‘Cada carrera, un aprendizaje’

NASCAR y su categoría Mikels Trucks tienen una nueva estrella, Aarón Cosío, quien en menos de un año se ha posicionado como el rival a vencer en las pistas

11

Ciudad de México.– Su fuerza interna, tenacidad y perseverancia son las grandes fortalezas que hacen de Aarón Cosío un estratega del tráfico, acciones que lo han llevado a lo más alto del pódium NASCAR, siendo su más reciente triunfo el conseguido en El Dorado Speedway de Chihuahua, logrando 143 vueltas en los 60 minutos de la competencia.

Su vida en el automovilismo recibió el banderazo de salida en junio de 2011 en la categoría TC2000 de la Copa Notiauto, pero su velocidad y tenacidad le permitió desplazarse a las Mikels Trucks, área donde sus números mejoraron y en mayo 2018 conoció la victoria al proclamarse vencedor en Chihuahua, mientras que en junio ocupó el top 5 de la fecha ejecutada en Guadalajara, Jalisco.

Ante estos resultados el piloto oriundo de la Ciudad de México señala: “Estoy brutalmente emocionado por los logros que he obtenido en mi carrera, como piloto no hay mayor satisfacción que arrancar el triunfo a mis competidores y subir al pódium con orgullo, sin embargo, aunque el triunfo es mío, éste no sería posible sin el gran equipo de trabajo que poseo, ellos son mi inspiración, mi fuerza y el combustible que me hace partir a la pista”.

Su triunfo lo anima, pero esto no lo coloca en zona de confort, al contrario, hace que su reto aumente, su objetivo es claro, ser el ganador absoluto dentro de su categoría y se declara listo para conquistar las siguientes carreras que se desarrollaran en México, siendo la más cercana la del 8 de julio en la capital de Puebla.

“Como piloto es satisfactorio subir al pódium, recibir trofeos, pero esto no asegura el éxito total, en mi caso soy una persona sumamente comprometida con mis ideales y mis metas, voy a cada carrera con la intención de ganar y he aprendido que gana quien cometió menos errores, por eso la concentración durante la secuencia así como la interpretación de señales que emiten mis competidores me hace ser perspicaz sobre la estrategia a implementar, cruzar la meta buscando el mejor resultado”, precisó El Oso Cosío.

“Soy un piloto que va pensando mucho, me fascina medir el tráfico, he aprendido a leer una carrera, los rebases, distinguir puntos débiles de los demás pilotos, donde ellos padecen, yo veo una área de oportunidad”, estas características son el estandarte de El Oso, pero también reconoce que no existe una fórmula específica para asegurar el triunfo.

“El mejor piloto siempre aprende en cada carrera, en ocasiones debes optar por ser meticuloso, pero en otras es salir a arriesgar todo, a pelear por ese trofeo, no hay rival pequeño, en mi ultima carrera por ejemplo, fue un mano a mano con mi competidor más cercano, él me rebasaba, luego yo, así la llevamos hasta que vi soltar la bandera blanca y luego la de cuadros, en ese momento supe que era el ganador y la euforia me atrapó, no paraba de gritar desde las entrañas, era rugir y engrandecerme, así como los de mi especie, así como lo haría un oso, en este caso un Oso Cosío”, finalizó el piloto.

Antonio Estrada
Grupo Cantón