¡Déjenme algo!: Dice AMLO a legisladores

Los felicita porque ya han presentado casi todas las iniciativas. El ambiente es como si fuese un informe bimestral.

19

Ciudad de México

Primero, los felicita porque ya han presentado casi todas las iniciativas. Algunas de ellas ya están incluso aprobadas.

Luego, Andrés Manuel López Obrador les dice que él también quiere: “Le tienen que dejar algo al Ejecutivo. Ya han presentado todo”, y provoca carcajadas en decenas de los más de 60 senadores y 250 diputados federales de Morena presentes en la reunión plenaria.

Las primeras de las dos iniciativas de ley que pide López Obrador presentar en los próximos días: “la abrogación, derogación o cancelación, como se le quiera llamar, de la mal llamada Reforma Educativa”. Es el momento en que más aplausos recibe en toda la noche. La otra iniciativa es para mejorar las percepciones de los trabajadores. “Ponerle un renglón en la Constitución para que se establezca que los aumentos al salario nunca serán inferiores a la inflación. Hay que darle una cachetada de guante blanco al neoliberalismo: se acabaron los aumentos por debajo de la inflación”. De nueva cuenta arranca aplausos de legisladores.

El ambiente de la reunión es como si fuese un informe bimestral de los grupos parlamentarios de Morena. Primero, el coordinador de los senadores, Ricardo Monreal, expone los avances en estos primeros dos meses del nuevo Congreso; luego, las metas para este mes.

Mario Delgado, coordinador de los diputados, hace lo mismo. Este día, ya hay algo que celebrar: ha entrado en vigor la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos. La primera reforma con el sello de Morena y López Obrador: ya nadie puede ganar más que el Presidente de la República y es el fin de las pensiones para los expresidentes y el tope salarial para los servidores públicos.

López Obrador insiste en que ha iniciado ya la cuarta transformación del país. Se refiere a las tres anteriores: Independencia, Reforma y Revolución. Recuerda que las tres terminaron con una nueva Constitución, pero la suya, la cuarta, no la necesita.

“Su legado será honestidad y justicia, como forma de vida y de gobierno. Necesitamos ajustar el marco legal. Correspondería convocar a una nueva Constitución, pero no lo consideramos necesario, porque podemos hacer a la Constitución vigente las reformas necesarias para la cuarta transformación”.

Uno de los principales ejes de esta nueva forma de gobierno serán las consultas ciudadanas. Eso sí, nada de que le inventen, dice, que va a preguntar si quieren que se reelija o no después de seis años. Al contrario, al tercer año, presume, se hará un referéndum al pueblo para que diga si quiere que el Presidente siga o que renuncie.

López Obrador termina su discurso con una mala noticia para muchos diputados y senadores: “Había la mala costumbre de maicear a los legisladores; darles presupuesto, moches. Ya no va a existir”.

Aun así, le aplauden y corean: “¡Es un honor, estar con Obrador…!”