos la lectura correcta de los mismos, recordar que somos perfectibles y debemos seguir trabajando en ese eterno encuentro con la verdad, que todo puede dar un giro de 360 grados o bien que podemos estar leyendo el libro equivocado, por eso hay que saber leer más allá de las letras y seguro la aventura será más disfrutable.

Papá, ¿qué nos querrá decir Dios con tantos acontecimientos y desastres que están sucediendo últimamente?, me preguntó mi hijo después de comentar los temas del sismo, el desplome de la aeronave y el actuar del joven estudiante de EEUU, la semana pasada, lo cual me lleva a la siguiente reflexión: o aprendemos a leer más allá de las letras o aprendemos.

El que no oye consejos…

El pueblo mexicano está pasando por momentos de cambio constantemente, cambios que a nivel interno han afectado la tranquilidad y bienestar de muchas familias debido a las consecuencias que viven a diario como, altos índices de inflación (6.77% para 2017 según datos del INEGI) la más alta en los últimos 17 años, en el tema de inseguridad, el peor año con más de 18,500 homicidios dolosos según Semáforo Delictivo, el peso mexicano se ha devaluado en un 65% en los últimos años y la gasolina ha tenido incrementos entre un 22% y 25% tan solo el año pasado, según la Asociación Mexicana de Gasolineros (AMEGAS).

Debido a lo anterior, en la población se puede sentir o percibir un gran enojo y decepción de quienes toman las decisiones en materia económica y gubernamental, hay enojo y desesperación porque cada situación hace que se sienta oprimido, sin que haya desahogo, y en los momentos en que el ser humano tiene enojo o ira es capaz de tomar muchas decisiones, en muchos casos incorrectas y de las cuales casi siempre suele arrepentirse.

Los padres de familia solían educar a los hijos, décadas atrás, a través de platicar sus experiencias y en ocasiones cuentos y anécdotas que ilustraban como vivir con ética, valores, y alimentaban el espíritu, fortalecían el alma, y justamente recuerdo un cuento con el que mi padre nos entretenía, cuando era un niño de 8 o 9 años y se llama: “Los 3 consejos”, por cuestión de espacio me limitaré a mencionar los consejos sin incluir la historia y haré referencia al último que es el que encaja en el tema que hoy nos ocupa, el primer consejo es, …”Nunca te metas en lo que no te corresponde”, el segundo, “jamás cambies camino real por vereda” y el tercero, “nunca tomes decisiones cuando estés enojado, ni hagas promesas cuando estés feliz”.

Nunca tomes decisiones cuando estés enojado porque generalmente estás fuera de sí, por lo tanto, aquello que decidas no siempre será lo más sensato. Esta sensación te lleva a actuar de manera incorrecta, tomar decisiones equivocadas y en la mayoría de los casos traerá consecuencias negativas a tu vida y a los que tienes cerca y como resultado un profundo arrepentimiento del actuar bajo esas condiciones, se dice que el ser humano enojado se convierte en la peor fiera que pueda existir porque lastima, hiere, mata y decide incorrectamente, visceral.

En este proceso electoral, México vivirá una nueva etapa debido a la gran cantidad de cargos concurrentes y los mexicanos tendremos en nuestras manos la gran decisión de elegir a cada gobernante o legislador, el 1 de julio de este año, por eso es importante actuar con absoluta responsabilidad, muy bien informados, sin filias ni fobias, con una visión futurista y estadista que permita dejar en cada uno la gran satisfacción de tomar esa gran decisión con análisis amplio y profunda convicción de que estamos PENSANDO además de en nosotros, también en las futuras generaciones y tomar en cuenta lo que nos enseñaron nuestros padres, “el que no oye consejos…”

Bienvenidos a bordo

La frase más común que se usa en una embarcación sea por el medio que nos imaginemos es, “Bienvenidos a bordo”, que además de cálida, es incluyente e indica que quienes están ahí viajaran juntos hacia un mismo destino y con ciertas condiciones y reglas de viaje, aunque también con sus respectivas diferencias.

Es importante para tener un viaje placentero y seguro que la embarcación cuente con un capitán, el cual debe ser experto en diversos temas de navegación y conducción tanto de los integrantes de la tripulación como de los controles que hacen que todo lo demás funciones y poder llegar en condiciones óptimas a buen puerto.

Quienes viajan en dicha embarcación depositan toda su confianza en la tripulación y su capitán, están seguros que pasaron por procesos de selección estrictos y que cuentan con los conocimientos amplios para enfrentar cualquier situación durante el trayecto, muchos de ellos hasta duermen tranquilamente durante el viaje con la certeza de que están en buenas manos.

Imaginemos que para conducir un avión o una embarcación donde usted viajará, le dicen que al capitán que estará a cargo le solicitaron como requisito, únicamente los que incluye el artículo 82 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, entre los cuales tiene como principales, ser ciudadano mexicano por nacimiento en pleno goce de sus derechos, hijo de padre o madre mexicanos y haber residido en el país al menos durante 20 años y tener 35 años cumplidos al día de la contratación, entre otros. ¿Viajaría usted con tranquilidad? ¿Permitiría que su familia viaje en ese avión o barco?, aun si le ofrecieran mil pesos de regalo ¿se arriesgaría?

Amigas y amigos, nos encontramos en una situación similar sin darnos cuenta o sin analizar mucho la gran responsabilidad que tiene el capitán que conducirá el barco llamado México y más aún la gran irresponsabilidad de quien levanta la mano para proponerse como una opción sin realmente hacer conciencia de la gran cantidad de conocimientos técnicos, habilidades, competencias, conocimientos de leyes y experiencias para llevar a buen puerto a nuestro país y más aún la gran tripulación con la que debe contar para apoyarse en las diferentes áreas.

Por esa razón es muy importante e indispensable que se eleve el nivel de exigencia, ya no del contenido del artículo 82 de la CPEUM, sino de cada viajero que para tal caso sería cada mexicano en el cual recaerá la decisión de votar por el próximo capitán de la embarcación más preciada por quienes habitamos este extraordinario país, y para tal efecto más que ciencia lo que se requiere es conciencia para valorar y analizar con lujo de detalle, en manos de quien pondremos el futuro viaje que durará 6 años y que muchos querrán tener la tranquilidad de viajar durmiendo o tal vez muchos ni siquiera han despertado para poder diferenciar y decidir. Despierta y “Bienvenidos a bordo”, el barco se llama ¡MÉXICO!

¿Para qué?

Un discípulo llegó ante el maestro, una tarde en la que se dejaba ver un cielo gris cubierto de espesas nubes que anunciaban una tormenta furiosa de la cual empezaba a caer la llovizna que anticipa lo que vendrá, acompañada de vientos acelerados que, al pasar por los frondosos árboles y sus gruesos tallos, se escuchaba un rechiflido y sonido renegón, que desembocaba en el acantilado cerro del paradisiaco pueblo y teniéndolo de frente con mirada serena, le preguntó:

¿Maestro, por qué existe el ser humano?, mejor pregúntate ¿para qué?, le respondió el sabio, dando unos pasos hacia el exterior y abriendo sus brazos elevados hacia el cielo y dejando caer las gotas de lluvia en su rostro, a la vez que mantenía los ojos cerrados con un balanceo sereno como si danzara al compás del sonido que producía el viento e inhalando profundamente como si quisiera atrapar en su totalidad el intenso olor a tierra mojada…

Existe una gran diferencia entre el ¿por qué? y ¿para qué? Aun cuando solo una a es la pequeña o gran diferencia, sin embargo, en esencia, la primera nos remonta a la causa, al pasado mismo, lleva en si a una justificación o condicionante y la segunda nos proyecta al futuro, despierta la creatividad y significados, ofrece una razón de ser y estar y estimula una parte de la mente que provoca sentido a la vida misma.

¿Por qué existe el ser humano o para qué existe? Son dos enfoques completamente extremos y nos llevan a respuestas muy diferentes y valdría la pena en este orden de ideas aplicar esta reflexión en otro contexto, por ejemplo, si se les preguntara a los aspirantes a ingresar a una universidad.

¿Por qué quieres estudiar? Probablemente algunos responderían: porque sí, porque no hay de otra, porque mis papas me lo piden, porque mi novia o novio también va a estudiar, porque así debe ser, porque ya termine la preparatoria, entre otras respuestas.

¿Para qué quieres estudiar? Las respuestas versarían entre: para conocer las vanguardias en materia social, cultural, económica, tecnológica, educativa, lingüística, laboral y demográfica, para tener una cultura más global y diversificada, para obtener empleos mejor remunerados y con mejores condiciones laborales en la actualidad, entre otras opciones más.

El enfoque podría usarse en todos los aspectos de la vida y nos daría, sin duda alguna, visiones y respuestas completamente opuestas, una de justificación y otra de proyección y aprendizaje. Ojalá y hagamos de esta, una nueva forma de cuestionar o cuestionarnos en los diferentes aspectos de nuestra vida.

La pregunta que queda en el aire seria ¿y para qué?…

Cambio

“La vida sigue igual” es el título de una canción interpretada, entre otros, por Julio Iglesias y me remonta a una escena de la vida real donde el hermano mayor exclama en voz alta …

“La vida sigue igual, siempre es lo mismo y ya me cansé” …

y el menor de los hermanos de tan solo 6 años, con los ojos llenos de lágrimas, volteó a verlo hacia arriba y le responde: si todo siguiera igual, aquí estaría mamá con nosotros y me daría de comer, el niño soltó el llanto abierto, su hermano se agacho para abrazarlo y el padre, que los escuchaba en silencio, les dijo, su madre ya está en el cielo y en esta vida nada es igual, todo cambia a cada momento y hay que aprender que así es, nos guste o no. ¡Vamos a salir adelante!

Aprendizaje es un proceso para adquirir, a través de la experiencia, cambios permanentes en el conocimiento, en el entendimiento de distintas situaciones, en las actitudes, en capacidades y habilidades.

En el fondo es un cambio en la capacidad de desempeño y de pensamiento.

Aunque en algunas ocasiones el término cambio puede llegar a mal utilizarse o prostituirse debido al exceso de uso del mismo como una promesa que la mayoría quiere escuchar, pero que de facto se vive todos los días, el cambio es una constante y en muchas ocasiones el ser humano ha manifestado una alta resistencia al mismo, incluso temor al cambio.

Hay cambios que son imperceptibles y aun así suceden, como crecer, aprender diversas habilidades o idiomas, pero hay otros cambios que son drásticos y otros más que son deseados y necesarios.

Ahora que nos encontramos en un proceso electoral la promesa de cambio es permanente, incluso hasta del mismo gobierno federal y sus aliados prometen un cambio como delatando que lo que se ha hecho ha estado mal, curiosamente hasta ese grado se llega debido a que la mayoría sabe que el pueblo exige un cambio.

Lo que es importante enfatizar es que hay cambios que pueden ser para mejorar y otros cambios que empeorarían la situación en la que millones de mexicanos padecen cada día las malas decisiones y que impactan directamente en el bien estar de las familias.

Si lo que se desea es salir adelante, como les prometía el padre de familia a sus hijos, lo primero que se debería hacer es justamente aceptar que el cambio empieza por uno mismo, que nadie hará por nosotros lo que a nosotros nos corresponde hacer y que debemos aprender del pasado para evitar caer en la misma trampa y demostrar que hubo Aprendizaje como sociedad, así como en la vida misma vamos logrando avanzar a través de la experiencia, hay que usar la ciencia con conciencia y generar cambios que nos lleven a construir una mejor sociedad, más justa, generosa y participativa.

3, 2, 1 Universitarios Mexicanos Brillantes

El enemigo más fuerte del éxito suele ser el temor, la inseguridad o la falta de coraje para arriesgarse y entrarle al toro por los cuernos, pero una vez superado el temor y la inseguridad a través de la preparación y adquirido el coraje mediante la experiencia o tal vez como Popeye cuando se encontraba con obstáculos que amenazaban con descontrolarlo o cuando estaba a punto de tocar el suelo, solía sacar una lata de espinacas y eso le daba el coraje y valor para romper las barreras que tenía enfrente. mexicanos

A veces a los mexicanos y en general a los seres humanos suele influenciarnos el medio ambiente y los paradigmas que aceptamos como verdades absolutas como lo menciona Octavio Paz en su libro “El Laberinto de la soledad”,…

El mexicano siempre está lejos, lejos del mundo y de los demás.

Lejos también de sí mismo… y si esa descripción es aceptada y asimilada como verdad, entonces el actuar será con base a ese concepto, lo cual no necesariamente tiene que ser así.

En las universidades se tiene la gran oportunidad de contribuir en formar y fortalecer a cada uno de los estudiantes que al llegar a ese nivel han tenido el coraje y la determinación, la fuerza y valentía para apostarle a la educación como la mejor forma de ser un ser humano preparado y competitivo ante los retos que el momento en el que vivimos nos presenta.

Es motivo de orgullo y gran satisfacción compartirles que estudiantes Mexicanos de la Universidad Nacional Autónoma de México, el año pasado ganaron el concurso de matemáticas en América Latina, un grupo integrado por 4 estudiantes y un profesor, de la facultad de ciencias de la UNAM obteniendo el primer lugar y el 22 general en el concurso International Mathematics Competition for University Students (IMC).

Este grupo de valientes y talentosos jóvenes universitarios hicieron el 3, 2, 1 en la edición 24 de estos concursos en el cual han participado más de 200 instituciones de 50 países y seguramente este resultado es, además del talento y la virtud, también del esfuerzo y dedicación, así como de la práctica de varias participaciones en concursos anteriores.

Con base en esta gran experiencia, animo a todas y a todos los estudiantes a que aprovechen las oportunidades de participar y poner a prueba sus talentos, conocimientos y habilidades en cada ocasión que la vida les presente espacios y concursos en las áreas de su interés, que eviten que el miedo los paralice, que tomen riesgos y estén abiertos a forjarse en la prueba de cada día sin dejar de considerar que la vida está conformada por esos momentos de presión e incertidumbre, que son los que más satisfacción traen con el paso del tiempo.

Felicidades UNAM y a los integrantes del equipo que lograron demostrar y demostrarse que cuando se quiere, ¡SE PUEDE!.

¿Quién va a dar el frente?

Después de tanto buscar y no encontrar, doña Marcy instruyó a su hija para que aplicara el suero inyectable a la enferma recostada en su cama con un aspecto moribundo, la hija obedeció, introdujo la aguja y abrió la llave del suero, para que minutos después se armara el caos, debido a la grande burbuja que se había levantado en el antebrazo de la receptora del suero, ya que la inexperta joven había dejado solo debajo de la piel y no en la vena, la aguja conductora del suero.

Siete personas se señalaban una a otra, tratando de deslindarse de la responsabilidad, la abuela culpaba a doña Marcy y ésta a la vez a su hija y a otros parientes que se desentendían por completo de la situación, fulano culpaba a la falta de servicios médicos y zutano a la abuela por dejar pasar tanto tiempo sin atender la salud de la enferma y ésta última solo gritaba improperios a todos los demás, al escuchar a doña Marcy que preguntaba ¿Quién va a dar el frente?

Todo lo importante que se desatiende y se deja al tiempo, llega a ser urgente y en muchas ocasiones hasta desastroso, y este círculo vicioso aplica a todo y a todos, llámese falta de transporte público de calidad, basura en las calles, delincuencia, vialidades en mal estado, alumbrado público, servicios de salud, inseguridad, desintegración familiar, entre muchos más.

En seguimiento al caso inicial, de la aplicación de suero como solución a un problema grave de salud para una persona, así es como sucede cuando se agudiza cada una de las necesidades que son desatendidas en tiempo y forma, como la inseguridad, basura, alumbrado, etc.

Y se convierte en desaparición de personas, riñas callejeras, atracos a transeúntes, calles oscuras o zonas inseguras, ¿quién va a dar el frente?

Hay un dicho popular que aplica perfectamente al análisis de estas situaciones y es precisamente el que dice:

“Más vale prevenir que lamentar” o “más vale la prevención que la corrección” y es justo en este sentido en el que muchos ciudadanos se preguntan constantemente, ¿por qué esperar a que suceda un accidente para tomar cartas en el asunto?, ¿por qué esperar a que venga el tiempo de lluvias para desazolvar los pozos de absorción?, ¿por qué esperar a que haya una joven desaparecida para mandar a reparar el alumbrado público?, ¿por qué esperar a que haya accidentes automovilísticos para instalar semáforos?

Luego entonces nos preguntaremos unos a otros, ¿quién va a dar el frente?

Lealtad

Lealtad

En algún lugar del mundo, de cuyo nombre muy bien me acuerdo, con el enorme privilegio de encontrarme en una profunda platica con el bien ponderado y recordado ex presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, mi gran amigo y consejero, Don Roberto Cintrón (DEP), el día de la inauguración de la FITUR, justamente en el pabellón de México, a principios de enero de 2012, me decía con claridad y contundencia: …” Lo que hace falta es un alto grado de lealtad a las convicciones y valores en los cree y por los cuales debe luchar una persona que se encuentre en el medio político”…

Más tarde, ya caída la noche, coincidimos con otro grupo de empresarios mexicanos en otro evento que se había organizado por parte de SECTUR, y una vez más se abordó el tema de la lealtad y su gran relevancia e impacto en las relaciones humanas y trabajo en equipo por causas que van encaminadas al bien común, es motivo de orgullo compartir que actualmente uno de los mejores amigos con los que coincido en varios proyectos, surgió precisamente de ese momento y el tiempo ha reafirmado lo que pareciera una simple platica casual.

¿Pero que es la lealtad?, El término lealtad proviene del latín “legalis” que significa “respeto a la ley”. El término leal es un adjetivo usado para identificar a un individuo fiel en base a sus acciones o comportamiento. Es por ello, que una persona leal es aquella que se caracteriza por ser dedicada, y cumplidora e inclusive cuando las circunstancias son adversas, así como defender en lo que cree, por ejemplo: un proyecto.

Lealtad es sinónimo de nobleza, rectitud, honradez, honestidad, entre otros valores morales y éticos que permiten desarrollar fuerte relaciones sociales y/o de amistad en donde se creen un vínculo de confianza muy sólido, y automáticamente se genera respeto en los individuos.

Lo contrario a la lealtad es la traición y los proyectos normalmente son exitosos o fracasan, según el tipo de integrantes con los que se cuenta en el equipo de trabajo, según sus valores y principios y sin lugar a duda, las acciones y congruencia de las mismas.

Tener convicción y defender esos valores en todo momento, da crédito y respalda a la persona que camina por la vida en una línea de congruencia que le permite superar obstáculos que a cada uno puede presentárseles, esa es la diferencia o la gran diferencia que hay entre la lealtad y la traición, más allá de otros, con uno mismo. Ahora más que nunca tiene vigencia lo que mi gran amigo me decía aquella fría mañana en Madrid, Lealtad a los valores y convicciones en todo momento.

Contra Dicciones

contra-dicciones

“No nos hagamos tarugos, pos ya sabes que yo como digo una cosa digo otra, pues si es que es como todo, hay cosas que ni qué, ¿tengo o no tengo razón?”  Recordada por su bondad, humor y pocas pulgas y por sus frases sin sentido, María Expropiación Petronila Lascuráin y Torquemada de Botija, pero conocida como La Chimoltrufia, esposa del Botija, amiga del Chompiras y vecina de doña Nachita, sigue más que vigente gracias al legado que dejó en muchos personajes que, así como dicen una cosa, dicen otra.

Muchas personas suelen entrar en contradicción de sus mismas afirmaciones o propuestas, dependiendo del lugar y momento en que se encuentren o bien según la conveniencia, lo que provoca que pierdan credibilidad ante los demás; sin que este síndrome sea exclusivo de algún segmento de la población o perfil educativo, es más notorio en quienes más expuestos están con el público, medios de comunicación o las masas.

Este tipo de actitudes pueden tener su fuente en patrones de conducta adquiridos durante los primeros años de vida y por el entorno en el que se desarrollaron, pero también puede ser una forma de quedar bien con las personas con quienes se encuentra o a quien se dirige, en otras palabras, dice a los demás lo que quieren escuchar más que las convicciones propias.

Otro aspecto importante es la mala articulación o problemas de lento proceso de análisis para procesar los datos y traducirlos en palabras que generen información, preguntas o respuestas lógicas y elocuentes, lo que podría hacer caer en exasperación a sus interlocutores debido a la lentitud al pensar y más aún al hablar.

En el entendido de que dicción es el conjunto de características que definen la manera de hablar y escribir de una persona, hay quienes tienen esa falta de dicción y entran en contradicción, en decir, lo contrario o contradecirse de un momento a otro y no necesariamente aplica el dicho que dice… ” Es de sabios cambiar de opinión”…, porque la opinión misma está considerada como el nivel más bajo de conocimiento.

Cuidar la dicción así como la claridad de tus ideas, firmeza en tus valores y convicciones, reducirá en mucho las contradicciones en las que caigas y recurrirás menos a la chimoltrufia, sobre todo ahora que vienen tiempos de campaña y hay algunos que son lentos para hablar y cambian de discurso o partido en cada proceso electoral… porque yo como digo una cosa, digo otra, hay cosas que ni qué, ¿Tengo o no tengo razón?

Más allá de los buenos deseos

Las fiestas decembrinas son una tradición de las familias mexicanas que dan motivo a variadas y profundas manifestaciones de amor y paz, para muchos también es ocasión de análisis y reflexión acerca de los buenos momentos vividos y del resultado de lo planeado al principio del año.

Me llena de alegría y gran satisfacción, expresarte mis mejores deseos de armonía y convivencia sana, en compañía de tus seres queridos, que en esta navidad se encuentre un motivo para liberar los sentimientos que nos provocan plenitud, para perdonar y sobre todo para abrazar con fuerza y entrega a las personas que tenemos cerca.

También te comparto que en el análisis y en la conciencia de que hay momentos buenos y malos, te invito a hacer uso de la generosidad y para esos momentos buenos manifestar GRATITUD y para los otros momentos, poner en práctica la ESPERANZA y en un sentido muy amplio, en estas fechas, además de abrir regalos, especialmente se abra el corazón para dar y recibir los mejores parabienes en la vida, que son, amor, paz y felicidad.

Diciembre también es el anuncio del fin de un periodo y se podría ampliar la perspectiva para tomarlo como la ESPERANZA de un Año Nuevo que traerá múltiples oportunidades y bendiciones, por ello vivamos estas tradiciones con el corazón, mente y brazos abiertos, para recibir salud en abundancia y prosperidad en todos los aspectos.

Más allá de los buenos deseos, que nuestras intenciones se conviertan en hechos, en acciones que permitan crear un ambiente seguro y sano para los seres queridos y para aquellas personas con quienes nos relacionamos con frecuencia, y así hacer realidad una vida mejor y más digna para todos.

Con afecto, para ti y tu familia muchos abrazos sinceros,

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2018.

Esos locos por la educación

Sin desperdicio alguno el pensamiento del grande, Nelson Mandela, con el cual coincido totalmente en su afirmación de que “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. La educación es el gran motor del desarrollo personal.

También te puede interesar: Los líderes, ¿nacen o se hacen?

Es a través de la educación que la hija de un campesino puede llegar a ser médico, que el hijo de un minero puede llegar a ser cabeza de la mina, que el descendiente de unos labriegos puede llegar a ser el presidente de una gran nación.

No es lo que nos viene dado, sino la capacidad de valorar lo mejor que tenemos lo que distingue a una persona de otra.”

Lo que faltaría describir u ofrecer es el cómo lograr que esto suceda en la época actual y es que se ha pasado de la pedagogía tradicional a la pedagogía constructivista, luego la enseñanza por proceso, se ha diversificado y facilitado la educación  en formas variadas, pasando de la presencial a semipresencial, sistema abierto, a distancia y cada modelo o sistema tiene sus beneficios aplicables a un segmento que aprovecha y avanza en el logro de sus metas.

Sin embargo hay aún un gran reto que cada día es mayor cuando se enfrenta el profesor con la gran cantidad de distractores desde emocionales, físicos y tecnológicos, que cada día hacen más interesante y en ocasiones complejo, atraer, mantener y motivar a los estudiantes en sus diferentes niveles.

Hay un gran número de profesores, maestros, instructores y catedráticos que aplican muy bien ese dicho de hacer circo, maroma y teatro con tal de lograr que los objetivos del proceso enseñanza-aprendizaje se cumplan y es que pareciera que traen un gen diferente que les permite hacer de todo, bailar, cantar, jugar, salir del aula y usar los pasillos, jardines, parques, áreas públicas, organizan viajes de estudio, eventos como simposio, conferencias, congresos, foros, y muchas actividades más que contribuyen a la formación de los educandos, muchos les llaman locos, … “estás loco por organizar tantas actividades, si por eso no te pagan”…

Esos locos por la educación, son señalados, criticados y muy pocas veces reconocidos, pero son los que se suben al escritorio, organizan círculos de estudio, mesas redondas, debates, exposiciones y trabajos en equipo, sin que esto les represente un ingreso extra, más allá de la gran satisfacción de ser recordados por algunos de sus estudiantes y en ocasiones reconocidos por los seres queridos.

Estás loco si quieres estudiar para maestro, le dijo un padrino a su ahijado, siendo él maestro y le dio muchas razones para convencerlo de que tenía la razón. Pocos son los que sin pasión, lograrían dignificar su vida como maestros, pero muchos son los que con esa gran pasión, transforman la vida de miles de seres humanos que tuvieron la fortuna de encontrarse en el camino de la educación como motor del desarrollo personal y el arma más poderosa para mejorar al mundo.

A esos locos, muchas gracias.

¡Si entran a robar a tu casa! ¿Qué haces o dices?

La felicidad de los seres humanos va de la mano con la tranquilidad del mismo ser, con la satisfacción del deber cumplido y de la paz que se siente en cada momento de la vida, pero ¿Cómo se logra mantener esa paz y tranquilidad?

También te puede interesar: Crea felicidad en tu vida

Estar tranquilo y en paz, en los momentos de bonanza, en los momentos de gloria y de triunfo, eso debe ser muy fácil y hasta ordinario, lograrlo en la adversidad y en los momentos difíciles de la vida y de lucha constante por lo que se pretende alcanzar, eso sí es extraordinario y aunque difícil pero es posible.

¿Qué haces o dices si entran a robar a tu casa?, es una pregunta difícil de responder desde afuera, si no se tiene una experiencia al respecto; sin embargo, seguramente muchos podrán responderla porque tienen cerca a alguien que ha padecido alguna situación de esta naturaleza.

Eran las 15 horas cuando llega Jaan a casa y al subir a su habitación pregunta con la exigencia de un puberto de 12 años, ¿Dónde está mi Xbox? Y la respuesta inmediata fue ¡eres el único que lo usa y debe estar en su lugar!

Así empezó entre todos los integrantes de la familia, el cuestionamiento de si alguien había movido el videojuego junto con el Kinect, controles, teléfono celular, entre otros, y después de todos buscar, sorprendidos y hasta con la suspicacia de que alguno estuviera jugando una broma, nos percatamos de que la protección de la ventana de una de las habitaciones, había sido cortada y forzada, para hacer un espacio suficiente para que cupiera una persona y todo lo desaparecido.

La grata sorpresa fue, las reacciones inmediatas de Magri, que siendo una adolecente, sus primeras palabras fueron, ¡Qué bueno que estábamos fuera!, a lo que seguidamente Jaan complementó, ¡lo mejor es que estamos bien, aunque espero que, el que se lo robó, sea para su hijo y que lo haga feliz!, estas reacciones nos dejaron con poco que decir a mi esposa y a un servidor, porque nos parecieron ejemplares en el sentido más amplio.

Me daría mucho gusto que leyera este escrito el ratero, y que sepa que deseamos de todo corazón que ojalá y lo que robó le sirva para algo positivo, para darle de comer a su familia, para la escuela de sus hijos o para medicamentos y salvar una vida, porque lo que se adquiere con el fruto de tu trabajo y esfuerzo, cuesta mucho y se cuida y valora como para que alguien llegue y lo arrebate tan fácilmente; sin embargo, me uno a la visión de mis hijos.

Para ti querido lector, mi recomendación es que se tomen todas las medidas y precauciones, pero si llegas a pasar por algo similar y te roban en tu casa tus pertenencias, jamás permitas que te roben tu paz y tranquilidad.

Círculo vicioso Vs. Virtuoso

Se dice que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra en el sentido más amplio se puede interpretar esta afirmación como aquella conducta que se repite más de una vez a pesar de caer en el error.

También te puede interesar: Lo que no te mata, Te FORTALECE

Si quieres cambiar los resultados primero debes cambiar las acciones y es justo en este punto donde es por demás necesario hacer un alto o al menos una pausa y analizar los ciclos o círculos por los que hemos pasado como país, sociedad, institución, empresa y hasta de manera individual.

Quien no conoce su historia está condenado a repetirla, dijo Abraham Lincoln y la historia misma le ha dado la razón.

Hay dos temas que llaman poderosamente la atención es estos momentos, el primero es sin duda El Buen Fin y el sin fin de recomendaciones que se ofrecen para evitar caer en la tentación en el consumismo inducido y el segundo tema es el proceso electoral que tenemos en puerta.

El pasado “Buen Fin” una vez más se convirtió en un círculo vicioso, donde por más recomendaciones que se hacen e incluso advertencias, los consumidores caen en las redes de la mercadotecnia y de la tentación para posteriormente caer en la cruda realidad de saberse endeudados y muchos de ellos engañados.

Convertir esta actitud consumista y de desencanto, es posible a través de mantenernos informados, aprender de experiencias anteriores, definir claramente las necesidades y satisfacerlas sin caer en deudas a largo plazo o a “meses sin intereses”.

El segundo tema es el relacionado al proceso electoral que oficialmente empezó en septiembre pero que para algunos ya son muchos años de promoverse sin que haya realmente consecuencia alguna y eso es un círculo vicioso en el cual muchas ocasiones se cae en la complicidad.

Convertir esa actitud de apatía para algunos, complicidad para otros y oportunismo para los menos pero que también los hay, es posible a través de mantenernos informados, aprender de experiencias anteriores, definir claramente las necesidades de nuestro país/sociedad y satisfacerlas sin perder la dignidad, sin empeñar el futuro de las nuevas generaciones y apostando al proyecto que, desde la convicción y análisis, contribuya a la construcción de una sociedad fuerte, sustentable y vanguardista.

¿Indecisos, presa o sorpresa?

¿Indecisos, presa o sorpresa?

La seguridad en la toma de decisiones provoca menos vulnerabilidad en las personas en todos los aspectos de la vida, sin embargo, existe un alto porcentaje de la población que es influenciable debido a la falta de enfoque e investigación profunda en los temas de interés o de influencia.
Una sociedad informada es más firme en sus decisiones al momento de invertir su dinero, cuando planea vacaciones, al momento de elegir que estudiar, donde estudiar, incluso hasta para comprar en “El Buen Fin”, analiza lo que necesita antes de dejarse llevar por las ofertas o promociones.
Sin embargo, me voy a referir a ese segmento de la población a la cual siempre se refieren los estudiosos en tiempos electorales, “Los Indecisos” y en los que basan sus esperanzas los candidatos o candidatas o sus equipos de campaña, cuando está apretada la elección, y se refieren a ellos como aquellos que harán la diferencia, sin darse cuenta que por su propia indecisión, podrían cambiar sus intenciones de voto de un momento a otro o incluso esa puede ser su decisión al estar indecisos y dejar de votar.
Es un círculo más que vicioso que se repite elección tras elección, sin considerar que la misma indecisión está provocada por la falta de acciones de parte de quienes tienen o han tenido la oportunidad una y otra vez y siguen cometiendo las mismas omisiones y errores: Incumplimiento de promesas de campaña, justificaciones para dejar de actuar en congruencia con su plataforma política, confiarse una vez que pasa la elección y salen ganadores y adoptar las mismas actitudes reprobables por la sociedad, caer en la tentación de servirse en lugar de servir, entre muchas otras más.
Los indecisos pueden ser presa fácil pero también pueden dar la sorpresa, son un porcentaje lo suficientemente alto para lograr cambiar las tendencias de un momento a otro, son personas que pueden tomar decisiones al momento de escuchar, ver, analizar y conocer los perfiles y acciones de las y los contendientes y además son el segmento de la población más difícil de engañar.
Para quienes se adelantan en presentar integrantes de gabinete o plataformas políticas como planes de gobierno (en caso de ganar), deberían entender y atender a este grupo de personas que cuentan y mucho al momento de elegir y que, al jugar con las necesidades de la población, retan significativamente a este segmento al cual se debe atender con respeto y dignidad, pero sobre todo, con acciones antes que con promesas.