Trump reconoce a Jerusalén como capital de Israel, dice que la decisión debió tomarse “hace mucho tiempo”.

Tras la decisión de Trump, líderes cristianos advierten que su reconocimiento causará un "daño irreparable"

28

ESTADOS UNIDOS.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este miércoles su decisión de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, con lo que reconoce a esta ciudad como la capital de Israel.

“No podemos resolver los problemas con las mismas decisiones fracasadas del pasado”, dijo Trump al anunciar un nuevo enfoque en el conflicto entre palestinos e israelíes.

Los anteriores presidentes de Estados Unidos se rehusaron a llevar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén pensando que esto llevaría a la paz, dijo Trump y añadió que esto fue erróneo.

Añadió que repetir esta misma fórmula no dará un mejor resultado, por lo que ha decidido reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

“Hoy Jerusalén es el lugar donde se asienta el gobierno israelí”, dijo Trump y agregó que durante décadas los presidentes visitantes se han encontrado con sus contrapartes israelíes en Jerusalén.

Añadió que Jerusalén no es sólo el corazón de tres religiones sino también el corazón de una de las democracias del mundo.

“Finalmente, reconocemos que Jerusalén es la capital de Israel y esto no es más que el reconocimiento de la realidad”, puntualizó y giró instrucciones al Departamento de Estado para trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

Puntualizó que su decisión no intenta de ningún modo desviar el compromiso de su gobierno con el acuerdo de paz en Medio Oriente. Dijo que no se está tomando ninguna decisión sobre las fronteras en disputa y Estados Unidos sigue comprometido a lograr un acuerdo de paz.

“Estados Unidos apoyará la solución de dos Estados si esto es acordado por ambas partes”, dijo el presidente Trump.

El mandatario puntualizó que el futuro en Medio Oriente está retrasado por el derramamiento de sangre y anunció que el vicepresidente Pence viajará a la zona para trabajar en contra del extremismo.

Llamó a dedicarse a un camino de comprensión mutua y abrir las mentes a las posibilidades. Pidió a los líderes de la región, de todas las religiones, a buscar la paz.

“Dios bendiga a Israel, Dios bendiga a los palestinos”, concluyó Trump.

TRUMP LLAMÓ AYER A LÍDERES PARA ANUNCIAR SU DECISIÓN

Este martes, Trump habló del tema con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu; el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, el rey Abdalá II de Jordania y el presidente de Egipto, Abdelfatah Al Sisi.

En sus conversaciones con Abbas, Al Sisi y el rey Abdalá, Trump les expresó su intención de trasladar de Tel Aviv a Jerusalén la embajada estadounidense en Israel, de acuerdo con las oficinas de esos tres líderes árabes.

Trump prometió que haría ese traslado durante la campaña electoral de 2016 y la Casa Blanca ha adelantado en los últimos días que la cuestión no es si el presidente ordenará o no ese traslado, sino “cuándo” lo hará.

Una ley estadounidense de 1995 insta a Washington a trasladar su embajada a Jerusalén, pero esa medida nunca ha llegado a aplicarse, porque los expresidentes Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama postergaron cada seis meses su implementación alegando “los intereses nacionales” de Estados Unidos.

Trump hizo lo mismo por primera vez en junio, pero este lunes, cuando se cumplía el plazo límite para volver a postergar la aplicación de esa ley, la Casa Blanca no envió ninguna orden al Congreso, e indicó que haría pública una decisión al respecto “en los próximos días”.

Este martes, Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, adelantó que hoy Trump daría a conocer su esperada decisión sobre si reconoce o no a Jerusalén como capital de Israel y si traslada allí la embajada estadounidense en el país.

“No voy a dar detalles sobre las declaraciones que el presidente hará mañana. En último término, tomará la que sienta que es la mejor decisión para Estados Unidos”, dijo Sanders en su conferencia de prensa diaria.

Según la portavoz, Trump ya tiene “una idea bastante clara” de la decisión que quiere tomar, después de “un proceso de deliberación muy comprehensivo” por parte de las agencias de su Gobierno.

Preguntada por si Trump ha tenido en cuenta la violencia que podría desatar en la región un posible reconocimiento de Jerusalén como capital israelí, Sanders contestó: “Se han evaluado una serie de cosas”.