Web Analytics
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
periodico basta
Somos parte de:
Martes 20 Agosto del 2019
nubes 21°

Letras de cambio

¿Quiénes son esos militares que cuidan a periodistas?

Cuando el “guardaespaldas” de Héctor de Mauleón, periodista, mató a un presunto asaltante nos enteramos de que había militares retirados a disposición de quienes puedan pagar sus honorarios en el medio.

Ante el desafortunado, ilegal, evento de Humberto Padgett en Santa Lucía, volvimos a saber de estos militares que están dispuestos a irrumpir en una instalación militar pese a todos los impedimentos legales e incluso contra el sentido común.

Es decir, tenemos frente a nuestra curiosa mirada, la existencia de militares en situación de retiro que igual matan que se convierten en infractores de la Ley.

La pregunta es quiénes son. Y, lo más importante: ¿Cuál es la legislación que los rige? Porque entrar armados a Santa Lucia hubiese merecido mucho más que una amonestación si hubiesen sido civiles. ¿Por qué están vendiendo sus actuaciones, fuera de la Ley, a los postores periodistas que pueden pagarles? ¿O es que no les pagan?

Tener dos “escoltas” como el señor Padgett debe costar mucho dinero. Cinco o más veces del sueldo que recibe un reportero en un diario o medio de comunicación audiovisual. No se diga un analista político.

A estos sueldos, que a juzgar por la lealtad con que lo acompañaron mintiendo ante sus superiores militares, a sabiendas, que deben ser de muchos pesos, hay que agregar los viáticos.

¿Cuánto cuesta al mes un policía auxiliar de la CDMX sin arma, con turno de pocas horas, con descansos?

A las muchas mentiras con las que se publicitó la irrupción, ilegal, en las instalaciones de la zona militar de Santa Lucia, hay que agregar que se dijo que estos guardaespaldas están asignados por el Mecanismo de Protección a Periodistas de la Secretaría de Gobernación. Simplemente no los asignan. Y menos de forma que trasciende gobiernos federales y sexenios.

Cualquier militar sabe, por formación, por costumbre incluso, que es imposible traspasar instalaciones castrenses sin ser descubiertos. ¿Por qué lo hicieron?

¿Es que estamos ante una fuerza paramilitar, que proporciona seguridad a periodistas y quién sabe a cuántos otros, incluso delincuentes, que actúa, que se vende, porque su portación de armas es inviolable? Que cuentan con una “Patente de Corzo”.
Se me ocurre imaginar que el sexenio pasado esta “fuerza” surgió ante la petición “cariñosa” de periodistas al general Salvador Cienfuegos. Digo, se me ocurre…

¿Por qué militares en retiro pueden actuar con esta arbitrariedad, matando a presuntos delincuentes, o en su caso, mintiendo para romper protocolos de seguridad castrense? ¿Quiénes son? Y, en verdad, intentemos enterarnos, cuáles son las “obligaciones” de su trabajo de “seguridad”. ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar? Porque también podríamos estar frente a individuos que golpean o secuestren por encargo de quienes son sus “jefes”. Ya sabemos que disparan.

Y la impunidad.

Es inconcebible que un periodista, que se supone un hombre enterado, estudiado, tenga la ocurrencia de penetrar a una instalación militar sin permiso. Pero es todavía peor que lo acompañen militares armados bajo un criterio estúpido porque no veo qué peligro hubiese tenido en la zona militar de Santa Lucia.
Algo huele a podrido aquí.

 

En Tuiter: @isabelarvide Blog: EstadoMayor.com Página: isabelarvide.com

Comprar un coche en la CDMX es el mayor riesgo

La Ciudad de México es la urbe que peor transporte público tiene, insuficiente, limitado, sin espacios.  Sin embargo, tener automóvil resulta mucho más riesgoso.

De junio de 2018 al mismo mes de este año aumentó el robo de automóviles más del 6%.  Esto se traduce en 10 mil 734 coches robados en la CDMX y 21 mil 259 en el vecino Estado de México.

Todavía se ponen peor los números: Seis de cada 10 robos son cometidos con violencia.
Estas cifras corresponden a los automóviles asegurados, así que debemos imaginar una estadística todavía mayor.  Los ladrones tardan menos de dos minutos en robarse un vehículo estacionado, si son de modelo reciente.  Los más antiguos se los llevan en menos de un minuto.

¿Por qué pueden robarse tantos vehículos?  Por la protección de la policía.  No hay ninguna otra explicación.

A esto debemos agregar la cifra de personas que han sido asesinadas al tratar de evitar el robo de su automóvil. Cuyo costo ha subido exponencialmente en años recientes.  Pagar un automóvil equivale a miles y miles de días de salario.

El aumento en el precio de la gasolina hace todavía más complejo poseer un automóvil.  La pregunta sin contestar es en qué te mueves.  Los jóvenes han optado por utilizar bicicletas, solución no exenta de riesgos, que es inoperante para personas mayores o para quienes utilizan el automóvil para llevar a sus hijos a clases.

En Madrid, en París, en Nueva York a ninguno se le ocurre tomar el automóvil, tanto el Metro como autobuses te transportan a todos los lugares, con comodidad, aire acondicionado o calefacción y facilidad para abordarlo.  Nosotros tenemos una capital que privilegia a los ricos que tienen chofer y escolta.  Ellos sí que se trasladan sin preocupación.

La señora Sheinbaum no está haciendo nada por atender uno de los problemas más graves de la CDMX: el transporte.

Por lo tanto, quienes tienen automóvil y lo utilizan deben seguir expuestos a ser asaltados, o a que su vehículo sea robado del sitio donde lo estacionaron, y a no recuperarlo.  Las aseguradoras solamente encuentran tres de cada 10 automóviles robados.

Sobra decir que el dinero que te entregan, hablamos de seguros, no te permite reponer tu vehículo.

Para muchos ciudadanos no queda sino cambiarse de Ciudad.
O esperar, con mucha paciencia, que la “Cuarta Transformación” llegue a la Ciudad capital.  Que se construyan más líneas del metro, que se cambien las concesiones a autobuses para que sean limpios, con espacio, con asientos, con aire acondicionado. Y con choferes respetuosos, que sepan manejar.

¿Será mucho pedir?
Mientras tanto a juntar pesos para pagar el UBER… y mandar mensaje a tus conocidos para que sepan en que vehículo viajas, cruzando los dedos para llevar a salvo a tu destino.

¿Y la Sheinbaum?  Supongo que, con su novio, el mismo de la facultad, el que dice haber “recuperado” por Facebook…

Bibiano Villa nombrado en Tecamac…

Cuando la lógica nos llevaba a la noticia de una orden de aprehensión en su contra, el general Bibiano Villa Castillo fue nombrado secretario de Seguridad Pública en un municipio del Estado de México, gobernador por MORENA, por una mujer que se arrepentirá como de sus peores pecados.

Reproduzco la que su publicó en Quintana Roo, en el Portal NOTICARIBE, el 18 de abril de 2013, después de mi renuncia como jefa de asesores del susodicho: “… para mí es muy sencillo, si lo que está mal es la realidad, tienes que entender que llega un momento en el que tienes que retirarte, porque no pudiste cambiarla. Si ni siquiera quieren escuchar cuál es la realidad, no quiero ser parte de ella”.

No querer ser parte de una realidad, de corrupción, que no podía cambiar. Por eso, después de haberle renunciado 16 veces al gobernador, me retiré. Dejando claro que había una red de complicidades consentida. Ejemplo, en Cozumel: “… en la isla todos se regodeaban con el narcomenudeo, y cuando empecé a detener taxistas, porque es lo que hay que hacer, ellos venden la droga a los turistas, me lapidaron. Entonces, cómo limpiamos…”.

Y, profética, dije: “El siguiente paso en convertirnos en Ciudad Juárez, en ese Norte del país dominado por criminales”.
Así fue.

Bibiano Villa era utilizado por el gobernador para espiar a sus novias, a su esposa, a sus adversarios políticos como Carlos Joaquín. Eso provocó que le fuesen toleradas sus locuras. Publicada mi declaración: “Villa es un asesino que se regocija en serlo”. Esto en abril de 2013, quiero insistir.

¿Por qué la presidenta municipal de Tecámac, Mariela Gutiérrez, no revisó lo que está escrito, lo que consta en redes sociales, sobre el general Bibiano Villa antes de nombrarlo?

Mi entrevista termina diciendo que el general “se orina en las leyes”.
Antes, en mi libro “Mis Generales”, había escrito sobre Villa en Coahuila, en el gobierno de Humberto Moreira, en cómo se jactaba de decir que “había hecho gusanitos” a quienes detenía.

Lo que nunca ha negado Villa. A su salida de Quintana Roo, cuando era imposible aguantar sus excesos, hasta para el gobernador Borge, asumimos que ahora sí tendría que retirarse. O que habría una orden de aprehensión en su contra, por el desastre que hizo con el presupuesto que recibió. En lugar de esto, ya muy cerca de los ochenta años, vuelve a ponerse el uniforme de policía.

Y lo hace en un municipio conurbado con la Ciudad de México, donde viven más de quinientas mil personas.

¿Por qué una mujer, presidenta municipal en el Estado de México, perteneciente a MORENA, puede nombrar a alguien así? Y no hablamos de fama pública, no únicamente. ¿Es la mano dura que necesita, desapareciendo a presuntos delincuentes?

Que inmenso retroceso con este nombramiento.

Aeropuerto bloqueado

La verdadera pregunta es si necesitamos, si queremos un nuevo aeropuerto en la CDMX.
Porque si así fuese, un grupo de personas está bloqueando, sobre todo retrasando su construcción, es decir, su construcción en Santa Lucía.

Porque con López Obrador no hay vuelta atrás. No ha permitido fuera del poder que le “tuerzan la mano”, no ha retrocedido o cambiado ninguna decisión importante en años.  Menos todavía ha hecho cambios en temas que para él son indispensables, cuestión de principios.

La cancelación del aeropuerto en el Estado de México es uno de estos temas.
No hay forma, en definitiva tienen que entender, no hay manera de que se continúe con el proyecto de Texcoco.  Que, si hubiese habido sentido común, debió construirse en Hidalgo.  Como desde el inicio se había planteado, la mejor opción por mucho.

A Manuel Ángel Núñez le tocó participar en este proyecto, el aeropuerto de Tizayuca, Hidalgo, desde antes de ser gobernador.  Tal vez por eso, al inicio del proyecto en Texcoco lo llamó Peña Nieto, para hacerse cargo de todo.

Ni siquiera cumplió seis meses en el cargo. Debe haberse aterrado al conocer los negocios, al comprobar el estilo de Gerardo Ruiz Esparza.  Renunció y se regresó a la Iniciativa Privada, difícil hacerlo frente al inmenso poder del Presidente Peña y de su socio en tantos negocios.

Hoy Santa Lucia está en manos del Ejército. De inicio porque en el lugar donde se habrá de construir existe, tiene muchos años, una base militar aérea. Imposible siquiera imaginar que pudiesen entrar a destruir y construir civiles.  Son instalaciones militares no solamente al servicio de sus aviones, hay colegios, hay hospitales, hay zonas habitacionales que van a resultar afectadas.

El proyecto está a cargo del general Ricardo Vallejo, un general muy joven, que ha ido ascendiendo precisamente por su capacidad excepcional como constructor.  No en balde la Escuela Militar de Ingenieros, que se levantó en un tiempo récord, diseñada y construida por militares bajo su mando, ha recibido premios nacionales e internacionales.

Es un hombre que se merece toda la confianza. No me refiero, no únicamente a la confianza del Presidente.  Honesto, sencillo, inteligente, conoce las entrañas del poder militar desde la oficina del Secretario Galván Galván, del que fue Jefe de Ayudantes. Estuvo de Agregado Militar en Francia.  Y, lo que más debe apreciar López Obrador, tiene bien ganada fama de honesto.

¿Va a poder construir el nuevo aeropuerto? Definitivamente.  Si alguien puede es él.  Con toda la fuerza, el apoyo del secretario general Luis Cresencio Sandoval. Se puede.
El tema a discutir es si los ricos, si aquellos a quienes López Obrador llamó “adversarios”, los que ya tenían negocios alrededor de Texcoco, lo van a permitir.

Y aquí, en esta discusión, tendrían que oírse las voces de millones de mexicanos. ¿Se necesita un nuevo aeropuerto?  ¿Queremos un nuevo aeropuerto que se termine en este sexenio?  Pues se trata de hacérselo saber a los otros, a los que se oponen inútilmente pero con capacidad para retrasar el proyecto…

Desinterés brutal sobre las mujeres presas 

La realidad es que a las autoridades penitenciarias, tanto federales como estatales, no les interesan las “personas privadas de su realidad”.

A la salida de Francisco Garduño, un hombre volcado a los derechos humanos, alguien que siempre hablaba de la dignidad de los presos, esto se ha vuelto todavía peor.
Y si hablamos de mujeres, hay que bajar y bajar y bajar en la calificación de este desinterés.  Es como si estuviesen muertas.

He hablado sobre las omisiones en las cárceles donde están recluidas mujeres ante autoridades estatales, de cara al “encargado” del Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, responsable del CEFERESO 16, la prisión más moderna exclusiva para mujeres, y solamente he conseguido bostezos.

Ellas, las mujeres encarceladas, son peor que parias.
Ellas, las mujeres encarceladas, son en mayoría inocentes.
Al ser detenida una mujer, sufre el peor abandono.  Comenzando por su familia.  Está totalmente sola.  No hay ninguna persona dispuesta a ayudarla.  Para empeorar su situación, todas las muåjeres detenidas por delitos relacionados con narcotráfico fueron torturadas y sus denuncias no fueron escuchadas.

El 70 por ciento de todas las mujeres encarceladas en el país han sido abandonadas por todos.

Tengo años trabajando con ellas.  He escuchado las historias más estremecedoras, incluyendo aquellas de trabajadoras sexuales que fueron detenidas junto a sus clientes, totalmente ignorantes de cualquier actividad que estos desarrollasen.  Y son muchas las que llevan hasta cinco años detenidas esperando sentencia.

Como la mayoría de las presas no tienen dinero para pagar un abogado, están en espera de ser sentenciadas muchos años.  Un gran porcentaje de ellas, de acuerdo con el nuevo sistema de justicia penal, prefieren incluso declararse culpables porque en los hechos ya han cubierto la pena máxima por la que pudiesen ser condenadas.  Esto, siendo inocentes.

Una organización de la sociedad civil “Equis Justicia para las Mujeres” está pidiendo indulto para 2 mil 658 presas que están pagando condena por delitos relacionados con narcotráfico.

Sería una maravilla, un acto de la más profunda justicia social, que así fuese.  Porque no se trata de criminales, y hablo porque las conozco, porque llevo años dando cursos para ayudarlas a escribir su vida en un ejercicio de profunda introspección, sino de mujeres que supuestamente cometieron delitos por sus relaciones con criminales.
Las mujeres son utilizadas.  Punto.

La directora de esta organización, Equis Justicia, Ana Pecova, dice que más de 40 por ciento de estas mujeres “son víctimas de tortura sexual”.  Yo he escuchado testimonios terribles de víctimas de elementos de la SEMAR al ser detenidas el sexenio pasado.
De acuerdo con la señora Pecova: “Estas mujeres no representan un peligro para la sociedad”.

Las presas en cárceles federales o estatales sufren el peor abandono.  Ni siquiera existe un ginecólogo para atenderlas.  Para todos, también para quienes las ven como un estorbo, como si estuviesen muertas, su liberación sería la mejor opción.
Es un asunto de género.  De opresión de género.  De profunda desigualdad social por ser mujeres, siempre víctimas de alguien…

La supina incapacidad de Jesús Orta

Tenemos un secretario de Seguridad Pública que amenaza de madrugada, desde su celular, a un reportero que cubre los eventos violentos de la CDMX. Que después, con total cinismo, niega haberlo hecho.

Y no pasa nada.
En el más elemental ejercicio de comparación, imaginemos que esto sucede en París, o en Nueva York…

Aquí, en la Ciudad donde cada hora, cada minuto tenemos una víctima de la delincuencia, el señor Orta goza de la mayor impunidad para sus exabruptos. Vaya que es un hombre violento. Ninguna respuesta, ningún señalamiento por parte de la jefa de gobierno, la señora Sheinbaum.

Cada día, sumando más hechos violentos, más asaltos, más agresiones contra los habitantes de la capital del país, se entienden menos las razones para nombrarlo. Y surge la pregunta de cuál es la relación, tan cercana, tan fuerte, de Orta con Marcelo Ebrard quien lo recomendó, a sabiendas de su incapacidad y desconocimiento de la policía.

La CDMX tiene un número tan grande de policías, un pequeño ejército, que es inaceptable que necesite de la Guardia Nacional como otras entidades federativas que no cuentan, ni en sueños, con esa fuerza. ¿Cuánto relación tiene Orta con la incapacidad inmensa de los policías bajo su mando?

Desconocer quiénes son, cómo piensan, de qué maneras deben darse órdenes, cómo controlarlos, nos ha costado una cuota inmensa de víctimas.

La norma en la CDMX con Jesús Orta es que seas asaltado. La excepción no serlo.
¿Por qué? Porque es supinamente incapaz.

No hay justificación para que los asaltos se den en las mismas calles, en los mismos semáforos, en las mismas líneas de transporte público. Ahí están las denuncias. Y la complicidad de los policías, o por lo menos su omisión consentida.

Como el señor Orta no tiene vergüenza pública, salió a declarar que gracias a la Guardia Nacional han bajado los delitos en la Delegación Venustiano Carranza. Y lo festeja, como si esto no fuese una inmensa ratificación de su incapacidad.

La presencia de militares, de la Guardia Nacional, en la CDMX es necesaria porque Orta no entiende la “O” por lo redondo de sus obligaciones. Porque está inmerso en sus fantasmas, que es la razón de sus “amenazas” nocturnas, y no en su trabajo. Que en pocos días se cambie la realidad de una parte de la Ciudad, debería ser motivo de su renuncia.

Porque lo que está mal es su policía.
No basta decir que las estadísticas anteriores fueron infladas. En cuatro meses, anunciando cada día nombres y apellidos, Raymundo Collins consiguió detener a 20 mil delincuentes. Y mandar al corralón a muchos miles de motocicletas que son utilizadas para asaltar.

No puede ser tan difícil hacer lo que corresponde.
La pregunta sigue siendo por qué Claudia Sheinbaum lo nombró, por qué lo sigue sosteniendo con los peores resultados a imaginar, y sobre todo por qué los habitantes de la CDMX deben pagar.

La solución es que Marcelo se lo lleve muy junto, a su lado, donde pueda verlo todos los días…

Alfredo del Mazo, lo que no se dice…

Estamos en un tiempo sin lectores. Contamos con redes sociales que nos “regalan” encabezados que son buscados por los periodistas, que cada día escriben más para esta magnificación. La realidad acontece en menos de 200 caracteres.Ese es el espacio que existe para decir algo.

Y, también, para crear percepciones sociales. Para comunicar cualquier cosa, cualquier calificativo, cualquier sentencia social.

Un diario español publicó que el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, tenía una cuenta en Andorra con 1 millón 500 mil euros.

Punto.

A continuación, las redes sociales lo convirtieron en corrupto. ¿Por qué? Porque cualquiera que tenga dinero, que esté o haya estado en el servicio púbico, es en automático un corrupto según sus “parámetros”.

Quienes calificaron, juzgaron y sentenciaron en automático, no leyeron el texto publicado por El País. Se fueron con la finta, que enseñamos en clases de Comunicación, de que decir, “tenemos los datos”, “ hay papeles”, otorga veracidad en automático. Equivale a palabras de un juez.

De cualquier forma, el reportaje es lo que sigue de tendencioso. Y olvida lo más importante: Ese dinero no procede del erario.

El banco de Andorra, al que citan, informa que esa cuenta, como muchas, muchas otras, fue objeto de investigación. ¿Por qué? Por razones del banco, por la realidad de políticos españoles corruptos que lavaban dinero ahí. Y como muchas otras cuentas, la de Alfredo del Mazo fue encontrada absolutamente legal. Eso no lo dicen en redes sociales. Como tampoco nos refieren a una realidad incontrovertible: Alfredo del Mazo tenía ese dinero, mucho más que ese dinero, al nacer. Hay una fortuna familiar, de los abuelos, de dinero del siglo pasado, cuando estaba bien visto ser rico, cuando el peso era una moneda que compraba mucho. Cuando las tierras de la familia producían. Y los negocios eran lícitos. ¿Qué no hemos hablado siempre del grupo “Atlacomulco”, que se llama así, entre otras razones, por el abuelo del gobernador?

Los Del Mazo, su familia, deben tener mucho más dinero, bien habido, que esos euros. Supongo, que como era lo “correcto” en el siglo pasado, alguno en cuentas de Suiza. Los Alemán, padre e hijo, seguramente tienen cuentas en Suiza. Y así podemos irnos.

Estamos hablando de hace muchos años.De otra realidad. Otro sistema político mexicano.
No existe una prueba de conducta delictiva.Por tanto, no puede hablarse de corrupción.
La respuesta de El País es manipuladora. Lo que afirmó y ha vuelto a decir el gobernador, que ha mostrado especial cercanía con el presidente López Obrador, es que hoy no tiene una cuenta en Andorra.

Dice, también, que tal vez no fue lo más correcto abrir esa cuenta. Si no lo hubiese hecho, agrego yo, su dinero hubiese perdido más del 20 por ciento. Quienes tienen ahorros, yo colecciono boletas del Nacional Monte de Piedad, estoy segura, no quieren perderlos. Sean diez mil o millones de pesos.

Lo que deberíamos entender es que estamos obligados, como ciudadanos, doblemente como periodistas, a no juzgar por lo que presupone un encabezado.
En Tuiter: @isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx Página: isabelarvide.com

El poco caso que le hacen al gobernador

Por fin tenemos un gobernador que piensa en la capital del Estado.
Desde que Jesús Martínez Ross se angustiaba porque Cancún crecía, y tendrían los mismos 40 mil habitantes de Chetumal, porque contaba con un camión de bomberos antes que la capital, no teníamos un gobernante dispuesto a mirar hacia la capital del Estado.

Porque para muchos funcionarios públicos, Chetumal es un castigo, un lugar donde “residen” pocos días de la semana, sin siquiera traer a la familia.

En cambio, Carlos Joaquín, está muchos días del mes en Chetumal, piensa en Chetumal, cuida hasta el bacheo de las calles de Chetumal.

Y con un “presidente municipal” totalmente ignorante de lo que es gobernar, de las leyes, de todo lo que tiene que saberse para mediamente estar en palacio de gobierno. O sea que al gobernador le toca palear todo, solucionar todo.

Yo no entiendo porque estas acciones no le merecen el mayor aprecio de los chetumaleños, porque no escuchamos voces de todos los sectores a su favor. Con mayor razón con el tema del Tren Maya.

Porque Carlos Joaquín está haciendo negociaciones para que Chetumal tenga una estación del Tren Maya, para que siga de Bacalar hasta la capital.  De ese Bacalar con tan mala suerte, como Chetumal con sus presidentes municipales, y con sus esposas negociantes, como la de Alexander Zetina que invade un predio municipal con su restaurante impunemente.

Tener una estación del Tren Maya cerca del aeropuerto de Chetumal sería un detonante extraordinario para el desarrollo del Sur del Estado.

Sin embargo, para muchos, para los señores del dinero, para los políticos, para los críticos maiceados, para los que solamente piensan en el pasado $$$$, para los que creen que Cancún o la Riviera Maya son el universo, esto no importa…

Las tripas de Urzúa

La entrevista que dio Carlos Urzúa al semanario Proceso, firmada por Hernán Gómez Bruera, es la crítica más fuerte que ha recibido el gobierno de López Obrador, en una triangulación perfecta, medio, periodista y el que se fue.

Si las cosas son como dice el ex titular de Hacienda, se tardó meses en renunciar. Porque estar en contra de los dos proyectos emblemáticos del Presidente, no deja espacio para cobrar cada mes un cheque en su gobierno. Imposible ser su colaborador con diferencias tan graves.

A lo que debe agregarse la confrontación con Alfonso Romo, que no explica bien a bien sus motivos, al contrario, queda en el ámbito de lo visceral. Porque a ninguno puede sorprender que, según él, Romo “oscila entre Los Legionarios de Cristo y el Opus Dei”. Lo que no abona a su decisión de renunciar.

Primera pregunta es por el entrevistador. ¿Hubiese hecho ésta de no haber sido cancelado su programa “La Maroma” en Canal 11? ¿Hay resentimiento en el manejo de preguntas, en el hilo conductor de lo publicado?

Lo cierto es que Urzúa tenía ganas de hablar. Lo que el mínimo decoro, o lealtad a quien fue su jefe, aconsejaría en contrario.
De sus palabras se desprende una inmensa ofensa por la defensa que su jefe hizo de Manuel Bartlett en el tema de los Gasoductos. Donde pudiese haber razón, pero tampoco justifica su reacción contra el gobierno. Sus ganas de hacer daño.

Andrés Manuel decidió suspender la construcción del aeropuerto de Texcoco desde antes de tomar posesión. Además de todas las razones que él tiene, está presente el desbaratar un proyecto gestado en la inmensa corrupción del sexenio pasado. Si me apuran es hasta un símbolo para él. Algo en lo que no va a dar marcha atrás, bajo ningún argumento. De igual forma, aunque en un escalón menor, está la construcción de la Refinería.

El Tren Maya es el gran proyecto de su gobierno. Para el Sureste, para llevar desarrollo a su tierra, al Sur olvidado por todos los gobernantes. Si Urzúa estaba en contra de estos proyectos de López Obrador, estaba en contra de lo que le importa, de lo más grande de su programa.

Esto, cuando menos, habla de una profunda diferencia en lo esencial. Lo esencial para el que fue su jefe. ¿Cómo trabajar con este gobierno con tantas diferencias de fondo? Imposible. Por eso Urzúa debió renunciar antes de finalizar el primer mes.
“No puedo entender que López Obrador lo tenga en su gobierno” dice respecto a Alfonso Romo. Otra vez, qué lento se vio. Porque Romo está ahí desde la campaña. Porque su nombramiento tampoco es negociable.

O sea, en pocas palabras, para las muchas pulgas del Presidente, Carlos Urzúa quería un gobierno a modo, donde se hiciera, por las razones que fuesen, malas o buenas, lo que él decía. Vaya que se equivocó. De gobierno. De jefe. Y, sobre todo, de país… porque en éste, manda el Presidente, y si se equivoca vuelve a mandar por seis años…

AGRADECE LOS TIEMPOS DIFÍCILES…

A Carlos Joaquín le tocaron tiempos muy difíciles para gobernar.
Sus antecesores, todos, tuvieron una placidez que a la distancia se antoja imposible. Incluso cuando hubo huracanes, los gobiernos resultaron fortalecidas, no tuvieron víctimas, dieron ejemplo de organización.

Todo fue tan fácil, que prefirieron la frivolidad. Al menos en lo inmediato. Nada de qué preocuparse, y mejor ni hablemos de terrenos.

El gobernador Joaquín gobernará los siguientes tres años, últimos de su mandato, con un Congreso de oposición. Conformado, además, por personas que tienen muy remota idea de las leyes o de la realidad de Quintana Roo. Ha atestiguado la caída, estruendosa, de los dos partidos políticos que estuvieron en su boleta electoral.

Y, la pesadilla inimaginable, le tocó el sargazo. No solamente las toneladas de alga que llegan a las playas, sino la posición presidencial de que no es un problema grave.
Junto a esto, la otra plaga horrenda: la violencia.

Carlos Joaquín ha sobrevivido a esto. Ha inaugurado una nueva forma de gobernar contra todos los presagios, confiando en su sentido común, trabajando. Y “ahí la lleva”. Que, a estas alturas de los problemas, es mucho.

A su manera. Que va de las maratónicas sesiones de platicas en distintas poblaciones, donde escucha todo tipo de quejas y peticiones, hasta el peregrinar en eventos públicos como los de la semana pasada, con gobernadores y funcionarios del Gabinete, supongo que intentando explicar cómo es la realidad de Quintana Roo.

Y, sobre todo, intentando que los demás entiendan los gravísimos riesgos que vive el Estado de cara al arribazón de sargazo. A todo esto, hay que sumar la relación con los hoteleros, que no son nada fácil, que están acostumbrados a que los gobiernos, estatales y federales, resuelvan todo.

Lo más reciente, que sería digno de un largo análisis, es su petición para que los quintanarroenses se vayan a las playas a limpiar el sargazo… Poco que decir ante esto. Se necesita mucho valor para hacer este llamado, que además es escuchado.

Imaginemos, por un momento, que Roberto Borge pidiese a la gente que fuese a recoger esta alga maloliente… fácil imaginar…

Dicen los chinos que las épocas difíciles son un privilegio… Para Carlos Joaquín así ha sido. Porque nada se le ha desbaratado entre las manos, porque en el mejor lenguaje coloquial “ahí la lleva” lo que es más que ganancia…

LA SUBURBAN DE OTONIEL

Muchos, en verdad muchos quintanarroenses no conocen el nombre de Otoniel Segovia, el alcalde de Chetumal que llegó por azares del destino.

Un hombre cuyo pasado es un misterio tan grande como las razones para haber sido impuesto.

El líder de MORENA en el Estado, doctor José Luis Pech le dijo ayer lo que venimos diciendo: “la oportunidad que nunca más va a tener en la vida”.

Le pide que trabaje.  Lo que los habitantes de la capital del Estado han estado demandando desde que llegó.  Más allá le exige “que no se haga rico”, que no busque riquezas ni suburban, sino que trabaje.  Lo que no es mucho pedir.

El señalamiento es directo, ya que “mágicamente”, el alcalde estrenó una camioneta suburban 2019 que su sueldo no puede pagar.

Ya Pech está admitiendo que la apertura de MORENA fue un error.  Que llegó a puestos de elección popular “gente que no está a la altura”.

La capital del Estado necesita seguridad, y no es con los policías municipales como va a obtenerla.  La necedad de un alcalde que ni siquiera asiste a las reuniones de cabildo, como es su obligación, no conduce a ningún lugar.  A esto, una inseguridad totalmente nueva para sus habitantes, hay que agregar problemas de recolección de basura, de limpieza, de bacheo de las calles, lo más elemental.

Esto de la basura es grave porque se presume que más de 60 toneladas no son recogidas cada día, la descomposición de estos deshechos con el intenso calor es un gran riesgo.  No atendido por el alcalde que parece pasar los días en busca de “negocios”.
Ahora hasta en MORENA aceptan que se equivocaron.

SE NOS CASÓ MARIANA…

La ex esposa de Roberto Borge se casó. Vestida de blanco encaje, con un cinturón palo de rosa por cualquier pasado que se le haya atravesado, con un escote tan pronunciado como la cuenta del cirujano plástico, con plumas y flores, muy en su estilo palaciego.

El marido es lo de menos. Hermano o cuñado de sus compadres. Novio desde el trágico final de su historia político-amorosa en Quintana Roo. Al que no se le conoce fortuna. Parecido a Borge por aquello de que la cabra tira al monte.

Todo, absolutamente todo, es color de rosa para la señora que conoció al exgobernador encarcelado cuando le probaba zapatos en una tienda de Cancún. O sea, muy poco en su cuenta bancaria personal.

La magia de las primeras damas, que todo pueden, todo toman y todo se llevan, se cumplió con ella.

Con el agregado de una gran generosidad del gobernador Carlos Joaquín que nunca ha investigado su fortuna. Porque a cada viaje, cada regalo, cada fotografía de Borge con la diputada del VERDE, maestra del oportunismo, Mariana exigía el doble. Y como debe haber estado bien aconsejada no se conformó con departamento, casa, placas de taxi, sino que pidió negocios. Y negocios, muchos negocios, hizo. Con ganancia para ella de manera brutal. ¿Todo legal? Todo producto del presupuesto público del Estado.

Franquicia quiso, franquicia se le compró. No se fue en la “bola” de los terrenos, lo que ella quería era recibir dinero cada mes sin tener que salir a la calle. Y lo consiguió. De sobra, de lo que sigue de sobra.

Negocios, propiedades, dinero en efectivo que se le entregó, que nunca han sido investigados. Porque se amparó en el esquema de Karime Macías de Duarte. Se asumió inocente, víctima, esposa engañada. Se compró a tiempo su impunidad.

Ahora, con cuerpo arreglado, con brillantes del pasado, puede invertir en una boda parecida a aquellos excesos sin calificativo de los bautizos. También pagados por el erario.

Porque todo lo que tiene y presume Mariana Zorrilla ex de Borge, salió del mismo lugar. Y si no que le pregunten a Roberto… Que debe estar pensando que los zapatos que Marcos, tan cuate antes de bajarle a la novia, le llevó a comprar le salieron muy caros…

Aparece Alfonso Durazo…

Diferentes voces han expresado que el gabinete está desdibujado, que hay funcionarios que no han aparecido en público, como el responsable de Agricultura o el nuevo titular de Medio Ambiente.
Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de MORENA, ha insistido en que sus colaboradores no acompañan a López Obrador: “veo un gabinete que la curva de aprendizaje ha sido larga, pesada… el presidente hace todo”.  En el PAN los llamaron floreros…  Y la Secretaría de Gobernación despidió al equipo de Comunicación Social como una claudicación en su bajísimo perfil.

De cara a esa percepción, la aparición de Alfonso Durazo en la rebelión de los policías federales vino a llenar muchos vacíos.
Para comenzar, el titular de Seguridad Pública asumió el error de no comunicar a los policías federales su realidad. Capacidad de autocrítica muy poco común entre sus pares. No se asustó, no amenazó, no cayó en ninguna trampa.

Desafortunadamente el tema del expresidente Felipe Calderón, metido en voz de uno de los policías en paro, vino a borrar el contexto de lo que habló Durazo.

Porque hizo definiciones.  Lo que hace mucha falta a un gobierno donde todo gira alrededor de lo que dice, cada mañana, el primer mandatario. Explicó los motivos del mando militar de la Guardia Nacional.  Salió a dar la cara, cerró puertas sin bravuconadas, lo que es muy complejo.

Los policías federales querían que su provocación fuese respondida, que hubiese represión para que todos los interesados festejasen. Lo lamentable es que tantos ciudadanos tengan que sufrir sus cierres de vialidades.

El tema de la rebeldía de la Policía Federal tiene muchas aristas.  La primera es que no había estado claro, ni dentro ni fuera, que ésta ya desapareció, ya no existe.  Que el tema a discutir es qué va a pasar con los policías federales.

De un inmenso pliego de peticiones, pasó a hablarse de cómo irse.  Porque, hay que entenderlo, quienes se contrataron como policías federales, con todas las prestaciones, las pocas obligaciones, las muchas opciones para la corrupción, no tienen por qué convertirse en parte de otra disciplina, de otras formas de ser “policía”.

Lo cierto, hay que insistir en esto, es que no tienen para dónde hacerse. Que lo que les ofrecen, cuidar edificios públicos si no quieren obedecer a militares, es lo que hay.

Muchos de los cambios de este gobierno confrontan a sectores de la sociedad.  Y frente a esto, con su carga de rechazo, de profundo enojo, se había guardado silencio.  No había habido un funcionario público que saliera a explicar, a asumirse como responsable, como parte de los creadores de estas “afectaciones”.  Alfonso Durazo ha sido el primero en hacerlo.  Y, a diferencia de Marcelo Ebrard, sin protagonismos futuristas.

Seguramente esta semana tendremos información de que la crisis, que querían provocar con los policías federales como protagonistas, se terminó. La confrontación con Felipe Calderón, con sus asegunes, será tema manoseado.  Lo cierto, lo que quedará es un reto.  A ver cuál de los secretarios, de los colaboradores cercanos del presidente sale a jugársela como Alfonso Durazo…

Se extinguió la policía ineficiente

¿Cuánto tiempo estuvo la Policía Federal en Cancún?

¿Cuántos asesinatos, levantones, cobros de piso, se evitaron?

Ahí está la respuesta a todo lo que pueden decir a favor de estos policías que se “levantaron” en un paro que desquicia a la CDMX.  Que se llevaron armas y vehículos para manifestarse.  Que pidieron que el expresidente Felipe Calderón sea su líder.

En Quintana Roo vivimos su ineficiencia.  Sus pocas ganas de cambiar la realidad.  Y todavía la semana pasada, previo a la llegada del Presidente, nos los encontramos en Cancún en los restaurantes que su sueldo no puede pagar.  Los tuvimos hospedados en hoteles, durmiendo la siesta.

En días pasados el “levantón” de empleados en una colonia de Cancún se resolvió casi de inmediato, con la participación de la Guardia Nacional.  Esto, según declaración del Fiscal. ¿Hubiese sido igual si la Policía Federal hubiese estado presente?

Alfonso Durazo expresó, en una conferencia de prensa abierta, con un discurso perfectamente logrado, que la Policía Federal se extinguió.  Y que, para ellos, para los que cumplan los requisitos, está abierta la opción de incorporarse a la Guardia Nacional.  O, también, convertirse en policías al servicio de Migración, de Aduanas, o cuidar edificios.
Esto, obvio, implica que no vivirán en hoteles ni recibirán viáticos, porque se trata de desplazarse definitivamente.

¿Van a aceptarlo?  No veo que puedan hacer para cambiar una realidad. Lo cierto es que debemos ser muy cuidadosos para poner sobre la mesa de las discusiones la realidad.  La que vivimos en el Estado, de total ineficiencia de estos policías.  No se vale “defender” lo indefendible por cualquier tipo de oposición al gobierno que encabeza López Obrador.

En Tuiter: @isabelarvide  Página: isabelarvide.com

¿La guardia nacional, una panacea?

Este domingo, en el Campo Marte, el presidente López Obrador presentó formalmente a su “último recurso”, aceptando que en seis meses no se ha podido cambiar el problema, grave, de inseguridad del país.

Un acto formal, militar, porque es en las fuerzas armadas en quienes confía el primer mandatario.  Donde, para que no quede la mínima duda, dijo que la Policía Federal es un inmenso fracaso ya que, de cuarenta mil elementos, solamente se “salvan” unos diez mil.
O sea, no había de otra.  No tenía a quién recurrir con su petición.

¿Es la “última panacea” de este gobierno?  Todo indica que será alrededor de esta nueva policía, cuyo número no conocemos con exactitud, pero andará por los 70 mil efectivos, que habrá cambios.  Que su llegada a zonas del país en condiciones verdaderamente catastróficas, donde ya existen advertencias de los criminales, es la última, la única posibilidad de recuperar la paz social.

¿Guardia Civil?  Así la llamó el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo.  Lo cierto es que en su inicio está conformada por los policías denostados por López Obrador, y por soldados y marinos que, por el contrario, pondera siempre.

El Presidente habló del cambio, de militares que ya no masacran… palabras fuertes.  Todavía más fuerte hacía dentro de las fuerzas armadas fue su declaración respecto a la manera en que los secretarios de SEDENA y de SEMAR se han “interiorizado” con su pensamiento.  Es decir, lo que sigue de la confianza.

No es la primera vez que habla bien de ambos, del almirante Rafael Ojeda y del general Luis Cresencio Sandoval, pero de cara a la nueva policía sus palabras tuvieron mucha fuerza.

¿Sacó al Ejército de los cuarteles?  Diría que no, que puso orden en la manera, hasta fuera de las leyes, en que los integrantes de las fuerzas armadas eran utilizados en funciones de seguridad pública.

Por su parte, vaya que fue un evento cargado de discursos y mensajes, que no son lo mismo, el nuevo titular de la Guardia Nacional, el general en retiro Luis Rodríguez Bucio habló de los difícil que es el arranque, pero, también, de lo que espera conseguir en el mediano plazo.  Y, lo que se advierte inmensamente difícil de cara a las quejas públicas de los policías federales, de armonizar a los integrantes de la Guardia.

¿Qué va a pasar?  De inmediato, los nuevos “hombres de gris” se fueron a sus nuevas obligaciones, algunos se quedaron en la CDMX.  O sea, que es de “ya”, de inmediato, porque como dijo Durazo les dejaron “un país de sálvese el que pueda”.

¿Esto quiere decir que son salvadores?  Esto se traduce como la última, la mejor de las opciones.  Y uno tiene que preguntarse que haría el Presidente si estos jefes militares, Sandoval y Ojeda, que la vida tuvo a bien darle. Que lo entienden, que tienen el valor de poner todo su esfuerzo para una hazaña que se antoja tan compleja.

Ahora a esperar, a confiar…

En Tuiter: @isabelarvide  Blog: EstadoMayor.mx Página: isabelarvide.com

Por fin, el sargazo es o no grave…

Vino el Presidente de la República y declaró que no es un “problema gravísimo”.
Vinieron los expertos a decir lo contrario, lo que sigue de preocupados por lo que viene.
Los hoteleros gritan que sí, que es aterrador el problema del alga café que puede terminar con las reservaciones.

El titular de Turismo que no quiere vivir en Chetumal, guarda un mutis, que sí pero no.
Mientras que el secretario de Marina construye barcos para recoger el alga en el mar y más menos dice que “ya merito”.

Y tenemos una campaña que afirma que “ni todas las playas ni todos los días”.
De donde los ciudadanos no entendemos.  Si vemos, imposible no hacerlo, que muchos días, muchas playas, están literalmente invadidas de sargazo, que resulta imposible caminar por ellas, nadar, siquiera verlas.  No se diga el olor.

Los expertos asustan con sus predicciones.  Y, también, con el profundo desconocimiento, apenas comienza la investigación, del verdadero origen del sargazo.  Que habrá de invadir, también, playas de África.  Que en algunas islas del Caribe ya es la peor maldición.

Que, pocos lo ven así, provoca el aumento en la violencia por la perdida de trabajo, de posibilidad de conseguir ingresos.  Porque afecta, se diga como se diga, la llegada de visitantes.  Esto, la afectación económica, no se ha comenzado a estudiar.

Y el  gobernador  Carlos Joaquín está en medio de todas estas versiones, sin dinero del presupuesto estatal suficiente para atemperar, intentar paliar el problema.

Por lo que, sería suficiente, muchos ciudadanos nos conformaríamos con una respuesta.  Con una manera inteligente de uniformar criterios.  Con la seguridad de que se toma en serio, muy en serio esta pesadilla maloliente…

BORGE PRESENTE EN LA “MAÑANERA”

A cada pregunta estúpida, siendo amable en el calificativo, de los presuntos “periodistas” que intervinieron en la conferencia de prensa “Mañanera” del Presidente, me venía el rostro de Roberto Borge a la mente.

Porque estos nuevos peseteros, que no tienen un portal de noticias, que se dedican a “subir” información, que medio graban con un celular, a una “página” de Internet surgieron en la revoltura de la corrupción del sexenio pasado.

Recordemos la lista de “igualas” que existieron en las presidencias municipales. Recordemos, en verdad recordemos, como alimentaron estas instancias tan alejadas de la ética periodística para intentar borrar la crítica publicada en medios escritos, o hablada en radio y televisión.

Estos señores, señoras, que no periodistas cobran barato a cambio de un producto más barato. Sirven a intereses políticos y son utilizados. No son reporteros, no tienen idea de cómo preguntar en una conferencia de prensa.

Uno de ellos, de los primeros en preguntar el lunes pasado, presumía en la conferencia de prensa del encuentro sobre sargazo, el jueves, sobre la fama que tenía por haber “cuestionado”, agredido al Presidente de la República para su CANAL DE YOUTUBE, que obviamente no debe tener ni mil seguidores.

Porque ellos tuvieron las preguntas, para temas tan absurdos, tan ridículos como los baches en las calles de la Zona Hotelera de Cancún, se dejo de preguntar lo importante. Antes que nada, por qué Miguel Torruco, Secretario de Turismo, no quiere vivir en Chetumal. Por qué han pasado seis meses de gobierno y no se ha iniciado, siquiera iniciado, la mudanza de la Secretaría.

Eso no les importó preguntar. Como tampoco se magnificaron o se insistió en las declaraciones de López Obrador sobre lo que quiere devolver a Quintana Roo, o el anuncio de la inversión de 500 millones de pesos para Playa del Carmen. Lo importante desde el punto de vista de la información no les importa.

Desafortunadamente no estuvieron, responsabilidad de Haide Serrano como tanto más, periodistas de diarios importantes que circulan en el Estado.

¿Qué sucedió, además de desperdiciar la conferencia de prensa? Que al día siguiente no hubo magnificación, siquiera divulgación de información en los medios tradicionales. Y muy poco, o nada, en Internet. Que no hubo un manejo correcto de redes sociales, que las cuentas oficiales de Tuiter no divulgaron el discurso del Gobernador.

Privilegiar a “personeros” de medios inexistentes, peseteros, que buscan embutes, ha sido uno de los errores más graves, de tanto que hace pésimo, de Haide Serrano.

Los resultados han sido tan malos, desde que los “personeros” acreditados por la Serrano provocasen expresiones poco gratas de López Obrador, hasta perder lo bueno que dijo, los anuncios importantes, incluso la controversia sobre la dimensión del sargazo, que ya empiezo a pensar que la sostienen masoquistas…

En Tuiter: @isabelarvide Página: isabelarvide.com

LA REBATINGA POR LAS ACREDITACIONES

En 43 años, ininterrumpidos, de ejercer el oficio de periodista, no me había tocado que un jefe de prensa tuviese en sus manos 30 o más gafetes y no me diese uno. No debería sorprenderme la majadería de Haide Serrano, sin embargo su actitud rebasó cualquier calificativo.

Yo estaba acreditada con Comunicación Social de Presidencia, con la oficina de Jesús Ramírez, al recibir un mensaje de que sería la oficina local de prensa la que, en apoyo, acreditaría a periodistas, le expliqué a la señorita Serrano lo anterior. Grosera como suele ser, me mandó un mensaje con los datos de una asistente de Ramírez. Le respondí que entonces ni preocuparse… ahí comenzó todo.

Porque la Serrano cree que tiene un “coto de poder” en sus manos. Y así se comporta. Como “princesa” de cuento de hadas que otorga “gracias”. Lejanísima de su papel. Sin ningún profesionalismo.

Obviamente la queja no fue solamente mía. La entrada a los eventos de Tulum y Solidaridad fue un desastre, bajo el sol más inclemente. Quienes fuimos favorecidos, después de una larga fila, con un “lunar verde”, así, literalmente, pudimos entrar a pelear por un espacio en las sillas que se apartaron para prensa local, dos horas antes.
Ahí sucedió lo de los gafetes.

Que a final de cuentas servirían, únicamente, para no volver a pelear a la entrada del evento en Playa.

Por lo que, precavida, prefería volver a hacer llamadas para que, de inmediato, me entregasen mi gafete de FUENTE PRESIDENCIAL.

Carlos Joaquín pronunció un buen discurso en Tulum, diría que muy bueno, pero imposible escribir de éste porque no hay versión escrita, como tampoco hubo información en redes sociales de los elogios que el Presidente López hizo del gobernador. Como en pueblito, como hace 30 años. De ese tamaño es la incapacidad de Haide como titular de Comunicación Social.

Y lo inconcebible, entre tantas erratas, al subir la fotografía de mi GAFETE nacional, la señora modificó el CHAT que había abierto para los temas de la gira de AMLO, de tal forma que ninguno pudiese ocupar ese espacio para quejas o solicitar información. Censura en su expresión más vil.

Suponía que cuando López Obrador habló de Libertad de Expresión en la conferencia mañanera, y me señaló diciendo “¿Verdad?”, se le subiría algún tipo de rubor, pero no andaba por ahí. Es obvio que prefería pedir permiso a los militares para entrar en mi vehículo a las instalaciones de la Brigada de Policía Militar, que ir en el autobús… no fuese a ser que Haide intentase bloquearme. Qué tristeza debe ser para el gobernador tener un responsable de comunicación social que, además de buscarle problemas con los periodistas, lo incomunica, le pierde la “nota”, no reproduce sus discursos, que no reproduce siquiera los elogios presidenciales a su persona y a su gobierno.

Que tristeza para el gobernador. Que hartura para los comunicadores…

Con lo que se encontró Andres López Obrador

Este domingo el Presidente se encontró con una señora presidenta municipal “renovada”, que llena de entusiasmo por sus elogios corrió con el cirujano plástico para hacerse unos arreglitos, y de pasada cambiarse el peinado aburrido.

Incluso se puede pensar que hasta el problema en los brazos, que le obliga a usar mangas largas, se le compuso por arte de magia médica. Eso se deriva de las fotografías de Mara Lezama días antes de la gira. Porque no se trata de ponerse un poco de relleno arriba y apretar un poco más la faja… no tendría esos resultados.

También encontró un Estado con un número menor de crímenes violentos. Disminuyeron en 58% comparados al mes anterior. Lo que apuntala la decisión del gobernador Joaquín de mantener a su secretario de seguridad pública.  Y, aunque no haya querido detenerse a verlo, se confrontó con playas llenas de sargazo.

¿Qué más, seguro seguro, pudo ver Andrés Manuel López Obrador?… de Laura mejor ni hablamos, que ya habrá material de sobra para la semana.  Lo cierto, que lo eleva al cielo político, es que el Presidente demostró que tiene a la familia de Gastón Alegre, su amigo hace muchos años, en altísima estima.  Con lo que Luis Alegre, diputado federal, se convirtió en el primero, y más fuerte, precandidato a la gubernatura.

Todo es cosa que López Obrador siga con su popularidad, porque entonces difícilmente le arrebatarían el triunfo a MORENA.  La candidatura, tendría que pasar algo más fuerte que un huracán para cambiar la que se advierte como una decisión ya tomada.

De igual manera el primer mandatario volvió a comprobar que siendo Quintana Roo el receptor del cincuenta por ciento de los viajeros que llegan al país, ni la Secretaría ni el titular de Turismo, Miguel Torruco han hecho el mínimo esfuerzo para trasladarse a Chetumal.  ¿Será que son FIFIS, ambos?

Cada día más un destino más popular, la capital del Estado ha tenido un aumento impresionante del número de viajeros que llegan por avión.  Por eso la buena noticia de que van a modernizar, por fin, el mísero aeropuerto.

¿Haría falta que Torruco, que su gente, se vinieran a vivir a Chetumal? Espero que, también, en esta gira, haya podido hablarse el tema.

Mucho más escribiremos, por lo pronto hay que cuestionar, a fondo, cómo puede respirar doña Mara…

En Tuiter: @isabelarvide  Página: isabelarvide.com

La emergencia del sargazo

El Presidente va a dormir este fin de semana en Quintana Roo.
Y no habrá forma humana capaz de disimular el gravísimo problema del sargazo, lo que vemos como la gran emergencia. Va a ser suficiente con que mire el mar, las playas, así sea desde el vehículo, para impactarse de la manera más negativa con la abundancia de esa alga café que es la peor pesadilla.

Necesariamente López Obrador tendrá que preguntar por los avances del combate a cargo de los marinos. Y no recibirá buenas noticias. Ojalá, no lo creo, preguntase a Laura Beristain los motivos para contratar, independientemente, a una empresa, todo esto con la mayor sospecha.

Deberá preguntarle a Mara Lezama, que espero se atreva a usar manga corta para que no el presidente no crea que esta enferma, por el sargazo. Igual al gobernador. Y todos le comunicarán su inmensa preocupación. No hay presupuesto, no se cuenta con la atención oficial necesaria, no se avanza lo suficiente en la meta de recuperar playas limpias.

Hasta la fecha se cuentan con 223 millones de pesos, conformados con aportaciones del gobierno estatal, de los municipios a través de ZOFEMAT y los Fondos de Saneamiento. ¿Suficiente? En lo absoluto.

Investigadores de universidades, nacionales y extranjeras, así como de CONACYT siguen trabajando en la compleja tarea de comprender a esta alga nefasta.

El desprecio de las instancias federales a la reunión internacional para estudiar el sargazo no se justifica. Es obvio, que no dará a Marcelo Ebrard suficientes reflectores para su enloquecida carrera futurista, que no tiene futuro, por cierto, pero es inmoral sabotearla.

Se necesitan opiniones. Pero, sobre todo, se necesitan acciones. Y las de la SEMAR no han sido suficientes, tal vez cuando terminen de construir los barcos para detener a esta alga en el océano, lejos de las playas, sean mejores los resultados.

Lo cierto, es que el Presidente se llevará otra opinión sobre la gravedad del problema, y probablemente entienda que se trata de una emergencia nacional, que debe responderse con urgencia.

Probablemente…

El gobernador al que no escuchan…

Carlos Joaquín ya dijo, en ese buen discurso del desayuno de la Libertad de Expresión, que pocos estuvieron dispuestos a escuchar y menos a entender, que está en disposición de colaborar con los siete partidos políticos que habrán de conformar el nuevo Congreso. Estos, es decir sus representantes, no han mostrado ya no digamos la mínima disposición, sino siquiera han hecho una demostración de la manera en que podrán trabajar juntos.

La verdad es que ninguno de los diputados locales, tanto los electos como los que llegarán por la vía plurinominal, son realmente miembros del partido político cuyas siglas los llevaron a un escaño. Todos son políticos locales, que tienen cordón umbilical con algún grupo de poder, o que buscan una posición dentro de un esquema futurista personal.
Es decir, no tienen compromiso con la ideología del partido político.

Lo que sucedió, también, con los presidentes municipales que fueron electos por ir en la boleta junto a López Obrador. De ninguna manera José Luis “Chanito” Toledo representa a Movimiento Ciudadano, con su pasado priísta y perredista. Como es el caso de la senadora Marybel Villegas que tiene el record nacional de haber pasado por todos, absolutamente, todos los partidos políticos que existen en el país.

¿Qué intereses representan cada uno de los diputados electos? Que, además, fueron electos por una minoría brutal.

Esa mujer desconocida que será diputada del PRI, de dónde viene, cuál es su historia partidista… Y así nos vamos. Porque tampoco me van a salir con que el señor diputado, que tan triste papel hizo, don Eduardo Martínez Arcila, es un panista de verdad. Un opositor al gobierno morenista, un ideólogo conservador, un modelo de austeridad y honestidad…

Y así nos vamos.

Todos tienen una “Cruz de su Parroquia”. Todos tienen un proyecto de poder, individual o de grupo. Todos están en la rebatinga de lo inmediato…

Por eso, tampoco escuchan cuando el gobernador dice que ya no es tiempo de declaraciones políticas de campaña…

Chetumal, víctima de sus gobernantes

Me dicen que hay un presidente municipal en Othón P. Blanco. Lo cierto es que muy pocos lo conocen. Que no aparece en eventos oficiales. Ni siquiera en los medios de comunicación. Y muy pocos pueden dar razón de su nombre.

Es, a diferencia de sus antecesores, un fantasma. Por lo tanto, resulta complicado responsabilizarlo del abandono de la capital del Estado. No obstante, todo el dinero que ha metido en meses recientes el gobierno estatal.

El boulevard abandonado, sus banquetas rotas, la basura regada, el penetrante olor a orines… y se les ocurre poner una “ciclopista”. En una ciudad donde el sol no te deja ni caminar, donde la gente no utiliza bicicleta para transportarse. En la única vialidad amplia. Perder un carril porque el presidente municipal sin nombre tuvo que ganarse una comisión… ¿O es que hay alguna explicación lógica para haber puesto esos “topes” que impiden circular?

En contraste los baches de todas las calles destruyen los vehículos. Y no hay indemnización para esto. Ni para las víctimas de enfermedades por la basura que no se recoge a tiempo.

Cada día los vuelos a Chetumal vienen llenos. Cada día tenemos mayor número de turistas. Los fines de semana la ciudad está lleva de visitantes beliceños que dejan una gran derrama económica, y que como sus habitantes sufren la ausencia de servicios.
¿De qué va este gobierno, este edil que sustituye a otro, qué explicación puede darnos MORENA?

Sigo sin entender porque los habitantes de Chetumal deben ser tratados como de segunda, porque si es la capital debemos padecer a los peores gobernantes, y vaya que llevamos un buen record… Esto mientras en el resto del país, del mundo, Chetumal se ha convertido en un destino favorito para los viajeros.

El presidente López Obrador viene a Tulum y a Playa esta semana, debería darse una vuelta por Chetumal, sin eventos organizados, simplemente conocer la realidad de uno de los destinos que va a cruzar el Tren Maya…

En Tuiter: @isabelarvide Página: isabelarvide.com

Discurso excelente, el pollo para vomitar, el pan duro

El gobernador llegó, sorpresivamente, temprano.  La cita era a las nueve de la mañana, lo que fue entendido como que “más menos a las diez”.  Sin embargo, Carlos Joaquín cruzó la puerta del Centro de Convenciones a las nueve treinta.

A partir de ese momento todo fue muy rápido. La tira, así, tira de papaya, fue levantada y en su sitio colocaron un plato con pollo.  Menú del sexenio pasado, esa pechuga rellena con un amasijo de maicena y una plasta de papa a punto de fermentar, tan favorecida en eventos oficiales.  El pan, que pena que ni siquiera se podía comer el pan, era de uno o varios días.

O sea, pan duro para los periodistas.  Organizado, ordenado por la señora Haide Serrano.
Inmenso contraste con la voluntad del gobernador para convivir.  Su paciencia para ir de mesa en mesa, saludando a cada uno.  Tarea que le aligeraron las ausencias porque una tercera parte de las mesas se quedó vacía.

Sin embargo valió la pena la levantada porque el discurso del gobernador fue muy bueno.  Sobre la libertad de prensa, pero sobre todo sobre la democracia.  Y algo que pocas veces he escuchado en un gobernante: “salir a buscar la verdad”.

Ejercicio ajeno para muchos de los asistentes.  Ejercicio, por el contrario, cotidiana para algunos de los reporteros ahí presentes. La verdad, esa utopía siempre lejana.
La tradición dice que en junio se conmemora la Libertad de Expresión. Carlos Joaquín insistió en que estos son momentos de reflexionar, de analizar cuánto debemos “cuidar, preservar la libertad de expresión”.

Una frase que Carlos Joaquín dice que una frase que siempre “va con él” es que “que no puede existir el ejercicio de la democracia sin el libre ejercicio de la libertad de expresión”. Habló de los periodistas que han sido asesinados “algunos”, entender bien, algunos por ejercer su profesión.  Y aseguró que esto pone en evidencia que los mecanismos de protección no han sido totalmente eficientes.

No es un tema que sólo atañe a los medios, sino a la sociedad. Donde no hay libertad de expresión está ausente la democracia y no hay dignidad humana.

Aceptó, más que interesante, que todavía hay trabas para acceder a la información en instancias de gobierno… surge la pregunta, si hablaba de su gobierno o en general.
Preguntó, una vez más, cuánto se valora la libertad de expresión. Habló de las siete fuerzas políticas presentes en el Estado.  Se refirió a una realidad que no entienden muchos, a un cambio dejando atrás prebendas y compra de voluntades… Fue un discurso excepcional… que se perdió en la Dirección de Comunicación Social.

Creo en el ejercicio pleno de la política, en la democracia que disminuye desigualdades, que permite que se pongan de acuerdo los que no piensan igual… aseguró el gobernador.

Porque pasaron las horas sin que hubiese una versión escrita del mismo.  Porque lo único que hicieron, como si no fuesen tan importantes sus definiciones, fue subir una versión grabada de audio. Lo que, deberían saber en cualquier oficina de comunicación social, provoca que se infinitamente difícil escribir de esto, lo que obliga a, una y otra escuchar sin poder copiar textualmente conceptos.  Qué pena que no respetasen el discurso de excelencia, pleno de definiciones.  Suele suceder verdad Haide…

En Tuiter: @isabelarvide  Página: isabelarvide.com

¿QUIÉNES GANARON, QUIÉNES PERDIERON?

¿Ganó “Chanito” Toledo? No, en definitiva, no, porque el proceso electoral se encargó de sepultar cualquier aspiración futurista. No consiguió, siquiera, el número de votos suficientes. ¿Ganaron los tres que repiten diputación? Obviamente no, porque no se atrevieron, a sabiendas, a presentarse como candidatos. A lo que debe sumarse un futuro incierto, con un grupo minoritario en el Congreso.

¿Sabrán ser oposición? Sobre todo, el señor de infinita prepotencia, Eduardo Martínez, que como líder levitaba veinte centímetros del suelo. Sin dinero, sin poder, mucho va a cambiar de su realidad. Cristina Torres se mide aparte, la única con pública y total identificación con el gobernador. O, al menos, así era antes de su derrota anterior.

El PRI logró meter, vía impugnada, otra diputación con Edith Rodríguez Villanueva. Que ni siquiera conocen en Google. Dos no pintan, de cualquier forma.

Otra vez tenemos que preguntarnos quién ganó, quién perdió en esta elección para diputados locales. Como partido político MORENA perdió presencia, poder, cantidad de votos. Que no es poco. Con los candidatos, impresentables, que están metidos en su “bancada” es obvio que seguirá perdiendo espacios, que habrá mayor rechazo público.
No van en caballo de Hacienda para lo que sigue localmente.

El Congreso se pintará de morado, si es que éste sigue siendo el color del partido MORENA después del próximo cambio de dirigente. ¿Se traduce esto como “oposición”? ¿Quién de los que ganaron la elección bajo esas siglas sabe, realmente, de leyes? ¿Quién entiende a fondo los entretelones del poder legislativo?

Es buen momento para examinar qué hicieron los diputados que ya se van. Quiénes se distinguieron. Quiénes fueron oposición. Quiénes pudieron traducir su trabajo ante la sociedad.

Cuando hablamos de un 22 por ciento del listado electoral que fue a votar, a elegir, estamos señalando a un porcentaje muy pequeño de la población. Y todavía hay que agregar a los más de 14 mil quintanarroenses que acudieron a las urnas, pero anularon su voto.

Con los resultados de la elección ya sobre la mesa, varios perdieron, otros ganaron migajas, otros perdieron ganando. Y los demás, es decir, la sociedad, el pueblo, nosotros, perdimos en verdad.

¿Puede Carlos Joaquín gobernar con tranquilidad con este poder, esta Cámara de Diputados enfrente? De sobra…

La irrupción de “Lord Cacahuates”…

Debe ser su “asesor” de cabecera. Es decir, su hombre de confianza.
Porque mientras Marcelo Ebrard evidenciaba graves problemas con su peluquín, que necio insistía en moverse de lugar, el joven Velasco tenía la misma jerarquía en las negociaciones con el gobierno de Estados Unidos.
¿De parte de quién?

De la voluntad primera de Marcelo Ebrard. Porque le dio la gana. Porque puede nombrar a quien quiera en la oficina de prensa. Aunque falta saber qué dice el reglamento de la SRE sobre su presencia en esta clase de negociaciones internacionales.

¿Quién es este personaje, de tan corta edad y tan grande protagonismo? Formalmente trabaja como director de Comunicación Social de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Pero hasta su aparición, cacahuates sobre la mesa, frente a la líder del Partido Demócrata de Estados Unidos, no existía.

Un Twitter de su autoría, afirmando que Ebrard no había renunciado, cuando el rumor era fuerte, había “justificado” su salario. Hasta ahí.

De prensa, de periodistas, de medios, el joven Velasco Álvarez es un ignorante. Es decir, que ignora todo. No tiene ninguna experiencia. ¿Quién se lo recomendó, de quién es hijo o nieto, quién es su padrino? ¿Es una relación “personalísima”?

De buena familia, como se decía antes, tiene que ser por sus estudios en Chicago, donde se dedicó también a escribir en revistas técnicas, de esas que ninguno lee. Quiero creer. Porque mejor que sea un “Chicago Boy”, a quien su familia le pagó estudios en Estados Unidos, que un norteamericano que regresó al país. Para representarnos ante el gobierno de Trump.

¿Qué significa que comiese cacahuates? Un desparpajo, una total confianza en que su papel en esa mesa, de negociaciones delicadas, estaba totalmente justificado. Una expresión de su cercanía inmensa con Ebrard. Y, también, una falta de respeto.

¿Será el autor, el verdadero autor de la posición de nuestro país en estas negociaciones? Es decir, de la aceptación de recibir a quienes piden asilo en Estados Unidos. Con techo y comida, obvio. O del envío de la Guardia Nacional a la frontera Sur. En una de estas “Lord Cacahuates” hasta da instrucciones a generales.

¿Necesita Ebrard este tipo de “asistencia”? A lo mejor está envejeciendo. Tal vez su dominio del idioma inglés sigue siendo torpe, a recordar que él estudió en Francia, país al que regresó cuando se “autoexilió”. ¿Desconoce Ebrard las leyes norteamericanas y, por lo tanto, necesita a su lado al “Chicago Boy” con todo y cacahuates?

Cualquiera que sea la conclusión Marcelo no lo llevó de gratis. Puede deberse a que no confía en la señora embajadora, que obviamente llegó sin su opinión a ese puesto, después de una larga historia en la diplomacia mexicana, de la que carece el susodicho.

De cualquier manera, Roberto Velasco Álvarez, de quien ninguno tiene ninguna referencia, que no existía, políticamente hablando, antes de este gobierno, debió ayudarlo con el peluquín… llevar pegamento junto con los cacahuates…

Ese Medina Mora…  

El Medina Mora del que hablan es el mismo que le dijo al presidente electo Felipe Calderón que había una investigación en Estados Unidos, por narcotráfico, donde aparecía el nombre el general Salvador Cienfuegos.

Es el Medina Mora tan amigo de Enrique Peña Nieto, el mismo que fue procurador general de la República y, magia del sistema político mexicano, en Ministro de la Suprema Corte.
Fue el Medina Mora que  quitó de la PGR a José Luis Santiago Vasconcelos, porque le estorbaba su honestidad.

El Medina Mora que compró en 2008, muchos dólares, la flota de helicópteros Black Hawks de la PGR, que tampoco sabemos a qué empresa.

O sea que hablamos del Medina Mora que era titular de Seguridad Pública cuando Atenco, con Peña de gobernador del Estado de México.

El mismo Medina Mora que siempre, muchos años en el servicio público, se ha negado a hacer públicas sus declaraciones patrimoniales.

Hombre de muchas facetas, hablamos del Medina Mora que fue embajador en Gran Bretaña y en Estados Unidos.  Del mismo que fue titular del CISEN.

También, el señor Medina Mora del que hablamos, suspendió ya en la Suprema Corte, una investigación contra el entonces presidente Peña Nieto, iniciada por el gobernador Javier Corral.

¡Cuánto se puede decir de Eduardo Medina Mora!

Lo que no tenemos es la información sobre los millones de pesos que ha depositado en sus cuentas bancarias de Estados Unidos y Gran Bretaña.  ¿De dónde puede haber salido tanto dinero?  Porque se antoja difícil que además de tantos cargos públicos, en el país y en el extranjero, pueda haber tenido tiempo para dedicarse a los negocios.

Los mal pensados están seguros de que este Medina Mora del que tanto se habla, recibió dinero precisamente por los favores que hizo en estos cargos.  Favores que se pagan muy bien, creen estos.

Por su parte, los bien pensados, creen que todo es un error.  Que el hombre que cobra cientos de miles de pesos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sido ahorrativo.
Lo cierto, según toda la información que se ha dado a conocer, es que son las autoridades inglesas, y sus pares norteamericanos, quienes están investigando por las sumas que se depositan habitualmente en varias cuentas en esos países.

La suma, hasta donde se sabe, es del equivalente, si el dólar no sigue subiendo, de 102 millones de pesos en los últimos dos años.  Es decir, en el tiempo en que Medina Mora ya era Ministro.

¿Cómo le hizo para ahorrar esas cifras millonarias, porque es dinero depositado en el extranjero, dinero extra, dinero que le quedaba después de pagar todos sus gastos y deudas, el Medina Mora de que hablamos?

Todo en su vida fue, hablamos de Medina Mora, ascender. ¿Y ahora, será suficiente el silencio, quiénes estarán dispuestos a protegerlo? ¿Habrá impunidad para este personaje de apellidos Medina Mora?…

Este gobernador tan singular que tenemos que… 

Vaya que somos especiales.  Pueblo y gobernante.

Por una parte 77 por ciento de los quintanarroenses en edad de votar, con credencial oficial para hacerlo, no fueron a su casilla.  Es decir, les valió sombrilla decidir sobre el futuro del Congreso.

Lo que, de entrada, habla pestes de todos los candidatos de todos los partidos políticos.  Ni eran populares ni lograron convencerlos.  Incluyendo en esto a los que repetían, a los que ya eran conocidos.

¿Qué paso?  Malos candidatos, hay que insistir, y peor organización partidaria.  Porque ninguno que no fuese de MORENA llevó a gente a votar.

Por la otra parte, nuestro gobernador, Carlos Joaquín, no metió las manos.  Ejercicio verdaderamente excepcional, al que no estamos acostumbrados.  No metió manos, apoyo oficial ni dinero.  Se paró en la puerta de Casa de Gobierno a ver el desfile, totalmente a salvo de cualquier condición.

Y, lo que es más importante, a sabiendas de que el Congreso que viene, el que se estaba eligiendo, pondrá obstáculos a priori a cualquier iniciativa de su gobierno.

Se la jugó, insisto, con total conocimiento, a sabiendas.

¿Por qué?  Quiero entender que, porque Carlos Joaquín ha comprendido, antes y mejor que muchos, el momento que vive la Nación.  Porque se ha sumado a nuevos usos y costumbres políticas. Y, sobre todo, porque no se parece a sus antecesores.

Fracasaron partidos políticos: PAN, PRD, PES, y demás.  Fracasaron ambiciones grandes como las de Chanito Toledo o Greg Sánchez, fueron derrotadas otras “ambiciones” peores como las del hermano Beristain en Solidaridad.

Pero, a entender para lo que viene, para las próximas elecciones, fracasó MORENA al impulsar a gente impresentable, que no entiende nada de leyes, por lo que su triunfo, que tiene la inercia de López Obrador, está sembrando un descalabro inmenso a futuro.  A un futuro muy cercano.

 

También hubo una derrota, inmensa, en comunicación.  Porque la gente no salió a votar porque no sabe, no le han comunicado con eficiencia, qué hacen realmente los diputados locales.  De qué manera su “trabajo” en el Congreso puede afectar su vida, para bien o para peor.

Debemos quedarnos con una pregunta a responder: ¿Cómo vencer, en todos los ámbitos, desde la misma casa, la escuela, los medios de comunicación, la apatía ciudadana que evitó que salieran a votar?

Los faltantes de comunicación social

El sexenio pasado no se pagó un centavo de publicidad sin que Andrés Chao, subsecretario de Gobernación autorizase.

Es más, ni siquiera una invitación a un evento presidencial podía enviarse sin que previamente fuese aprobada por él. Tanto le sirvió al verdadero poder de Los Pinos, no exactamente Peña Nieto, que fue inamovible seis años.

Ahora faltan, según la Auditoria Superior de la Federación, 2 mil 826 millones de pesos por comprobar en este rubro. Y seguramente se los querrán endosar a Miguel Osorio Chong que, por orden superior, ni siquiera se enteraba de lo que sucedía en esa oficina.

Chao vetó, por instrucciones de sus verdaderos jefes, sin ninguna anuencia de Peña Nieto que estaba ocupado jugando golf, a periodistas incómodos para ciertos funcionarios del Gobierno. Todos los que NO aparecen (aparecemos) en las listas que han comenzado a conocerse. Les decretó una especie de “muerte civil” donde estos, críticos en mayoría “incomprables”, estuvieron seis años proscritos no únicamente para obtener publicidad sino para cualquier tipo de trabajo lícito.

Es decir, esta “subsecretaría” se encargó de la peor censura, incluso contra derechos humanos. No se diga de libertad de expresión.

Para algunos elegidos, ya lo comprobamos, hubo millones de pesos. En los últimos meses del gobierno anterior se inventaron “campañas” para hacer un pago de marcha a periodistas afines.

Ahora falta algunos millones. Poca cosa si se analizan las cantidades gastadas. Tal vez por las prisas de final de sexenio, o porque se sintieron, así lo deben haber comunicado sus jefes, intocables. Con Andrés Chao hay que señalar a Eduardo Sánchez que no fue sino un peón de éste.

Es obvio que en todo momento tuvieron el “apoyo” de Luis Videgaray. De otra manera no se entiende que pudiesen disponer, con total libertad, de miles de millones de pesos. Sin dar resultados. Que es lo más dramático, gastar tales cantidades sin mejorar la imagen presidencial.

Supongo que las cuentas bancarias de estos funcionarios están limpias. ¿Hubo comisiones pagadas por los beneficiarios? Estamos hablando de periodistas que deben haber recibido más de diez millones de pesos mensuales, si sumamos la “publicidad” de las dependencias del Gobierno. Hasta de la Casa de Moneda…

No se sabrá nunca. Reglas del juego. Lo que sí debería investigarse, para que no vuelva a ocurrir, es el criterio que rigió el otorgamiento de publicidad oficial. Y si se compraron criterios. ¿Pagaban para que les pegaran? No lo creo.

Miguel Osorio Chong fue el titular de Gobernación. Y, por tanto, le corresponderá legalmente justificar dónde quedaron esos 2 mil 826 millones de pesos que están buscando. A ver cómo explica que Andrés Chao nunca se dignó informarle sus decisiones.

Tenemos ya las primeras listas del destino de muchos millones de pesos que salieron de esa Subsecretaría. Nos falta, por aquello de la salud de las instituciones, que vengan los responsables a contarnos su parte, a decirnos qué criterio, que manipulación, hubo para este alegre reparto de los dineros públicos.

¿Se arrepentirá Peña Nieto de haber prescindido de David López?

Los misterios de la “lista”

La lista de periodistas que recibieron dinero en el sexenio pasado tiene muchos misterios. Uno de ellos resuelto a la mitad: Quién la filtró. Mientras el Presidente negó que habían sido ellos, ésta fue entregada por su oficina de Transparencia.

O sea que López Obrador no fue consultado, no sabía, y algún empleado la envió en automático. Lo que pone en una pésima posición a Jesús Ramírez Cuevas. Sea por no enterarse, o por no haber “inventado” una explicación más creíble para justificar una filtración, no autorizada por su jefe.

En cualquiera de las opciones, el Presidente no sabía. De otra manera, hubiese sacado partido del tema, en lugar de negar toda intencionalidad.

Muchos periodistas respondieron con furia insólita, y se llamaron “víctimas”, “perseguidos”. Lo cierto, es que el gobierno anterior gastó muchos millones de pesos. Que algunos periodistas recibieron dinero por concepto de publicidad de la manera más legítima a imaginar, y que no puede haber señalamiento negativo en esto.

Todos se defienden. Corresponde a la sociedad creer o no sus argumentos.
Importante que no hayan dado a conocer los montos que entregaron las demás instancias de Gobierno, el Gabinete “ampliado”. Ahí está el gasto de muchos millones de pesos.
De la lista publicada hay que tomar un nombre, porque ejemplifica las torpezas y/o “colusiones” del gobierno anterior, porque tipifica un tema muy oscuro que puede ser de la mayor corrupción: Eunice Ortega Albarrán.

De entrada, no había escuchado su nombre. No estamos hablando del conocimiento público que existe para cualquier otro de los enlistados. Los ingresos que recibió fueron, aparentemente, por un portal de internet que ya desapareció, que tuvo 13 seguidores. A sus manos llegó dinero de todos lados, por ejemplo, en octubre de 2015, una factura que pagó la Casa de Moneda por 50 mil pesos por un “banner”, para este sitio sin seguidores, “Mesa Revuelta”, que ya cerró. Pemex le pagó 465 mil pesos en el sexenio pasado, por publicidad en ese inexistente portal. También la Secretaría de Turismo, cuando era público que su portal no tenía ni 100 visitas al día.

La Asamblea del entonces Distrito Federal firmó con ella un contrato, en mayo de 2015, para inserciones mensuales de hasta 200 mil pesos. Ese mismo año, el gobierno de Miguel Ángel Mancera le pagaba 320 mil pesos. En 2018 Liconsa le pagó, por una campaña de octubre a noviembre, 1 millón 293 mil pesos, contrato que dice a la letra: “Difusión a través de portales de internet”. En Infonavit consta que le dieron dinero, sin especificar monto.

Y podríamos seguir. O mejor aún: Revisar Compranet…
En la lista publicada consta que le “dieron” 10 millones 607 mil pesos en Presidencia, donde casualmente cubrió la fuente para el diario “La Razón”.

En Instagram tiene 130 seguidores. En Twitter tiene 2 mil 319.

Sería sano conocer las razones por las que el anterior gobierno, todo, además de Cámara de Senadores y Diputados, gobierno del Distrito Federal, Asamblea, le pagaron millones y millones de pesos a esta “periodista”…

Y que aparece Chetumal

Chetumal apareció, como cosa de magia, en el análisis que hace Skyscanner, una plataforma de búsqueda de lugares para viajar, en el cuarto lugar de las ciudades más buscadas en 2018.

Del mundo. Junto a Bogotá, Melbourne, Beijing, Dublín, Reikiavik, entre otras.
Es decir, que fue uno de los sitios con mayor número de interés para los viajeros.
El Chetumal nuestro. A donde no les gusta ir a los que viven en Cancún. La ciudad capital de Quintana Roo gobernada por ineptos, cuando no corruptos, desde hace muchos años, sin importar el partido político. La ciudad de los baches. La que no tiene playas. Donde se dice que el mejor lugar para comer es en tu casa. La que viven como “castigo” funcionarios estatales que provienen de otras ciudades.

La ciudad donde no llegan los empleados de la Secretaría de Turismo, pese al compromiso presidencial. La ciudad donde se venden cervezas en la calle para que los jóvenes las beban en la calle, con la complacencia de los policías. La ciudad donde la autoridad municipal no resuelve ni siquiera el problema de la basura.

Chetumal se puso de moda. Asombrosamente para muchos.
El número de viajeros que llegan a Chetumal por vía aérea aumentó exponencialmente, pese a que el aeropuerto parezca del “quinto mundo”, a que ni siquiera haya lugares suficientes para esperar los vuelos, siempre, retrasados.

Desde hace algunos meses, Chetumal se convirtió en el destino favorito de muchos mexicanos que visitan, también, Bacalar o Mahahual. Ahora también es lugar “interesante” para viajeros de todo el mundo.

Y yo, ingenuamente, me pregunto qué estamos haciendo para merecer esto. Y, también, más ingenuamente, me pregunto de qué manera vamos a responder a este “interés”… preguntas que uno se hace…