Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Domingo 22 Julio del 2018
nubes dispersas 21°

Niza Puerto

Lamentable golpiza

Suegras, comadres y cuñadas. Lamentable a todas luces resultan los hechos violentos suscitados otra vez en esta ciudad, en donde una turba de decenas o quizá hasta cientos de personas dieron una golpiza a un hombre extranjero con evidentes trastornos mentales.
Que si este llamado “Lord Ruzo Nazi” era una persona agresiva, no está en duda, pero bien pudieron haberlo deportado las autoridades del Instituto Nacional de Migración, luego de las múltiples denuncias en su contra por agresión contra mujeres, hombres y niños en plena calle de esta ciudad.
Sin embargo, nuevamente pretenden tapar el pozo luego del niño ahogado, pues es ahora cuando se destapa toda la cloaca y se sabe de los antecedentes de Aleksei Makeev.
Esta persona debió ser enviada a su país (Rusia o Ucrania) desde enero, cuando se pidió la formal deportación. Sin embargo, quedó en suspenso y el peligroso individuo continuó agrediendo a cuanta persona caminaba por las calles, especialmente por la Supermanzana 70, donde él vivía.
Será negligencia, será exceso de burocracia o simplemente hueva de las autoridades migratorias por lo que Makeev no fue llevado a su país, pero el caso es que el escándalo ya rebasó fronteras y el principal destino turístico es mal visto en distintos puntos del orbe.
El hombre estuvo a punto de morir y seguramente su cuerpo quedará con secuelas irreversibles, luego de ser tundido con palos y piedras. Dicen los reportes médicos que tiene hundimiento y fractura craneal, así como un brazo roto y golpes contusos por todas partes.
No dudamos que muy pronto la embajada de su país demandará una explicación al gobierno mexicano por lo ocurrido en este linchamiento contra una persona que padece de sus facultades mentales.
Ojalá pronto se recupere y sea deportado a su nación natal para ser atendido como lo que es, una persona que padece de sus facultades mentales y que requiere de medicamentos especiales para poder funcionar en sociedad.
Por lo pronto, aquí nos quedamos con la gente violenta, sumamente agresiva que no midió las consecuencias.

El superpolicía

Suegras, cuñadas y comadres. Gran revuelo causó en los sectores político, periodístico y por supuesto policíaco y hasta delincuencial, el nombramiento del Teniente Coronel Julián Leyzaola Pérez, a quien le han llamado “El Superpolicía” por haber disminuido los índices delictivos y la violencia en ciudades como Tijuana y Juárez.

El nuevo asesor de Seguridad Pública del Ayuntamiento Benito Juárez es reconocido por su mano dura contra la delincuencia, a la que ha enfrentado sin miramientos de ningún tipo, incluso llamando “mugrosos” a hampones de alto riesgo.

Sin embargo, este “Superpolicía” ha sido acusado en diversas ocasiones por violaciones a los derechos humanos de los delincuentes e incluso por aplicar la tortura en su contra, problema por el que de hecho ha sido inhabilitado para ocupar cualquier cargo público.

Y ahí está el detalle, como diría Cantinflas ¿Hasta dónde las investigaciones deben hacerse con rigor y hasta dónde se deben cuidar las garantías individuales de los delincuentes?

Esta es una pregunta sin duda polémica en los que deberá realizarse un amplio debate.

Pero, en lo particular, creo que es tiempo de aplicar estrategias más duras para atacar a una delincuencia que se ha asentado en esta ciudad con total impunidad, generado pánico en la población y ríos de sangre por las calles de Cancún.

Que es una persona que se excede en la fuerza, que si es un funcionario que negocia con los delincuentes, que si… Como sea, en realidad la forma no importa, hoy lo que interesa es que disminuyan los índices delictivos y tanta violencia que azota esta ciudad.

La inseguridad en Cancún se ha convertido en un serio problema social, político y hasta económico, al poner en jaque la inversión y el turismo, fuente de riqueza y empleo.

Si en verdad lo que se pretende es disminuir la violencia, es hora de dejar trabajar a una persona como esta, que se dice, tiene bien fajados los pantalones.

Está visto que con tibiezas y con agentes coludidos al hampa, los delitos no disminuirán y Cancún se mantendrá en grave riesgo de desaparecer.

Bienvenido sea un policía de verdad, de aquellos de antaño.

De mal en peor

Suegras, cuñadas y comadres. Por más que le buscó, nomás no encuentro las diferencias entre el “gobierno del cambio” y el multi repudiado mandato de Roberto Borge, pues aunque quizá existen algunas modificaciones, éstas se han dado en la forma, mas no en el fondo.

Me explico: Si bien es cierto que ya no existe esa manera tan aberrante de conducirse, de expresarse y de tratar a la gente por parte del prepotente ex mandatario, en todo lo demás sigue siendo lo mismo: corrupción, nepotismo, despidos de burócratas, falta de transparencia, entre otras.

Incluso en algunos casos el estado está peor que antes como en inseguridad, en el gasto que se realiza en la promoción en medios –especialmente nacionales- y en la falta de profesionalismo, capacidad y talento por parte de funcionarios como la secretaria de Educación, Marisol Alamilla Betancourt y de la de Turismo, Marisol Venegas.

Y es que resulta que la “flamante” titular de Educación no sólo es una persona sin escrúpulos que discriminó a los niños con capacidades diferentes, sino que además es una nepotista, toda vez que colocó a su hijo, Eduardo Sánchez Alamilla, en la Sintra y a su nuera en el Cecyte. Ambos en altos cargos.

A su vez, la titular de Turismo tuvo la puntada de afirmar que no hay promoción hacia el sur del estado “porque esta zona no tiene nada que ofrecer al visitante”. El problema no sólo radica en su total falta de profesionalismo, sino además en que no conoce la entidad.

Así como estos casos podemos nombrar muchos más, como la multimillonaria compra de un software que no se ha dicho cuál es su uso, como las arbitrariedades de Sintra contra Uber y como el millonario presupuesto de la Oficina del Gobernador a cargo del siniestro Miguel Ramón Martín Azueta.

El estado exige tu renuncia

Suegras, cuñadas y comadres. No lo podía creer. Lo leí una y otra… y diez veces más para cerciorarme que lo dicho por la titular de la Secretaría de Educación, Marisol Alamilla, lo había leído bien. Y sí, en verdad es una persona insensible, sin la menor idea de dónde esta parada y sin el menor respeto a nadie.

Es imperdonable y sancionable la discriminación que salió de su lengua viperina hacia las personas con capacidades diferentes:

“Lo que menos queremos nosotros en el Estado es tener niños en estas condiciones (discapacidad) y el sector salud se encarga de eso, y cada día vamos a tener menos, y cada día que así lo vamos a tratar de trabajar es que cada día se requieran menos maestros para estos niños porque lo que más queremos es que no existan porque lo ideal es tener un niño bien”, dijo ante profesores especialistas en el trato hacia personas con capacidades diferentes.

No puedo creer la desfachatez de Marisol de aceptar uno de los cargos que requieren mayor atención, profesionalismo, sensibilidad y compromiso, y definitivamente no es apta para asumirlo. Existe discapacidad natural, y discapacidad por estupidez, y ella forma parte de esta última.

De buenas a primeras se lanza en contra de uno de los sectores más desprotegidos y amorosos que hay, y aún así dice que “lo ideal es tener niños bien”.

Me pregunto: ¿Ya volteó a ver la clase de personalidades que conforman el gabinete del cual ella es parte? Muchos de ellos sí son personas de las que ya no queremos tener en el estado, no queremos que existan. Ellos sí son una monserga y hasta peligrosos.

No se equivoque señora, nadie puede elegir la clase de hijo que va a tener, pero sí puede elegir la clase de gobernantes. Presente su renuncia inmediata.

A taparle el ojo al macho

Suegras, cuñadas y comadres. La Fiscalía General del Estado se decantó por Mauricio Rodríguez Marrufo para capturar así al primer colaborador cercano al ex gobernador Roberto Borge Angulo, como para taparle el ojo al macho, y lanzar la chuleta a los medios afines.
Pero Rodríguez Marrufo de ninguna manera puede ser el trofeo que espera la sociedad. El ex secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) no es más que un empleado, quizá dueño de las simpatías del ex mandatario, pero al fin un “chivo expiatorio” que sólo recibió órdenes para ejercer como el ex gobernador quiso.
Llama la atención la forma en que este funcionario (entonces secretario general del ayuntamiento) fue capturado. Dicen que en política “la forma es fondo” y sin duda la Fiscalía se excedió en su protagonismo, al aprehender a Mauricio en el mismo hotel donde se celebrara un evento de justicia con la presencia del gobernador, del alcalde y de funcionarios federales.
Pareciera que la Fiscalía pretende ganar el aplauso y la caricia de las autoridades federales, y en especial de la ciudadanía, al mantener un nivel de aceptación reprobatorio, luego de siete meses de dar bandazos y palos de ciego.
Por supuesto que los medios afines aprovecharon el filete para hacer escarnio del funcionario borgista, de quien se dice, podría salir libre bajo fianza, ya que los delitos por los que se le acusa son menores.
Y ni tardo ni perezoso, el gobierno municipal nombró a Guillermo Brahms como nuevo secretario general del ayuntamiento, un hombre sin las suficientes credenciales, creado por Alain Ferrat del Partido Verde Ecologista, y ocupando un cargo acordado para el PRI.