Va RIU por hotel en Isla Mujeres

245

RIU-PALACE-LAS-AMERICAS

Jesús Vázquez
CANCÚN, Q. Roo.

La polémica cadena española RIU va por la construcción de un nuevo hotel de 753 habitaciones denominado RIU Costa Mujeres con una inversión de 17 millones de dólares anuales durante los próximos tres años en la zona continental de Isla Mujeres.

La cadena ha sido blanco de severas críticas por la pretensión de construir otro hotel de 530 habitaciones en la Zona Hotelera de Cancún, contiguo a un área natural protegida denominada Manglares de Nichupté. Se le acusa de violentar la normativa ambiental vigente y de incluso sobornar autoridades para obtener permisos a nivel estatal y municipal.

En el caso del RIU Costa Mujeres, éste se construirá en Península Chacmuchuch en el Lote 14 (H-R-12) de la Manzana 002, Punta Sam, municipio de Isla Mujeres (zona continental), el cual cuenta con una superficie de 167,801.63 metros cuadrados.

El inmueble será de 5 niveles, para el cual la empresa asegura que invertirá 69.6 millones en la etapa inicial de preparación del sitio.

La empresa afirma que su proyecto está dentro de los lineamientos marcados por el Programa de Ordenamiento Ecológico Local del Municipio de Isla Mujeres, publicado en el Periódico Oficial de Quintana Roo el 09 de abril del 2008; por lo cual solicitan el cambio de uso de suelo dentro de la UGA 9 “Península de Chacmuchuch” ante la Secretaría de Medio Ambiente de Recursos Naturales (Semarnat).

Se explica en el documento que el desmonte de la vegetación se realizará una vez que sean liberadas las áreas por el personal encargado de realizar el rescate de flora y fauna silvestre. La cadena asegura que el hotel RIU Costa Maya “es ambientalmente viable, toda vez que forma parte de un plan maestro autorizado en materia de impacto ambiental y en materia forestal, denominado “Desarrollo Turístico Costa Mujeres”.

Sin embargo, la empresa reconoce que en los terrenos que impactará habitan dos especies que se encuentran listadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 sobre la Protección ambiental-Especies nativas de México de flora y fauna silvestres. Dichas especies son: Ctenosaura similis (iguana gris) en la categoría de especie amenazada; y Sceloporus cozumelae (lagartija escamosa de Cozumel) como especie sujeta a protección especial.

Polémicas de la cadena RIU

  • El hotel Riu-Cancún violó la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) en el año 2000 al haber construido más cuartos de los autorizados.
  • En 2003, la empresa española inició la construcción del Hotel Palace Américas sin autorización de impacto ambiental y violando la autorización otorgada para su primer hotel, el Hotel RiU Cancún.
  • En ese entonces, la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) multó la empresa española con 3.5 millones de dólares, una de las multas ambientales más altas en México.
  • En 2015 la empresa obtuvo del ayuntamiento Benito Juárez la licencia de construcción municipal incluso antes de que el proyecto obtuviera el cambio de uso de suelo y la autorización de impacto ambiental que le debía otorgar la Semarna previamente como requisito indispensable para poder obtener los permisos municipales de construcción.
  • La Consulta Pública sobre el proyecto Hotel RIU Cancún-Riviera que se realizó en febrero de 2015 apenas tuvo cinco días para que algún interesado pudiera opinar sobre el mismo en lugar de los 20 días que solicita la legislación.

Invierten 95.6 mdd en el RIU Cancún-Riviera

De manera paralela, la cadena RIU está tramitando los permisos de otro polémico hotel, el llamado RIU Cancún-Riviera, que en redes sociales y en algunos medios de circulación nacional aseguran que ya ha recibido la autorización ambiental por parte de Semarnat, pero esta dependencia aún no hace oficial dicha autorización.

Para este hotel, la cadena ha anunciado una inversión de 95.6 millones de dólares, pese a que en marzo del año pasado este proyecto ya había sido rechazado por ser inviable ambientalmente.

Este proyecto consiste en un desarrollo de 5 estrellas que constará de un solo cuerpo en forma de “L” alargada de 16 niveles, incluyendo además un miniclub, dos bares acuáticos, 2 vestidores, toallero con caseta de animación y áreas abiertas dentro de las cuales se consideran, áreas verdes, 4 albercas, asoleadero, plaza, escaleras, rampa de madera, y banquetas.

Todas las obras del proyecto se ubicarán dentro de un predio en el kilómetro 17 de la zona hotelera que cuenta con una superficie total de 20,929.45 metros cuadrados, de la cual el proyecto sólo ocupará 19,654.22 m2, correspondiendo los 1,275.23 m2 restantes a la zona federal marítimo terrestre, “área en la cual no se desplantará ningún tipo de obras”, según se lee en la MIA consultada por Quintana Roo Hoy.

Este proyecto fue rechazado inicialmente porque “no aportó los elementos suficientes que permitieran realizar el análisis y evaluación sobre cómo el proyecto no representaría ningún tipo de riesgo en los flujos de aguas subterráneas y sus implicaciones tanto en la etapa de construcción como de operación del complejo”, según se puede leer en el resolutivo de Semarnat.

El proyecto es colindante con el sitio RAMSAR Manglares de Nichupté. En este punto el promovente también evitó precisar los posibles efectos que tendría sobre este sitio la construcción y operación del hotel RIU Riviera Cancún.