Web Analytics
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Jueves 13 Diciembre del 2018
nubes dispersas 21°

Inversiones en Quintana Roo

Reducción del IVA oportunidad para Quintana Roo

El Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, ha manifestado públicamente el plan de reducir el IVA en las zonas fronterizas del norte del país.  Una propuesta que a todas luces ha sido bien recibida por empresarios, líderes de opinión y la sociedad civil en general.  La reducción de un impuesto tasado directamente al consumo tiene como efecto inmediato el aumento del poder adquisitivo, lo que se traduce en una mayor demanda de bienes y servicios y esto en un incremento en los niveles de producción que requerirán mayores talentos y mano de obra (es decir, incremento en la oferta de empleos).

Sin embargo, toda reducción de impuestos debe acompañarse de un análisis profundo que tenga como resultado la implementación de una estrategia que garantice que la capacidad recaudatoria no se vea afectada.  No debemos perder de vista que el fin último  de los impuestos es la distribución equitativa de la riqueza.

Quintana Roo es una entidad que no debe quedar fuera de esta ecuación.  La reducción del IVA, particularmente para la frontera  sur del país elevaría la competitividad económica y el potencial de atracción de inversiones de la zona.  El posicionamiento por parte del Instituto Mexicano de Contadores Públicos hace mención de un tema muy importante: la reducción del IVA para Quintana Roo disminuirá de forma escalonada la compra de productos en zonas libres fuera del país, particularmente en Belice.

Nuestro Estado, además de ser el principal generador de divisas del sector turístico a nivel nacional, cuenta con una posición geográfica que le permite explorar importantes oportunidades comerciales. Es por ello que la ampliación de la propuesta federal hacia la frontera sur podría generar una dinámica comercial que potencialice el crecimiento económico en el Sur de la entidad.

El sector salud como detonador de oportunidades

En nuestra entidad contamos con servicios orientados a la atención y cuidado de la salud que año con año extienden sus operaciones. Desde la apertura de centros orientados al bienestar físico y mental, hasta la puesta en marcha de complejos hospitalarios mediante los cuales se brinda atención médica a la población (fija y flotante) en el estado. Dicha actividad no solo responde a la necesidad básica de contar con servicios de atención de la salud, sino también a la oferta de servicios especializados requeridos por la población y visitantes nacionales y extranjeros que arriban a Quintana Roo para someterse a una operación quirúrgica o un tratamiento médico.

De acuerdo con cifras registradas en la “Medical Tourism Association”, existen operaciones y tratamientos que se ofrecen en nuestro país con un costo que representa un ahorro entre 40% y 65% con respecto al precio ofrecido en países como E.U.A. y Canadá. El anterior dato representa una muestra contundente de la gran área de oportunidad existente con respecto al aprovechamiento del servicio en aras de atraer mayor demanda internacional.

Según datos publicados por Forbes, el turismo médico genera en México una derrama económica de aproximadamente 3 mil millones de dólares anuales. Entre los principales grupos médicos que concentran estos ingresos se encuentran hospitales que operan en Quintana Roo. La citada publicación afirma que alrededor del turismo médico se encuentran aproximadamente 230,000 negocios que complementan los servicios generados por la oferta principal.

En conclusión, para hacer de nuestra entidad un destino competitivo en materia de negocios, se necesita fortalecer la inversión en el sector salud, orientando la misma hacia diversas áreas de oportunidad en materia comercial. Con la estructuración de una estrategia eficaz, Quintana Roo puede convertirse en uno de los principales destinos para el sector, lo que complementaría la oferta turística y diversificaría el crecimiento económico de la región.

Inversiones en Q.Roo un nuevo comienzo en materia comercial

Tras largos meses de negociación, momentos de incertidumbre e innumerables declaraciones en torno al replanteamiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El día de ayer, Donald Trump anunció el acuerdo comercial alcanzado entre México y E.U.A., esperando que Canadá se sume a la negociación de un nuevo acuerdo trilateral.

Después de tensas amenazas por parte del actual mandatario estadounidense, el escenario ahora se vislumbra alentador. Sin embargo, el reto consistente en instrumentar los acuerdos alcanzados para que éstos abonen al crecimiento de nuestra economía resulta sumamente apremiante. Los permanentes cambios derivados de decisiones que responden a enfoques políticos nos obligan a mantener un análisis constante sobre las posibilidades de crecimiento y expansión en torno a un negocio.

Por lo tanto, debemos privilegiar el entendimiento reafirmado y aprovechar las áreas de oportunidad que ello representa para la atracción de inversión a nuestra entidad.

Sólo por mencionar algunos datos con respecto al nivel de importancia que representan nuestras relaciones comerciales con el vecino del norte, en 2017 nuestro país recibió flujos de inversión extranjera directa que ascendieron a la cantidad de 29,695 millones de dólares. De la totalidad del monto mencionado, alrededor del 47% (13,893.7 millones de dólares) provino de E.U.A. como país origen de la inversión. En el caso específico de Quintana Roo, nuestra entidad recibió 442 millones de dólares de inversión extranjera directa, la mayoría proveniente también de E.U.A.

El panorama expuesto nos presenta grandes retos y oportunidades, México y E.U.A. están condenados al entendimiento derivado de la gran interdependencia existente entre sus mercados. Es momento de eliminar barreras y establecer vínculos que beneficien a ambas partes.

El mercado extranjero siempre ha encontrado en Quintana Roo grandes ventajas para la inversión, busquemos también potenciar dicha relación para generar negocios que nos permitan un desarrollo equitativo y un crecimiento económico que beneficie a todos los factores involucrados, empezando por el capital humano.

Nómadas digitales

De acuerdo con diversos estudios especializados, hoy en día alrededor del 30% de la fuerza laboral se encuentra representada por profesionistas independientes. Siguiendo esta tendencia, se prevé que para el año 2035 el 50% de la fuerza laboral sería independiente.

Dentro del ramo de la tecnología existe una tendencia al desarrollo profesional independiente,basada en el uso de las nuevas tecnologías para trabajar de manera remota, evitando un entorno u oficina estable. A los profesionistas que implementan dicha actividad, se les conoce como nómadas digitales.

Derivado de la anterior premisa, el pasado jueves nueve de agosto, el Instituto Quintanarroense de Innovación y Tecnología convocó a un grupo de empresas del ramo turístico y de servicios, en conjunto con organismos de representación social y empresarial, para dar a conocer una estrategia encaminada a la atracción de profesionistas independientes, también llamados “freelancers”; con la finalidad de que se establezcan en el estado para desarrollar sus proyectos. A esta iniciativa se han sumado empresas que pretenden brindar espacios de “coWorking” y estadías temporales.

La estrategia consiste en coordinar esfuerzos para aprovechar la infraestructura de servicios que existen en el destino para este tipo de mercado; y de esa manera conformar un corredor a lo largo de la entidad que cuente con disponibilidad de oficinas y espacios con conectividad a internet, para dotar de herramientas que sirvan al establecimiento de nómadas digitales que busquen aprovechar la experiencia de crear, desarrollar y trabajar en un destino que ofrece belleza natural, rica gastronomía y una nutrida convivencia intercultural.

Sin duda alguna, este tipo de iniciativas generan un ecosistema propicio para la convivencia entre profesionistas de diversos giros; por medio de la cual se sustenta la elaboración de proyectos, la creación de nuevas ideas y la producción de diversos servicios que contribuyen al desarrollo económico y cultural de Quintana Roo. ¡Enhorabuena!

El futuro nos alcanzó… Negocios de hoy

En días recientes, a través de las redes sociales llegó a mis manos un artículo de autor desconocido en el que se expone la evidente realidad que se nos presenta en el mundo de los negocios. Dicho artículo asegura que algo está cambiando y centra su análisis en ejemplos contundentes en los que empresas de reciente creación han desplazado de manera tajante a marcas hegemónicas de diversos sectores.

La manera de hacer negocios y ofrecer un servicio que conocíamos hace apenas 10 años atrás, hoy en día se encuentra obsoleta ante la utilización de nuevas tecnologías. Los usuarios han migrado a las propuestas que incorporan la utilización de herramientas web y aplicaciones móviles en el servicio ofrecido.

Es así como se han transformado las formas de consumo, poniendo en riesgo industrias que habían forjado y consolidado sus servicios a través de los métodos tradicionales.

Desde la industria discográfica, videográfica, telefónica, fotográfica, pasando por la industria automotriz, la industria hotelera, los medios de comunicación, los servicios de transporte, hasta la industria de la radio y la televisión, el sector bancario y el sector de entretenimiento, entre muchos más. Todos y cada uno de los servicios mencionados han sufrido transformaciones en su oferta y demanda. Lo que ha colocado a nuevas empresas, inexistentes hace tan sólo unos años atrás, como líderes indiscutibles en su sector.

El futuro nos alcanzó, la manera de hacer negocios y ofrecer servicios se ha reinventado. La innovación y utilización de nuevas tecnologías juegan un papel crucial. Es momento de que Quintana Roo como destino, a través de su sociedad y su gobierno, asuma dicha transformación y facilite la instalación de negocios que cubran las necesidades de consumo de una nueva generación de usuarios.

Innovación y sustentabilidad

En anteriores columnas me he dado a la tarea de escribir sobre las oportunidades de inversión dentro de nuestra entidad, tomando en cuenta las características de los sectores productivos y las potenciales fuentes de negocio. Sin embargo, he omitido enfocar el análisis hacia un par de factores que pueden considerarse fundamentales para establecer cualquier tipo de inversión en Quintana Roo: la innovación y la sustentabilidad.
Tom Kelley, autor del libro “Las diez caras de la innovación”, define este concepto como la herramienta imprescindible en la gestión de todo tipo de negocios, industrias y sectores del mercado. Crear un entorno plenamente comprometido con el cambio positivo y una cultura rica en creatividad y renovación significa crear una empresa que contenga el componente de la innovación. La revista “The Economist” reconoció que la innovación es el ingrediente más importante de cualquier economía moderna.

En razón de lo anterior, debemos trabajar para que todo proyecto de inversión que pretenda desarrollarse en el Estado se apegue a una visión que busque innovar en su sector, alejándose de dinámicas arraigadas a viejas prácticas comerciales con tendencias a desaparecer en otros mercados del mundo.
Por otra parte, el concepto conocido como sustentabilidad propone la explotación y utilización de los recursos por debajo de los límites de renovación de éste. Es decir, pretende que el desarrollo de un proyecto encuentre su pleno funcionamiento en la aplicación, uso y aprovechamiento de fuentes y herramientas renovables. En consecuencia, proyectos que atiendan dicha premisa lograrán consolidarse en el futuro.

En síntesis, se podría confirmar que los proyectos de inversión que omitan contemplar un componente innovador en el mercado no podrán alcanzar la consolidación a largo plazo. Así mismo, si los proyectos impactan de manera negativa al medio ambiente y descartan integrar componentes sustentables tendrán grandes complicaciones para lograr un funcionamiento factible y exitoso dentro de los nuevos modelos de negocio.

Lo que vendrá

El lunes 2 de julio nuestro país no sólo amaneció con un Presidente electo por un amplio margen de votos, sino también con una marcada recomposición política a lo largo y ancho de su territorio. Las elecciones federales y locales han generado alternancia en todos los niveles de gobierno. Lo que abre la puerta de distintas visiones sobre el quehacer público.

En lo que respecta a nuestra entidad, se han renovado ayuntamientos, diputaciones federales y senadurías. Nos encontramos con un nuevo panorama conformado por actores políticos que iniciarán un periodo de gestión en el que intentarán trabajar por el bienestar y el progreso de nuestro Estado. En ese tenor, y tomando en cuenta que el gobierno federal estará encabezado por un Presidente convencido de la necesidad de un cambio de rumbo en nuestro país, resulta impostergable reflexionar sobre el futuro de nuestra entidad en materia de desarrollo económico e inversión.

En lo personal, creo firmemente que el día de ayer los mexicanos vivimos una jornada electoral ejemplar en la que hemos podido constatar el fortalecimiento de nuestra democracia y las instituciones que la procuran, llegando a la innegable conclusión de que la voluntad de los ciudadanos se ha visto reflejada en los resultados que ha arrojado la votación. Por lo tanto, estoy seguro de que la confianza en la inversión seguirá imperando en nuestra entidad, abriéndose nuevas oportunidades para el establecimiento de alianzas entre el sector público y el privado que permitan mantener el crecimiento y el desarrollo en nuestro Estado.

Cómo ya lo ha mencionado el Gobernador a través de las redes sociales, el Presidente electo y su equipo contarán con el Gobierno del Estado para dialogar y colaborar en la consecución de las metas de un México de cambio. Aprovechemos el buen clima político que ha resultado de esta elección para seguir impulsando el cambio a través de proyectos de inversión que potencialicen el desarrollo de sectores productivos. Establezcamos las alianzas por la innovación y la sustentabilidad en nuestra entidad. Y demostrémosle al mundo que Quintana Roo es y seguirá siendo un polo de crecimiento económico que se presenta como la ventana más atractiva para conocer nuestro gran país.

Hannover Messe 2018

La última semana de abril se celebró en la ciudad de Hannover, Alemania, la feria industrial más grande e importante del mundo. Albergando más de 225,000 visitantes de alrededor de 70 países y un gran porcentaje de potenciales inversionistas del sector.

En esta edición México participó como país de honor, convirtiéndose en el primer país latinoamericano con dicha distinción. La delegación de nuestro país contó con la presencia de más de 240 empresas y 18 gobiernos estatales, entre ellos el Estado de Quintana Roo, asistiendo por primera vez en su historia a una feria sobre el sector en cuestión.

 La Secretaria de Desarrollo Económico lideró la participación de Quintana Roo en tan relevante encuentro industrial, presentando al público los sectores que el gobierno estatal impulsa a través de la plataforma “ProQuintanaRoo”, promoviendo al estado como un destino de inversión, difundiendo las principales áreas de oportunidad para el desarrollo de negocios productivos en la entidad y buscando potenciales proyectos orientados al establecimiento de cadenas de producción y manufactura digital.

   Sin duda resulta sumamente relevante que a través de diversos esfuerzos como el señalado se procure diversificar el desarrollo económico en el estado. México se ha posicionado como el noveno destino de inversión más atractivo del mundo. Nuestro país es el principal exportador de manufacturas de alta y media tecnología entre los países del G20 (de acuerdo con el porcentaje del PIB) y es ya el segundo destino mundial más atractivo para el establecimiento de negocios basados en la industria 4.0. Por lo tanto, Quintana Roo debe canalizar las oportunidades del sector y avanzar significativamente dentro de la media nacional aprovechando las ventajas competitivas que le otorgan la posición geográfica, la conectividad, los recursos naturales y el capital humano que caracterizan a la entidad.

   En aras de contar con mejores índices de desarrollo social y económico en nuestro estado, se debe de trabajar para hacer de Quintana Roo un espacio confiable para la inversión y buscar respaldar los esfuerzos de las entidades públicas y privadas que apuestan por la creación de nuevas oportunidades de negocio en la entidad. La participación en Hannover demuestra la concreción de una nueva visión de cara al futuro.

 

Destino de negocios

En las últimas décadas, Quintana Roo se ha proyectado hacia el país y el resto del mundo como un destino turístico que alberga innumerables opciones de descanso y esparcimiento para visitantes nacionales y extranjeros. Tan sólo en 2017, llegaron a Quintana Roo 17 millones de visitantes, cifra que ha contribuido a que México se ubicara en el 8º lugar mundial en turismo.

El impacto económico generado por el turismo también ha impulsado el empleo en la entidad, ubicando a Quintana Roo en el primer lugar del país en crecimiento de empleo, duplicando la media nacional. Dicha situación ha generado un aumento considerable en el número de visitantes que llegan a la entidad para cubrir una agenda de negocios o, en su caso, a emprender proyectos que tienen como finalidad consolidar una fuente de ingreso.
El escenario expuesto ha favorecido a una mayor demanda de espacios de trabajo y, por ende, al desdoblamiento de proyectos que pretenden captar un mercado creciente en la entidad. Son cada vez más frecuentes las visitas que responden a la atención de reuniones, convenciones o foros de negocio. Conferencias del sector financiero, cumbres mundiales, así como foros enfocados a diversas industrias, son algunas de las actividades registradas que reúnen a un gran número de visitantes con objetivos comerciales. Por lo tanto, existe un área de oportunidad importante para la proyección de un recinto con infraestructura de primer nivel para albergar ferias, exposiciones, conferencias y encuentros comerciales. Y otra área de oportunidad para el desarrollo de proyectos inmobiliarios que alberguen espacios corporativos atractivos.

En síntesis, podría afirmarse que comienza a proyectarse una nueva concepción sobre nuestra naturaleza productiva. Quintana Roo ya no es un lugar que solamente atrae a millones de turistas, sino que también convoca a grupos empresariales e inversionistas a emprender actividades de índole comercial. Quintana Roo es un destino que conquista el mercado turístico y simultáneamente abre sus puertas al establecimiento de nuevos negocios

El Reto Agroindustrial

La agroindustria es la actividad económica que comprende la producción, industrialización y comercialización de productos agropecuarios, forestales y otros recursos naturales. En México, la industria de alimentos procesados ha crecido principalmente a raíz de la productividad, la disponibilidad de materias primas, la competitividad para atraer inversión extranjera y las capacidades del país para fungir como plataforma de exportación hacia más de 40 países con los que se tienen tratados de libre comercio.
Según datos desarrollados por “ProMéxico” a través del mapa de inversión en el país, en 2016 la producción de la industria de alimentos procesados en México fue de 104,110 millones de dólares, lo que representó el 5.8% de la producción total de nuestra nación. Sin embargo, en Quintana Roo la inversión extranjera directa en el sector apenas suma los 2.8 millones de dólares, mientras que en estados como Baja California Sur dicha inversión alcanza los 235 millones de dólares.
Si tomamos en cuenta que otros estados del país con importantes inversiones en el sector turístico han podido complementar la atracción de inversiones hacia otros sectores productivos, resulta impostergable el análisis de dicha posibilidad en Quintana Roo. El desarrollo turístico, habitacional y comercial que de manera sostenida se ha presentado en el destino durante los últimos años, se encuentra ligado al crecimiento de la demanda de insumos que se han cubierto en gran medida por la oferta de productos importados del mercado extranjero, quedando relegada la inversión en la producción de la oferta local.
El reto que enfrentamos como estado se centra en desarrollar la producción de alimentos que podrían cubrir gran parte de la amplia demanda del sector hotelero y, a la vez, aprovechar el potencial crecimiento, la conectividad y la ubicación geográfica para cubrir mercados extranjeros a través de la exportación. La consecución del reto expuesto sentaría las bases para generar la diversificación de la actividad económica en Quintana Roo.