El Tribunal que viene: ¿de Justicia Administrativa o de la Impunidad? Segunda y última parte.

83

POR MIRADOR POLÍTICO.- El día de ayer, se concluyeron las entrevistas para los aspirantes a Magistrados del Tribunal que es el encargado de resolver en materia administrativa, pero lo más importante, de sancionar los actos de corrupción de los servidores públicos.

En la convocatoria que fue abierta, se inscribieron 75 personas.

Cabe mencionar que, de manera sorprendente, el Congreso, dentro de los artículos transitorios exenta de tener conocimiento en la materia bajo el argumento de que al ser un tema “nuevo”, debía flexibilizarse.

Sin embargo, la materia fiscal no es un tema nuevo y el procedimiento administrativo tampoco.

Este fue el motivo por el cual, en las entrevistas vimos personajes que ni siquiera se tomaron la molestia de leer las nuevas atribuciones de la Ley.

Acostumbrados como estaban a que basta solo con que fueras ungido para que sean nombrados como máxima autoridad en una materia que desconocen.

Afortunadamente en la práctica se vio que la Legislatura subestima la capacidad de los profesionistas del Estado, pues también estuvieron inscritos varios abogados con pleno conocimiento, experiencia y, sobre todo, que no se encuentran ligados a un régimen corrupto.

Ante la convocatoria, es momento de que en verdad se elija a un pleno Tribunal con especialistas en la materia y que además, se cubra la cuota de género, porque el argumento de que no hay mujeres que se postulen fue descartado.

Hay perfiles y entrevistas que el único mensaje que se advierte es el de cinismo, pues sus nombres o el de algún padrino político y familiar cercano está ligado a la corrupción y pretenden ser la máxima materia “en su combate”.

Otros más que ostentan grados académicos que no han pasado nunca de ser solo teoría, sin una sola participación en un tribunal o un juicio, pues pretenden pasar de la comodidad de un salario de “investigador” al de Magistrado, sin que exista un conocimiento de la materia judicial.

Sin embargo, el panorama es alentador cuando observamos algunas entrevistas y de manera grata y sorprendente tenemos algunos que no solo en el Currículum escrito sino en la práctica son especialistas en la materia, por un ejemplo es Francisco Villarreal y Marcos Gutiérrez Martínez.

El Poder Judicial y en este caso el Tribunal de Justicia Administrativa se elige por democracia indirecta, es decir mediante nuestros representantes populares que sí son elegidos por el voto directo.

La razón es sencilla, no se trata de un cargo político, sino de un espacio que requiere profesionalismo y conocimiento.
El Congreso enviará los nombres de los que a su juicio hayan pasado estos filtros. En este caso veremos si la Comisión asume la responsabilidad y elimina a quienes no comprobaron su conocimiento en la materia o sin filtro alguno la turne al ejecutivo.

El ejecutivo seleccionará 10 nombres en cinco pares y de estos, se elegirá a uno y con ello la conformación final.
Fue una grata sorpresa ver en las redes sociales que se le dio seguimiento a las entrevistas, sigamos de cerca este proceso, dejemos a un lado la imagen de que el Magistrado es un cargo político, pidamos profesionalismo preparación y conocimiento.

El Tribunal que sancionará el gran desfalco que sufrió en manos de Roberto Borge no puede ser integrando ni con los cómplices y mucho menos con improvisados.