Agoniza la apicultura

Productores de la península de Yucatán reportan pérdida en sus colmenas, debido a la deforestación, crecimiento urbano y megaproyectos

34

CANCÚN.- En el marco del Día Internacional de las Abejas, que se celebró este 20 de mayo, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS) denunció que los apicultores de la Península de Yucatán, en su mayoría pertenecientes a comunidades indígenas mayas, han visto severamente afectados sus medios de vida, por la pérdida de sus colmenas debido a los procesos acelerados de deforestación ocasionados por los monocultivos como la soya, el crecimiento urbano, así como megaproyectos energéticos y de infraestructura, entre los que también identifican, como potencial riesgo la construcción del Tren Maya.

Sergio Madrid Zubirán, director del CCMSS recordó que apenas en 2018, en la comunidad de la Candelaria, en José María Morelos, Quintana Roo, decenas de apicultores perdieron su patrimonio debido a una fumigación realizada con el fipronil, compuesto químico altamente tóxico para las abejas, en campos agrícolas cercanos a los apiarios.

“Un caso similar ocurrió en el Ejido de Dzonot Carretero, en el municipio de Tizimín, Yucatán, sin que los apicultores hayan sido indemnizados por los daños hasta la fecha”, agregó.

El activista aseguró que, si hay un compromiso real de la nueva administración federal por lograr la autosuficiencia alimentaria, éste necesariamente debe eliminar el uso de los agroquímicos que no solo amenazan a las abejas y otros polinizadores, sino que también han degradado el suelo, contaminado el agua, afectado gravemente la salud de las familias campesinas y llegado a nuestras mesas a través de los alimentos.

Recordó además que en 2018 el CCMSS organizó el Encuentro Maya Peninsular de Resistencias en Defensa del Territorio, en el que representantes de las comunidades adelantaron que están en proceso de organización para defenderse de eventuales despojos, como los que han vivido en el pasado.

En dicho encuentro, las siete organizaciones asistentes de los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo se pronunciaron por la no venta de sus tierras sea cual fuere el ofrecimiento que les pudiera hacer el gobierno federal o cualquier empresa privada con relación al Tren Maya.

Sobre este respecto Pedro Puc, presidente de la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Muuche Ximbal, aseguró que si bien no han tenido contacto oficial con el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador (AMLO), sí saben de ofrecimientos que han comenzado a hacer empresas de origen chino para adquirir grandes extensiones de tierra en la reserva de Calakmul, donde se pretenden construir “megaciudades” a la par de la construcción del Tren Maya.

La información extraoficial que poseen habla de al menos tres megaciudades de 50 mil habitantes en la reserva natural, mediante un esquema de renta de tierra para la creación de un atractivo turístico en torno a los vestigios arqueológicos mayas.

Expuso además que hay otros casos pendientes como el del pueblo San José Tipceh, Muna en Yucatán, donde se pretende construir el parque Solar Ticul A y Ticul B a cargo de la firma Vegasolar, la cual tiene autorización federal para la instalación de un millón 227 mil paneles en una superficie de 700 hectáreas.

Otro de los casos pendientes de resolución en la península, es la del colectivo Maya de los Chenes de Hopelchen, Campeche; el Consejo Regional Indígena Maya de Bacalas y las comunidades Candelaria 1 y Dziuché, de José María Morelos, en Quintana Roo, pese a que hay una suspensión de los permisos para la siembra de soya transgénica, dictada por la Suprema Corte de Justicia Nación en 2015, esta actividad continía y las fumigaciones que acompañan la actividad, realizada principalmente por comunidades de menonitas.

 

Por Jesús Vázquez/Grupo Cantón