Ahora son mil hectáreas más; arde el paraíso

Amigos de Sianka’an, informó que al menos son 2 mil 500 hectáreas las que ha consumido el incendió que afecta a esta reserva natural

106

Cancún.-  S Gonzalo Merediz Alonso, director de Amigos de Sianka’an, informó que al menos son 2 mil 500 hectáreas las que ha consumido el incendió que afecta a esta Reserva natural desde el fin de semana, en donde más de 100 personas luchan por extinguirlo.

El directivo lamentó que este siniestro es un incendio más que ocurre en la zona, aunque la ventaja, de alguna manera, es que se dio en la sabana, en donde hay pastizales inundados que se regeneran fácilmente, aunque los que sufren son los animales.

“Veo difícil que algunas especies como tortugas, ranas, peces y algunos cocodrilos, ya que es época de anidación de esta especie, haya escapado por la velocidad con la que se propagó el incendio”, comentó.

Merediz Alonso dijo que muchos animales están muriendo y esa es la ´parte más lamentable de lo que ocurre, aunque esperan que no se propague más el incendio y que no llegue a zona de selva.

COMBATE

S Ahondó que las autoridades municipales, estatales y federales atacan fuerte el incendio con helicópteros, así como también gente de las comunidades, brigadistas, Conafor, Conamp.

A raíz del siniestro, el director de Amigos de Sianka’an afirmó que trabajan para bajar recursos extraordinarios para atender la emergencia y cubrir gastos que se tienen y, en su momento, ver si se requieren algunas medidas de restauración del sitio.

“Es necesario seguir comprando machetes y darle de comer a los brigadistas con recursos que salen de Siankaan y del gobierno, la participación de la población ha sido mucha, ya que han aportado agua y comida”, reveló.

De igual forma, expresó que los brigadistas de las comunidades se encuentran capacitados para atender los incendios y la contribución más importante de ellos es que las personas tomen las precauciones necesarias para evitar otros incendios, ya que se tienen épocas de secas, no quemar basura, no tirar colillas de cigarro o envases de vidrio, entre la maleza.

 

Por Renán Moguel/Grupo Cantón