Nuevo cableado submarino desde Punta Sam a Isla Mujeres

La CFE Distribución, sometió al procedimiento de evaluación de impacto ambiental consistente en la instalación, operación y mantenimiento de 6 mil 470 metros

44

CANCÚN.- Con una inversión de 235 millones de pesos, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) distribución, con fecha 27 de noviembre de 2019, sometió a procedimiento de evaluación de impacto ambiental el proyecto denominado “Reemplazo del Tramo de Cable Submarino Desde Punta Sam a Isla Mujeres”, que consiste en la instalación, operación y mantenimiento de un cable eléctrico submarino conformado por tres tramos eléctricos (dos subterráneos y uno marítimo), así como una unidad móvil de emergencia con capacidad de 24 megawatts; la longitud total del cable será de 6 mil 470.79 metros, de los cuales 5 mil 822.21 metros son de la sección submarina y 648.58 m de la sección subterránea.

El proyecto constará de cuatro hilos colocados en el fondo marino y cada uno de estos incluirá fibra óptica, la cual en el marco del programa CFE Telecomunicaciones e Internet para todos garantizará el derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación, incluido el de la banda ancha e internet.

En materia de riesgo natural, el proyecto se ubica en zona litoral por lo que está expuesto a riesgos hidrometeorológicos. De acuerdo con Protección Civil de Quintana Roo las lluvias extremas y los ciclones tropicales son los fenómenos meteorológicos que más afectan al estado, pues en numerosas ocasiones han resultado afectados todos los municipios.

Situación actual

El suministro eléctrico a Isla Mujeres se proporciona mediante un cable submarino proveniente de la subestación Bonampak, en el oriente de la ciudad de Cancún.

Al ser la única fuente de suministro eléctrico, el aumento de demanda por el incremento poblacional en la isla ha sobrepasado la capacidad de transmisión del actual cable submarino, lo cual afecta la continuidad y calidad de la distribución de energía eléctrica a los usuarios, a la Quinta Región Naval, los servicios municipales y pozos de agua potable. Además el cable actual tiene 30 años en operación y presenta degradación del aislamiento, lo que incrementa las fallas.

Debido al deterioro del cable actual y al estar superada su vida útil, así como los golpes propiciados por las embarcaciones, anclar y el vandalismo en las zonas cercanas a la costa, ha disminuido su capacidad de transmisión en potencia eléctrica, incluso se ha presentado interrupción total del suministro por falla del cable, según se lee en la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto.

 

Por Jesús Vázquez/Grupo Cantón