Los celulares afectan a tu cerebro… ¡Descubre cómo!

La neurocientífica Mayim Bialik, de "The Big Bang Theory", explica tres cosas que la ciencia sabe sobre el efecto de los smartphone

30

Además de interpretar a Amy, la novia de Sheldon Cooper en The Big Bang Theory, Mayim Bialik es graduada en neurociencia de la Universidad de California.

Por ello, sus intereses también están centrados en el uso del lenguaje, la música y el desarrollo cognitivo. Esto podemos ver en sus diferentes redes sociales en donde publica videos con temas de ciencia. En esta ocasión explicó tres factores que hacen que los celulares dañen nuestro cerebro.

1. De acuerdo con Bialik, la conveniencia, sumada con la distracción dan como resultado la “adicción al celular”. “El simple hecho de que nuestros celulares existan, significa que con la distracción está siempre a un paso. Un estudio científico demostró que la entre más cerca la gente tenía su celular más se equivocaba en tareas cognitivas, incluso si ellos no sabían que estaban siendo distraidos por éstos”.

En otro estudio, los sujetos que recibían notificaciones, pero que no se les permitía revisarlas, registraban un aumento en la presión sanguínea y por lo tanto tenían una mayor ansiedad.

2. Mayim Bialik enfatiza que los celulares no son personas. “Me di cuenta que mucha parte del tiempo mi mente está en otro lado, incluso cuando estoy con personas que amo”. La neurocientífica asegura que es porque estamos constantemente tentados a estar revisando fotos, mensajes y redes sociales de personas que ni si quiera están en ese momento. Es una obsesión por estar viendo lo que no podemos controlar.

3. El efecto Google. Sociólogos han descubierto que “pensar que la información está siempre disponible, hace que sea menos probable que la recordemos de forma consciente”.Entonces, de acuerdo con Mayim, saber que podemos consultar la información en nuestros celulares todo el tiempo, obliga a nuestro cerebro a trabajar menos y así almacena menos información.

¿Estás de acuerdo con Mayim Bialik?

FUENTE/EL UNIVERSAL