Caso Tajamar, sin solución; cumple 3 años de devastación

Borge dijo que las especies animales habían sido reubicadas, y se arrasó con flora y fauna

33

CANCÚN, Quintana Roo.- Fue durante las primeras horas del sábado 16 de enero de 2016 cuando un predio de 49.7 hectáreas denominado “Malecón Tajamar” en el municipio de Benito Juárez fueron devastadas por las autoridades de ese momento, un terreno que estaba destinado a uso privado y que albergaría la edificación de un centro comercial, así como condominios y demás infraestructura urbana.

Pero, a consecuencia del gran impacto ambiental de este ecosistema, un grupo de ambientalistas y ciudadanía se opusieron a esta destrucción, lucha que esta semana cumple tres años.

La representante del “Movimiento Social en Pro de los Derechos de Pueblo”, Katherine Ender Córdova, recuerda que esa madrugada después de que el predio en cuestión fuera bardeado con tablas y láminas para que nadie pudiera ver lo que pasaba, inició la devastación con varias unidades de maquinaria pesada y la presencia de elementos policiacos municipales y estatales, que afectó —además de la vegetación— a especies como aves, lagartos y cocodrilos.

“Ese día entraron máquinas al lugar por orden del gobierno municipal, estatal y federal, por lo que denunciamos los hechos en tiempo y forma, donde diferentes organizaciones estamos en espera de que se resuelva esta situación tras diversos recursos legales interpuestos y muchos de ellos ya ganados, pero en espera del cumplimiento de esa sentencia”.

Recordó que del 2001 al 2007 quien fungiera como director general de Impacto y Riesgo Ambiental, Ricardo Juárez Palacios, en el 2015 autorizó el proyecto del Malecón Tajamar Cancún y años después fue inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública por haber autorizado otros polémicos desarrollos en el país.

Dijo que aunque dicha área que se ha regenerado naturalmente en 80 o 90% del manglar, todavía faltan otras especies que comprendían esta flora como el mangle blanco y negro, así como otras especies endémicas afectadas y la rehabilitación de mantos acuíferos con la apertura de los canales que fueron sellados. (ERNESTO ESCUDERO/GRUPO CANTÓN)