CIUDAD DE MÉXICO.

El piloto mexicano, Sergio Checo Pérez, se realizó este día las pruebas de coronavirus covid-19, como parte del protocolo de la Fórmula Uno para cada Gran Premio.

Cuando le fue introducido el hisopo, el mexicano “sufrió” y se le pidió que estuviera relajado en varias ocasiones.

La prueba se repetirá cada 48 horas para saber el estado de salud de los pilotos.

Este fin de semana se reanudará la Fórmula Uno con el Gran Premio de Austria, donde participará el mexicano con la escudería Racing Point.

Cuando los monoplazas se enfrenten en el Red Bull Ring de Spielberg este domingo, sin público y con efectivos reducidos, todo el personal implicado estará sometido a un protocolo sanitario y a un “código de conducta” estrictos, con test regulares obligatorios, control de temperatura, con relaciones entre escuderías reducidas al mínimo, uso de mascarilla, distancia social, seguimiento de los contactos, entre otros aspectos.

“Queremos evitar poner a la gente en cuarentena por sospecha de casos positivos cuando de hecho podrían ser negativos. Y también importante, queremos evitar cualquier daño para la comunidad en su sentido más amplio”, explicó hace unos días Adam Baker, director de Seguridad de Fórmula Uno.