¡Adiós hinchazón facial!

4

Estas fechas llenas de huracanes e incluso sismos, nos pueden llegar a afectar la manera en la que descansamos, ya sea por enfermar del sistema respiratorio, haciéndonos acumular líquidos en la zona del rostro o bien, por el estrés del día a día.
Realizar un facial semanalmente sería lo ideal, pero sabemos que esto es sumamente costoso.
Sabiendo que una de las partes fundamentales del facial es precisamente el drenaje linfático y el masaje que relaja nuestros músculos de expresión y habla, podemos aprender una miniversión muy simple en casa, que nos ayude a evitar la hinchazón por gripa, estrés, desvelo o noches de fiesta, mientras purifica y tonifica nuestra piel.

Necesitarás:
4 cucharitas cafeteras (desinféctalas con un poco de alcohol); dos tazas limpias, a una le colocarás agua con hielos y a la otra suficiente aceite de olivo, almendras dulces o rosa mosqueta para cubrir la parte cóncava de las cucharas.

Proceso:
Frío. Con tu cara perfectamente limpia comenzarás por sumergir por vez, dos cucharitas en el agua helada, tómalas firmemente por el mango y coloca la parte cóncava sobre tus ojos cerrados, relájate. Cambia las cucharitas intercalándolas en el agua fría cada que se entibien en tus ojos, repite de tres a cuatro veces. Desinflamarás tus ojos en solo unos minutos.
Calor. Sumerge ahora tus cucharitas en el aceite entibiado en tu microondas (revisa que esté tibio y no caliente) comienza por masajear tu frente con movimientos continuos con la parte convexa de la cuchara desde tus cejas hasta tu frente, pasa por toda la frente. Repite con círculos suaves en el contorno exterior de tus ojos, cuando se enfríen las cucharas intercala con las otras dos, repite el movimiento recto sobre tus mejillas desde tu nariz y hasta las sienes, pasa por tu mentón hasta las orejas y repite el proceso sobre tu cuello, desde el escote hasta tu barbilla. Repite de ocho a diez veces por zona.
Al concluir enjuaga perfectamente tu piel con agua tibia y jabón facial, repite el masaje diariamente por 10 días para desinflamar y desintoxicar un rostro cansado, y mantén la rutina una vez por semana para prolongar el efecto. ¡Te enamorarás de los resultados!