Cancún, rentable para conciertos

25

EVENTOS

Jesús Vázquez
CANCÚN, Q. Roo

Cancún se convierte poco a poco en una plaza de conciertos masivos. Para este año ya están programados The Cranberries y Alpha Ville a través de la cadena Moon Palace, mientras que otras promotoras como Glitter Groove alistan otros seis conciertos de diversos géneros que van desde el rock hasta el ranchero con aforos de hasta 4 mil personas.

Sergio Serranova Nava, director de Glitter Groove , asegura que hay cada vez más competencia para la organización de eventos masivos, pero no son muchos los espacios en la ciudad para su realización. Cancún se está convirtiendo en una plaza obligada para artistas consagrados y la rentabilidad económica de los recitales es cada vez mayor, añade.

Carlos Alanís, director general de la compañía promotora Solen, dijo en entrevista aparte que Cancún se inauguró como plaza para eventos masivos en 2011, con los conciertos masivos de Luis Miguel en el estadio Beto Ávila y de Shakira en el hotel Moon Palace.

Solen es una empresa promotora 100% cancunense que trabaja muy de cerca con la regiomontana Showtime, que ha manejado desde hace muchos años todos los conciertos de Luis Miguel. Han visto el desarrollo de Cancún como plaza para espectáculos desde “que no figuraba en el circuito nacional de presentaciones masivas”.

El promotor considera que Cancún hace cuatro años era una plaza muy cara por los costos de traslado de equipo y satff, pues la mayoría se trae por carretera, como en el caso de Luis Miguel, que requirió de 10 tráilers con pantallas de led, instrumentos musicales, equipo de sonido, más los gastos de hospedaje de músicos y técnicos.

El riesgo para los organizadores era el alto riesgo de no recuperar su inversión, pues el costo de las entradas en ese entonces e incluso en la actualidad es el mismo que en otras plazas con costos de producción más bajos, lo cual representa un esfuerzo adicional, añadió el entrevistado.

En otras regiones que forman parte del circuito tradicional de espectáculos como el centro o el Bajío es más fácil prorratear los gastos de hoteles y transporte pues se trabaja con empresas que ya se conocen entre sí, lo cual no sucedía en plazas como Cancún, donde en 2010 ó 2011 apenas se empezaba a abrir el mercado y ello implicaba que la logística incrementase hasta 25% el costo de montar un espectáculo.

Serrano Nava, de Glitter Groove, asegura que esto poco a poco se ha ido transformando, porque ya hay muchas más empresas dedicadas a este negocio, además de que Cancún es una plaza en la que cualquier artista quiere venir. Pero también porque el merchandising de los eventos es una parte del negocio poco explotada en Cancún que tiene gran potencial si se logra conjuntar con la industria turística del destino como ha estado sucediendo en los eventos más recientes.

Desde 2011 a la fecha han desfilado una gran cantidad de conciertos masivos y otros de menor aforo, desde Juan Gabriel, pasando por Ricky Martin y Maná, hasta leyendas del rock como Creedence, el TRI, Caifanes y Enanitos Verdes, hasta otros artistas ochenteros como Napoleón y Yuri.