Giran orden de aprehensión a Rolan Castro por intento de feminicidio a Addisbel Pupo

La Fiscalía General del Estado, desde hoy, busca por cielo, mal y tierra al “Rolo”, hijo del dueño de “Forasteros” y propietario de la marisquería “Bucaneros”

1858

CANCÚN, Quintana Roo.- Un juez de control oral penal, gira orden de aprehensión por el delito de intento de feminicidio en contra de Rolando Castro (a) “Rolo”.

Derivado de una de las carpetas de investigación, el ministerio publico solicitó, al juez de control oral penal la orden de aprehensión, misma que fue concedida hace unos momentos.

Debido a que se tienen elementos fehacientes en contra del imputado, correspondiendo a la fiscalia del estado, cumplimentar la orden de aprehensión.

La Fiscalía General del Estado (FGE) inició la búsqueda por Quintana Roo, y de ser necesario, por el país y otros países de Centroamérica de Rolando Castro Santeliz (a) “Rolo”, quien sin motivo alguno dejó ciega y al borde de la muerte a su ex pareja Addisbel Pupo Núñez.
La Fiscalía General del Estado, desde hoy, busca por cielo, mal y tierra al “Rolo”, hijo del dueño de “Forasteros” y propietario de la marisquería “Bucaneros”, quien podría estar escondido en una de las propiedades de su progenitor, quien hasta el momento está vinculado como cómplice.

De manera interna se corrigió el nombre del agresor, quien no es Noel Jesús, sino Rolando (a) “Rolo” de quien se tiene un perfil agresivo, sobre todo cuando consume bebidas embriagantes, y quizás otras sustancias ilegales y en diversas ocasiones ha golpeado a sus diversas parejas recibiendo siempre la protección de su familia y amigos políticos.

En las investigaciones que se realizan para dar con su paradero está investigar, y de ser preciso catear las propiedades de familiares y amigos, puesto que existen dos versiones sobre su paradero: Podría estar escondido en una de las bodegas de su papá y la otra que cruzando la frontera por el poblado de San Francisco Botes huyó hacia algún país de Centroamérica.

Sin embargo, hasta el momento se desconoce totalmente cuál fue el motivo por el cual este psicópata se ensañó con la cantante cubana, al grado de sacarle lo globos oculares, tirarle los dientes, desprenderle la quijada, arrancarle las uñas y golpearla hasta el cansancio por todo su cuerpo y exhibirla desnuda y ensangrentada públicamente.
La Fiscalía General del Estado, durante toda la investigación, estará auxiliada por el Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM).

CON LAS MANOS LLENAS DE SANGRE

Con las manos llenas de sangre fue detenido Rolando Castro Santeliz, propietario del restaurante Bucaneros e hijo del dueño de Forasteros, quien en nada estuvo de cometer un feminicidio al golpear salvajemente a la cantante cubana Adysbel Pupo Núñez, quien se encuentra al borde de la muerte.

Los hechos se suscitaron el día lunes alrededor de las 06:30 horas en la calle Lucio Blanco, donde el psicópata agresor llegó al domicilio de su ex pareja sólo para golpearla. La agredió hasta el cansancio y la arrojó desnuda a la calle, donde según testigos de los hechos la sacó para rematarla con su vehículo.

El horrendo hecho no sólo no fue castigado, sino que además recibió toda la ayuda de las autoridades policíacas. Ya que aunque este sujeto fue detenido no fue entregado a la Fiscalía General de Quintana Roo por el delito de tentativa de homicidio, allanamiento de morada, entre otros muchos delitos que cometió Castro Santeliz.

Sino pasó todo lo contrario, fue detenido por elementos de la Policía Estatal Preventiva y Policía Municipal de Othón P. Blanco, quienes no cumplieron con los protocolos y en vez de entregarlo a la Fiscalía General del Estado lo llevaron ante un Juez Calificador de la Comuna morenista acusado de faltas administrativas.

Pese a que tenía las manos llenas de sangre. Horas más tarde quedó libre, de acuerdo con algunas personas y activistas por órdenes de un sujeto administrativo de la Policía Estatal Preventiva. ¡Y lo dejaron libre!

De acuerdo con información obtenida por los colegas del Sol Quintana Roo se logró averiguar que Osiris de Jesús Ceballos fue el comandante que le otorgó su libertad a este sujeto, que en todo momento estuvo custodiado también por elementos de la PEP, según versiones extraoficiales por órdenes de Francisco Yáñez.

La mujer agredida, por sus múltiples lesiones, en primera instancia fue enviada al Seguro Social de Chetumal, de donde la diagnosticaron grave, motivo por el cual iba a ser traslada a una clínica particular, Entre los daños sufridos está la pérdida de uñas, dientes y golpes contusos en todo el cuerpo. Así como presentaba fractura en la mandíbula.

Miles de ciudadanos chetumaleños, la comunidad cubana y  activistas se unieron al reclamo y solicitaron que se detenga al agresor y se le aplique todo el peso de la ley, al igual que se le juzgue a Juez Calificador, los policías que incumplieron con el protocolo y se investigue quien es el funcionario de la Policía Estatal Preventiva que protegió al agresor.

ENCUBREN A POLICÍAS

El comisionado de la Policía Estatal Preventiva (PEP), Jorge Alejandro Ocampo Galindo, encubre a dos de sus elementos y a un asesor jurídico que estuvieron coludidos con el agresor de la mujer que fue víctima de un intento de feminicidio en la ciudad de Chetumal, tras declarar que estas personas fueron suspendidas de su cargo pero se mantienen en completa libertad.

Jorge Ocampo defendió a sus elementos y justificó su actuar diciendo que fueron “engañados” por el agresor, quien se hizo pasar por la víctima al momento de su detención.

Lejos de condenar el violento hecho y recriminar el actuar de los policías que se coludieron con el agresor, Ocampo Galindo justificó la mala actuación de los elementos policiacos, el comisionado protegió a sus elementos y justificó su mala actuación mencionando que éstos fueron “engañados” por el agresor, quien al momento de la detención se hizo pasar por la víctima.

En distintos medios y redes sociales, la ciudadanía demostró su indignación por las declaraciones del comisionado, a quien le pidieron que no insulte su inteligencia y tampoco insulte la preparación de la policía que tiene bajo su cargo, ya que consideraron que nadie se creería la versión del agresor convertido en víctima, sobre todo por el grave estado en que quedó la mujer brutalmente golpeada, y que vieron muchos testigos, incluyendo a los agentes que acudieron al llamado de emergencia.

Por protocolo de la investigación, los dos agentes de la PEP y un integrante del equipo jurídico fueron suspendidos de sus labores.