Taxistas cavan su propia tumba y de paso sepultarían más al PRI

El tema de Uber y su potencial incorporación para poder trabajar en el polo turístico más importante del país

354
COLUMNA PARADIGMAS
JAIME FARÍAS
El tema de Uber y su potencial incorporación para poder trabajar en el polo turístico más importante del país, ha vuelto a ser el tema al finalizar la semana, con la diferencia que en esta ocasión se estarían sentando las bases sólidas, legales e incluyentes para la decisión final.
La decisión del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, de gestionar la entrada no solo de Uber, sino de cualquier plataforma digital en materia de transporte público, a través de una consulta ciudadana que ya avaló el l Instituto Electoral de Quintana Roo, la cual podría aplicarse el próximo 1 de julio , día en que se aprovecharía la manifestación ciudadana que acudirán a las urnas para emitir el sufragio para elegir los diferentes cargos de elección popular que están en juego, es sin duda una de las mejores decisiones que ha tomado el mandatario estatal en lo que va de su administración.
Carlos Joaquín demuestra ser un estadista moderno, la Consulta Ciudadana que se viene para Cancún, permite observar un gobierno respetuoso de las leyes, de los procedimientos, de ser incluyente y por ende considerar como una prioridad el sentir ciudadano que es a final de cuentas para los que gobierna.
El gobernador fue muy claro el pasado viernes cuando la prensa lo abordó para preguntarle del tema que ha levantado polémica, dijo: “yo vine a trabajar por la gente no a cuidar votos”, y es que esta decisión que la mayoría de los quintanarroenses celebra y seguramente se plasmará en las urnas de Cancún el 1 de julio en la consulta, provocó el malestar de los taxistas, quienes de inmediato se manifestaron, lanzando epítetos fuertes y enseñando el cobre que siempre en su mayoría han mostrado en la calidad del servicio que han brindado por varias décadas en Cancún.
El líder del Frente Único de Trabajadores del Volante, Eduardo Peniche Rodríguez, mejor conocido como el “Wato”, amenazó con paralizar a 90 mil taxistas el mismo día de la elección en caso de no dar marcha atrás con la consulta pública; lejos de intimidar al gobernador, lo único que provocaría es bloquearse ellos mismos en poder votar en contra de la llegada de Uber, al mismo tiempo de cavar su propia tumba, también estarían lapidando las casi nulas posibilidades que tiene el Partido Revolucionario Institucional en ganar en lo que se refiere a la contienda electoral , pues sabemos que históricamente los taxistas son fieles aliados del partido tricolor, sobre todo en estas épocas de elecciones.