Inseguridad fortalece la industria de la seguridad

8

3

Jazmín Ramos
CANCÚN Q. Roo.

El incremento de los índices delictivos se han convertido en un excelente nicho de mercado para la industria de la seguridad, por lo que ahora es muy común ver casas cubiertas de herrería, unidades habitacionales bajo la vigilancia de guardias privados, comercios con cámara de circuito cerrado y hasta alarmas conectadas a empresas de monitoreo; todo para evitar ser presa de la delincuencia.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, en Cancún se tiene el registro de por lo menos diez robos diarios en la modalidad de casa-habitación, comercio, transeúntes, motocicletas y vehículos, mientras que a nivel nacional según el INEGI se comenten 43 delitos por minuto.

Ante ello, el negocio de la seguridad se ha disparado exponencialmente, pues hay una gran demanda tanto en el sector comercio como en la población en general por proteger los bienes, de tal suerte que se han desarrollado toda una serie de productos y servicios a efecto de satisfacer el mercado.

Juan Carrillo Padilla, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), en Cancún, dijo que en el tema de la inseguridad nade se salva, sobre todo en ciudades que tiene un ritmo de crecimiento vertiginoso producto de la migración, entonces se da pie a grandes males sociales, entre ellos la delincuencia común, de modo que la sociedad buscará protegerse.
Refirió que, en el caso del sector empresarial desde que se abre un negocio contemplan en sus gastos operativos un presupuesto para la seguridad cuyo porcentaje dependerá de que tan productivo sea; es decir, un negocio pequeño suele colocar protecciones de herrería o colocar una alarma, algunos contratan personal de seguridad y los que tiene mayor movimiento, instalan cámaras de circuito cerrado, botones de pánico y guardias armados.

“Hay empresas que destinan entre un 5 y un 12 por ciento de sus gastos a la seguridad, por ejemplo solo por dos guardias de seguridad un pequeño empresario gasta 18 mil pesos mensuales, es una fuerte inversión, pero finalmente se busca estar prevenido por alguna contingencia, eso sin contar que la mayoría de los empresarios cuentan con seguros contra robos y otros percances”.

Por su parte, Isaac Reza Martínez, directivo de la empresa Seguridad Profesional, explicó que hoy en día quien no invierte en seguridad para proteger sus bienes están más vulnerable a ser víctima de la delincuencia, en virtud de que el crimen organizado busca nuevas formas para delinquir, es más en zonas con mayor inseguridad el tener protecciones ya no inhibe a los delincuentes, pues en cuestión de minutos pueden desoldarlas y entrar a las viviendas.

Comentó que, actualmente la industria de la seguridad tiene una excelente demanda en el mercado, de hecho en los últimos diez años, la venta de productos y servicios del ramo se ha incrementado en un 50%, es una negocio redituable sobre todo en el sector empresarial que es donde se concentra la cartera de clientes, sin que eso signifique que la ciudadanía no tome sus precauciones, quizás invierte menos, pero es un tema que tienen presente.

Argumentó que, actualmente los empresarios no solo protegen sus inmuebles a través de barreras físicas, sino que también cuentan con personal de seguridad, circuitos cerrados de televisión y alarmas con monitoreo, “hay toda una serie de productos que permiten mantener la seguridad de los negocios, los cuales se complementan con el uso de las nuevas tecnología y es una gran ventaja porque en cuanto se detecta una irregularidad se hace el reporte a las autoridades y hay una respuesta inmediata”.

En cuanto a las unidades habitacionales la protección va desde herrería común, metros cercados y energizados, alarmas con sensores hasta botones de pánico, todo dependerá de cuando esté dispuesto a destinar un cliente, “actualmente el mercado tiene productos muy accesibles que permite la prevención del delito, aquí cabe destacar que es mejor prevenir que lamentar, pues finalmente proteger nuestro patrimonio no se debe verse como un gasto sino una inversión”.

Por su parte, Brenda Dinorah Hernández Arzipe, de la Asociación Mexicana de Agente de Seguros y Fianzas, dijo que si bien las coberturas contra robos, ya sea para casa habitación o empresariales han tenido un repunte debido a que los índices delictivos se han incrementado, todavía no se tiene esa cultura de la prevención, pues el comprar una aseguranza siempre se ve como un gasto.

Comentó que, la población sigue confiando más en la protección física de su patrimonio que tener algún tipo de cobertura, pero no está demás contar con una póliza contra robos, en virtud de que es mejor tener la seguridad de que si son víctimas de la delincuencia, tendrá un respaldo que cubrirá las perdidas.