El Real Madrid… ¿En crisis?

10
real-madrid-en-crisis-esta-la-razon

La temporada pasada el Real Madrid lo tenía todo. Su tridente —Benzema, Bale, Cristiano— estaba bendecido con goles.

Hoy, entre los tres suman diez, cuatro de Cristiano, cuatro de Bale, y dos de Benzema, mientras que Messi lleva 16 y Luis Suárez 11, por poner un ejemplo.

En defensa, no solo se percibía un equipo amurallado con el liderazgo de Sergio Ramos, sino que sus laterales, Marcelo y Carvajal, defendían con rabia y atacaban con audacia, convirtiéndose en dos asistentes fundamentales en el ataque merengue.

Esta temporada, Marcelo ha desaparecido y Carvajal estuvo fuera un tiempo mientras descartaban problemas cardiacos que pusieran en peligro su salud.

Su medio campo funcionaba como un reloj, controlaba el tiempo de acuerdo a sus necesidades. Si debía remontar, apretaba, si debía proteger un resultado, tenía el balón. Casemiro era un todoterreno, recuperaba balones y daba salida al equipo con la ayuda de Modric y Kroos. Hoy, tienen problemas de circulación y pérdida de balón.

Pero si algo hacía diferente al Madrid del resto de equipos en España y Europa, ese era su guardarropa. Zidane tenía una banca espectacular, que funcionaba a la medida, como cortada por un sastre.

Si tenía que revolucionar el partido, metía a los jóvenes Asensio y Lucas Vázquez.

Ellos, impulsados por un hambre de triunfo y de reconocimiento, asfixiaban a cualquier equipo con su dinamismo. Si debía ‘matar’ al rival, tenía a James y Morata.

Eso ha cambiado. Lucas Vázquez y Asensio han perdido frescura. Zidane, feliz por el doblete de Champions y satisfecho con su plantilla, prefirió no fichar, pero dejó ir a James, Morata, y Pepe, que, aunque veterano, metía competencia a sus compañeros.

El Madrid vive la tormenta perfecta. Cristiano y Benzema no tienen gol. Bale acaba de regresar después de una larga batalla con las lesiones.

Marcelo y Carvajal no asisten. Kroos y Modric pierden balones que jamás perdían.

Los suplentes no son determinantes. Y Zidane no puede contrarrestar una enfermedad llamada “campeonitis” que afecta principalmente lo mental y termina reflejándose en lo físico.

Si alguien pregunta qué le pasa al Madrid, dígale que está bajo la tormenta perfecta.

Está a dieciséis puntos del Barça en Liga y en Champions le espera el PSG.

Si quiere la Copa, tendrá que enfrentar al Barça o esperar un milagro celta.

Le queda un mes. Un mes para salir de la crisis o asumir que esta temporada no llegará nada.

Con información de CNN