CANCÚN/PLAYA DEL CARMEN.- Tras dos campañas fallidas y que no han hecho mella entre los cancunenses para acatar las medidas de protección e higiene, nuevamente empresarios se unieron para lanzar la campaña “Amo a Cancún”, que, una vez más va encaminada a hacer conciencia entre los ciudadanos de cuidarse y cuidar a los demás.

Carlos Orvañanos Rea, coordinador del programa Reactivemos Quintana Roo, señaló que Benito Juárez es el municipio más crítico en cuestión sanitaria y que Cancún está a punto de regresar al color rojo en el semáforo epidemiológico por el relajamiento de su población.

“Una de las acciones radicales en caso de que no estemos avanzando es regresar al semáforo rojo y aquí les quiero adelantar que los últimos datos que hemos estudiado en los últimos días, ha habido un repunte impórtate de contagios y esto lo quiero decir, no quiero ser anticlimático, pero si quiero decirlo, no ha habido buenos números en Cancún. La gente se ha relajado de más y esto implica que si no nos cuidamos tendrá que venir medidas radicales como regresar al semáforo rojo”.

Expresó que, en caso de no convencer a la población con esta medida de hacer conciencia, de manera extrema se regresará al color rojo.

Preocupación en Riviera Maya

Para lo que resta del año, el objetivo de los hoteleros es salir tablas y proteger la mano de obra, sostuvo Conrad Bergwerf.

EL presidente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya (AHRM), añadió que en estos momentos la preocupación del sector es tener una fuerte campaña de promoción para que los turistas sepan que la Riviera Maya está bien y cumple con protocolos internacionales para garantizar la salud.

“Toda reapertura es buena, no sólo para los hoteleros, sino el sector social, el trabajador; reactivamos la economía, las fuentes de ingreso”, dijo en relación a los hoteles que ya abrieron sus puertas, “y trabajamos de cerca con autoridades municipales para buscar elementos, para promover el destino y mandar un mensaje fuerte”. 

“Es lo más importante, tiene que ser contundente, la Riviera Maya, Playa del Carmen está abierto y tenemos protocolos utilizando para que el turista se sienta seguro y en eso trabajamos ahora”.

Recordó que para julio y agosto, se espera tener un promedio de ocupación entre el 25 y 30 por ciento, y para todo el 2020, será un promedio del 35 por ciento.

Sobre los protocolos adoptados por los hoteles, Conrad Bergwerf reconoció que “todo cambio crea resistencia y hay que acostumbrarse, por eso se llama la nueva normalidad, de parte de la Asociación hemos trabajado en esto, educando y ayudando a los hoteles para implementar los nuevos protocolos”.

 

Por Fernando Morcillo y La Redacción/GRUPO CANTÓN