Web Analytics
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
periodico basta
Somos parte de:
Domingo 21 Abril del 2019
cielo claro 21°

Astillero

Oposición tipo Venezuela

por Julio Hernández

@julioastillero

Es probable que los ideólogos (si los hay) de la oposición al obradorismo deban leer con cuidado, y extraer lecciones, de la historia política de Venezuela durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. No para nutrir su hasta ahora tan fallida campaña propagandística que pretende equiparar lo que está sucediendo en México con la etapa del chavismo-madurismo. Por el contrario: para que esa derecha y similares estudien los graves errores de los adversarios de estos gobiernos bolivaristas y no los repitan ante un presidencialismo andresino que, al menos hasta este momento, goza de un respaldo popular aplastante.
El caso de la Comisión Reguladora de Energía permite ver con claridad esa venezolización desde la derecha que pretenden practicar los partidos adversos a Morena y a su jefe máximo, el presidente de la República. En lugar de propiciar ciertos acuerdos viables (finalmente, para eso es la política, y sus variantes son infinitas) y así aprobar en el Senado la cuarteta medianamente aceptable de los aspirantes a comisionados que finalmente fueron designados, los legisladores de PRI, PAN, PRD y MC optaron por hacerle el vacío político al obradorismo, para alcanzar así esa oposición, tan minoritaria, una victoria pírrica: hacer que el presidente de la República cargue con la responsabilidad de esas designaciones y hacerse de una bandera menor de lucha, denunciando “autoritarismo” y “predictadura” cuando la estadística más simple muestra la ínfima condición de esa oposición y la mayúscula acumulación de apoyo hacia el morenismo-obradorismo (la nueva versión del PRI-gobierno, que fue aplanadora electoral, autopista para un imparable carro completo).
Tan desechables en términos políticos han sido la bandera y la “victoria” de esa oposición, que el político tabasqueño salió a la plaza pública denominada La Mañanera con un evidente buen humor y un alegato que no por exitoso ante las audiencias deja de ser retorcido: el rechazo por partida doble de las ternas propuestas por López Obrador para la CRE sería un hito democrático, un avance cívico, pues al rechazar dos veces las propuestas del presidente se estaría demostrando la independencia del poder legislativo (como si Morena y sus aliados hubieran sido los rechazadores y no los complacientes) y al devolver al Ejecutivo federal la facultad de designación personal de esos comisionados se estaría cerrando una especie de círculo virtuoso (cuando la legalidad vigente mantiene esa facultad presidencial extrema como un mecanismo de seguridad institucional ante fallas en los procesos legislativos en los que debería primar la pluralidad, no el dedo superior, y la búsqueda del consenso, no el atrincheramiento de cada facción).
Este episodio permite vislumbrar el gran error de lo que aspira a conformarse como oposición mexicana: siguen cediendo terreno al político dominante (AMLO), como la oposición venezolana lo hizo en ciertos momentos clave ante Chávez y Maduro, tratando de “exhibir” el “autoritarismo” de estos, aunque los mecanismos legales  e institucionales permitían a esos presidentes, cada cual en su momento, servirse de las facultades constitucionales, legales y reglamentarias, y de las políticas, para avanzar en su proyecto y ocupar los espacios que en su fallida táctica iban dejando los antichavistas y antimaduristas.
Si se descuidan esos opositores nativos, y se empecinan en no entender la aritmética dominante, podrán reproducir escenarios venezolanos en México, no en cuanto al ejercicio del poder hasta ahora vigente, el del chavismo-madurismo, pero sí en cuanto a una oposición insustancial, torpe y dependiente de factores extranjeros e intereses empresariales, decidida a buscar el fuera de lugar más que a practicar su propio juego y buscar goles prácticos.
Donald Trump amenaza y se reconcilia, ofende y felicita, avanza y retrocede, en un ballet de la aberración que no tiene límites. Aun cuando no ha declarado formalmente abatida la advertencia de que cerraría esta semana tramos de la frontera con México, el multimillonario siempre sorprendente (y, al mismo tiempo, nunca sorprendente) ha hecho saber que concede a México un plazo de un año para que sea frenado el flujo de migrantes (que con su mano de obra barata apuntalan la economía gringa) y de drogas (que los habitantes de Estados Unidos consumen en descomunal exigencia de suministro) o, en castigo y en pleno proceso trumpiano en busca de reelección, impondrá aranceles de 25 por ciento a vehículos automotores que fueran ensamblados en nuestro país y/o cerraría la frontera.
Mientras tanto, el presidente de la Junta de Coordinación Política de la cámara de diputados, Mario Delgado, ha anunciado que todo está listo para que la semana próxima se apruebe una reforma laboral. La premura del mando morenista coincide con la advertencia hecha en días pasados por Nancy Pelosi, jefa política de la correspondiente cámara estadunidense, dominada esta por miembros del Partido Demócrata, de que México debe mejorar las condiciones de los trabajadores, como condición imprescindible para la firma del tratado de libre comercio en su segunda edición. ¡Gracias, políticos gringos!
Alejandro Rojas Díaz Durán no ahorra títulos descalificatorios para describir políticamente a Yeidckol Polevnsky, la presidenta formal del partido Morena. Lo menos que le dice es que es una hechura de Raúl Salinas de Gortari. Aun cuando sea expulsado, como está siendo considerado en la cúpula de mando de ese partido, Rojas Díaz Durán está protagonizando la mayor crítica y eventual escisión en el cuerpo del partido ahora hegemónico.
El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, ha enfrentado con déficit político y democrático la investigación presentada por la periodista Sonia Serrano en el diario NTR de aquella entidad. Sin adjetivar, con puros datos concretos, se han mostrado los puntos de contacto entre un empresario amigo del mandatario estatal, una abogada antes empleada en notarías de la familia Alfaro y la “licitación” amañada de contratos de miles de millones de pesos para compra de maquinaria para obras oficiales. ¡Hasta el próximo lunes!

El navegante Marcelo

En su papel de canciller, Marcelo Ebrard Casaubon se está especializando en poner buena cara a los malos tiempos. Pase lo que pase, él asume posturas de enterado y partícipe de movimientos o jugadas de las que quedó fuera o a las que llegó como convidado. En el torbellino del estilo obradorista, con tantas voces y manos opinando y actuando a reserva de que el jefe determine lo que a última hora sucederá, el discípulo favorito del difunto Manuel Camacho Solís navega como puede.

Por ejemplo, recicló palabras de Mike Pompeo, su homólogo estadunidense, y las puso en el escaparate mediático como si fueran una especie de logro político o promesa firme y segura: el secretario de Estado del vecino país del norte habría asegurado que este gobierno no cerrará la frontera con México (como el presidente Trump ha dicho en varias ocasiones).

Conforme se lee la nota del caso, la contundencia de la interpretación ebrardista se va desvaneciendo. “No hay cierre de ningún punto” fronterizo, dijo el político de ya larga carrera multipartidista, pero, bueno: “nos han dicho que no va a ocurrir y esperaremos que no ocurra”, matizó enseguida el secretario de Relaciones Exteriores. En realidad, fue precisando, Pompeo informó a Ebrard que “no tienen intención de cerrar, pero sí están enfrentando un mayor flujo” de migrantes, lo que está obligando al gobierno estadunidense a destinar más personal a atender los asuntos migratorios, multiplicados, lo cual provoca aglomeraciones de vehículos en los puntos de cruce de un país a otro.

Esta columna, con aspiraciones de agente vial y pretensiones de un doctorado en geopolítica de cuatro llantas rodantes, supone que si esos problemas siguen complicándose, porque México no “detiene” a los migrantes que vienen del sur, podría suceder que, aún sin querer queriéndolo, los pasos fronterizos queden virtualmente cerrados (“¡Oh, Pompeo, ¿acaso me habéis mentido?!”: futuro entremés marcelino) Ah, pero hubo otro punto de apoyo para el optimismo declarativo del diplomático Marcelo: “lo que sí puedo decir es que no tienen planeado un cierre fronterizo completo” (pseudoprimicia informativa de Ebrard que, en realidad, había sido postulada desde días atrás por el mismo Trump).

Más allá de las andanzas del escurridizo precandidato Ebrard, lo preocupante son las cesiones, explícitas o confidenciales, que el gobierno obradorista está haciendo al beligerante trumpismo que necesita a México como trofeo de caza para incentivar al electorado supremacista y antimigrante de Estados Unidos en la próxima recolección de votos, con sentido reeleccionista.

No es cuestión de “prudencia” sino de realidades políticas. México está cediendo demasiado a Trump al aceptar la aplicación de las políticas de este contra la migración centroamericana y caribeña y al convertir a nuestro país en un patio trasero para acomodo de los flujos migratorios que Estados Unidos no desea más.

La visión de Palacio Nacional es sumamente pragmática pero igualmente riesgosa: los pocos o muchos avances de la llamada Cuarta Transformación estarían en riesgo de caída o disolución si se produjera una complicación económica o financiera a partir de botones ubicables en Washington y en Nueva York. Pero, en aras de esas expectativas de corrección nacional, el obradorismo ha renunciado hasta a la oratoria defensiva, delineando con claridad los verdaderos límites de un eventual proyecto de cambio verdadero.

Este viernes vuelve la presencia masiva del magisterio disidente a las calles de la Ciudad de México. Aún cuando los directivos de la cámara de diputados (Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo) han anunciado que no hay fecha obligada para discutir y eventualmente aprobar las reformas a las reformas peñistas en materia de educación, miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación sesionarán en la capital del país y mostrarán nuevamente su disposición a pelear a fondo ante lo que consideran una modificación a medias, o menos que a medias, de aquella “reforma educativa” peñista de la que el mismo Mario Delgado aseguró que no quedaría ni una coma.

La administración obradorista ha ido manejando sus necesidades de reajuste de promesas de campaña, e inclusive de retrocesos, sin que los segmentos sociales afectados hayan podido oponerse con fuerza a esas decisiones del nuevo poder. Pero, como ha sucedido en otros sexenios, la fracción magisterial no oficialista (la CNTE en general y, en particular, su base actualmente más participativa, la sección 22 de Oaxaca) mantiene una tensión sobre el tablero de ajedrez que no puede ser desactivada solo con recursos retóricos o con ofertas de posteriores ajustes.

En ese tablero va moviéndose una fuerza antes desplazada y ahora en proceso de recomposición: el gordillismo que mantiene sus piezas en busca de recuperar la dirección del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y, además, en busca de rehacerse de un instrumento partidista, al estilo de lo que antes hizo con el Partido Nueva Alianza (el Panal).

Bajo la denominación de Redes Sociales Progresistas y con la abierta participación, como dirigentes, de un nieto y el yerno de la profesora Elba Esther Gordillo, el futuro partido RSP plantea “apoyar” al obradorismo pero desde una posición relativamente independiente, propicia para negociaciones al estilo del citado Panal, ahora desaparecido, o los demás partidos bisagra o satélites, el Verde, el del Trabajo y el PES desaparecido como tal pero en proceso de reconstitución como Partido Encuentro Solidario. ¡Hasta mañana!

Puebla y BC: ganaría AMLO

Todo apunta a que Morena ganará las primeras dos elecciones estatales ordinarias que se realizarán después de la aplastante victoria presidencial y legislativa del año pasado. Pero, más que Morena (un movimiento de amplio espectro, que no logra una estructuración e institucionalización verdaderas como partido), el previsible ganador será nuevamente Andrés Manuel López Obrador, como personalísimo fenómeno mediático y político que transfiere su popularidad y arrastre a los candidatos a los cargos que sean y en las condiciones que sean./

Puebla y Baja California serán, en esas condiciones, una suerte de referéndum, informal pero plenamente indicativo, respecto al ánimo social ante la manera de gobernar de López Obrador, con la característica especial de que durante largo tiempo ambas entidades federativas han sido asiento de poder del panismo./

La modificación del escenario político poblano ha sido vertiginosa y fue producida por un suceso mortal que ha generado especulaciones varias. El panista Rafael Moreno Valle fue el jefe real de una facción política que sabía negociar con un abanico amplio de personajes, que iba desde la profesora Elba Esther Gordillo hasta el propio obradorismo.

Obstinado en imponer a su esposa como virtual sucesora (aunque hubo un periodo de “transición”, con Antonio Gali como minigobernador de paso), lo logró de manera efímera, pues la gobernadora ya en funciones, Martha Erika Alonso, falleció junto con el propio Moreno Valle en lo que hasta ahora es considerado oficialmente como un accidente, sin visos de comisión intencional./

Las dos muertes poblanas significaron un giro total en la política estatal. El grupo hegemónico perdió al jefe que era el orquestador de alianzas dentro del alicaído Partido Acción Nacional y también con Morena y el obradorismo. Ahora, con Miguel Barbosa como candidato reincidente (impuesto de manera cantada por Yeidckol Polevnsky, ejecutora marcial de órdenes superiores) todo apunta a que el morenismo obtendrá el triunfo en Puebla que el morenovallismo impidió en el pasado reciente a golpe de fraude electoral./

Esa ruta de victoria morenista en Puebla no parece ser afectada por el forcejeo interno protagonizado por Alejandro Armenta e impulsado por su coordinador de senadores, Ricardo Monreal.

Distinto parece el panorama en Baja California, donde la victoria de Jaime Bonilla podría darse con una diferencia menor de la prevista, ante la irrupción de Jaime Martínez Veloz, quien ha mantenido una posición progresista a su paso por el PRI, PRD y, con brevedad, Morena. Coahuilense de origen pero partícipe de la política bajacaliforniana desde muchos años atrás, Martínez Veloz buscó ser candidato a gobernador, pero se le “invitó” a dejar que Jaime Bonilla, muy bien visto en Palacio Nacional, fuera el abanderado, razón por la cual se le había sembrado como “superdelegado” de programas federales en la misma entidad que ahora busca gobernar./

Como en Puebla y, antes, en la Ciudad de México, en el proceso que asignó la candidatura a gobernar la capital del país a Claudia Sheinbaum y no a Ricardo Monreal, la postulación se fundó en supuestas encuestas de opinión que nadie ha conocido, más que la autoridad partidista anunciadora del “resultado” de origen fantasmal. De buscar la presidencia de Tijuana, Martínez Veloz pasó a ser candidato a gobernador a nombre de una coalición de fuerzas que han decidido utilizar el registro del PRD./

A pesar de todo, la fuerza personal de López Obrador parece suficiente para que el panismo morenovallismo termine de ser desplazado de forma tajante de Puebla y que el panismo bajacaliforniano cierre ya un ciclo de treinta años de poder estatal ininterrumpido, desde que Carlos Salinas pagó a Acción Nacional con esa primera gubernatura, para Ernesto Ruffo, la “legitimación” de facto que el panismo hizo al gobierno salinista acusado de haberse instalado mediante un fraude electoral.-

El periodista Carlos Loret de Mola ha denunciado las amenazas de agresiones físicas y muerte que en su contra han proferido presuntos líderes de organizaciones criminales que comercian el pez totoaba, cuyo buche, de presuntas virtudes medicinales y afrodisiacas, alcanza precios muy elevados en el mercado negro internacional. Entre otros testimonios de esas amenazas está una videograbación hecha por Sunshine Rodríguez, quien de forma directa advierte a Loret de Mola que no lo matará, pero sí le tumbará los dientes en cuanto lo encuentre, cosa que el emisor del amago considera que tarde o temprano se dará./

Ese cuadro de peligro físico para Loret de Mola ha llevado a su padre, Rafael, periodista y escritor de larga trayectoria, a anunciar que renuncia a la actividad periodística y que responsabiliza al presidente López Obrador de lo que les llegue a suceder a él y a su hijo, conductor de programas de Televisa./

En ambos casos, y más allá del señalamiento específico contra el presidente de la República, respecto a lo cual no se dan pruebas o sustento, es necesario advertir el riesgo que significan esas amenazas y señalamientos de presuntos delincuentes contra quienes ejercen el periodismo./

La contaminación atmosférica en la Ciudad de México sigue provocando la declaratoria de “contingencias ambientales” como medidas provisionales, usualmente aplicadas en los fines de semana y suspendidas al inicio de la semana laboral, como si la reanudación en lunes de los tóxicos ríos automotores significara un atenuante y no un agravante de la situación./

Y, mientras en el norte del país se está en tensa espera del desenlace de las amenazas de Donald Trump de cerrar la frontera entre Estados Unidos y México, y en el sur avanzan las caravanas de migrantes que, provenientes de Centroamérica y El Caribe, buscan llegar a la línea limítrofe, con la expectativa de internarse al país imperial, ¡hasta mañana, con un presentador de Fox News llamando “estados mexicanos” a Guatemala, El Salvador y Honduras!

Pobreza franciscana: más recortes

Mientras la discusión pública se centraba en los temas del abucheo finsemanero en un estadio de beisbol y en la solicitud andresina de disculpas sobre todo hispanas (el Papa Francisco hizo saber que él ya dijo en su momento lo que tenía que decir sobre el asunto), el cuasi arcángel Poncho Romo (mensajero divino) hizo saber a empresarios estadunidenses asentados en México que “vamos a pasar de una austeridad republicana a una pobreza franciscana”./

Heraldo de la intimidad obradorista en materia de empresas e inversiones, Romo le dijo a su audiencia representativa de capitales extranjeros, en un tono ligeramente conminatorio: “Créanle al presidente, porque, lo que dice, lo hace (…) No duden”.

Y extendió ante los presentes la tabla de los nuevos mandamientos en materia de austeridad y restricciones: “Las últimas dos semanas (el presidente) nos ha pedido más recortes. El problema de recortar tanto es que veo a las secretarías agobiadas, porque les quitaron una gran parte del presupuesto y de la gente”./

Pero, aseguró el virtual vocero presidencial para asuntos empresariales, “hay determinación a no incurrir en déficit fiscal. No tengan duda. Primero hace otras cosas (López Obrador) que no cumplir ese mandato. Para bien o para mal; ya veremos después cómo corregimos”. El sacrosanto dogma del no al déficit fiscal, reivindicado en su pedestal prioritario a unos días de que el propio presidente de la República había dado por abolida la política neoliberal y su modelo económico de rapacidad, chantaje y entreguismo./

Ya ante reporteros, la sinceridad del arcángel del recorte se volvió relativa prudencia: “No nos dijeron de cuánto (será el recorte), porque queremos ser muy responsables fiscalmente. El Presidente nos lo pidió en el Salón de Tesorería y estamos todos analizando si algo sucede. Si no ocurre, no pasa nada.

Es como de previsión, exactamente, porque queremos cumplir 100 por ciento lo que hemos dicho. Será en todas las secretarías” (las citas referentes este tema han sido tomadas de la nota de Susana González en La Jornada, https://goo.gl/jr1ivk )./

Las expectativas respecto a “si algo sucede” no tienen correspondencia grave con los datos económicos, bursátiles y financieros inmediatos. El obradorismo parece contento con los números oficiales relacionados con su gestión en el terreno económico y hay suficientes voces en las redes sociales que reprochan a sus contrincantes el haber anunciado o deseado un apocalipsis económico que no se ha presentado. Y, sin embargo, se prevé un recorte más en las secretarías de Estado, como “previsión”, por “si algo sucede”, según palabras del jefe de la oficina presidencial./

Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente López Obrador, entró en un primer plano político a partir del Video de Comalcalco, tomado en una zona arqueológica del municipio ubicado en Tabasco. Escritora e investigadora, con grado doctoral, y experiodista, ha declinado la tradicional designación de “primera dama” y, en consonancia con esa decisión, no preside ni dirige el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, conocido como DIF, coto históricamente destinado a la cónyuge del presidente en turno, para su lucimiento personal mediante el uso de programas asistenciales./

En cambio, Gutiérrez Müller preside el Consejo Honorario de la Coordinación Nacional de Memoria Histórica y Cultural de México. Un cargo menor, de apariencia difusa, que sin embargo está suministrando al presidente de la República la base argumental del lance internacional más polémico y estratégico del gobierno federal.

Aparte de acompañar de manera muy simbólica al presidente de la República con una pirámide detrás de la toma hecha en Comalcalco, la historiadora hizo ya en el acto oficial correspondiente, en el municipio de Frontera, una amplia exposición de lo sucedido en Centla, Tabasco, quinientos años atrás (https://goo.gl/p6ZS8x ). A querer o no, la figura de la señora Gutiérrez Müeller tendrá otras connotaciones a partir de este episodio histórico, diplomático y político.-

Ayer estuvo el presidente de la República en Baja California. No visitará más la entidad, para entrega de recursos asistenciales, hasta después de las elecciones de congreso local, presidencias municipales y gubernatura, para que no se le acuse de utilizar los programas gubernamentales para apoyar a su partido, Morena. La llegada a Mexicali provocó que reporteros locales buscaran, como es la naturaleza de su oficio, declaraciones del visitante que es un paradigma informativo./

En particular, la prensa bajacaliforniana pedía que AMLO precisara si su visita tiene relación con los problemas internos de Morena, cuyo candidato a gobernador, Jaime Bonilla (el primero de los “superdelegados” en pasar de esta condición a la de competidor electoral), está siendo cuestionado por la forma en que se impuso su postulación y se trató de imponer otras candidaturas. AMLO se negó a responder a esas solicitudes de la prensa local, señalando que él es dueño de su silencio e invitando a la conferencia mañanera que realizará hoy en Tijuana./

La visita de López Obrador tiene implicaciones políticas en cuanto Jaime Martínez Veloz trató de ser el aspirante de Morena a la presidencia municipal de Tijuana, pero fue “bateado” mediante el ya clásico recurso de las “encuestas” fantasmales, que solo conoce la autoridad que anuncia ganador y perdedores. Martínez Veloz ayer mismo se registró como aspirante pero ya no a la alcaldía tijuanense sino a la gubernatura, a nombre de una alianza de fuerzas bajo el registro del Partido de la Revolución Democrática.

Una escisión de este tipo no debería alarmar a la fuerza morena que parece encaminada a poner fin a la hegemonía panista de tres décadas en Baja California, pero el perfil de Martínez Veloz y las corrientes que se están nucleando en torno a su candidatura requieren de tejido político fino en Morena, bajo conducción superior. ¡Hasta mañana!

Judo, más que béisbol

Era béisbol, pero pudo haber sido judo. No intentar el bateo, el ponche o el “control” sino aprovechar el embate del adversario para conseguir puntos propios y buscar una victoria a cuyo final los contendientes se reconocieran con respeto en un saludo respetuoso.

Pero el presidente Andrés Manuel López Obrador prefirió enfrentar el abucheo con pasión de miembro de un equipo en contienda (parte de un partido en un partido, aunque la secuencia de palabras político-deportivas pueda parecer confusa) y no de presidente de todos los mexicanos, incluyendo, desde luego y particularmente, de aquellos que no comparten sus políticas, discursos e ideas.

El presidente López Obrador lo es de aquellos que, como en esta ocasión específica, habiendo pagado un boleto en un estadio deportivo tuvieran a bien aplaudirle a rabiar o silbarle con similar entusiasmo. Y ese presidente, patrimonio común de los mexicanos, debería respetar esos ejercicios, sin oponer el peso privilegiado de sus palabras para tacharlos o etiquetarlos negativamente.

El presidente de México debe estar por encima de chairos y fifís, en particular si advierte que esa terminología beligerante está ahondando la división social y provocando enfrentamientos. No bastan, desde luego, los llamados a la reconciliación y al “amor y paz” que hace ese presidente cuando trata de sanar las dolencias de gobernadores de partidos contrarios a Morena que sufren rechiflas y maltratos en actos institucionales.

Esos exhortos a la pacificación política debió aplicarlos AMLO a sí mismo el sábado de la inauguración del estadio beisbolero Alfredo Harp Helú, cuando, en condiciones extraordinariamente favorables para él, beisbolero de corazón, dador de presupuesto privilegiado para promoción oficial de ese deporte, oferente de elogios encendidos al citado Harp Helú, se topó con el sabido y recontrasabido rigor de los espacios públicos dedicados a los deportes masivos, donde la gente va a disfrutar de su predilección y no a escuchar o a aplaudir a políticos, sean del signo que sean. Es amplia y debería ser educativa la lista de políticos damnificados en sus asomos a actos deportivos masivos.

Las reacciones iniciales al primer abucheo público a López Obrador han pretendido (en consonancia con esa división social alimentada desde especulaciones y posicionamientos facciosos) convertirlo en cualquiera de dos extremos: una muestra del creciente rechazo al político tabasqueño (lo cual no tiene respaldo en las encuestas de opinión más recientes) o una conspiración de antiobradoristas que le tendieron una trampa (la presencia de José Antonio Meade en las gradas sería una de esas “pruebas” del complot).

Ninguno de esos extremos tiene sustento, a juicio de esta columna. López Obrador mantiene una alta popularidad y una plena confianza de la gran mayoría de los mexicanos, aunque es evidente que subsiste una franja activa de ciudadanos que en legítimo ejercicio de sus derechos se oponen a las políticas de la llamada Cuarta Transformación.

Sin embargo, esas altas cuotas de aceptación pública de López Obrador no pueden ser eternas. La luna (de miel) también tiene fases menguantes. La dura realidad económica, la inseguridad pública creciente, la corrupción sin culpables (de primer nivel) en proceso de real castigo y los problemas presupuestales y de operación administrativa, podrían erosionar parte del gran capital político del tabasqueño.

En ese contexto, el presidente de México debería pasar a una fase de verdadera disuasión de enconos, de aceptación expresa de la validez e importancia de la oposición y sus críticas y de exhortación a deponer conductas violentas, en las redes sociales, en los actos públicos y en el discurso oficial. Más que responder burlonamente a la porción adversa de la tribuna, aprovechar ese momento para confirmar la altura de miras, que debe incluir el respeto a la diversidad. Judo, en este difícil momento histórico, más que beisbol.

Crecen las expresiones de descontento con la operación política de Yeidckol Polevnsky. Un monrealista pleno, Alejandro Rojas Díaz-Durán (antes fue un entusiasta partícipe del grupo encabezado por Marcelo Ebrard), anunció que solicitará a la comisión de quejas de Morena que se revise la actuación de la exdirigente empresarial y se castiguen los actos divisorios y violatorios de la legalidad partidista que le imputan, particularmente en los procesos de designación de candidatos a puestos de elección popular en Puebla (favoreciendo a Miguel Barbosa y en demérito del senador Alejandro Armenta), Tamaulipas (permitiendo maniobras del gobernador panista de la entidad, Francisco Javier García Cabeza de Vaca), Baja California y Quintana Roo.

En el caso de Baja California, Jaime Martínez Veloz ha pasado de la condición de aspirante a ser candidato de Morena a la presidencia municipal de Tijuana, a considerar la posibilidad de ser aspirante a la gubernatura del estado por el Partido de la Revolución Democrática.

Martínez Veloz apareció en todas las encuestas de opinión realizadas por fuera de Morena como el puntero indiscutible, pero una encuesta “fantasma”, esgrimida por el peculiar delegado de Morena en la entidad, Leonel Godoy, quien fue gobernador perredista de Michoacán, estableció que otro debería ser el abanderado. Tal “encuesta” fue invalidada por el órgano superior de Morena, pero ello no llevará necesariamente a que Martínez Veloz sea postulado. Hoy habrá decisiones en este caso.

En Chiapas, mientras tanto, la profesora Elba Esther Gordillo se mostró en público, luego que en esa, su tierra natal, arrancara el proceso de convenciones estatales para constituir su segundo partido político personal (el primero fue el Partido Nueva Alianza, denominado astilladamente Panal, con su elbeja reina).

El partido de las Redes Sociales Progresistas tiene como impulsores al yerno y al nieto de la profesora Gordillo (Fernando González y René Fujiwara, respectivamente) y a Juan Iván Peña. Gordillismo rumbo a las elecciones intermedias. ¡Hasta mañana!

Las nada idóneas ternas

Hasta ahora, la deshilachada oposición senatorial al obradorismo había votado a favor de todas las propuestas que el presidente López Obrador le había enviado. En un caso, el de la Guardia Nacional, incluso con una casi impensable unanimidad de votos (impensable en las circunstancias actuales: división y polarización galopantes).

Pero se rompió ese encanto tan quebradizo de origen: el punto de quiebre lo posibilitaron las ternas increíblemente faltas de idoneidad que el poder ejecutivo envió al legislativo para cubrir vacantes en la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Ignorancia, improvisación y oportunismo en algunos de los nombres propuestos, cuya zafiedad política, técnica e incluso meramente declarativa fue exhibida de manera inmisericorde en redes sociales y medios de comunicación masiva: desde el aspirante que al no saber que un “CEL” era un Certificado de Energía Limpia terminó en la grotesca jugarreta de identificar tales siglas con un teléfono celular, hasta la aspirante que batallaba para decir algo más que nada a la hora de exponer sus conocimientos y habilidades, que en realidad eran lo contrario, en los exámenes que el control morenista hizo pasar como aprobados en las comisiones de trabajo (con el sombrero dominante del empresario de corridas de toros y de explotación de carbón en Coahuila, Armando Guadiana, como distintivo propio de alguna caricatura memorable Del Rosal humorístico de Eduardo del Río, Rius, a quien se rinde homenaje perpetuo.

Pero tal aprobación de “idoneidad”, generada por la aritmética morenista dominante en ciertas fases del proceso, se topó con una barrera de la oposición al obradorismo: 42 votos de PAN, PRD, PRI y MC (la “nueva oposición”) frente a 75 de Morena y sus partidos satélite. No se alcanzó la mayoría calificada que se requiere para estos nombramientos (dos terceras partes de los votos emitidos). Ahora, el presidente López Obrador deberá enviar otra ronda de propuestas que, de no ser autorizadas por el Senado, llevarán al presidente de la República a la circunstancia legal pero poco legitimadora de designar personalmente a esos nuevos comisionados.

Los increíbles extremos de inhabilidad de la mayoría de los integrantes de esas cuatro ternas (destinadas a que de ellas se nombren a los cuatro nuevos miembros de la CRE) muestra algo que en su momento experimentaron el Partido Acción Nacional y su frívolo y desparpajado ocupante de Los Pinos, Vicente Fox Quesada. En aquella ocasión, el partido de derecha no tenía cuadros suficientes y adecuados para ocupar en sus casilleros de todo nivel el enorme y laberíntico aparato administrativo. Ahora, con el triunfo de Morena y sus aliados, son lamentables las historias que se cuentan respecto a la impericia, la arrogancia y la ignorancia que muestran algunos de los nuevos poderosos no estelares, al despedir personal, cambiar métodos, retorcer procedimientos y habilitar a ocupantes de cargos administrativos, de la punta a la base de sus respectivas pirámides laborales, conforme a cercanías personales, adscripciones partidistas y conveniencias grupales. Lo de la CRE ha sido solo un botón de muestra.

Contra la pericia mostrada en otras circunstancias para salir de situaciones que le son adversas, e incluso convertirlas en clase de judo político, el presidente López Obrador no pudo zafarse del grave enredo provocado por su asistencia a la casa de un directivo de Televisa para tratar ahí asuntos públicos de delicada importancia: los pasos finales para la aprobación legislativa del nuevo tratado norteamericano de libre comercio, la inversión gringa de diez mil millones de dólares para frenar la migración centroamericana desde esta región y el sur mexicano y el manejo específico de este problema en el que México se ha sometido a las necesidades del gobierno de Donald Trump. AMLO insiste en que fue “normal” esa reunión y ha llegado a atribuir las legítimas críticas a tan impropia reunión a “celos”, pretendiendo reducir el asunto a pasiones menores entre medios de comunicación y empresarios.

El recurso de la trivialización se topó, entre otras cosas, con la publicación de un libro en inglés que documenta la “codicia, ambición y corrupción” (tales son los sumarios, bajo el título “Kushner, Inc.”) del visitante nocturno y su esposa, Ivanka, hija de Donald Trump.

El libro, escrito por la reportera de investigación, Vicky Ward, narra la “extraordinaria historia” de esa pareja y, en diferentes páginas, sin darle un apartado especial, describe las maquinaciones del citado Kushner, con el mexicano Luis Videgaray, para poner alfombra roja en Los Pinos al entonces candidato presidencial republicano y para otras tareas políticas “en lo oscurito”.

Astillas: “Retrasados mentales” le parecieron a la senadora de Morena por Coahuila, Eva Galaz Caletti, los reporteros que insistían en hacer preguntas a Armando Guadiana respecto a los conflictos de interés que puede representar el gestionar y conseguir cuantiosas compras de carbón, “de emergencia”, por parte de la Comisión Federal de Electricidad cuando el propio Guadiana es dueño de minas de ese material…

Las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación fueron desactivadas luego que los puntos de discordia fueron ajustados a las exigencias de esos profesores… ¡Hasta el próximo lunes!

Cenar en casa de Bernardo

Es una pifia de dimensiones aún desconocidas, el hecho de que el presidente de México se haya reunido en la casa de un vicepresidente de Televisa con un alto representante formal del gobierno de Estados Unidos, para llegar a acuerdos de índole política, económica, comercial y migratoria.

Resulta desconcertante tal fusión de intereses justamente cuando el presidente de México acaba de proclamar el fin del modelo neoliberal y “su política económica de pillaje, antipopular y entreguista”. Hasta antes de los nuevos tiempos obradoristas, Estados Unidos y Televisa constituían referencias constantes de ese modelo y de algunas de esas políticas.

Cierto es que, ya como titular del Poder Ejecutivo Federal, el político tabasqueño debe actuar con prudencia y diplomacia, pero no aparece en el panorama nada que parezca justificar la sesión de trabajo del presidente de México y el enviado del presidente de Estados Unidos en la casa de un personaje, Bernardo Gómez, el mencionado vicepresidente de Televisa, que con absoluta legitimidad podría tomar ventaja y aprovechar a favor de su empresa, Televisa, y en detrimento de otras empresas, lo que se habló y negoció con el plenipotenciario yerno de Donald Trump.

Lo altamente irregular de esa estampa nocturna de gastronomía y política tiene como agravante la historia política reciente de nuestro país: el rechazo abierto de buena parte de los mexicanos a la recepción sumisa y colaboracionista del gobierno de Enrique Peña Nieto al recibir al entonces candidato presidencial, Trump, en Los Pinos, con trato de presidente en funciones.

La posterior apuesta de Peña Nieto, y de su cerebro operativo sustituto, Luis Videgaray, fue entregarse en brazos políticos del primer yerno de la Casa Blanca, Jared Kushner, con quien se arreglaban los asuntos mexicanos sin tomar en cuenta a los embajadores formales de cada país en el otro.

El agradecimiento de la dupla Peña-Videgaray a Kushner llegó al extremo de que en la última semana de Peña Nieto en el poder se le hizo entrega de la Orden Mexicana del Águila Azteca, la máxima presea mexicana de reconocimiento “que se les otorga a los extranjeros en México por servicios prominentes prestados a la Nación Mexicana o a la humanidad”. El siguiente gobierno, el obradorista, no quiso impugnar y mucho menos retirar esa polémica asignación, atenido a la Doctrina Amnistía: no ver hacia atrás.

En el propio Estados Unidos ha habido fuertes intentos en la clase política por frenar el activismo del yerno Kushner, quien es asesor ejecutivo del presidente Trump. John Kelly, el riguroso general que en ese momento fungía como jefe del gabinete gringo, gestionó que a Kushner se le prohibiera el acceso a documentación privilegiada y secretos de estado, pues se temía y teme que el yerno tenga predisposición a utilizarla para intereses personales o grupales. Kushner es accionista de la editorial que publica The New York Observer y propietario de un negocio inmobiliario.

Una parte de la élite política estadunidense teme que el yerno sea capaz de usar información y de propiciar decisiones presidenciales para favorecer sus intereses comerciales.

A pesar de todo, con un desparpajo impropio de lo que se ha llamado la Cuarta Transformación, se ha propiciado que el vicepresidente de una empresa comercial tan ávida de recomponer finanzas, como es Televisa, haya sido anfitrión de una sesión en la que se habló del curso final del renegociado acuerdo comercial entre países de Norteamérica, de la inversión de cuando menos diez mil millones de dólares que el gobierno de Trump podría allegar a México para que este país continúe fungiendo como barrera contra el paso de centroamericanos a Estados Unidos y de las medidas migratorias en sí, que constituyen un asunto de seguridad nacional. En otros tiempos, eso sería calificado como una reunión con conflicto de intereses, con manejo de información privilegiada y con tufos muy preocupantes para el interés nacional.

A pesar de todo, no logró el Partido Encuentro Social la resurrección tan esperada. Los magistrados integrantes de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no aprobaron la pretensión de los directivos del PES para considerar su número de diputados y senadores (obtenidos como efecto cascada por el imán electoral de López Obrador, no por el PES en sí: consideración astillada) como indicio de que merecía la supervivencia a pesar de no haber obtenido el 3% de la votación nacional.

Expresamente conservadora, dirigida por el “cristiano concurrente” Erick Flores, actual superdelegado del gobierno obradorista en Morelos, esa agrupación se alista, sin embargo, para tratar de reconstituirse con un nuevo nombre: Partido Encuentro Solidario.
En Huexca y en algunas partes de Morelos se produjo en semanas anteriores el primer choque seco entre la izquierda electoral y la izquierda social (agrupaciones en defensa de los recursos naturales, por ejemplo), dado que el gobierno de López Obrador impuso un “ejercicio participativo” (no una consulta legal, con requisitos cumplidos y obligatoriedad de cumplimiento en sus resultados) para tratar de validar la decisión de avanzar en el Proyecto Integral Morelos, que implica la construcción del gasoducto, acueducto y la termoeléctrica.

Guerra sucia contra AMLO

No solo en 2018
Televisa, GCE, EPN
“Operación Berlín”

Se desató una discusión necesaria: el papel de empresarios y hombres de dinero en las maniobras propagandísticas sucias que impidieron en 2006 y 2012 el arribo de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República y que intentaron repetir ese bloqueo en 2018.

Santiago Nieto Castillo, quien fue fiscal de asuntos electorales en un tramo del sexenio de Enrique Peña Nieto, y fue botado de ahí para impedir que siguiera indagando el caso Odebrecht y las relaciones corruptas de esa firma brasileña con la campaña presidencial del mexiquense, dio a conocer datos que, según el planteamiento presentado en la conferencia matutina de prensa, mostrarían un financiamiento irregular de empresas privadas para golpeteo mediático y político contra un candidato presidencial, en este caso, el ahora presidente López Obrador.

El señalamiento directo alcanza a Televisa, a Enrique Peña Nieto, a Gabinete de Comunicación Estratégica y a otras empresas, en diverso grado y con la advertencia de que las sanciones legales alcanzables son menores, ínfimas. Alejandro Quintero fue un personaje central en el tejido de relaciones entre tesorerías de gobiernos estatales y federales y la programación de Televisa.

A través de dos de sus firmas, Grupo Tv Promo S.A. de C.V. y TV Promo S.A. de C.V., logró triangulaciones y maniobró para dar salida legal y financiera a ciertos compromisos políticos, entre ellos la promoción de quien era gobernador del Estado de México, para que llegara a Los Pinos. Publicista de la pasada administración del propio Peña Nieto, Quintero apareció en las redes que propiciaron la elaboración y difusión de un documental que pretendía afectar el crecimiento electoral del tabasqueño.

Otro señalamiento ha alcanzado a empresas cuyos accionistas principales son dos hermanos Berrueto, uno de ellos, Federico, partícipe destacado en la actividad del Gabinete de Comunicación Estratégica, dirigido por Liébano Sáenz, quien fue poderoso secretario particular del entonces presidente Ernesto Zedillo (en la acusación contra Berrueto se mencionó dinero proveniente de otra de las cumbres de la corrupción en el sexenio recién pasado: OHL México).

Conforme a la narrativa utilizada por Nieto Castillo, quien ahora dirige la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (unidad de importancia clave en los procesos contra la delincuencia de tipo económico y financiero), ese aprovisionamiento de dinero a empresas particulares terminó sirviendo para impulsar un documental que sería utilizado contra la tercera candidatura presidencial de López Obrador: El populismo en América Latina, promovido de tal manera (incluyendo exteriores de autobuses del transporte público urbano) que parecía que lo importante era asociar gráficamente al político tabasqueño con figuras del “populismo” como Hugo Chávez y Luiz Inacio Silva, Lula.

Los señalamientos del abogado Nieto Castillo generaron deslindes y revires inmediatos. Federico Berrueto negó cualquier forma de conexión entre contratos signados con empresas particulares y financiamiento de material con intenciones electorales, específicamente de “guerra sucia”.

El Gabinete de Comunicación Estratégica, que suministra estudios en general y, particularmente, encuestas de opinión pública que son reproducidas en medios de comunicación masiva, también se desmarcó. Otra firma, Aleática, señaló de manera tajante que no tuvo nada que ver con ningún documental político.

Pero no fueron los únicos impactos políticos: también se publicó en el diario Eje Central, bajo la firma de Juan Carlos Rodríguez, un reportaje sobre la “Operación Berlín”, referida a un entramado operativo para afectar mediante redes sociales, memes y videos, al propio AMLO en 2018, mencionando como personajes financistas de la trama a Agustín Coppel (Grupo Coppel), Alejandro Ramírez (Cinépolis) y Germán Larrea (Grupo México) y a Enrique Krauze y Fernando García Rodríguez como principales responsables ejecutivos de esa operación.

La coordinadora de la campaña de López Obrador, Tatiana Clouthier, ya había ofrecido datos sobre esa Operación Berlín en su libro de reciente puesta en circulación, titulado “Juntos hicimos historia”. Ahí menciona que el empresario Agustín Coppel inició, a mediados de 2016, el trabajo que buscaría erosionar políticamente a López Obrador.

Contrató al ex diputado panista Jesús Ramón Rojo Mancillas como coordinador y este, a su vez, instaló, a través de la firma Expertaria, “una granja de trolls cibernéticos”, incubó “perfiles apócrifos” y con “cerca de cien empleados, entre publicistas, diseñadores gráficos, editores de video y un nutrido equipo de Community Manager, se encargaban de producir alrededor de veinte guiones diarios que, en cuestión de minutos, se traducían en videos y memes contra el tabasqueño”.

Según lo relatado por Clouthier en su libro, “hasta marzo de 2018, el equipo tenía su principal centro de operaciones en Berlín 245, colonia del Carmen, delegación Coyoacán, en la Ciudad de México”.

En la página 173 del texto mencionado, la diputada Clouthier apunta que “se presume que Agustín Coppel se reunió con Enrique Krauze para encargarle que prepararan contenidos intelectuales más refinados. La encomienda le fue asignada a Fernando García Ramírez, columnista de El Financiero y miembro del consejo editorial de Letras Libres, publicación dirigida por Enrique Krauze”.

Otro de los cometidos “que tenía el equipo de Krauze-García Ramírez”, señala Clouthier, era realizar “investigaciones especiales” que luego “eran publicadas, en formato de artículos de opinión, por diferentes columnistas que se presume fueron Fernando García Ramírez, Pablo Hiriart, Julio Madrazo y Ricardo Alemán, siempre caracterizados por su pensamiento antilopezobradorista”.

La esposa del César

La ministra Esquivel
Contigüidad Corte-Palacio
Sentencias y contratos

Al político y militar romano Cayo Julio César se le atribuye la frase “Mi esposa debe estar por encima de toda sospecha” que luego, reformulada, ha perdurado al tenor de que “La mujer del César no solo debe ser honrada, sino además parecerlo”.

El emisor de tal precepto se había divorciado de su esposa, Pompeya, luego que esta había sido testigo, no participante activo, de una festividad dedicada al dios Saturno, las Saturnalias, en las cuales se daban licencias y excesos en los que podrían participar abiertamente mujeres de diversas clases sociales.

La referencia histórica viene al caso por la designación de una nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que ocupará el asiento dejado por Margarita Luna Ramos. Siempre se mencionó como favorita para el cargo a la abogada Yasmín Esquivel Mossa, magistrada cuyo cargo más reciente fue la presidencia del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México. Con carrera judicial propia, a Esquivel Mossa le ha afectado, en términos de debate público e incriminaciones, su relación con José María Rioboó, un ingeniero mexicano de larga experiencia, quien fundó e impulsó su propio grupo empresarial de diseño integral de proyectos de ingeniería.

No ha sido la carrera profesional de Rioboó, ni su éxito, lo que ha sido esgrimido en contra de la jurisperita Esquivel Mossa, sino las relaciones cercanas, en términos de asesoría y ejecución, del citado ingeniero con el entonces jefe de gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, con el varias veces candidato presidencial y, ahora, con el presidente de la República, quien entre otras cosas ha encomendado a Rioboó tareas definitorias relacionadas con el finiquito del proyecto de nuevo aeropuerto internacional, en Texcoco, y con la construcción y habilitación de sedes aeronáuticas alternas.

La contigüidad de los intereses profesionales de la pareja Rioboó- Esquivel, con quien ahora ejerce el máximo poder político del país, ha generado una crítica que en otros tiempos, con otros personajes en el escenario, habría parecido justa y sostenible en la misma izquierda electoral y en el obradorismo en general.

La imposición de Eduardo Medina Mora como ministro de la Corte suscitó una viva repulsa, al igual que la intención peñista de dejar también a Raúl Cervantes Andrade como ministro de la misma Corte (intención que luego se trocó al instalarlo, a título de canje compensatorio, como procurador general de la República).

No han sido necesariamente las prendas profesionales o técnicas de esos y otros personajes las que han movido a impugnación. Ha sido la certeza pública de cercanías y entendimientos entre esos y otros personajes constitutivos de la jurídicamente indemostrable “mafia del poder”, perteneciente a un pasado cuya repetición se lucha por impedir: los procuradores e impartidores de justicia no solo han de ser honestos (e independientes del poder ejecutivo), sino parecerlo.

Un generoso manto de comprensión a conveniencia se va convirtiendo en costumbre “pragmática” ante este tipo de hechos de los nuevos tiempos políticos. Ni modo que se ponga en la Corte a un enemigo o a alguien que luego vaya a “jugar las contras”, se explica y justifica desde los ámbitos ahora dominantes de la política institucional.

En cualquier otra circunstancia, habría sido un escándalo que el presidente de la República postulara para un asiento en la Corte a la reciente candidata a gobernadora de un estado por el partido gobernante (Celia Maya, en Querétaro), a la esposa de un colaborador cercano y que ahora ejercerá como fiscal de asuntos electorales (Loretta Ortiz) y a la esposa de un asesor y colaborador en diversos momentos administrativos y políticos (Yasmín Esquivel).

Falta ver a cambio de qué se consiguieron los votos senatoriales que pasaron de la primera fase, con 66 votos a favor de Esquivel, a la segunda, con 95 sufragios (29 voluntades cambiaron de sentido, luego de un receso y la segunda votación). Hay que leer pasajes de la historia de Roma (no la colonia sino el imperio).

Astillas: El arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, dijo en su homilía dominical que las mujeres “ya no se arreglan como antes” y están inmersas en un proceso de “cambio de imagen”, así que “las ve uno y ya no hay glamour, parecen como cualquier varoncito, con sus pantalones de mezclilla y sus teléfonos celulares”…

Tuvo un malestar la subsecretaria de bienestar, Ariadna Montiel, y hubo de abandonar la sesión con comisiones de diputados, justamente cuando más interesante e intensa se había puesto esa comparecencia relacionada con estancias infantiles y entrega de dinero en efectivo a padres de niños para pagar a abuelitos, familiares o a una estancia de su preferencia.

Gastritis y acidez, no solo físicas, hicieron que la funcionaria fuese llevada en ambulancia a un hospital del ISSSTE, según se informó posteriormente, precisando que la servidora pública se encuentra “fuera de peligro”… El Caifán Mayor, Óscar Chávez, se presentará este sábado en un escenario y ante una audiencia que no le son usuales: el Foro Sol y el festival Vive Latino.

El cantante y actor (de culto es la película estrenada en 1967, Los caifanes) cumplirá 84 años de edad cuatro días después de su presentación en el anual espectáculo masivo de música alternativa que nació en 1998, aunque en dos ocasiones no se realizó. Nacido en la Ciudad de México el 20 de marzo de 1935, Chávez ha sido un destacado y congruente intérprete y difusor de música folclórica mexicana y latinoamericana y del tipo de canto en su momento llamado “nuevo” y de “protesta”.

Será interesante ver la reacción del público del Vive Latino ante un personaje de tanta importancia como luchador social desde la música y el arte en general… ¡Hasta mañana!

El espejismo de los cien días

Activismo frente a realidad
Guillotinas económicas
En Jalisco: “Darse la paz”

El arribo a los primeros cien días de gobierno obradorista está lleno de contrastes: un dominio pleno del tabasqueño sobre el tablado público y en cuanto a encuestas de opinión que le siguen manteniendo en una promisoria luna de miel con una inusitada porción mayoritaria del electorado; una baraja de proyectos, promesas y primeros avances que, sin embargo, aún no parecen estar plenamente montados sobre tierra firme; un aplastante control político y escénico del tabasqueño, con un gabinete variopinto que nunca alcanza los tonos épicos de su jefe sino los meramente operativos, acaso meramente burocráticos; un activismo mediático desbordado, que de lunes a viernes se desahoga en las conferencias mañaneras de prensa y los fines de semana en actos multitudinarios de reparto de fondos públicos, promesas y reafirmaciones masivas de lealtad política al orador omnipresente.

Y, sin embargo, no todo se mueve a la par del deseo y los énfasis del tabasqueño enjundioso. Algunas empresas calificadoras de procesos gubernamentales y de circunstancias económicas y crediticias van pasando del primer gesto, atento al arranque del obradorismo, a la preocupación creciente en cuanto a los intereses de los grandes capitales, nacionales e internacionales. Los proyectos y promesas del gobierno federal de centroizquierda (que en ocasiones se convierte en centroderecha, como en el caso de los derechos sexuales y reproductivos y, en particular, en el tema de la suspensión voluntaria del embarazo) prenden bien entre un público que está deseoso de cambios profundos pero, al mismo tiempo, esas intenciones se debaten y empantanan en la realidad implacable de una economía lastrada que no da margen a demasiados sueños de modificaciones a fondo y, también, en los tonos disparejos, con ciertos trazos de novatez e impericia, de un gabinete presidencial siempre en un segundo plano, casi solamente acomodaticio a las necesidades inmediatas que les plantea el obsesivo e hiperactivo jefe máximo.

Un presidente de la República convertido en activista incansable no necesariamente garantiza el buen cumplimiento de sus planes y sus intenciones. La realidad globalizada, las implacables fuerzas económicas transnacionales, el peso de las “leyes” del mercado, la amenaza constante de las fluctuaciones cambiarias y la pérdida de la “confianza” de los grandes capitales” son guillotinas invisibles pero muy presentes. Por ello es que López Obrador se mueve sin cesar entre los escenarios clamorosos del activismo político, promisorio y explicativo, y el antiparaíso del obligado realismo político y económico que lo sujeta a leyes prácticas de las que se fuga en el discurso y a las que vuelve, pragmático, en cuanto esos tensos resortes globalizados se muestran incómodos o francamente reactivos.

En todo caso, el hiperactivismo lopezobradorista permite mantener en alerta las lealtades partidistas y facilita la construcción, reconstrucción e incluso reacomodos del discurso político. López Obrador está gobernando pero, sobre todo, está comunicando que gobierna y está reafirmando, afinando y amoldando a la visión de sus conveniencias el discurso político, la comunicación social: una especie de pejepardismo llamado Cuarta Transformación: hacer que mucho parezca que cambia para que al final algo (un poco más o un poco menos de lo deseado o prometido) cambie.

En Jalisco, por ejemplo, el presidente en sus primeros cien días explícitos (pues asumió crecientes funciones de poder apenas un par de días después de la histórica elección del primero de julio del año pasado, ante un Enrique Peña Nieto dando paso a un relevo político acordado y sin guillotina), dijo este fin de semana: “… hay que dejar a un lado los rencores, nada de odios. Tenemos que reconciliarnos. ¿Nos vamos a dar la paz sí o no? Claro que sí. Ya chole, ya que se vaya por un tubo, ya chole con la politiquería, la grilla, ya me tiene hasta el copete. ¿Que ganamos con eso?, nada. Ahora mismo va a subir Carlos Lomelí y se va a dar un abrazo con Alfaro”.-

Un abrazo, ha de decirse, con un inocultable tufo a simulación. Parecido a lo que sucede cuando dos primos pequeños, largamente confrontados, son obligados por el abuelo, padre o tío a darse un abrazo de circunstancias y aparentar que todo ha de resolverse solo por una necesidad escénica. Hablar de “darse la paz” (evidente invocación de misal) es una pretensión religiosa que no puede provocar reales efectos políticos. Tampoco el proclamar que la grilla ya le tiene “hasta el copete” al presidente de la República en turno, pues justamente el encargo del titular del poder ejecutivo federal es político y un de las derivaciones de la política es la “grilla”, se quiera o no.

No son prácticas ni productivas las palabras pronunciadas por el presidente López Obrador en el enconado ambiente jalisciense (donde el perdedor inmediato de las elecciones de gobernador, Carlos Lomelí, fue colocado por Palacio Nacional como superdelegado con pretensiones de gobernador sustituto del ganador, Enrique Alfaro). Tampoco parece alentador que el gozoso practicante de la política diaria, como es AMLO, declare de manera tan temprana que ya está “hasta el copete”.

En Puebla, en alocución dominical, el político tabasqueño insistió en la tonalidad discursiva aparentemente pacificadora: “la cuarta transformación significa la reconciliación nacional. Nada de pleitos, nada de rencores, nada de odios, siempre pensando en el prójimo, en el amor a la familia, amor a la naturaleza , amor a la patria… Esa es la transformación”.

Ahí, en un escenario político y electoral de mucho encono, anunció que se mantendrá atento pero no intervencionista en cuanto al proceso electoral para sustituir a la fallecida Martha Erika Alonso y al gobierno provisional encabezado por el priista Guillermo Pacheco Pulido. ¡Hasta mañana!

Dinero para partidos

• Reformas, de JLP a AMLO
• Asistencialismo y elecciones
• Alito y gobernadores abucheados

En 1977, el presidente José López Portillo, a través de su letrado secretario de gobernación, Jesús Reyes Heroles, impulsó una reforma política que daría presencia y recursos a los partidos de oposición (algunos hasta entonces proscritos de forma intermitente, como el Comunista Mexicano: ese registro del PCM, luego vertido en el Partido Mexicano Socialista, es el que usa el Partido de la Revolución Democrática) y trazaría el camino para cambios como la pionera mayoría opositora en la cámara de diputados, en 1997, y la primera alternancia de siglas en las sillas presidencial, en 2000 con Vicente Fox a nombre del Partido Acción Nacional y del gobierno capitalino, con AMLO postulado por el PRD.

Los incentivos que lanzó el sistema en aquel 1977 (triunfante López Portillo como candidato único a la presidencia) consistieron en una mejorada normatividad electoral, suministro de dinero, prerrogativas y tiempo en medios electrónicos y asignación de asientos en el Poder Legislativo mediante cuotas de representación proporcional.

Al “profesionalizar” la actividad partidista, retribuyéndola con recursos públicos, y al garantizar tajadas plurinominales del pastel congresal, la reforma política reyesherolista inició un camino de alegre descomposición (sería muy rudo usar el vocablo “prostitución”) del sistema político que desembocó en su crisis escandalosa el pasado 1 de julio con el sumamente reactivo triunfo de una opción “distinta”, la del obradorismo.

Ahora, ese obradorismo ha propuesto cerrar a la mitad la llave del financiamiento público para los partidos políticos. Es más que justificada esa intención, pues los partidos y sus camarillas dirigentes se han convertido en mecanismos groseros de disfrute de recursos públicos, un auténtico banquete de corrupción e impunidad.

La otra parte del binomio nefasto la forman las instancias de organización (Instituto Nacional Electoral y su versión en cada entidad federativa, el correspondiente Organismo Público Local Electoral) y la jurisdiccional (el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y sus expresiones regionales y locales). Miles de millones de pesos, al año, descargados en un aparato electoral oneroso y, con frecuencia, ineficaz.

Sin embargo, a diferencia de lo hecho por el presidente López Portillo en 1977, en 2018 lo que propone el presidente López Obrador (por la vía de Tatiana Clouthier y Mario Delgado, quienes ayer presentaron la iniciativa de ley correspondiente, con sus asegunes y a reserva de que se consiga la mayoría calificada para aprobarla) es el recorte del presupuesto a los partidos, lo que condenaría a todos los que no están en el poder a limitaciones contrastantes con el morenismo que ahora tendrá una enorme base electoral conformada por el activismo diario del presidente de la República y por el uso de recursos públicos para un asistencialismo mayúsculo, que sin lugar a dudas forma una base electoral firme y perdurable.

La justa y plausible intención de reducir el presupuesto partidista a la mitad estaría fuera de las especulaciones opositoras si el propio aparato federal de distribución de recursos públicos no estuviese virtualmente asociado a la operación electoral de Morena (el coordinador de los superdelegados asignadores de recursos en los estados es Gabriel García, operador que fue secretario de organización de Morena).

En el fondo, hay la tentación de suprimir partidos más o menos adversos, aunque a la vez se busque resucitar al aliado Encuentro Social y se busque acomodar una dirigencia “acordada” en el PRI, con el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, llamado Alito, como pieza de PRIMor. La recomposición de facto del sistema electoral está en marcha.

Por cierto, el mencionado Alejandro Moreno, Alito, en su condición de presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), advirtió ayer que “ante los constantes abucheos orquestados por grupos simpatizantes de Morena (…) no vamos a continuar permitiendo que líderes de su partido nos quieran desacreditar para imponer su vergonzoso radicalismo”.

La reacción de Alito tiene como contexto la constante oposición sonora que han recibido los mandatarios estatales no morenistas durante las visitas del presidente López Obrador, en un patrón de conducta que ha colocado en graves predicamentos a varios gobernadores, ante la exigencia del propio presidente de la República para que los asistentes a esos actos públicos respeten la investidura de los titulares del Poder Ejecutivo estatal en turno.

La Fiscalía General de Puebla dio a conocer un video que dijo le había sido entregado por el empresario José Chedraui, correspondiente a la llegada, en una camioneta de lujo, de la entonces gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, al domicilio del mencionado empresario, para abordar ahí un helicóptero en el que minutos después morirían al caer la aeronave por causas hasta ahora no determinadas.

Lo cierto es que el video no muestra nada relevante. Bueno, ni siquiera se ve la pareja. Las imágenes se quedan siempre en la camioneta como tal, sin la aparición a cuadro de las personas relevantes.

Sería impensable que una casa con tales sistemas de vigilancia visual no tuviese una sola toma en la que se pudiera observar a la pareja de políticos que luego fallecería. En realidad, el empresario Chedraui ha dicho que entregó a las autoridades una memoria USB con varios videos sobre esos momentos previos a la subida de la pareja al helicóptero luego accidentado.

Lo extraño o, al menos, inexplicado, es que ahora solamente sea presentada una de las grabaciones y no el conjunto, y que en este video seleccionado nunca aparezcan Alonso ni Moreno Valle. ¡Hasta mañana!

Golpe a Salinas Pliego y Grupo Azteca

• AMLO cancela Los Cardones
• Proyectos mineros tóxicos
• ¿Habrá compensaciones?

En medio de una creciente oposición ciudadana al proyecto minero Los Cardones, con exigencias públicas de que no se recurriera al método de la “consulta pública” para avalar ese negocio en curso, tan protegido por autoridades federales anteriores y estatales de la actualidad, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que no avalará el plan para instalar un sistema de extracción de oro a cielo abierto en Baja California Sur: “Ya llegó la hora de la definición y le digo al pueblo de Baja California Sur: no a la mina. ¿Por qué no? Porque tenemos que cuidar el paraíso, no destruir el paraíso, cuidar la naturaleza”./

La decisión de López Obrador, que fue muy aplaudida por los asistentes al acto realizado en Cabo San Lucas, tiene como referente inmediato las críticas a las presuntas relaciones de favorecimiento que la nueva administración federal podría tener con ciertos empresarios como Ricardo Salinas Pliego, cuyo consorcio, Grupo Azteca, es relacionado con Desarrollos Zapal, “una empresa mexicana propietaria de ‘Los Cardones’, proyecto minero-metalúrgico que consta de un depósito mineral con valores de oro, localizado en la Delegación de San Antonio, municipio de La Paz, en Baja California Sur” (su página oficial: https://goo.gl/vP1DuT). A su vez, Desarrollos Zapal está en el inventario de Invecture Group (https://goo.gl/zBTCw9), “empresa con sede en la Ciudad de México y su filial Frontera Mining Company, (que) tiene su sede en Vancouver.

En conjunto, se dedican a la inversión en activos mineros”; Invecture que, a su vez, ha sido siempre mencionada como propiedad de Salinas Pliego y su grupo empresarial./

El amplio rechazo colectivo a Los Cardones señala invariablemente a Salinas Pliego y el Grupo Azteca como parte de un esquema de presión a autoridades por diversas vías, incluyendo el uso de espacios informativos y de opinión para criticar a los opositores y condicionar a políticos y gobernantes (en septiembre de 2015, ya en esta columna se hablaba de “Los Cardones: Verde Azteca” https://goo.gl/1TupcT). En esa entrega se mencionaba que “Ambientalistas y ciudadanos, movimientos y protestas están bajo vigilancia de una policía privada: Adamantium Private Security Services, que según los opositores a Los Cardones es también parte del Grupo Salinas (http://goo.gl/Z9uwFy) y es dirigida por Luis Cárdenas Palomino, miembro del grupo central de Genaro García Luna”./

Los proyectos mineros son parte de la expansión de un grupo empresarial que ha tenido especial cuidado en tejer alianzas con el Partido Verde Ecologista de México, a tal grado que Ninfa Salinas, hija del dueño del Grupo Azteca, fue senadora por ese partido y presidió la comisión del medio ambiente.

Otro cercano fue Rafael Pacciano, como secretario federal del medio ambiente. Actualmente, Esteban Moctezuma Barragán, quien fue presidente de la Fundación Azteca durante muchos años, es secretario de educación pública y Salinas Pliego es miembro del grupo de asesores empresariales de la Presidencia de la República./

Habrá de verse la manera en que sea aterrizada esta decisión que anunció López Obrador respecto a Los Cardones. Él mismo explicó que, a diferencia del procedimiento usado en el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y en la termoeléctrica de Huexca, no hará “ejercicios participativos” llamados “consultas”, pues en estos dos casos se trataba de obras en curso, decididas por las anteriores autoridades, pero en el caso de BCS él toma la decisión porque es su facultad./

Decisiones como la tomada en el estado que gobierna el panista Carlos Mendoza Davis suelen alebrestar al empresariado pero, pasadas las primeras tormentas, parece entrarse a fases de entendimientos, que implican el otorgamiento de otros negocios jugosos que compensen los golpes selectivos que se hubieran anunciado. Salinas Pliego ya ha sido favorecido con otras decisiones, como el uso de Banco Azteca para el reparto de recursos asistenciales./

La primera plana de The New York Times, en su edición de este sábado, llevó en su extremo superior derecho una nota titulada “México cede a las demandas de Estados Unidos en inmigración”. Un subtítulo añadía: ˝Colaborando silenciosamente” (la versión, en español: https://goo.gl/DKqpKb)./

Lo que plantea el diario neoyorquino está a la vista de todos y en algunos espacios periodísticos mexicanos se ha denunciado, como ha sucedido en esta columna, donde el pasado 8 de enero se advirtió que “México ha aceptado, sin reconocer que haya un pacto de trasfondo (luego del extraño episodio de las incursiones y la caravana de centroamericanos desde Tapachula), que Estados Unidos deposite acá a los migrantes que soliciten asilo en el país de las barras y las estrellas, con lo cual México se convierte en una especie de estación de paso, un patio trasero de acomodo de material humano de destino que habrá de definirse en algunos años, previsiblemente de manera negativa en la mayoría de los casos” (https://goo.gl/BvoYuh)./

Al respecto, el NYT ha planteado en su nota que “los funcionarios mexicanos han estado cumpliendo con las metas migratorias del gobierno estadounidense de Donald Trump en varias partes de la frontera, lo que socava las promesas del gobierno de México de defender a los migrantes y respaldarlos en su búsqueda por una mejor vida”.

Además, “las autoridades mexicanas están bloqueando el paso de grupos de migrantes en pueblos fronterizos: no les permiten caminar hacia los puentes de cruce para solicitar asilo en Estados Unidos, han interceptado a los menores de edad no acompañados antes de que lleguen a territorio estadounidense y han asistido en la gestión de listasde solicitantes de asilo por petición de los estadounidenses que quieren limitar la cantidad de personas que cruzan”. ¡Hasta la próxima!

Desestabilizar, en Venezuela o México

• Reacciones ante cambios
• Élites desplazadas
• Samir y el Comando Tlahuica

No es que México se esté encaminando a un modelo chavista o madurista: es que los factores de poder político y económico que han sido desplazados del timón nacional suelen repetir el modelo de desestabilización, provocación e injerencismo externo que se ha practicado en otras naciones; en Venezuela, desde hace años, y de manera descarada en los tiempos que corren.

Vale, y es necesario, denunciar y oponerse a la retención durante poco más de un par de horas y al decomiso del instrumental de trabajo, y su contenido videograbado, del equipo de Univisión encabezado por el periodista Jorge Ramos. Pero ese reprobable incidente tiene como contexto la embestida gradual y sistemática (ahora, con pretensiones de estar llegando a su fase final, la cual podría darse mediante una intervención armada) contra un país, Venezuela, que decidió de manera soberana y democrática irse dando un tipo de gobierno cargado abiertamente a lo popular.

En México no está en curso ningún proyecto socialista. A juicio de este tecleador, ni siquiera hay un proyecto real y pleno de izquierda. Al contrario, la textura política del presidente López Obrador tiene zonas extensas de conservadurismo (no sólo en los terrenos religioso y de la sexualidad) y en su gabinete y en su diaria operación pragmática ha incorporado al suficiente número de piezas del régimen que se dice que se busca cambiar, y de empresarios deseosos de ganar rebanadas de nuevos pasteles, todo lo cual difícilmente debería significar un peligro verdadero para un sistema político y económico urgido de un remozamiento que le conceda más tiempo de vigencia.

Sin embargo, el enfoque cuantiosamente asistencialista de la administración obradorista, y la correspondiente consolidación de una base electoral que garantice larga continuidad al proceso andresino-morenista, llaman a preocupación a cúpulas nacionales e internacionales. En ese tenor ya se han producido tentativas de desestabilización, que no han prosperado.

Ahora, la agencia calificadora de riesgos crediticios, Moodys, en su vertiente mexicana, ha advertido que esa vocación por lo asistencial, el gran presupuesto destinado a tratar de revivir a Petróleos Mexicanos y la insuficiencia presupuestal federal, constituyen factores que podrían llevar a disminuir las calificaciones de México.

Al mismo tiempo, voces de la élite empresarial se declaran sumamente preocupadas por las huelgas que han estallado en maquiladoras fronterizas (en específico, en Matamoros, Tamaulipas, desde donde la corresponsal de La Jornada, Julia Leduc, ha reportado los avances de las luchas proletarias y la falsedad de la versión de que alguna maquiladora ha dejado el país). El temor es que tal oleada de exigencias obreras trastoque la (injusta) paz laboral mantenida durante décadas.

Un proyecto de clara orientación popular, con una extraordinaria base de apoyo electoral y demoscópico, puede ser combatido por sus opositores con las mismas armas que en Venezuela comenzaron a crear las críticas condiciones actuales. Verse hoy, con cuidado y responsabilidad, en el espejo venezolano de las desestabilizaciones y el golpismo, movidos desde fuera y con aliados internos, es una tarea necesaria.

Con una rapidez que por sí misma ya denotaba irregularidad grave, la Fiscalía General de Morelos reportó, a muy pocas horas de saberse del asesinato de Samir Flores (el activista de varias causas, entre ellas la oposición a la termoeléctrica de Huexca), que el móvil de esa ejecución estaba desligado de lo político, pues se habían encontrado en el lugar de los hechos evidencias que apuntaban de inmediato al mundillo del crimen organizado (estigmatización que de inmediato fue rechazada por los compañeros de Samir, integrantes del frente de pueblos en defensa de la tierra y del agua de esa región).

Aparte del “modo” de ejecución y el calibre de las balas detonadas, el fiscal Uriel Carmona Gándara (postulado por el entonces gobernador perredista Graco Ramírez para un periodo de nueve años de ejercicio, a partir de febrero de 2018) reportó que se había encontrado una cartulina, atribuida al “Comando Tlahuica”, en la que este grupo se hacía responsable del asesinato.

Sin peritajes ni estudio alguno, el fiscal general del estado fundó su vertiginosa hipótesis en tal presunción documental. Pero, ahora, resulta que la cartulina no existe ni existió en términos jurídicos (se dice que un policía la vio, lo comentó a sus superiores y de ahí surgió la especie), no fue integrada a ningún expediente judicial y, por tanto, la versión del crimen organizado ha quedado sin sostén y, ha de suponerse, se sostiene la de una presunta causal de índole política.

Aún cuando el fiscal de hipótesis perdedizas, Carmona Gándara, ha sido impugnado formalmente por el gobierno del ex futbolista Cuauhtémoc Blanco, la mayoría de Morena en el congreso local ha impedido tal defenestración del “fiscal carnal” dejado por Graco Ramírez. Los críticos de esta protección morenista aseguran que el pivote de ella es Miguel Enrique Lucía Espejo, quien fue presidente del comité estatal de Morena, senador suplente que asumió brevemente la titularidad en la legislatura anterior y, a la fecha, titular de la unidad de enlace legislativo, en el ámbito del subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo.

Astillas: El abogado Arturo Alcalde Justiniani rechazó las versiones de que él, como abogado especialista en asesoría a sindicatos, esté tras la ola de huelgas o de emplazamientos a ellas que se ha desatado en maquiladoras de Matamoros, Tamaulipas, en algunas casas de estudio y en otras empresas. Padre de la actual secretaria federal del trabajo y litigante en asuntos laborales desde antes que ella naciera, Alcalde Justiniani señala que no ha caído ni caerá en conflictos de interés en su actividad como asesor legal de sindicatos… ¡Hasta mañana!

En el fondo, gana AMLO

• GN va, con cambios
• Gozosas minorías correctivas
• Material para justificaciones

 

En una conferencia mañanera de prensa que fue interrumpida por una insólita alarma sísmica en falso (circunscrita de manera extraña al salón donde se desarrollaba la reunión con periodistas), el presidente López Obrador batallaba para precisar su postura respecto al modelo de Guardia Nacional (GN) que minutos después habría de ser aprobado por unanimidad por los representantes de todos los partidos en el Senado, mismos que luego darían a ese acuerdo la formalidad procesal en la correspondiente cámara./

El presidente de la República había buscado, más que un cheque en blanco, un cheque en verde olivo para enfrentar la creciente incidencia criminal en todo el país: una irrupción de las fuerzas militares sin contrapesos reales y sin mayor vigilancia y castigo que la propia voluntad, ciertamente imperiosa, del titular del poder ejecutivo federal. En la Mañanera de ayer, la más larga del historial, AMLO dejaba ver objeciones sustanciales al acuerdo senatorial que ya estaba plenamente procesado, redactado y listo para darse a conocer en público, e incluso hizo advertencias de pelea política y de denuncias de presuntas motivaciones de los opositores al modelo de GN que él deseaba./

El saldo de la primera batalla (muy importante, pero no definitiva en automático, pues falta la aduana de San Lázaro, plenamente controlada por el morenismo y sus aliados hasta el nivel, ahí sí, de mayoría calificada) no parece favorable para López Obrador y sí para dos partidos en actual situación anémica, el Revolucionario Institucional y el de Acción Nacional. Desde la minoría (o, aún peor: desde una minoría que parecería grotesca e ineficaz, a la luz de los tamaños que llegaron a tener), priistas y perredistas lograron doblegar la propuesta de la avasallante mayoría de Morena y sus varios aliados que, sin embargo, no ajustaba para la mayoría senatorial calificada que una reforma constitucional requiere./

Los priistas (con un juego de buenos y malos: los gobernadores apoyando el proyecto obradorista de GN y los senadores objetándolo, con Miguel Ángel Osorio Chong como secretario de gobernación de la escuálida bancada tricolor) y los panistas (con el coordinador de senadores, Mauricio Kuri, tratando de reflotar el blanco y azul) obligaron a establecer un mando civil y no militar, degradaron el intento de crear una junta de jefes militares, forzaron un compromiso de temporalidad de los militares en las calles (cinco años, se ha dicho) e impusieron una normatividad muy detallada de lo que puede y debe hacer la GN./

Sin embargo, y a pesar de esta primera lectura, el ganador a mediano y largo plazo podría ser el presidente López Obrador. Logró un gran paso en la colocación de las fuerzas militares en situación constitucional de mayúscula injerencia en tareas civiles y no pagará ningún costo porque esa colocación, por acotada que se vea en la letra legal, fue gozosamente asumida por sus adversarios. Y, si no le gana el ánimo guerrero extremo, puede mostrarse tolerante y comprensivo./

Además, ayer él mismo se preguntó si la oposición quería que fracasaran los planes de Palacio Nacional para recuperar la paz en todo el país. Así que las reformas constitucionales que no hayan sido como él las pretendía, podrían servir como material básico para posteriores justificaciones si las metas no se alcanzan, con villanos predeterminados desde ahora./

Por otra parte, y aunque parezca irónico, la reinstalación del poder de las minorías, de las bisagras definitorias en procesos legislativos, puede ayudar a López Obrador a atemperar las tentaciones del mayoriteo implacable y a replantear rutas y fases. Falta ver, desde luego, lo que en San Lázaro defina la mayoría calificada que ya tienen Morena y sus aliados recientes y muy recientes. Por lo pronto, y aún cuando en México la letra legal no significa obligatoriamente su cumplimiento práctico, ayer fueron desmontados los más preocupantes riesgos de militarización que se pretendían consagrar desde la Constitución reformada.

Ayer fue sepultado el cuerpo de Samir Flores, el activista de Amilcingo, Morelos, que fue ejecutado a las puertas de su casa este miércoles. Los participantes del cortejo fúnebre sostuvieron el tono de indignación y reclamo al gobierno obradorista por la tosudez de sus declaraciones de días atrás contra la “izquierda radical”, a la que tachó de “conservadora”, y en particular por la programada realización de una “consulta ciudadana” (sin sustento legal) este fin de semana para justificar la continuidad del proyecto de una termoeléctrica que han rechazado durante años los grupos ambientales y de defensa de la comunidad en los que Samir Flores era un vigoroso participante./

No se refiere sólo a Amilcingo o a Huexca, donde se pretende construir la termoeléctrica, la discordia entre el centro-izquierdismo electoral llegado al poder con López Obrador y la izquierda social cuyas luchas van más allá de las urnas. Hay un movimiento indígena neozapatista y grupos en todo el país que luchan contra proyectos económicos que se aprovechan de recursos naturales comunales. En particular, estas organizaciones sociales son opositoras a algunos de los magnos proyectos sexenales del obradorismo en el sur mexicano./

Este domingo se entregaron los premios Óscar que tuvieron como muy relevantes competidoras a la película Roma, dirigida por Alfonso Cuarón, y a su principal protagonista, Yalitza Aparicio, en el papel de Cleo. En otros ramos aspiran a la pequeña estatua otros participantes de dicho filme. Más allá de lo que suceda en esa sesión de entrega de distinciones que será vista en todo el mundo, Roma ha ganado varios reconocimientos internacionales, de menor impacto mediático pero mayor valía en cuanto a rigor artístico. Además, la figura de Cleo ha generado en México y varios países una discusión y análisis de lo que sucede con las trabajadoras del hogar y de la vigencia innegable de clasismo, discriminación y racismo en nuestras sociedades. ¡Hasta la próxima!

La ejecución de Samir

PIM, Huexca, Hugo Eric
Consulta” cuestionada
Radicales”, ¿conservadores?

Horas antes de ser asesinado este miércoles a las puertas de su domicilio en Amilcingo, perteneciente al municipio morelense de Temoac, por ahí de las cinco de la mañana, Samir Flores Soberanes había confrontado al peculiar superdelegado estatal del obradorismo, Hugo Eric Flores Cervantes ( presidente del conservador Partido Encuentro Social, que se alió con Morena en las elecciones federales de 2018 y, luego de perder el registro nacional por baja votación, pasó a ser superdelegado federal en Morelos; también fue defensor de los paramilitares que en diciembre de 1997 asesinaron a 45 indígenas en Acteal, Chiapas).

Samir (indígena náhuatl, 36 años de edad, casado, padre de cuatro hijos) era delegado del Consejo Nacional Indígena, participante en la radio comunitaria de la región y, especialmente, activista destacado en la larga resistencia a la implantación del llamado Plan Integral Morelos (PIM), que implica la construcción de un gasoducto, un acueducto y una planta termoeléctrica en Huexca, en condiciones lesivas para el medio ambiente y la vida comunitaria, según los opositores.

El superdelegado Hugo Eric Flores había organizado, a nombre del gobierno federal (juez y parte), un foro en Jonacatepec para explicar el proyecto que es apoyado con enjundia por el presidente de la República. Daliri Oropeza y Al-Davi Olvera, reporteros del portal Pie de Página, escribieron: “Frente al podio donde se encontraba sentado Hugo Eric, Samir responsabilizó a las empresas europeas Abengoa, Enagas y Bonati por ser beneficiarias del gasoducto que pasa por su comunidad. También dijo que el PIM es inconstitucional y advirtió que podría tener efectos en la salud y traer varios peligros, ya que las obras se encuentran al pie del volcán Popocatépetl”.

Además, haciendo uso del micrófono, “denunció las irregularidades de la termoeléctrica y cómo afecta al pueblo.

Al final del evento, se acercaron dos asistentes de Hugo Eric Flores, que también estaban en el podio, y tomaron los datos de Samir, de ningún otro de sus compañeros” (citas tomadas de “En esta lucha voy a dar la vida: Samir”, https://goo.gl/C5RLLw .También es recomendable leer: “El presidente y los activistas: crónica de un desencuentro en Cuautla”, del pasado 10 de febrero https://goo.gl/9uh3QQ y un artículo de Olvera en La Jornada, “La ruptura de Cuautla, se repite la historia” https://goo.gl/yGp4iC ).

La ejecución de Samir Flores Soberanes enrareció el ambiente político y social de la región, a tres días de que se realice una “consulta ciudadana” que no cumple con ningún requisito legal, cuestionada incluso por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y anunciada por el presidente de la República para decidir si se construye o frena la termoeléctrica contra la cual el propio Andrés Manuel López Obrador se había manifestado en ocasión anterior, ante pobladores del lugar.

En particular, los opositores a la termoeléctrica y a la “consulta”, cuya realización exigen que se suspenda, consideran que el propio presidente de la República fue desproporcionado y ofensivo al calificar de “conservadores” a los opositores a esa obra, considerándolos parte de una “izquierda radical” que en momentos electorales ni siquiera había apoyado al tabasqueño.

La descompuesta intervención de López Obrador, quien aseguró que aunque hubiera “gritos y sombrerazos” se realizaría la “consulta”, ingresó a un torbellino de factores que pueden propiciar provocaciones y confrontaciones. No hay nada que permita apuntar a Palacio Nacional como referencia de acciones violentas contra opositores.

Tampoco es válido que el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas, su fiscalía (tan “autónoma” como tantas otras), haya emitido a toda velocidad una exculpación de lo político, para refugiarse en el moldeable recurso del “crimen organizado”.

Lo cierto es que resultan inaceptables tanto la convocatoria a una “consulta”, con el gobierno y su superdelegado como jueces y parte, como el desconocimiento de la legitimidad de luchas sociales contra proyectos económicos lesivos de la ecología y el interés comunitario. ¡Hasta mañana!

Todo sea por GN y mayoría calificada

• Nuevos socios de Morena
• Dejan PRD en San Lázaro
• Gallardo, Serrano, Toledo

En un giro de ironía histórica, el partido que nació para diferenciarse del de la Revolución Democrática ha terminado adquiriendo la estratégica mayoría calificada en la Cámara de Diputados, merced a la virtual anexión (no en términos de membresía, pero sí de votos comprometidos) de (casi) la mitad de los diputados federales de ese partido estigmatizado, el del Sol Azteca.

Nueve de diecinueve ocupantes de curules perredistas en San Lázaro renunciaron ayer a su partido para declararse “independientes”, pero explícitamente predispuestos a sufragar en el sentido de Morena.

El lance tiene como destinatario inequívoco el expediente de la Guardia Nacional, que en caso de ser aprobada en el Senado habrá de pasar a la Cámara de Diputados en una situación aritmética plenamente favorable (a causa de los nueve nuevos conversos) para los propósitos de Palacio Nacional, en cuanto a la “transitoria” y “excepcional” conversión de las fuerzas armadas al nuevo ropaje de embozo “civil”.

El descuartizamiento político del PRD tuvo un episodio notable en marzo de 2017, cuando Miguel Barbosa, entonces coordinador de los senadores del Sol Azteca, anunció su adhesión a la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador, por lo cual fue removido y en su lugar quedó Dolores Padierna. Días después, seis senadores decidieron dejar el PRD: el propio Barbosa, Luz María Beristain, Lorena Cuéllar, Humberto Fernández, Fidel Demédicis y Raúl Morón.

Otros seis ya estaban políticamente fuera del PRD, pero se mantenían en una suerte de amasiato administrativo: los ahora subsecretarios de gobernación, Zoé Robledo y Alejandro Encinas, el ahora coordinador de los diputados morenistas, Mario Delgado, Benjamín Robles, Rabindranath Salazar y Armando Ríos Piter, aunque este tomó un camino distinto al resto de sus compañeros renunciantes. De veinte senadores, el PRD se quedaba con ocho.

En la escisión anunciada, destacan tres diputados de peculiares historiales: Ricardo Gallardo Cardona, Héctor Serrano y Mauricio Toledo. El primero era coordinador de la bancada de negro y amarillo en San Lázaro. Fue presidente de Soledad de Graciano Sánchez, populoso municipio conurbado a la ciudad de San Luis Potosí. Su padre, Ricardo Gallardo Juárez, fue presidente de ambos municipios y, proclamando la “Gallardía” como distintivo, ambos han montado una fuerza política propia en varias partes de la entidad potosina.

A Gallardo Cardona lo encarcelaron en 2015, acusado de actos relacionados con la delincuencia organizada y del desvío de unos 220 millones de pesos del erario municipal. Fue liberado mediante un amparo que atendió aspectos procedimentales y no la sustancia del asunto, pues quedaron plenamente acreditados los señalamientos de peculado, asociación delictuosa y desvío de recursos. La dirección nacional del PRD lo consideró, en aquella ocasión, un riesgo de reproducción de conductas similares a las practicadas por José Luis Abarca en Iguala.

Héctor Serrano ha sido el operador político de Miguel Ángel Mancera, en cuya administración fue secretario de gobierno y, luego, ocupante de la jugosa cartera de movilidad, siempre encargado de peculiares relaciones con periodistas, medios de comunicación y políticos en general.

Sus formas, métodos y alicientes siempre generaron rechazo entre los opositores a la decadente etapa del mancerismo. Mauricio Toledo fue jefe delegacional en Coyoacán, acusado de manera insistente de prohijar actos de corrupción, a tal grado que en palabras grabadas del actual alcalde, Manuel Negrete, éste habló de “diezmos” cobrados a trabajadores, para dar esas recaudaciones al PRD y al propio diputado federal Toledo.

Ahora, esos polémicos diputados han entrado a la franja de protección y “purificación” que en Morena se ha brindado a algunos chapulines políticos. Ya antes votaron a favor de la Guardia Nacional y del presupuesto federal de egresos, y la dirección colegiada de lo que queda del PRD había anunciado la expulsión de Toledo y sanciones a otros de quienes se adelantaron, renunciando.

El presidente López Obrador, en tanto, continuó con su abierta campaña en pro de la Guardia Nacional. En su conferencia mañanera criticó abiertamente a directivos de los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional que se oponen a la propuesta surgida de Palacio Nacional, acotada en San Lázaro (donde le quitaron el artículo cuatro transitorio, absolutamente clave para “legalizar” la conversión de soldados y marinos en “guardia nacional”). Más tarde, en los actos correspondientes al Día del Ejército, enfatizó la importancia de las fuerzas militares en el proceso de “serenar” al país.

Se cumplieron trece años de la tragedia de Pasta de Conchos, en Coahuila, donde una mina de carbón estalló y mató a 65 trabajadores, de los cuales sólo se rescataron los cuerpos de dos de ellos.

Desde entonces, la familia Pasta de Conchos ha mantenido una denuncia pública contra el empresario Germán Larrea, del Grupo México, y autoridades de los gobiernos de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, con sus secretarios del trabajo, Francisco Xavier Salazar Sáenz y Javier Lozano Alarcón, además del dirigente sindical, Napoleón Gómez Urrutia, ahora senador de Morena y fundador de una especie de CTM-4T.

Los deudos de Pasta de Conchos han impulsado una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra los empresarios y políticos citados (además de los gobernadores Moreira y sus respectivos funcionarios del ramo.

La Guardia Nacional, va

• Arreglos con “opositores”
• Espiral de criminalidad
• 15 años presos, sin culpa

Al gobierno federal le urge la protocolización legislativa de la Guardia Nacional. Aun cuando en los hechos se mantiene una red de vigilancia y acción militar similar a la aplicada por administraciones anteriores, por ejemplo, las de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, el nuevo gobierno federal está enfrentando una espiral ascendente de violencia criminal en varias partes del país, sin que hasta ahora Palacio Nacional pueda apretar el puño con licencia constitucional.

Esa espiral ascendente puede tener su origen en la natural inercia de descomposición institucional que obviamente no podrá frenarse o corregirse sustancialmente en unos cuantos meses de nuevo gobierno.

También puede provenir de la taimada lectura de jefes del crimen organizado que estén aprovechando el descontrol o la discontinuidad propias del paso de una administración federal a otra, más si la recién entrada es de un signo distinto a las anteriores y con otro enfoque de los problemas. Y, desde luego, el incremento de los índices de criminalidad puede contar con el incentivo de factores de poder, desplazados o en vías de desplazamiento, que así busquen boicotear las expectativas morenistas.

Pero una fotografía colocada en Twitter en mediodía dominical, dio cuenta de la avanzada expectativa del obradorismo en cuanto a alcanzar prontos acuerdos entre bancadas legislativas que permitan la aprobación de dicha Guardia Nacional. El jefe político del senado, Ricardo Monreal, dialogando con la priista Claudia Ruiz Massieu Salinas de Gortari, el panista Mauricio Kuri, el dueño de Movimiento Ciudadano que es Dante Delgado y un “apartidista”, llegado a nombre del Partido Acción Nacional, pero ahora “coordinador” de la bancada perredista, Miguel Ángel Mancera.

Se habló de que estos coordinadores de oposición tendrán que presentar una propuesta por escrito para tratar de destrabar el proceso legislativo que requiere de mayoría calificada para aprobar reformas constitucionales, suma aritmética que, sin duda alguna, Morena no alcanza con sus aliados estables, por lo cual requiere el apoyo numérico de las bancadas menos pequeñas.

Es decir, del PAN que sigue jugando a ser la única oposición constante al obradorismo, del PRD que cada vez se hace más pequeño e intrascendente o el PRI que está apostando a colaborar negociadamente con Morena.

En otra pista del espectáculo, el PAN se aferra a la bandera de las estancias infantiles, y sostiene que luchará en las cámaras y en las calles en defensa de dichos establecimientos cuyo funcionamiento ha sido trastocado por la decisión presidencial de entregar dinero a los padres de familia para que ellos mismos decidan si lo entregan a la estancia de su gusto o lo manejan a discreción.

En ese esquema de “lucha” panista se inscribe la reciente renuncia de Clara Torres, quien ocupaba de manera informal la dirección de estancias en la Secretaría del Bienestar.

En tanto, protestan en Coatzacoalcos por el desbordamiento de la violencia, al igual que en Morelos. En Iztapalapa son ejecutadas seis personas. En Guerrero liberan a dos activistas sociales que habían sido secuestrados y en Morelos liberan a tres de seis indígenas encarcelados durante quince años sin culpa comprobada y con un proceso amañado. ¡Quince años presos! ¿Quién responderá y pagará, en términos judiciales y económicos, por esa terrible injusticia?

El caso guerrerense merece explicaciones que no están dando los gobiernos federal y estatal. El gobernador Héctor Astudillo adjudicó la “ubicación” de Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro a fuerzas armadas y civiles, aunque el esposo de Obtilia aseguró que a él los secuestradores lo citaron en solitario en la comunidad Tierra Colorada, donde encontró a su cónyuge y a Hilario.

La señora Eugenio Manuel preside la Organización del Pueblo Indígena Me’phaa (OPIM) y junto con Hilario Cornelio habían desaparecido el pasado martes, cuando viajaban en una unidad de transporte colectivo tratando de huir de las amenazas de muerte a causa de sus labores comunitarias que han afectado a fuertes intereses locales.

Las presiones nacionales e internacionales parecen haber orillado a los captores a deshacerse de sus rehenes, pero es obligatorio que el gobernador Astudillo y las autoridades federales esclarezcan los hechos y eviten que esos secuestradores por razones políticas se mantengan en la impunidad y reincidan en el ataque a líderes sociales de la región.

Astillas: ha dicho el presidente López Obrador que en su propio gobierno hay quienes no entienden que las cosas cambiaron. Claudia Sheinbaum y Vicente Fox tuvieron intercambio twitero referido a la violencia en la Ciudad de México, donde el asesinato de seis personas en Iztapalapa, en la madrugada de este domingo, es un signo más de las pugnas entre grupos delictivos que se pelean las “plazas” capitalinas.

Recuérdese que el sábado por la noche hubo cinco personas alcanzadas por disparos de arma de fuego en una colonia de Culhuacán, en la misma alcaldía… Mientras en Hermosillo han asesinado al locutor Reynaldo López y han dejado herido de gravedad a un ex corresponsal de Televisa en esa capital norteña.

El Chapo: juicio unilateral

  • Ausente, la culpa de EU
  • Negocian cambios a Guardia
  • ¿Morena relevará al PAN en BC?

Nada importante cambiará en el mapa del narcotráfico con la condena a cadena perpetua que el pasado martes se prefiguró en un jurado de Nueva York contra Joaquín Guzmán Loera, el personaje más mediático del Cártel de Sinaloa pero, a estas alturas y desde hace años, figura en declive operativo ante las acciones policiacas y militares en su contra, con Ismael Zambada, conocido como el Mayo, como el verdadero jefe en activo de dicha organización criminal.

Desenlace absolutamente previsible el anunciado en Brooklyn, al final de un juicio con tufo a telenovela policiaca o a serie de temporada en internet. Banquillo de acusados con un solo partícipe de una relación necesariamente bilateral: el “monstruo” criminal mexicano, nacido en Badiraguato, Sinaloa, como solitario corruptor; la producción y comercio de estupefacientes como vía de un solo sentido, excluyendo a los consumidores estadounidenses y a la correspondiente corrupción de policías, administradores y órganos institucionales del vecino país.

Y, sin embargo, el negocio seguirá adelante, con Chapos o sin Chapos. Los consumidores estadounidenses seguirán recibiendo las cargas narcóticas como si cayeran del cielo por milagro, asépticamente, sin pecado concebidas. Y Estados Unidos continuará con la hipócrita narrativa unidireccional de los “malos” del sur.

No consigue Morena el número de votos en el Senado para llevar adelante la propuesta de Guardia Nacional en los términos deseados por el obradorismo. Se requiere mayoría calificada y, hasta ahora, PRI, PAN y MC negocian una redacción distinta a la impulsada por Palacio Nacional.

De modificar el proyecto morenista, sería la primera victoria política importante de la hasta ahora deshilachada oposición, que consiguió alargar la discusión, al obligar a que se instalara un “parlamento abierto”, y ahora está aparentemente en vías de evitar aristas del planteamiento de Guardia Nacional que incluso en privado algunos morenistas impugnan. Pero, siempre el pero, todo ese tinglado puede caerse si al PRI le gana la tentación de consolidar alianzas con el obradorismo.

Todo apunta al desmoronamiento del prolongado dominio panista en Baja California, donde el partido de blanco y azul ha gobernado desde que el salinismo maniobró para entregar en 1989 la plaza a Ernesto Ruffo Appel, un empresario que había sido presidente municipal de Ensenada y compitió contra la ya fallecida Margarita Ortega Villa, a quien el centro presidencial del poder envió a la contienda con ánimos de ceder el triunfo al panismo de Diego Fernández de Cevallos y Luis H. Álvarez, quienes conseguirían otros “triunfos” de alternancia de siglas partidistas a cambio del reconocimiento de facto al impugnado Carlos Salinas de Gortari.

Tres décadas de accidentado dominio panista están en grave riesgo ante la oleada de Morena que presentará como candidato al empresario Jaime Bonilla Valdez, a quien ha tocado ser pionero en el tránsito cantado de “superdelegado” del gobierno obradorista a candidato a gobernador del estado de referencia.

En una fórmula de equilibrio y complementos, para la presidencia municipal de Tijuana está apuntado Jaime Martínez Veloz, a quien las encuestas de opinión colocan en clara ventaja ante sus contendientes internos y ante los competidores de otros partidos.

En una encuesta interna, “realizada en vivienda, en 1200 casos aleatorios y al azar”, Martínez Veloz es considerado por el 80.82% de los participantes como el candidato adecuado para la alcaldía tijuanense (su competidor más cercano es Mario Escobedo, con 4.8% de preferencias). En otro estudio de opinión, realizado por el Gabinete de Comunicación Estratégica, también aparece Martínez Veloz con un amplio margen de ventaja.

Todo apunta a que en Baja California terminará la etapa hegemónica del panismo y entrará Morena a gobernar el estado y las principales presidencias municipales. El ex dirigente perredista y ex gobernador de Michoacán, Leonel Godoy, es el delegado de Morena en aquella entidad norteña.

Astillas: A nombre de Tlachinollan, Centro de Derechos Humanos de La Montaña, en Guerrero, el antropólogo Abel Barrera dijo ayer en el Senado, según se consignó en Twitter, que “continuamente se habla que el ejército es la solución como si nunca hubiera estado: en Guerrero ha tenido presencia en tareas de labor pública durante años y es el causante de tantos casos de violaciones a derechos humanos”…

El presidente López Obrador incluyó a Ernesto Zedillo (normalmente poco afectado en la discursiva del tabasqueño) en la lista de “chapulines fifí”, que han brincado de la silla del máximo poder mexicano a las juntas de consejo o a formas de asesoría y gestoría de empresas a las que beneficiaron durante su mandato. Zedillo privatizó los ferrocarriles nacionales y luego acabó con un asiento en el consejo de administración de una de las líneas estadounidenses ganadoras de ese proceso.

También prohijó la delictiva etapa de cacicazgo sindical encabezado por Víctor Flores… El fin de semana reciente hubo una gran fiesta de cumpleaños en casa del secretario de gobierno de Colima, Arnoldo Ochoa (quien ya fue gobernador interino).

Con despliegue de vigilancia a la altura de las prevenciones necesitadas por los concurrentes, y el entorno cargado de camionetas de lujo y guardaespaldas personales, el festejo contó con la presencia del mandatario en turno, Ignacio Peralta, y el ex gobernador y persistente factor de poder en aquel entorno denso, Fernando Moreno Peña (priistas, todos). En tanto, sumaban 69 los restos de personas encontrados en fosas clandestinas en el municipio de Tecomán, luego de una búsqueda que lleva nueve días…

Y, mientras Guanajuato, gobernado por el panista Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, sigue bajo dominio de grupos criminales, en una proporción nunca vista en la histórica entidad. ¡Hasta mañana!

Estancias infantiles y corrupción

El cambio de modelo de asignación de recursos a estancias infantiles para madres trabajadoras y padres solos es un buen ejemplo de contradicción y choque entre dos aspiraciones legítimas: por un lado, la supresión de fórmulas de entrega de dinero a intermediarios o gestores, para así propiciar que se eliminen los tradicionales moches corruptos a cargo de organizaciones y liderazgos políticos y sociales; por otra parte, la necesidad de mantener un esquema de servicio a infantes que, aún con sus deficiencias y distorsiones, presta una ayuda sustancial al desempeño laboral de los usuarios adultos.

De un lado, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha denunciado lo que ha sido un secreto a voces: el desvío de parte de los recursos destinados a esas estancias infantiles.

Este episodio es parte de una narrativa mayor: el político tabasqueño está decidido a desmontar las múltiples y arraigadas estructuras de corrupción y clientelismo que los gobiernos federales del PRI y el PAN sostuvieron con especial aplicación. En particular, AMLO ha iniciado una batalla contra las prácticas históricas de agrupaciones especializadas en gestionar o “bajar” fondos federales para repartirlos entre sus agremiados.

Un ejemplo mayor de esas prácticas y de esa fuerte batalla por venir puede verse en el Movimiento Antorchista Nacional, creado en 1974 por el ingeniero agrónomo, Aquiles Córdova Morán, y particularmente impulsado por el ingeniero Raúl Salinas de Gortari durante el sexenio del hermano de éste.

Conocido también por el nombre de su expresión original, Antorcha Campesina, este movimiento suele realizar marchas multitudinarias, plantones prolongados y presión fuerte contra gobernantes a los que demanda recursos públicos para programas asistenciales administrados por el aparato político antorchista (y ya se preparan para ir contra AMLO).

En realidad, la política y la administración pública mexicanas están sumamente cargadas de ejemplos de uso discrecional y abusivo de recursos públicos para fines teóricamente nobles. Sin ir más lejos: mediante concesiones, exenciones, incentivos e incluso tramposas devoluciones de pago de impuestos, la élite empresarial se ha beneficiado históricamente del dinero público, arguyendo que lo recibido sirve para “promover el empleo”.

Y no se diga de los “moches” inmortalizados por legisladores, sobre todo panistas, especializados en conseguir recursos federales a municipios pero con un descuento porcentual a título de gestión política.

El caso de las estancias infantiles también está lleno de claroscuros. De manera trágica e inolvidable, la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, puso de manifiesto el esquema de asignación de fondos públicos para ese tipo de establecimientos operados por cercanos a las élites políticas. Un esquema reproducido en muchas partes del país.

Sin embargo, la supresión de la entrega directa de esos fondos a las estancias infantiles, mediante una autorización dada por cada beneficiario a través de un formato llamado C.C.1, ha generado un explicable revuelo, que han aprovechado personajes como Margarita Zavala Gómez del Campo (mmm, el segundo apellido suena conocido en el caso de la antes citada guardería de Hermosillo, Sonora) y algunos políticos priistas, pero también entre legisladores de Morena, a quienes preocupa el golpe práctico que significaría el paso anunciado por el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, quien incluso se permitió sugerir que los fondos por entregar ahora directamente al beneficiario puedan ser utilizados para pagarle a abuelitos de los niños para que los cuiden.

Dos propósitos plausibles están en choque circunstancial y ha de desearse que a fin de cuentas ambos se cumplan: evitar corrupción y dar una adecuada atención institucional. Esa es una línea de trabajo que se mantendrá a lo largo de estos primeros años de acomodos y reacomodos obradoristas. Ayer mismo, en los ajustes, el Senado pidió que se mantenga para 2019 virtualmente el mismo presupuesto de 2018 para las estancias infantiles. Signos de los tiempos.

El presidente de la República estuvo en Iguala, Guerrero, donde fueron desaparecidos 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa. En el contexto de actos públicos que encabezó, hubo demandas de pocas decenas de personas para que haya “justicia” para el ex presidente municipal, José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda, quienes hasta ahora son los políticos o presuntos servidores públicos de más alto nivel que han sido encarcelados y procesados a causa de aquella dolorosa página de la desgracia nacional.

No hay nada que atenúe la responsabilidad de Abarca y Pineda en cuanto a la comisión de actos delictivos en el ejercicio del poder.

AMLO: “no voy a reelegirme”

  • Público agradecido
  • Continuidad asistencial
  • Trump, el conspirador

En Acayucan, Veracruz, Andrés Manuel López Obrador presentó Sembrando Vida, un programa de comunidades sustentables que, según la información oficial disponible, busca “rescatar al campo y reactivar la economía local; atendiendo dos problemas centrales: la pobreza rural y la degradación ambiental”. Lo hizo en un estadio de béisbol repleto de beneficiarios de ese programa y de otros de similar asistencia social.

Fueron exactamente 45 minutos de discurso andresino en una notable sintonía entre un presidente de la República y su audiencia popular. López Obrador desgranó cada uno de los componentes de sus programas, entre expresiones de júbilo de los asistentes, que interrumpían la alocución del tabasqueño con aplausos y gritos. López Obrador hablaba con giros coloquiales, entre otros, el “me canso, ganso”, con gesticulaciones, silencios, manoteos, preguntas a los asistentes respecto a si quedaba claro lo explicado y un énfasis oratorio casi de predicador religioso.

Tantas cosas buenas fueron anunciadas a los presentes (reparto de dinero en efectivo, tandas del bienestar, entrega de ganado a la palabra, empleo en siembra de árboles, establecimiento de precios de garantía a productos agrícolas, entre otros puntos asistenciales) que la euforia llevó al expositor a enfatizar el sentido de continuidad de esos proyectos. Por ello, entre sonsonetes de picardía habló, sin mencionarlos expresamente, de los riesgos de que lo que hoy se está tejiendo pueda ser destejido en el futuro electoral:

“Porque no estoy pensando de que no: va a quedar uno de nosotros y va a seguir el programa. No, ya saben ustedes cómo son estas cosas. Valen más seis años y, si se puede, uno o dos más independiente y se acabó” (en el contexto de la plática se entendería que al mencionar lo de “uno o dos más independiente” se refería, no a una especie de personalísimo poder transexenal, sino a un plazo extendido para que los beneficiarios de ciertos programas se hubieran afianzado económicamente).

En ese contexto soltó: “Además, yo no voy a reelegirme, porque yo soy partidario del ‘Sufragio efectivo, no reelección’”.

Como sucede con todo lo que tiene como punto de referencia al ahora presidente, tales palabras fueron interpretadas y asumidas de manera apasionada, más allá del estadio de Acayucan. A algunos les pareció muy apropiado el apego de López Obrador a la letra antireeleccionista.

A otros, les pareció que el autodescarte es en realidad una forma de ir preparando lo contrario, como sucedía con el “denme por muerto” anterior a su primera postulación presidencial, en 2006. Y a otros les pareció injusto y modificable que el personaje de su predilección electoral no pueda estar nuevamente en las boletas, en busca de dar personalmente continuidad a su proyecto.

La postura del gobierno mexicano respecto a Venezuela ha ido perdiendo espacio de viabilidad práctica ante el embate descarado y brutal de Estados Unidos contra el gobierno de Nicolás Maduro. Mañana miércoles, el canciller Marcelo Ebrard estará en Montevideo para participar en una reunión con representantes de países de la Comunidad del Caribe, mientras España se alista para reconocer hoy al autoproclamado Juan Guaidó como presidente de Venezuela y la Unión Europea avanza en sentido parecido.

De las presiones de Washington y sus visos conspirativos ha dado cuenta el diario español, El País, en una nota firmada por Miguel González: “La Administración estadounidense avisó al gobierno español antes de que el líder de la Asamblea venezolana, Juan Guaidó, se proclamara presidente interino y ha presionado luego para que España y la Unión Europea lo reconozcan y rompan cualquier canal de diálogo con Nicolás Maduro. ‘Tenemos mucha presión; no les voy a decir de quién, pero se lo pueden imaginar, para que votemos en contra de la creación de este grupo de contacto internacional’, admitió el ministro de Exteriores, Josep Borrell, en el Congreso español.

Ha salido de la cárcel el exgobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés, largamente acusado en términos políticos y mediáticos de actos de corrupción pero, en el plano jurídico, ahora beneficiado con una libertad condicional que, entre otros detalles, implica un brazalete electrónico de control. A Padrés lo defiende uno de los abogados mejor cotizados del país, Antonio Lozano Gracia, quien fue procurador general de la República virtualmente por designación de Diego Fernández de Cevallos. La fianza para la libertad condicional de Padrés tuvo como garantía dos bienes inmuebles que cubren 40 millones de pesos.

Astillas: La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación presionará para que la supresión de lo que fue llamado “reforma educativa” se haga en términos de la profundidad deseada por estos profesores disidentes. Temen que a la hora de las redacciones de artículos y sus “letras chiquitas” se pretendan introducir intenciones distantes de lo que estos miembros del magisterio pretenden… Sigue estancado el conflicto en Michoacán, con aperturas y cierres de determinados tramos ferroviarios.

Oficialmente, dirigencia y asamblea decisoria de estos profesores decidió liberar las vías y permitir la salida de trenes con mercancías, pero grupos inconformes desobedecen esos acuerdos… El presidente López Obrador anunció que presentará un plan de ayuda a deudores de Infonavit, para que no les puedan quitar sus casas…

También informó que va a revisar los acuerdos de exportación de azúcar y los permisos de importación de edulcorantes, para proteger a los cañeros nacionales. En una parte de su discurso, dijo: “¿Por qué no ha habido un estallido social?, porque hay lo que se llama la economía informal, se buscan la vida como se puede”…

Resolver Michoacán

  • CNTE, Aureoles, empresas
  • Se van 15 maquiladoras
  • Sheinbaum: desfase y frialdad

El conflicto de Michoacán, donde ayer se cumplieron 15 días de bloqueos de maestros en las vías de los trenes, está poniendo en predicamento la relación del gobierno federal con uno de los estatales, del obradorismo con el movimiento magisterial disidente, que fue su aliado electoral, y del espíritu moralista y voluntarista del Palacio Nacional respecto a problemas graves que dañan la economía y otros indicadores pragmáticos.

Hasta ahora, el enorme bono democrático del presidente Andrés Manuel López Obrador le ha permitido salir indemne, e incluso, con ganancias demoscópicas, de los varios conflictos que se le han presentado en sus vertiginosos meses de mandatario electo y de constitucional en funciones.

Hechos y circunstancias que habrían representado un duro reto para gobernantes al estilo tradicional, se han disuelto sin mayor impacto trascendente contra el peculiar político tabasqueño que a fin de cuentas acaba imponiendo su discurso e interpretación de los procesos que emprende.

En Michoacán, sin embargo, se están acumulando ingredientes críticos de dosificación prolongada. Son fuertes las pérdidas que sufren las cadenas de suministro y producción, tanto nacionales como internacionales, interrumpidas por el prolongado bloqueo ferroviario de los profesores disidentes. No es un asunto de discursos, ideologías, justificaciones o conferencias mañaneras.

Ayer fue regresado a territorio mexicano el primer migrante centroamericano conforme a las nuevas reglas migratorias que Estados Unidos ha impuesto a nuestro país

López Obrador se está arriesgando, como es en otras ocasiones, más de lo usualmente aceptable, al encomendar el arreglo del conflicto michoacano al paso del tiempo y a una especie de autoenmienda a la que deberían de llegar los miembros de la CNTE al darse cuenta.

Según las estimaciones andresinas, están actuando incorrectamente, que sus tácticas de protesta no son realmente de izquierda y que la opinión pública no les es favorable.

Encomendar la solución de graves problemas políticos a la intervención de una especie de providencia cívica no parece una buena estrategia. La presidencia de la República debe hacer política a fondo y con plazos, con inteligencia presionante, más que la fuerza pública, más allá del nefasto origen y la pésima administración del gobernador Silvano Aureoles Conejo y más allá de los entendimientos tácticos que en materia electoral sostuvo el año pasado con la CNTE. De otra manera, el caso Michoacán podría enconarse y ser aprovechado por los adversarios del obradorismo que tiene demasiados frentes abiertos al mismo tiempo.

En Matamoros, Tamaulipas, más de 15 empresas maquiladoras han anunciado que dejarán México, ante la movilización de trabajadores en demanda de aumento salarial y el pago de un bono especial.

En Oaxaca, la sección 22 del SNTE inició ayer bloqueos a varias vialidades

Aun cuando es un problema marcadamente local, el gobierno federal ha sido acusado por inversionistas de mantenerse ausente, a la vez que segmentos de obreros lo culpan de lo contrario, de privilegiar la “paz” sin huelgas que se mantuvo durante décadas e intentar el debilitamiento del movimiento obrero que, en otras firmas maquiladoras, ha conseguido la aprobación de sus demandas.

Al aumento de la violencia en las calles de la Ciudad de México se ha sumado la existencia de bandas de personas que a las afueras de estaciones del Metro o dentro de sus instalaciones intentan secuestrar a mujeres jóvenes, amontonándose alrededor de ellas y tratando de meterlas por la fuerza a vehículos automotores. En las redes sociales ha habido varias denuncias en ese sentido, con relatos vívidos del terror que han sufrido mujeres a las que los delincuentes suelen adjudicar en voz alta una especie de cotización que habrían de recibir a la entrega de esas mujeres.

Es evidente que el gobierno capitalino, a cargo de Claudia Sheinbaum, tiene en funciones muy poco tiempo y sería desproporcionado exigirle resultados inmediatos en temas tan delicados. Pero pareciera desfasado el gobierno capitalino respecto al federal, con menos pasión e imaginación para hacer sentir a los capitalinos que algo relativamente aceptable se está haciendo en estos y otros casos de una delincuencia sin control.

Extrañas conductas litigiosas en el caso de El Chapo Guzmán en Nueva York: se abstuvo de usar la palabra en su favor y solo presentó un testigo, contra la baraja de testigos y evidencias que aportaron sus acusadores. Casi como si el caso estuviera perdido o lo dieran por tal…

La calificadora Fitch Ratings consideró negativas la realidad y las perspectivas de Petróleos Mexicanos (Pemex), así que bajó de rango las etiquetas medidoras de la confianza de inversionistas extranjeros. Tal calificación adversa se basa, según se informó ayer, en el continuo deterioro del perfil crediticio independiente de la máxima empresa gubernamental del país. La descalificación paulatina de Pemex no puede separarse del paquete de “preocupaciones” de empresarios y capitalistas inconformes con medidas del gobierno obradorista…

La canasta básica vio aumentar de 23 a 40 sus componentes, por decisión de la administración federal que está recomponiendo esquemas y generando nuevas propuestas al amparo del organismo denominado Seguridad Alimentaria Mexicana, cuyo director es Ignacio Ovalle, destacado funcionario que fue de gobiernos priistas de diverso sello económico…

Un hondureño de más de cincuenta años de edad fue “devuelto” para que acá espere la resolución del gobierno gringo respecto a solicitudes de ingreso legal al “paraíso” de las barras y las estrellas…

En Oaxaca, la sección 22 del SNTE (que, en realidad, corresponde a la CNTE) inició ayer bloqueos a varias vialidades, en demanda de plazas laborales y pago de salarios y prestaciones con atraso…

AMLO: béisbol y literatura

  • Picheo duro al huachicol
  • Desobedecer al mánager
  • Taibo II: libros a diez pesos

De gira en Sinaloa, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció novedades literarias y deportivas. Metido en esa dinámica, se concedió libertades narrativas y beisboleras para retar a un equipo adversario, Los Huachicoleros, a que soporten su figurado lanzamiento en curso: “A ver si van a batear esa: cien millas por hora, una lisa, una recta con moña”. Con tal picheo, el titular de la novena denominada palacio nacional considera posible “acabar con la corrupción y acabar con la impunidad”.

Las referencias beisboleras y la predilección por el juego de cuatro bases no son nuevas. Como jefe del gobierno del Distrito Federal promovió la actividad profesional de los bates y los guantes. En marzo de 2004, mientras explicaba su intención de ayudar a que empresarios adquirieran una franquicia de las Grandes Ligas estadounidenses para jugar en la Ciudad de México, explicó:

“Me gusta el béisbol y lo practico, con lo que me quito un poco el estrés. Ustedes comprenderán: cada vez que estoy bateando me estoy imaginando quién viene ahí de pelota…”. La entonces directora del Instituto del Deporte del Distrito Federal, Dione Anguiano, quiso ponerle identificación ex presidencial a la bola: “¡Es que la pelota está pelona!”. A lo que AMLO respondió con sentido político-deportivo: “Están tirando moña, scrawball y hasta bola ensalivada. Pero no hay problema; vamos a salir adelante”.

López Obrador ha jugado con frecuencia en el equipo “Amigos”, de la categoría de veteranos de la Liga de Tranviarios; en alguna ocasión, AMLO se tomó una fotografía, con mensaje político, con Miguel Ángel Mancera enfundado en uniforme amistoso.

Héctor García Antonio, entrenador de López Obrador en el terreno beisbolero, aseguró en septiembre del año pasado que el entonces ya presidente electo “es un deportista de excelencia, apasionado del béisbol, lo juega de manera rutinaria y es muy disciplinado en sus entrenamientos (…) cuando entrena, es muy exigente, me dice ‘lánzame más fuerte’ y en un video hizo el comentario de ‘pura moña, Héctor’, es decir pura curva (… ) no le gusta que lo esté consintiendo, a él le gusta que de repente lo sorprenda con una curva, con un cambio de velocidad, luego la recta y movérsela a las esquinas”.

Sin embargo, el entrenador García Antonio narró que en una ocasión, en una séptima entrada con la casa llena y frente a Jesús “Chito” Ríos, el máximo ponchador del béisbol mexicano, ya en retiro, el jugador Andrés Manuel desobedeció las instrucciones de su mánager en el campo, Alfredo Ortiz, el Zurdo, quien había ordenado al tabasqueño que diera un toque de bola, lo cual fue asentido por el bateador, pero “el ‘Chito’ envió su esférica y ¡Oh, sorpresa!, Andrés Manuel no se cuadró, al contrario, hizo el swing, le pegó a la pelota y la mandó a la barda. Todo el mundo a correr. Pudo llegar a home, pero lo frenaron en tercera base”.

Pero no todo fue béisbol en la visita andresina al estado en el que ha defendido el gobernador Quirino Ordaz de las bien ganadas rechiflas que le han lanzado cual bolas rectas y con moña. Anunció, con Paco Ignacio Taibo II, como principal acompañante, una estrategia para promover la lectura en un México situado en penúltimo lugar mundial de esa práctica intelectual.

Taibo II planteó la necesidad de que el precio de los libros sea accesible para los mexicanos y dijo que se va a desbaratar el esquema de encarecimiento editorial. En el Fondo de Cultura Económica, aseguró, vestido con una camiseta negra, “vamos a hacer libros baratísimos, vamos a regalar libros”. Adelantó que se instalarán 130 librerías en el país y que se editará una colección, “Vientos del Pueblo”, con textos cuyo precio al público arrancará desde los diez pesos.

Astillas: Carlos Salinas de Gortari estuvo presente en el pleno del Senado de España durante el acto denominado “Día Oficial de la Memoria del Holocausto y la Prevención de los Crímenes contra la Humanidad”, en el que se recordó y homenajeó la memoria de quienes fueron concentrados, torturados y asesinados por los nazis en Auschwitz.

La invitación al ex presidente mexicano, según se informó, fue hecha por el presidente del senado español a propuesta de Isaac Querub, uno de los oradores en el acto, quien preside la Federación de Comunidades Judías en España… El ex secretario de gobernación y ahora senador priista, Miguel Ángel Osorio Chong, ha dicho que no les hace gracia a sus compañeros de bancada, el dicho de la morenista Yeidckol Polevnsky respecto al “PRIMor” (la alianza política no confesa entre priistas y miembros del actual partido en el poder)…

Además, dijo el ex gobernador de Hidalgo que no hay una “negociación” para que el voto de los senadores del tricolor apoye a Morena y de esa manera palacio nacional consiga la mayoría necesaria en el tema de la creación de la Guardia Nacional.

México: mediación en Venezuela

  • Maduro la acepta
  • Polevnsky y el PRIMor
  • AMLO elogia a Fayad

Cuando la diplomacia mexicana gozaba de consolidado respeto pudo ayudar, mediante labores de mediación, a atemperar o evitar las aristas más explosivas o violentas de conflictos internacionales. El desplome de esa diplomacia, marcadamente durante los gobiernos de mala catadura que encabezaron Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña, colocó a México como sirviente de intereses estadounidenses, sin mayor reconocimiento en Latinoamérica y el mundo.

Es ejemplo de esos momentos brillantes de mediación el Grupo Contadora (nombre tomado de la panameña isla Contadora, donde se realizó la primera reunión de trabajo), que fue creado en 1983, con Miguel de la Madrid como presidente de la República y Bernardo Sepúlveda como canciller, para tratar de restablecer la paz en Guatemala, El Salvador y Nicaragua (con impacto nicaragüense en parte de Honduras), mediante una acción concertada de Colombia, Panamá y Venezuela, con México como pivote.

La recuperación de la doctrina Estrada (postulada en 1930 por el mazatleco Genaro Estrada, quien era secretario mexicano de relaciones exteriores durante el gobierno de Pascual Ortiz Rubio, en pleno maximato callista) ha permitido al gobierno de López Obrador (a pesar de la andanada de descalificaciones de sus adversarios políticos, en especial la derecha que está en fase histérica contra Nicolás Maduro) la recuperación de la capacidad de incidir positivamente en coyunturas delicadas como la que hoy se vive en Venezuela.

Las graves consecuencias que podría generar la escalada golpista impulsada desde Washington y secundada por buena parte de los gobernantes sudamericanos, con el brasileño Bolsonaro como entusiasta ariete, podrían frenar provisionalmente o conjurarse si avanza la propuesta de negociaciones políticas que han lanzado México y Uruguay, al formular “un llamado a todas las partes involucradas, tanto al interior del país como al exterior, para reducir las tensiones y evitar una escalada de violencia que pudiera agravar la situación”. La posibilidad de establecer un diálogo con sus opositores, encabezados por el autoproclamado Juan Guaidó, fue aceptada por Nicolás Maduro, quien así respondió a los gobiernos de López Obrador y el médico Tabaré Vázquez: “Les digo públicamente que estoy de acuerdo”.

Ayudar al diálogo y tratar de evitar un conflicto que podría involucrar a fuerzas expansivas de varios continentes es un objetivo más importante que la simple suma de México al conjunto de países latinoamericanos que en consonancia con la Casa Blanca han desconocido al gobierno de Nicolás Maduro, criticable y lesivo en varios aspectos pero no al grado de promover y aplaudir un acto más de intervencionismo estadounidense. Sin embargo, la búsqueda desesperada de banderas políticas por parte de la oposición a López Obrador, hace que ignoren la importancia de esta posibilidad de mediación, en aras de eventuales réditos forzados e inmediatistas.

En la confesa era del Primor (PRI y Morena), que tan dulcemente suena a los oídos de la presidenta formal del actual partido hegemónico, Yeidckol Polevnsky (ella dijo, al explicar el empuje de Morena para que un priista gobierne de manera interina Puebla, que sonaba mejor PRIMor que PRIAN, añadiendo consideraciones muy reivindicativas para el priismo), el presidente López Obrador elogió a un ejemplar prototípico del priismo, el gobernador hidalguense, Omar Fayad, ante los demás gobernadores que se reunieron con el titular del poder ejecutivo federal durante una sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública. Según eso, Fayad habría tenido un comportamiento ejemplar durante la crisis de Tlahuelilpan.

Los acercamientos del morenismo al PRI tienen entre otros objetivos el aislar aún más al Partido Acción Nacional y, en lo legislativo, conseguir votos de tres colores en pro de la Guardia Nacional conforme la desea López Obrador, con todo y el artículo transitorio que tantas objeciones ha generado.
En el discurso que pronunció AMLO ante ese consejo de seguridad, aseguró que mantendrá un diálogo directo y constante con los gobernadores y que no se impondrá absolutamente nada. El mensaje tiene como telón de fondo la creciente oposición de algunos mandatarios estatales, como el peñista-perredista Silvano Aureoles Conejo, de Michoacán, y el aspirante a candidato presidencial 2024 por el Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro, de Jalisco. Otro prematuro buscador de postulaciones en 2024, el panista Javier Corral Jurado, mantiene también una postura crítica respecto a varios aspectos operativos del obradorismo. Y, en general, la mayoría de los gobernadores no morenistas mantienen rechazo a la figura virtualmente electoral de los superdelegados de la nueva administración federal.

Astillas: Dentro de seis meses cumplirá Porfirio Muñoz Ledo 86 años de edad. Ha sido de récord Guiness su paso por la política: miembro y dirigente de varios partidos, legislador en varias ocasiones siempre enjundiosas, secretario de estado en diversas oficinas, orador afamado y activo ejemplo de supervivencia entre membretes y grupos diversos y confrontados. Tuvo un desvanecimiento al llegar a una reunión en Palacio Nacional.

Presidente actual de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, es probable que merezca cuidar su salud más que exponerla… En Chihuahua se ha reactivado el caso de Alejandro Gutiérrez, el priista que como miembro de la directiva encabezada por Manlio Fabio Beltrones está acusado de triangulaciones delictivas para hacer llegar dinero federal durante el peñismo para campañas electorales del Revolucionario Institucional… Una comisión panista estudiará el caso de los diputados locales poblanos que votaron a favor del priista Guillermo Pacheco Pulido para que en acuerdo con Morena fuera designado gobernador interino. Hay ánimo de expulsión de esos congresistas estatales…

Tlahuelilpan: tragedia y debate

  • AMLO no dejó ningún vacío
  • La instalación de Gertz
  • Puebla: hoy, interino

La tragedia sucedida en Tlahuelilpan, Hidalgo (hasta el momento), mostró nuevamente la polarización política que vive el país con el cruce de acusaciones respecto a culpas y responsabilidades anteriores o actuales, el perfil real de la cultura del fraude y el robo en la sociedad mexicana en sus diversos estratos, no solo los populares y el constante riesgo de que hechos lamentables puedan desbordarse y ser convertidos intencionalmente o convertirse sin inducción en una crisis mayor.

La dimensión de lo acontecido proviene de una sostenida permisividad del Estado mexicano ante la práctica socializada de robo de combustible, llamada huachicoleo, que el gobierno de López Obrador ha decidido combatir. Es virtualmente unánime el diagnóstico y la condena de ese saqueo asociado a grupos criminales. La discusión se da en el plano de las formas utilizadas para enfrentarlo, que han propiciado desabasto de combustible en varias partes del país, debido al cierre de ductos.

La estrategia del obradorismo, ampliamente seguida y apoyada, según encuestas de opinión pública, fue aprovechada por sus endurecidos adversarios para tratar de responsabilizar a la actual administración federal de muertes como las acontecidas en la región hidalguense: desde la crítica a la inacción de las fuerzas militares y policiacas ante la multitud armada de bidones, hasta la pretensión de correlacionar el desabasto con la ansiedad por hacerse del combustible aunque fuera desde la fuente mortal habilitada en Tlahuelilpan.

Como lo ha hecho apenas pasada la noche electoral de julio pasado, López Obrador no ha dejado resquicio sin ocupar en el plano del control mediático. Viajó por tierra, de noche, de Aguascalientes al lugar de la desgracia, para estar presente. Ofreció conferencias de prensa, hasta dos por día, para informar al detalle de lo que se estaba realizando. En su entorno hubo incluso voces sin cargo en el gobierno que llegaron a caracterizar lo sucedido como un “sabotaje” y como parte de una campaña de “desestabilización” contra el gobierno actual.

Quedó Alejandro Gertz Manero como primer Fiscal General de la República Mexicana. En estricto sentido, el mismo personaje al que el presidente Andrés Manuel López Obrador colocó como encargado del finiquito de la Procuraduría General de la República (PGR) fue designado como fiscal técnicamente autónomo, pero políticamente perteneciente al grupo partidista que al día de hoy es hegemónico.

La instalación de Gertz no fue cuidadosa: aún estaban los senadores “auscultando” a los tres finalistas y ya se estaba proclamando que el voto del partido en el poder sería a favor de Gertz. El mismo presidente López Obrador informó el domingo por la tarde, en una conferencia de prensa sobre Tlahuelilpan, que Gertz ya no estaría más en ese tipo de comparecencias ante reporteros y que daría una conferencia de prensa; anunció que bien pudo haber hecho por sí mismo el nuevo fiscal “autónomo”. Gertz no concita hoy las mejores opiniones. Ya se verá si en la práctica demuestra que su designación fue acertada.

En Puebla inicia el camino rumbo a las elecciones extraordinarias de gobernador, luego de la muerte de la panista Martha Erika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle. Ayer, el congreso estatal determinó una tercia de aspirantes a ocupar el interinato correspondiente. Acción Nacional, con el exgobernador Antonio Gali como operador, postula al actual encargado del despacho, Jesús Rodríguez Almeyda. Pero todo apunta a que el ganador sea el priista de viejo cuño Guillermo Pacheco Pulido, a quien podría apoyar la bancada mayoritaria que es la de Morena. El gobernador interino convocará a elecciones extraordinarias.

Astillas: En Monterrey fueron detenidas ocho personas, pertenecientes a la organización Únete Pueblo y a otros colectivos que durante trece días se habían mantenido en plantón al interior del Palacio de Gobierno de Nuevo León, en protesta por los aumentos a derechos vehiculares en el estado y por la pretensión de incrementar las tarifas del transporte público urbano.

La administración del demeritado Jaime Rodríguez Calderón consideró que se alteraba el orden por estar dentro de un edificio gubernamental fuera de los horarios de atención al público con esta manifestación… En Huatabampo, Sonora, se realizó una protesta de ciudadanos por la violencia desatada en esa región y, en particular, en demanda de justicia plena en el caso de tres estudiantes del Instituto Tecnológico de Sonora que desaparecieron el último día del año y el pasado 13 fueron encontrados sus cadáveres. Hay dos detenidos como presuntos responsables de los asesinatos…

El gordillismo busca recuperar la dirección del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y, también, la reinstalación de un instrumento de poder a través de un partido político propio.

Este fin de semana se realizó una convención nacional de las Redes Sociales Progresistas, la organización que impulsó Elba Esther Gordillo para promover el voto a favor de Andrés Manuel López Obrador y suministrarle una red de defensa electoral complementaria de Morena. Uno de los acuerdos de esa reunión fue el organizar un partido político, aunque en los actos mantuvieron como distintivo la efigie de López Obrador. La profesora Gordillo ya tuvo su partido propio, Nueva Alianza, llamado “Panal”, que perdió en el contexto de su encarcelamiento.

El periplo de la primera Fiscalía

Bátiz, siempre mencionado
Gertz, ¿el ganador?
De Gyves, carta de desempate

A fin de cuentas y como estaba previsto, el periplo de senadores, especialistas, colectivos de la “sociedad civil” y ciudadanos en consulta llegó al punto de origen: el primer Fiscal General de la Nación será un personaje absolutamente cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador. De los diez nombres enviados por el Senado a Palacio Nacional para que el titular del Ejecutivo desechara siete, se mantuvieron los que todo mundo involucrado en el asunto sabía desde el principio: Bernardo Bátiz, Alejandro Gertz y Eva Verónica de Gyves. De esa terna tan prevista, la cámara de Senadores elegirá al nuevo titular de la fiscalía técnicamente autónoma.

Si los senadores (es decir, Morena y sus aliados) no alcanzaran la mayoría calificada para designar al citado fiscal (dos terceras partes de los votantes), el asunto pasaría a resolución al principal despacho de Palacio Nacional: periplo, según el diccionario de la Real Academia Española, en la primera de sus acepciones, significa “viaje o recorrido, por lo común con regreso al punto de partida”.

En todo caso, la única discusión real ha sido respecto al nombre y apellido de quien vaya a beneficiarse con la predeterminación. Durante toda la circunnavegación ha ido a la cabeza el maestro Bátiz, un jurista respetado, honesto y equilibrado. Fue panista, y dejó esa adscripción en 1992 (en pleno amasiato político de Carlos Salinas de Gortari con dirigentes de Acción Nacional como Diego Fernández de Cevallos y Luis H. Álvarez, este último, entonces, jefe nacional del partido) junto con Pablo Emilio Madero Belden, José González Torres (estos dos, dirigentes nacionales y candidatos presidenciales del blanquiazul), Jesús González Schmal, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos y José Ángel Conchello, entre otros. Eran miembros del Foro Democrático, también llamado Doctrinario.

Más adelante, Bátiz ligó su vida política a López Obrador, con quien fue procurador de justicia en el entonces Distrito Federal y, posteriormente, le acompañó en los diversos y complicados lances del persistente político tabasqueño.

A las posibilidades de Bátiz (82 años de edad, chilango, cuatro veces diputado federal y diputado constituyente de la Ciudad de México) se ha ido oponiendo la figura creciente de Alejandro Gertz Manero, quien no goza del aprecio a las virtudes del maestro Bátiz pero sí una innegable habilidad para irse colocando en cada vez mejores posiciones del cuadro de trabajo de López Obrador. Comenzó esta etapa como asesor y actualmente está encargado del despacho de la Procuraduría General de la República.

Gertz Manero, por quien muchos apuestan como el ganador final de la carrera por la Fiscalía, nació también en la Ciudad de México hace 79 años y ha sido coordinador de la campaña nacional contra el narcotráfico en 1996, en el contexto de la temida Operación Cóndor; secretario de seguridad pública en la administración capitalina, con Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Robles, y en la federal, con Vicente Fox Quesada.

Originalmente se hablaba de Gertz Manero como principal aspirante a la coordinación general de la Fiscalía, que según el artículo 14 de la Ley Orgánica de esa institución está en el segundo escalón, apenas por debajo del propio fiscal. Luego de la poderosa coordinación general, están las fiscalías especializadas en Materia de Derechos Humanos, en Delitos Electorales y en Combate a la Corrupción. Además, conforme al artículo 11 de la misma ley, a ese coordinador general correspondería actuar “en sustitución o suplencia del Fiscal General de la República, de conformidad con lo previsto en la presente Ley”.

Si la elección entre Bátiz y Gertz se enconara, podría entrar Eva Verónica de Gyves Zárate, con carrera profesional propia, aunque sus adversarios usan en su contra el hecho de que sea esposa de Rafael Guerra Álvarez, quien fue defensor de AMLO durante el episodio del desafuero de éste en el gobierno capitalino y en noviembre pasado fue electo presidente del tribunal capitalino de justicia. Al Senado llegó el texto de las reformas aprobadas en la Cámara de Diputados para crear la Guardia Nacional. Se suponía que dicho texto habría de aterrizar plácidamente en el Senado para su aprobación sin mayor trámite y su envío a los congresos estatales, donde una vez conseguida la mayoría más uno de ellos, se convertiría en letra legal.

Pero en el camino se atravesó una modificación que fue impugnada por el presidente López Obrador en su conferencia mañanera del propio jueves. Un artículo transitorio fue transformado en San Lázaro y el político tabasqueño se declaró “insatisfecho” con tal situación. Al haber quitado la redacción original se dejaban las cosas casi como si nada hubiera sucedido, pues en esas palabras suprimidas se planteaba la peculiar concesión para que las fuerzas armadas puedan ejercer funciones de seguridad pública (es decir, la Guardia Nacional), en tanto las policías civiles son regeneradas y restituidas en su función primordial.

En el Senado, el jefe de la mayoría, Ricardo Monreal, respondió con rapidez para anunciar que tal objeción del presidente sería atendida y que la minuta de reformas sería devuelta a los diputados con la corrección solicitada por Palacio Nacional. No es un asunto menor. En ese artículo transitorio se resume el significado de la Guardia Nacional: fuerzas militares habilitadas para asumir funciones civiles de seguridad pública durante una temporalidad discrecional.

Y, mientras el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se alista para visitar México a finales de este mes, para conocer cómo van los proyectos productivos y de desarrollo en el sureste mexicano y en Centroamérica.
¡Hasta el próximo lunes, con Héctor Serrano (alfil de Miguel Ángel Mancera) y algunos diputados perredistas más, lamentando que en el Sol Azteca se “atente” contra la libertad de ideas!

Acusaciones recurrentes contra Peña

• No solo desde Brooklyn
• Narco, elecciones y poder
• Menosprecio al Legislativo

Son, desde luego, cartas marcadas. Declaraciones de delincuentes bajo control como testigos protegidos o con promesas de mejoría en su situación si ya están formalmente sentenciados. Por ello, dar como válidos algunos de los señalamientos que hacen esos personajes, porque dañan la reputación de alguno de los villanos favoritos de cada cual, equivaldría a luego tener que aceptar otras postulaciones que afectasen al favorito de cada quien. Sería como el rejuego de las encuestas de opinión: enaltecer las que convienen y repudiar las adversas.

Sin embargo, los señalamientos del narcotraficante colombiano Alex Cifuentes en el prolongado concierto de Los Capos Cantores de Brooklyn, referidos a un pago de cuando menos cien millones de dólares al ex presidente Enrique Peña Nieto, aterrizan en un suelo propicio, largamente abonado por anteriores acusaciones (inclusive del mismo Cifuentes) y de evidencias de protección al extremo, por parte del político mexiquense, de otros señalados como recaudadores de fondos de origen oscuro para la campaña presidencial del citado Peña Nieto y, ya con él en ejercicio del poder, para beneficio directo del grupo que se apropió de Los Pinos (recuérdese el caso Odebrecht y su vertiente mexicana con Emilio Lozoya).

La narrativa desarrollada por el delincuente colombiano ante mencionado toca aristas claras de la operación electoral de 2012: habla del especialista en campañas electorales utilizado con frecuencia por los priistas, J.J. Rendón, ave de permanentes turbulencias. Millones de pesos en maletas para el proceso de virtual compra de la presidencia de México por parte de grupos criminales convertidos en financistas, luego retribuidos con protección específica a los cárteles preferidos de la temporada y en contratos, negocios y todo tipo de enjuagues que convirtieron el sexenio 2012-2018 en el más escandalosamente corrupto de la historia moderna del país.

Las delaciones pronunciadas el martes en Nueva York, algunas de las cuales ya se habían expresado en años anteriores en diligencias judiciales bajo control del gobierno estadounidense, permiten entender el apocamiento y servilismo de Peña Nieto y su camarilla ante los intereses generales y las instrucciones particulares del aparato del poder del país vecino. No sería la primera ocasión en que los servicios de inteligencia y las actas judiciales sirvieran de irresistible mecanismo de convencimiento para políticos mexicanos metidos en esos negocios viscosos.

Cierto es que el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha hablado con insistencia de la necesidad de otorgar una amnistía hacia el pasado corrupto, para no atorarse en ello y menguar las fuerzas para construir el futuro. Pero se privará de una buena dosis de aliento el movimiento denominado Cuarta Transformación si no es capaz de llevar a tribunales casos como el de estos presuntos financiamientos criminales de campañas electorales, el de los Cantores de Brooklyn y también el de Odebrecht, la maquinación delictiva internacional que en México fue sistemáticamente blindada desde Los Pinos, con su último ocupante como esmerado supresor de pruebas, indicios y procesos.

No puede considerar decoroso el poder legislativo federal que otro poder, el ejecutivo federal, haya decidido dejar plantada a la Comisión Permanente, que había citado a cuatro altos funcionarios del obradorismo para que les explicaran lo que está sucediendo y lo que están haciendo en cuanto al combate al huachicol y al desabasto de combustible.

Bajo el argumento de que las graves tareas a revisar justamente no les permitían desatenderlas, los secretarios de Hacienda (Carlos Urzúa), Energía (Rocío Nahle), el director de Petróleos Mexicanos (Octavio Romero) y el procurador para la Defensa del Consumidor (Ricardo Sheffield), faltaron a la cita, lo cual causó enojo en la oposición a Morena y encendidas discusiones en las que hasta Porfirio Muñoz Ledo le entró al jaleo.
Astillas: la periodista Sanjuana Martínez ha sido invitada a dirigir la agencia noticiosa del estado mexicano, Notimex. Así lo puntualizó ella misma, cuando comenzó a correr la versión: “Es una invitación que me hizo el presidente.

Un reto muy interesante que estoy evaluando. No hay nada oficial. El puesto le corresponde al Senado autorizarlo”. Sanjuana ha sido reportera, corresponsal en el extranjero, escritora de libros de investigación y colabora en La Jornada y en el portal Sin Embargo…

La propia empresa Walmart de México hubo de salir al paso, luego que en redes sociales “Vanesa” difundiera una imagen de presunto desabasto en tiendas departamentales de México: “la imagen que circula es falsa. Nuestras tiendas se encuentran abastecidas para que nuestros clientes realicen sus compras de manera regular… La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, recomendó a López Obrador que asista personalmente a la reunión del Foro Económico Mundial de Davos, para que se “posesione rápidamente” en ese escenario. Lo anterior, luego que AMLO anunció que enviará un representante a esa sesión.

No a la “paz” corrupta

• Respaldan combate a huachicol
• Sheinbaum y los engomados
• En Radio Centro, de 1 a 3

Vale preguntarse si el país puede y debe seguir funcionando así, sin sobresaltos ni esfuerzos, en la apariencia de una paz corrupta, en un esquema de complicidades múltiples y variadas, de las cuales uno de los puntos más oscuros y evidentes es el del robo de combustible.

Así ha funcionado México y probablemente así podría seguir funcionando hoy, sin problemas de abasto en las gasolineras pero con la diaria sangría millonaria que beneficia a grupos políticos y a funcionarios de todo nivel en administraciones.

La nueva administración federal ha dado un golpe a esa red mafiosa, la del huachicoleo, y ha generado una serie de complicaciones en la vida cotidiana de muchos mexicanos. Sin embargo, a diferencia de lo sucedido en enero de 2017 con el llamado “gasolinazo”, ahora se ha vivido una mezcla de resignación y solidaridad, esperanzados en que detrás de los problemas vividos haya una estrategia firme y eficaz para reintegrar a la hacienda pública los miles de millones de pesos robados desde los ductos gasolineros.

La actitud ante el combate al huachicol ha sido hasta ahora no socialmente violenta, pues representa una prolongación de la voluntad ciudadana que en julio pasado le entregó a Andrés Manuel López Obrador un enorme poder, no sólo el presidencial, también el del control de las cámaras legislativas y de varios estados de la República para que moviera y removiera lo que le pareciese necesario en aras de, entre otros encargos, disminuir notablemente la corrupción.

Ese enorme bono democrático está en juego actualmente. Requiere, para su buena conservación, de buenos resultados en los planos mediatos e inmediatos. No sólo de declaraciones y buenas intenciones ha de vivir el ser humano que acepta sacrificarse para conseguir un fin noble. En ese sentido, el obradorismo debe esclarecer, con datos y pruebas concretas, los señalamientos de sus adversarios que atribuyen los problemas actuales a improvisaciones y ocurrencias.

En ese ambiente necesitado de menos especulación y más información en firme, la jefa del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, alimentó la hipótesis de que el desabasto de gasolinas habrá de durar más de lo que muchos ciudadanos desearían. Lo ha hecho indirectamente, al proponer la instauración de un calendario semanal de surtido de gasolina conforme al color de los engomados correspondientes al programa Hoy no circula. Inducir el uso de ese sistema de engomados, lo cual fue propuesto originalmente en las redes sociales, significaría que los problemas continuarán cuando menos una semana más, ¿o acaso semanas?

La extendida duración de un conflicto de esta índole conlleva el riesgo de que se produzcan incidentes peligrosos. En un video reciente aparecieron escenas de pobladores cercanos a Acambay, en el Estado de México, dedicados a llenar toda suerte de recipientes con el combustible recién salido de un ducto pinchado. Cualquier chispa involuntaria podría causar una tragedia colectiva. En la comunidad Santa Ana Ahuehuepan, del municipio de Tula, Hidalgo, soldados fueron retenidos durante unas horas por pobladores luego que en un tiroteo quedó muerta una persona la cual, según las primeras versiones, habría sido parte de bandas de huachicoleros.

Inicia un programa en el 97.7 de Radio Centro a cargo de este tecleador astillado. Será de lunes a viernes, de 1 a 3 de la tarde. Se podrá escuchar en las estaciones de esa empresa en Guadalajara y Monterrey y desde www.radiocentro.com; habrá información, análisis y debates para hablar. Gracias de antemano a quienes acompañen este proyecto radiofónico de plena libertad informativa y de aportación de voces y opiniones que ayuden a esclarecer los tiempos de cambio que vive el país.

Como último apunte de esta entrega respecto al tema del huachicol: todo pareciera haberse quedado estacionado: de un lado, quienes apoyan la lucha del gobierno federal contra el robo de combustible y están dispuestos a sobrellevar molestias y tardanzas con la esperanza de que así se inicie un proceso largo y accidentado (pero real) de combate a la corrupción generalizada (de la cualPetróleos Mexicanos es un negro botón de muestra); del otro, los opositores naturales a los planes del obradorismo, cuyo principal argumento hasta ahora es el de los presuntos errores de planeación de la nueva administración federal, sobre todo en cuanto a una supuesta decisión de recién llegados de reducir sustancialmente la importación de combustible desde diciembre del año pasado.

Todo pareciera listo en el Congreso de la Unión para aprobar la creación de la Guardia Nacional que en los hechos ya está más que encarrerada. Los gobernadores de los estados ya han sido atendidos en cuanto a su exigencia de que el mando de la citada guardia sea adscrito al ámbito civil y no al militar. En las bancadas priistas hay una buena disposición a la negociación, para sumar sus votos “institucionales” a la propuesta morenista. Luego de este periodo extraordinario de sesiones del congreso, la iniciativa sería enviada a los congresos estatales en busca de que la mitad más uno de ellos la apruebe y, así, la Guardia Nacional, en los términos propuestos por el obradorismo, será letra constitucional.

¿Sexta transformación de Romero Deschamps?

– Ahora, apoya a AMLO
– 25 años de cacicazgo
– Busca durar 31 en el cargo

En una semana (el próximo 18), Carlos Antonio Romero Deschamps cumplirá 74 años de edad. De ellos, durante 25 ha disfrutado de la virtual condición de faraón chapopotero que la riqueza nacional petrolera ha otorgado a quienes han ocupado el liderazgo del poderoso sindicato nacional de trabajadores petroleros. En ese lapso ha sido partícipe de múltiples escándalos relacionados con corrupción: él, su familia y su camarilla dando constante ejemplo obsceno de despilfarro económico e impunidad ostentosa.

Siempre priista, puntal de campañas a favor de candidatos del partido tricolor (mediante el clásico acarreo de masas, el fraude electoral masivo y, en especial, el apoyo para triangulaciones de fondos como en el conocido caso del Pemexgate, con Francisco Labastida Ochoa como contendiente frente a Vicente Fox Quesada), Romero Deschamps está ahora en pleno proceso de transformación camaleónica: días atrás emitió un comunicado en el que apoya las acciones del presidente López Obrador contra la corrupción y su vertiente del llamado huachicol. El titular del poder ejecutivo, a su vez, agradeció las palabras del impresentable dirigente sindical y el “apoyo” de la base trabajadora.

Es evidente que Romero Deschamps está apostando a que la amnistía obradorista le beneficie, a pesar del entorno de amplia exigencia social de castigo real a los culpables del desastre nacional. Sería su sexta transformación: la primera sucedió cuando traicionó a Joaquín Hernández Galicia (aprehendido y destituido el 10 de enero de 1989, en el episodio conocido como el Quinazo, por el apodo del dirigente sindical); el sustituto inmediato fue Sebastián Guzmán Cabrera (trabajador jubilado) y, en junio de 1993, le relevó Romero Deschamps, quien en su toma de posesión prometió que los petroleros, sus familiares y amigos votarían por el PRI en los siguientes comicios y que nunca harían “ninguna alianza con los enemigos de nuestro partido ni con los adversarios del señor presidente” (nota de Salvador Corro: https://goo.gl/g8u9ZM ).

El tampiqueño Romero Deschamps ha sobrevivido al oleaje político, mediante el correspondiente mimetismo acomodaticio, durante los periodos de Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña. Previsor, ante la cantada probabilidad de que López Obrador ganara la presidencia de la nación, se hizo elegir para un nuevo periodo sexenal (el cuarto) aunque todavía no terminaba el tercer periodo, lo que sucedería en 2018. De esa manera, “por unanimidad” y con una gran complacencia de la administración peñista, el mencionado dirigente se hizo elegir para un periodo que irá del 1 de enero del presente año al 31 de diciembre de 2024. Si la salud física y política se lo permiten, seguirá como gerente del sindicato petrolero cuando López Obrador haya dejado Palacio Nacional.

En las secciones sindicales del país también ha tenido un trato benevolente el mencionado Romero. A pesar de que se “aplicaron” las nuevas reglas para elecciones “con voto libre y secreto”, el romerismo impuso con malas artes a sus cartas en los comicios realizados durante el periodo de la presidencia electa de AMLO. Dirigentes y legisladores de Morena intentaron levantar frentes de oposición en varios lugares pero, a fin de cuentas, y mediante una probable táctica de posposición, permitieron que los allegados al cacique fueran “electos”. En las Choapas, Veracruz, la junta de conciliación y arbitraje declaró nulas las elecciones sindicales y, en esa tesitura, el morenismo antiromerista confía en que se pueda desmontar por la vía jurídica el andamiaje total del corrupto sindicalismo petrolero.

Necesitado de aliados en la coyuntura delicada del desabasto de combustible en varias ciudades, el obradorismo podría ir al filo del pragmatismo y “perdonar” a uno de los máximos emblemas nacionales de corrupción e impunidad. Al mismo tiempo, someter a proceso judicial a este personaje ayudaría a muchos ciudadanos a considerar que valen la pena los problemas actuales de desabasto de combustible. ¿Qué recibirá de regalo Romero Deschamps al cumplir sus 74?

Astillas: Cuando el PRI tenía el control de las cámaras legislativas, preparaba con todo cuidado las comparecencias de secretarios de estado y directores de organismos públicos para que no sufrieran el embate de la oposición.

Ahora, Morena tiene una aritmética apabullante en San Lázaro y en el Senado y será interesante ver el comportamiento de este partido, y sus aliados, ante los próximos visitantes, los secretarios de Energía, Rocío Nahle y de Hacienda, Carlos Urzúa, y a los directores de Pemex, Octavio Romero, y de la Profeco, el reciente expanista Ricardo Sheffield, para que expliquen todo lo relacionado con el desabasto de combustible y el combate al huachicol… A diferencia de otros importantes proyectos del obradorismo, cuya viabilidad y éxito tardarán años en confirmarse o ser desmentidos por la realidad, la guerra contra el huachicol está en una fase que requiere de una rápida demostración de que la estrategia contra el saqueo de combustible ha sido eficaz y que tendrán resultados palpables, demostrables más allá de las declaraciones mañaneras…

Huachicol y escasez: batallas múltiples

  • Resistencia y miedos
  • Plan de AMLO, a prueba
  • Opositores, aprovechan

En pocas horas, una parte de la zona metropolitana de la capital del país fue tomada por los acechantes ejércitos de resistencia postelectoral y por las súbitas filas automotoras de miedo inducido ante el plan obradorista contra el huachicoleo.

Las insatisfactorias noticias provenientes de cuando menos seis estados sin el suficiente abasto de gasolina tomaron forma en la mancha urbana de la Ciudad de México y sus estados colindantes de una manera tan presurosa que movieron a los dos bandos en conflicto a trazar sin mayor demora sus pancartas explicativas: una reacción conspirativa de los intereses afectados por el plan del nuevo gobierno federal, creyeron ver los seguidores de la administración andresina, convencidos de que el agravamiento del conflicto fue una maniobra taimada; los adversarios del morenismo hecho poder se solazaron en la denuncia de la impericia y la incapacidad de los recién llegados a Palacio Nacional y sus extensiones operativas, convencidos a su vez de que el manejo del tema huachicolero es una más de las pifias ocurrentes del tabasqueño presidente.

Cierto es que López Obrador ha declarado la guerra al huachicol con un fervor de sanación institucional: colocó a uno de sus alfiles de toda la vida, Octavio Romero, en la dirección de Petróleos Mexicanos y desde ahí cierra y abre válvulas y ductos y contrata empresas privadas para el traslado por tierra del cargamento combustible, tardío en llegar mediante ese método de las pipas. En su conferencia matutina de prensa, correspondiente al martes, el presidente mostró confianza en su proyecto y aseguró que sí hay líquido para las gasolineras, aunque el método de distribución ha cambiado e implicará problemas.

El fondo de la batalla contra el robo de gasolinas no merece regateos: la riqueza nacional ha sido sustraída de manera sistemática por criminales disfrazados de líderes sindicales, directivos de Petróleos Mexicanos (PEMEX) y sus filiales, y políticos investidos de presidentes municipales, legisladores, gobernadores y seudopresidentes de la República (Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, en este apartado, aunque no los únicos). El expresidente Carlos Salinas de Gortari buscó asentar su poder mediante la aprehensión del líder caciquil del sindicato petrolero, Joaquín Hernández Galicia, apodado la Quina (en aquella época también cayó el “dirigente vitalicio” del magisterio, Carlos Jonguitud Barrios, relevado por Elba Esther Gordillo), y Felipe Calderón trató de hacer lo propio al desatar en México el horror de la “guerra contra el narcotráfico”.

Andrés Manuel López Obrador, sin necesidad de legitimar su elección, ha ido abriendo frentes de batalla con mucha rapidez y en varios campos. Algunos de los más notables se refieren a la supresión del proyecto de nuevo aeropuerto internacional (que lo contrapunteó con grandes capitales), al rediseño presupuestario (que le ha enfrentado con varios gobernadores, el estado de Jalisco, por ejemplo, quien ha anunciado que ha ordenado un estudio para valorar el costo de zafarse del pacto fiscal nacional) y a la austeridad económica en la estructura del gobierno federal, en los demás poderes y en organismos autónomos (el Instituto Nacional Electoral, por ejemplo, estudia la posibilidad de desentenderse de los comicios locales que se realizarán este año, dejando todo el paquete a las instancias de cada estado).

En ese entorno de batallas múltiples ha llegado la hora del huachicol. López Obrador ha enviado al ejército a tomar el control de las principales instalaciones petroleras y asegura que en pocos días se ha reducido el robo a la nación y se han ahorrado importantes cantidades de dinero. Pero sus adversarios están aprovechando las circunstancias para generar alarma y enojo en segmentos sociales que de manera genuina se han preocupado por el desabasto de combustible y en otros que de manera intencionada pretenden encontrar en este tema otra oportunidad de confeccionar y enarbolar alguna bandera opositora viable ante un obradorismo cuyo bono democrático aún se mantiene en niveles altos.

Astillas: No se ha transformado tanto la percepción social respecto a las declaraciones de sus autoridades en momentos de crisis como para que no tenga un resultado inverso el llamado de Petróleos Mexicanos a no realizar compras de pánico.

En un ambiente provisionalmente dominado por el rumor y los resortes defensivos resulta contraproducente lo meramente retórico… Los ministros de la Suprema Corte aceptaron reducirse en un 25% sus percepciones salariales. Seguirán ganando más que el presidente de la República y mantendrán algunas prestaciones especiales, pero ya dieron “muestra de buena voluntad” ante la política presidencial de aminoramiento de sueldos y honorarios… Aunque otro ministro de esa Corte autorizó a directivos del Banco de México a cobrar hasta cincuenta por ciento más que el propio López Obrador, en cuanto Banxico es un organismo autónomo…

El ex ocupante de Los Pinos, Felipe Calderón Hinojosa, no dejó pasar la oportunidad de dar recomendaciones al gobierno obradorista: “el gobierno debe reconocer con toda humildad que su estrategia no funciona”, dijo quien aún se niega a reconocer que su estrategia “contra el narcotráfico” no funcionó y, en cambio, sumió al país en una espiral de violencia salvaje que continúa…

Ayer comenzaron en la cámara de diputados las audiencias públicas, con gobernadores de estados y estudiosos del tema, sobre la Guardia Nacional que en los hechos ya está operando en varios lugares, como lo han dicho con todas sus letras algunos jefes militares. Las audiencias tendrán como destino la aplanadora de Morena y sus aliados, que ya tienen todo listo en el congreso federal para aprobar lo que actualmente se “analiza” y “discute”… Gobernadores priistas han pedido que cuando menos se ponga como jefe de esa Guardia Nacional a un civil y no a un militar, como si ese simple detalle pudiera cambiar la esencia del proyecto real, aplastantemente militarizado… ¡Hasta mañana!

Trump, entrampado con el muro

• ¿Arremeterá contra México?
• Buena relación con AMLO
• El Chapo: radiografía nacional

Empecinado en que México pague un muro fronterizo, Donald Trump es quien está cubriendo altos costos políticos. Una parte de la administración estadounidense está en cierre debido a la negativa presupuestal que al proyecto del muro ha impuesto la nueva conformación legislativa del país vecino, en específico los demócratas que controlan la cámara federal de representantes.

Entrampado en su propio capricho, en una crisis política multifactorial y con la vista puesta en su eventual reelección, Trump hablará la noche de este miércoles en un mensaje para cuya difusión se pretende el tiempo preferencial de la programación de televisoras.

El tema será el muro con México y el peligro que los migrantes significan para la seguridad nacional gringa; Al siguiente día, el escandaloso multimillonario estará en la frontera con México, para insistir en la importancia de la barrera (ya no de cemento sino de acero, ha aceptado Donald, obligado a negociar a la baja) y en la “emergencia nacional” que representa para Estados Unidos el flujo migratorio proveniente del sur.

Los enredos, cada vez mayores, del accidente de la política estadounidense apellidado Trump, pueden tener consecuencias para un México al que el nuevo presidente, Andrés Manuel López Obrador, busca dar equilibrio y orden.

A diferencia del continuo maltrato que recibió el antecesor, Enrique Peña Nieto (a pesar de la subordinación ejecutada y garantizada por el entonces canciller, Luis Videgaray), la postura de Trump ha sido insólitamente amable, respetuosa y colaborativa con el tabasqueño que, a su vez, se ha esforzado en evitar roces y situaciones de
conflicto.

En los hechos, la administración López Obrador está concediendo importantesganancias al presidente vecino. Los proyectos de desarrollo económico en las zonas norte y sur del país (en especial el paquete sureño que incluye el Tren Maya, el corredor transístmico, las Zonas Económicas Especiales y la siembra de árboles) han sido definidos abiertamente como “cortinas” para ayudar al frenado de las corrientes migratorias que desean llegar a Estados Unidos; Además, México ha aceptado, sin reconocer que haya un pacto de trasfondo (luego del extraño episodio de las incursiones y la caravana de centroamericanos desde Tapachula), que Estados Unidos deposite acá a los migrantes que soliciten asilo en el país de las barras y las estrellas, con lo cual México se convierte en una especie de estación de paso, un patio trasero de acomodo de material humano de destino que habrá de definirse en algunos años, previsiblemente de manera negativa en la mayoría de los casos.

La firma del nuevo tratado comercial norteamericano contó con un acompañamiento de los equipos de Peña Nieto y de López Obrador que habría sido impensable en otros momentos.

Al final, Trump se declaró máximo ganador político en lo general y, para tratar de salvar la cara respecto al tema del muro (su gran promesa electoral de exacerbación de ánimos nativistas), llegó a pergeñar la peregrina tesis de que México acabaría pagando la polémica construcción limítrofe mediante las ganancias que EE UU alcanzaría mediante las reconversiones del tratado en mención.

Una lectura política sin desquiciamientodebería llevar a Trump a mantener su especial
relación con López Obrador. Pero el rubio magnate, un personaje políticamente en jaque, urgido de generar controversias externas que amainen las tormentas internas, necesita reinstalar temas de combate. Esperemos que no sea México el destinatario de sus próximos disparates.

Por lo pronto, las sesiones judiciales de Nueva York, relacionadas con Joaquín Guzmán Loera, han proveído de suficiente material para confirmar a propios y extraños la existencia de un narcosistema mexicano que ha alcanzado todos los niveles. La radiografía de México, a partir de aquellas diligencias sobre el “Chapo”, muestra un país plenamente invadido de corrupción criminal, aunque, desde luego, en correspondiente interacción con el vecino que es el gran consumidor de drogas, como lo reveló el narcotraficante Vicente Zambada al mencionar que en 2012, bajo monitoreo de la DEA,  sostuvo dos telefonemas con su padre, Ismael Zambada, el mayo.

Astillas: En Michoacán se ha llegado a la violencia entre buscadores de gasolina en estaciones desabastecidas. En otras ciudades continúan las largas filas de automovilistas.

El gobierno federal ha decidido abrir ductos, con cuidado de que tales maniobras no restituya prácticas criminales de robo del combustible; pero, al mismo tiempo, según lo ha declarado al menos el gobernador panista de Guanajuato, se han producido fallas técnicas que han agravado el problema… México envía como representante a la nueva toma de posesión de Nicolás Maduro al encargado de la embajada en Venezuela, Juan Manuel Nungaray.

En el zigzag diplomático, la administración obradorista ha invitado a Maduro a la ceremonia de investidura del tabasqueño y se ha negado a acompañar la embestida del Grupo de Lima, pero al mismo tiempo envía una señal de poco aprecio, al no enviar a Caracas a un secretario de estado o a un subsecretario… A pesar del cuadro de descomposición que se vive en el país, pleno de episodios de barbarie que parecieran ya no generar tanto azoro, ha causado gran enojo nacional la agresión con arma blanca contra un perro que realizó una persona en Piedras Negras, Coahuila, presuntamente trabajador de la Comisión Federal de Electricidad. ;La violencia contra los animales es otra de las formas de deshumanización que se vive actualmente… Aún cuando la decisión puede ser impugnada por el Ministerio Público, ayer un juez decidió que el ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, pase a su domicilio a continuar con el proceso que se le sigue por defraudación fiscal equiparada.

El beneficio legal puede ser cor recto en términos técnicos, pero ese tipo de liberaciones produce enorme enojo en quienes ven a políticos y ex funcionarios disfrutar en libertad el saqueo de la riqueza pública.

¡Hasta mañana!