Obesidad consume a Cancún

El porcentaje de esa enfermedad es del 100% en pacientes de entre 25 a 49 años de edad que acuden a revisión médica

22

CANCÚN,Quintana Roo.-La vida sedentaria y la mala alimentación originada por el acelerado ritmo de trabajo que se tiene en Cancún generan que la obesidad ya sea considerada un problema de salud no sólo en Quintana Roo, sino en el país.

La Secretaría de Salud (SESA) dio a conocer que en Cancún de cada 10 pacientes que llegan a las clínicas de salud, cuatro presentan obesidad mórbida y seis tienen sobrepeso, es decir, ninguna tiene el peso normal.

Mariana Plascencia Zárate, doctora de la Jurisdicción Sanitaria No.2, aseguró que la mayor prevalencia de la obesidad mórbida se encuentra en el segmento de 25 a los 49 años, pero que desafortunadamente desde los 12 años se pueden encontrar a personas con sobrepeso.

“En Benito Juárez, las cifras de obesidad son dramáticas, ya que en el Centro de Salud se ingresan al día de cinco a seis pacientes con índices de obesidad mórbida, que es el índice de masa corporal superior a 40 y que pone en riesgo la salud de la persona”, aseguró.
Ahondó que hay personas en el destino que tienen un índice de masa corporal arriba de 50 en donde se les cataloga como superobesos, ya que no alcanzan clasificación médica.

En riesgo la salud

Datos de la Secretaría de Salud destacan que, en Benito Juárez, de todos los pacientes que maneja la dependencia, el 30% tienen sobrepeso y el 70% restantes, obesidad mórbida.

Hay muchos pacientes que acuden con ellos, en donde sus resultados aparecen muy bien, pero tienen la enfermedad de la obesidad y no llegan a dimensionar lo que sucede.

Entre los padecimientos que produce la obesidad u obesidad mórbida se encuentran enfermedades coronarias, diabetes tipo 2, cáncer (de endometrio, de mama y de colon), hipertensión (presión arterial alta), dislipidemia (niveles altos de colesterol total o de triglicéridos), accidentes cerebrovasculares, enfermedad del hígado y de la vesícula, así como apnea del sueño y problemas respiratorios, artrosis e incluso problemas ginecológicos.

Las personas que padecen obesidad mórbida, por la disfunción resultante de su exceso de peso, pueden verse limitadas en sus roles familiares y ser objeto de discriminación o de estigma social.

Esta enfermedad lleva a quienes la padecen a vivir una especie de encierro en su propio cuerpo, pues mientras más kilos acumulan, menos pueden desplazarse, respirar, y hacer una vida normal.

Saber comer

Plascencia Zárate dijo que el personal de salud trata de que el paciente baje de peso, pero que desafortunadamente no se preocupa de los resultados a largo plazo del derechohabiente y que no solo es cambiar el estilo de vida, sino de tener un pensamiento diferente y concientizar que la alimentación es fundamental.

“El personal de salud no está preparado para un paciente con obesidad, porque si no se vive en carne propia este problema, como saben lo que viven sus pacientes y la mayoría lo que tiene es ansiedad. La mayoría de los nutriólogos no está preparada para tratar la ansiedad en un paciente con obesidad, porque no educa al paciente y lo concientiza que tiene que cambiar lo que come o nunca bajará de peso”, aseguró.

Reveló que en Cancún ya es difícil encontrar personas con un peso normal, ya que todos tienen obesidad mórbida o sobrepeso, por lo que es importante buscar mecanismos que permitan ayudar a la sociedad a tener una mejor alimentación, hacer ejercicio y tener una mejor salud.

La obesidad infantil

En el sector infantil, en Cancún se tiene un programa que es el control del niño sano y se ingresan uno o dos por sobrepeso, estos datos van al alza, porque la comida es algo cultural y se debe de buscar el punto de fractura para evitar generar esto.

La Asociación Mexicana de Diabetes en Cancún aceptó que durante los últimos años se registra un aumento en la incidencia de diabetes tipo 2 en menores de entre cinco a 11 años, derivado del sobrepeso u obesidad.

Se dio a conocer que el excesivo uso de la tecnología, como celulares, tabletas y el internet, así como juegos de video, ocasiona que los menores de edad se vuelvan más sedentarios y no tengan actividad física que les permita quemar las calorías que consumen al día.

Ante esto, las autoridades de salud en coordinación con la Secretaría de Educación y Cultura (SEyC) impulsan programas de activación física en las diferentes escuelas preescolares y primarias no sólo del municipio, sino del estado.(Renán Moguel/GRUPO CANTÓN)