Acción penal vs narco pistas

Ya son varios casos de aterrizajes de aeronaves con droga en la zona sur del estado, en terrenos ejidatarios. El Ejército Mexicano iniciará expedientes.

55

CHETUMAL.- Coaccionados por el dinero, ejidatarios en la zona centro y sur del estado están “cediendo sus tierras” a la delincuencia organizada, para que éstas funjan como pistas clandestinas para el aterrizaje de narco avionetas, reconoció Miguel Ángel Huerta Ceballos, comandante de la 34 Zona Militar.

Sin revelar el número de narco pistas encontradas, Ángeul Huerta dijo que las autoridades correspondientes llevan a cabo una investigación y con base a las indagatorias, se fincará la responsabilidad de tipo penal.

Lo anterior porque los aseguramientos de narco avionetas en los últimos meses fueron encontrados en pistas clandestinas propiedad de ejidatarios.

“Se han abierto las carpetas de investigación correspondientes por presunta complicidad con el crimen organizado. Se les puede fincar alguna responsabilidad de tipo penal, porque recuerden que en un hecho delictivo, participan tres tipos de autores el material, el cómplice, el que le ayuda y el encubridor, y en cualquiera de estas figuras puede caer el propietario de un terreno”, puntualizó.

La detección de narco avionetas en la zona centro y sur de la entidad se ha convertido en una constante, pues hasta la fecha más de 100 han sido detectadas en sobrevuelo en el espacio aéreo mexicano, de las cuales muy pocas se han retenido.

El mando militar, señaló que los ejidatarios de esta zona han dejado de realizar sus actividades del campo para convertirse en arrendadores del crimen organizado, al rentar sus tierras a los carteles de la droga para que éstos construyan pistas clandestinas para el aterrizaje de narco avionetas.

“Es una cuestión de complicidad de ciertos propietarios de terrenos ejidales que caen en la tentación del narcotrafico quienes les ofrecen dinero por prestarle su terreno, y según ellos no van a tener ninguna implicación legal, pero la tienen”, comentó.

 

Por Paloma Wong/Grupo Cantón