FIFA pide castigar a los racistas del Bulgaria-Inglaterra

Gianni Infantino, presidente del organismo, apuesta por un enviar un mensaje fuerte para no dejar que los racistas ganen. Por otro lado, confía en llenar los estadios del Mundial Qatar 2022

35

DACCA.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, llamó a actuar con firmeza contra el racismo en el futbol y “castigar” a los racistas, después de los incidentes ocurridos durante el encuentro entre Bulgaria e Inglaterra el lunes.

“Necesitamos enviar un mensaje fuerte, si hay racistas que insultan a los futbolistas tenemos que parar el juego. No podemos dejar que los racistas ganen, el futbol debe continuar y tenemos que castigar a esta gente”, dijo Infantino durante una rueda de prensa en Dacca.

El presidente de la FIFA, que se encuentra de visita en Bangladesh, añadió que “no hay lugar para el racismo en la sociedad y no hay lugar para el racismo en el futbol”.

Infantino reaccionó con contundencia frente al Bulgaria-Inglaterra en el que la selección inglesa arrasó por 0-6 pero que estuvo marcado por el comportamiento racista de algunos aficionados búlgaros. El partido tuvo que ser interrumpido dos veces.

El primer paso, según el suizo, es hablar de un racismo que “por desgracia todavía existe en 2019”.

CONFÍAN EN LLENAR LOS ESTADIOS DE QATAR

Respecto al Mundial de Qatar de 2022, Infantino quiso despejar el temor de que las gradas aparezcan vacías en el torneo, un miedo avivado por la escasa presencia de público durante los Mundiales de Atletismo que finalizaron en Doha este mes.

“El futbol es el deporte número uno en el mundo, llenaremos el estadio en Qatar y en cualquier otro lugar del mundo con facilidad durante un Mundial”, sentenció.

Infantino afirmó que las temperaturas en Qatar serán “ideales” para jugar, y precisó que los jugadores estarán “al máximo” desde un punto de vista físico.

“Estoy seguro de que en Qatar seremos testigos del mejor mundial hasta ahora desde un punto de vista técnico”, dijo.

Infantino, que llegó a Bangladesh desde Mongolia, aseguró estar sorprendido por la pasión por el futbol de nación asiática, donde el críquet es el rey.

“Estoy sorprendido, realmente no me lo esperaba. Creía que iba a venir a un país que sabe un poco de futbol, pero al que no le importa mucho que venga el presidente de la FIFA. Pero descubrí que este país vive el fútbol”, señaló.